Nigeria acaricia el Mundial

Moses Nigeria Focus

Después de perderse las dos últimas Copas de África, Nigeria está a un paso de clasificarse para su tercer Mundial consecutivo. Sería el sexto de los últimos siete, lo que denota que hablamos de una de las potencias del continente africano, una de las selecciones más regulares en las últimas dos décadas. Solo un torpe penalty de Ezenwa en la recta final de la visita de Nigeria a Camerún pospuso la clasificación de las Águilas para el Mundial de Rusia. Nigeria se ha aprovechado del crecimiento de Victor Moses en el Chelsea de la mano de Antonio Conte y de la aparición en el panorama europeo de jugadores como Moses Simon, Ndidi, Iheanacho, Iwobi, Troost-Ekong e incluso Leon Balogun, futbolista nacido en Alemania pero de raíces nigerianas que se ha asentado recientemente en la Bundesliga. Todo ello ha regenerado a la selección nigeriana, que hasta el momento ha arrasado en uno de los grupos más difíciles del proceso clasificatorio. En la fase previa al Mundial en África, hasta ahora solo Túnez rivaliza con la autoridad nigeriana.

Grupo B:

Nigeria 10 puntos

Zambia 4 puntos (-1 partido)

Camerún 3 puntos

Argelia 1 punto (-1 partido)

Tras cuatro jornadas disputadas, Nigeria ha ganado tres partidos ante Camerún, Argelia y Zambia y ha empatado en su visita a Yaoundé al vigente campeón de África. Con un cuatro triunfo hubiese sellado su billete para Rusia, pero parece cuestión de tiempo que lo logre. La selección nigeriana atesora una enorme calidad individual en la faceta ofensiva, con futbolistas con regate y velocidad para contragolpear, lo que castiga a la mayoría de adversarios a la mínima que los duelos se rompen en el contexto de los clasificatorios africanos. Así goleó a Camerún (4-0) hace unos pocos días y así se sienten cómodos los Ighalo, Iheanacho, Victor Moses y compañía. Lo mismo ocurrió en el primer tiempo en Yaoundé, hasta que Hugo Broos apostó por quemar todas las naves y dar entrada a Bassogog y Aboubakar para encerrar a Nigeria en su área. Y es entonces cuando aflora la debilidad de Nigeria. Cuando le toca arremangarse y achicar agua en su área, Nigeria tiembla. A pesar de sus notables guarismos, Nigeria regaló un penalty, se jugó otros dos metiendo la pierna a destiempo en el área e incluso pudo perder un partido que parecía absolutamente controlado hasta el minuto 60. Aun así, Nigeria tiene motivos de sobra para estar ilusionada con su selección, repleta de jugadores llamados a crecer en los próximos meses. Y no es para menos: con un empate en casa contra Zambia en la siguiente jornada le debería bastar para certificar la clasificación para el Mundial.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*