Kiyotake y el pragmatismo

Japón. Foto: Focus Images Ltd.

Japón consiguió en Saitama una victoria trabajada sobre Arabia Saudí (2-1) en la quinta jornada del grupo B de la última ronda de clasificación para el Mundial en Asia. Es un triunfo que alivia a los Samurai Blue; más si cabe si se combina con el tropiezo de Australia en Tailandia (2-2) que le permite a Japón cerrar la primera vuelta del grupo en puestos de acceso directo a Rusia 2018. La victoria nipona fue sufrida y polémica frente a una Arabia Saudí que cayó derrotada por primera vez desde la llegada de Bert van Marwijk y Mark van Bommel al banquillo. La diferencia de goles general permite a los saudíes conservar el liderato de un grupo competido y reñido. Sin embargo, la derrota en Saitama les impedirá dejarse muchos más puntos en lo que queda de ronda clasificatoria si quieren jugar un Mundial por primera vez desde Alemania 2006.

Japón 2 (Kiyotake pen. 45′, Haraguchi 80′)
Arabia Saudí 1 (Omar Hawsawi 90′)

Planteamientos iniciales del Japón-Arabia Saudí
Planteamientos iniciales del Japón-Arabia Saudí. Infografía: Share My Tactics.

El tropiezo de hoy se produjo en un partido con dos partes bien diferenciadas. En la primera, y a diferencia de lo visto en Melbourne en octubre, Japón llevó la iniciativa e intentó proponer ante una Arabia Saudí que presionaba y asfixiaba la salida de balón azul. Hiroshi Kiyotake se erigió líder de Japón en una noche en la que los balones que le llegaban al sevillista se convertían en ocasiones para su selección. La escasa creatividad del centro del campo saudí limitó sus ataques a las transiciones tras robo, principalmente por unas bandas bien cubiertas por los locales. El partido llegó 0-0 al tiempo de descuento de la primera mitad, pero un penalti por supuesta mano de Abdulmalek Al-Khaibri le permitió a Japón adelantarse en el tanteador con gol de Kiyotake. Japón se vio favorecida por el colegiado después de verse perjudicada en la derrota contra Emiratos Árabes Unidos.

En la segunda mitad, Japón quiso proteger el marcador como ya hiciera en Australia el mes pasado. Por eso, recuperó la versión replegada, compacta y pragmática del 30% de posesión que Halilhodžić va perfeccionando. Hace un mes, un fallo de concentración de Genki Haraguchi le costó a Japón un penalti, un gol en contra y dos puntos. El volante del Hertha BSC prometió redimirse hoy y cumplió con su palabra. Con una Japón menos promovedora y más conservadora, Haraguchi empezó a intercambiar su posición con los suplentes Keisuke Honda y Shinji Kagawa (problemas físicos) para desconcertar a Arabia Saudí. Así, apareció por el pasillo central para rematar un centro lateral de Yuto Nagatomo y marcar el gol de la victoria. El conjunto árabe, frustrado por no ser capaz de avanzar ante el repliegue nipón, consiguió (por arrancadas pasionales) el 2-1 de Omar Hawsawi, central que se quedó en el área en los minutos finales. Pero la pasión desmedida explica la evitable expulsión de Osama Hawsawi, mejor central de los halcones verdes, que vio la segunda amarilla por derribar a Yuya Osako con el juego detenido y que no podrá jugar en Tailandia en marzo. Así consiguió Japón una victoria sufrida y cosechada en dos partes bien distintas; una en la que Japón fue la de siempre y otra en la que Japón fue lo que su federación quiere que sea con Vahid Halilhodžić.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*