La primera gran noche internacional de Stanislav Lobotka

Swift fue la gran novedad del once inglés.

Eslovaquia dio ayer un paso de gigante en su camino hacia la clasificación para el próximo Mundial de 2018. El conjunto entrenado por Jan Kozak venció por la mínima a Eslovenia, su gran rival en la disputa por el segundo puesto, una victoria que incluso les permite soñar con la clasificación directa. A escasos tres días de viajar a Wembley, se encuentran a dos puntos de Inglaterra y, con actuaciones como las de ayer, no parece utópico aspirar al liderato del grupo. La irrupción de Stanislav Lobotka en el equipo ha cambiado el panorama.

Eslovaquia 1 (Nemec 81′)
Eslovenia 0

Inglaterra vs Eslovaquia - Football tactics and formations

Pues si de algo adolecía esta Eslovaquia era de cierta rigidez ofensiva. Lo vimos en la Eurocopa de Francia. La falta de calidad en los primeros pases obligaba a Marek Hamsik a buscar el balón muy atrás y le restaba presencia en posiciones más adelantadas, donde más diferencias puede marcar. Ayer, sin embargo, el talentoso interior del Nápoles pudo ejercer prácticamente de mediapunta y liberarse de tareas creativas. Para eso se bastó sólo un monumental Lobotka. Su concurso en su primer partido oficial con la camiseta de su país fue impactante.

El diminuto 22 del conjunto eslovaco asumió todo el peso de la salida de balón de su país. En corto, en largo, con esas conducciones tan geniales marca de la casa, desplegó a los suyos sobre el campo y activó a todas sus piezas. Fue un derroche de esa visual técnica que ya sabemos que tiene, pero también de presencia y personalidad para coger el partido del cuello con tan poca experiencia y en un partido tan crucial. Ante una Eslovenia muy mermada por la polémica ausencia de Kevin Kampl (que volvió a dejar a su selección tirada para irse a entrenar con el Leipzig, no sería raro que no vuelva más) que sólo pudo replegar atrás y tenía poca calidad para desplegarse al contraataque, Eslovaquia sorprendió por la agilidad con la que aceptó la iniciativa. Al ritmo de Lobotka, Weiss por banda izquierda, Mak y Pekarik por el sector diestro y la calidad de Hamsik en el carril central desbordaron por completo al conjunto exyugoslavo. Sólo Jan Oblak pudo retrasar lo inevitable.

El meta del Atlético de Madrid realizó un auténtico recital de paradas. De todos los colores. Remates a bocajarro, disparos desde fuera del área, faltas directas, unos contras uno… Desesperó a los de Kozak.  El guardameta nacido en Skofja Loka ejerció de auténtico líder de su país y consiguió dilatar la derrota hasta el minuto 81, cuando Nemec cazó un rechazo posterior a un remate de Hamsik dentro del área. Un gol que castiga mucho las esperanzas de Eslovenia de estar en Rusia, pero que sirve para ilusionar a sus rivales con lograr la hazaña de clasificarse para un torneo internacional absoluto por segunda vez consecutiva. Con su nuevo mediocentro, pueden soñar. Va a ser precioso el Inglaterra – Eslovaquia del próximo lunes.

Foto de portada: MarcadorInt/Tomàs Martínez.

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*