Perú-Nueva Zelanda: Wood contra el sueño albirrojo

Chris Wood of Leeds United prior to the Sky Bet Championship match against Preston North End at Deepdale, Preston.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
26/12/2016

Dos selecciones que no son ni mucho menos habituales en las fases finales de los Mundiales se juegan el último billete a la Copa del Mundo de Rusia 2018. Perú solo ha disputado el campeonato en tres ocasiones, la última en 1982, mientras Nueva Zelanda debutó en ese mismo torneo y repitió en Sudáfrica 2010. La salida de Australia de la Confederación Oceánica de Fútbol para competir con las selecciones asiáticas ha allanado el camino a la repesca de los kiwis, que se han topado con un rival al que seguramente no esperaban hace unos meses. Por este motivo el repechaje ilusiona a ambos conjuntos. Los neozelandeses sienten que tienen opciones de superar un cruce mucho más asequible que el que protagonizaron contra México cuatro años atrás; y los peruanos saben que se encuentran ante una oportunidad única para romper una sequía de 36 años sin competir entre los mejores países del planeta.

Perú afronta el partido de vuelta en casa tras nueve partidos invicto. La fantástica dinámica final del elenco inca fue clave en una remontada épica en las eliminatorias sudamericanas: empataron los dos partidos ante Argentina, ganaron en casa a Uruguay, golearon a Paraguay en Asunción y doblegaron a Ecuador en la altura de Quito para acabar la liguilla previa por delante de selecciones de mayor potencial sobre el papel como Chile, Paraguay o Ecuador, que arrancó de maravilla y se hundió con el paso de los meses. Sin embargo, el concurso de Perú en el repechaje está marcado por la suspensión cautelar de Paolo Guerrero, su gran estrella, tras dar positivo en un control antidopaje. La ausencia del delantero peruano, autor de 5 goles en la fase de clasificación, es muy sensible. No solo se trata del mejor jugador del equipo, sino que también es el líder espiritual y el encargado de transformar el buen hacer de los centrocampistas en dianas. Perú es una selección que practica un juego asociativo en el que mueve la pelota con fluidez en el último tercio, pero sin el veneno de Guerrero le falta contundencia. La fe de Guerrero para no dar ningún balón por perdido e incordiar a los centrales en cada jugada del partido tiene un valor incalculable y más todavía en una eliminatoria en la que Perú lleva la iniciativa frente a un rival como Nueva Zelanda, que no hace ascos al repliegue con cinco defensas y tres o cuatro centrocampistas.

Paolo Guerrero liderará a Perú en la Copa América. Foto: Globovisión.
La baja de Paolo Guerrero limita las posibilidades de Perú. Foto: Globovisión.

El choque de ida ya evidenció los problemas de Perú para transformar sus ataques en ocasiones de gol. En la vuelta es posible que entre Raúl Ruidíaz para jugar de delantero centro, desplazando así a Jefferson Farfán a la banda derecha. Con el ex del Schalke en punta Perú echó de menos mayor presencia en zona de remate y Gareca puede compensar ese déficit con la introducción de un nueve como el jugador del Morelia. Los registros de Ruidíaz a nivel de clubes son notables (promedia más de un gol cada dos partidos en el fútbol mexicano), pero con la selección la responsabilidad anotadora recaerá en un futbolista que solo ha marcado tres goles con la selección albirroja. Otra novedad en el cuadro de Gareca puede ser Luis Advíncula, lateral derecho de perfil más ofensivo que Aldo Corzo.

No solo Perú echó de menos a su delantero centro en el partido de ida, sino que también sorprendió la suplencia de Chris Wood en el cuadro neozelandés. El delantero del Burnley no se encontraba al 100% de sus facultades físicas y Anthony Hudson prefirió dosificarle para que solo participara en el tramo final del encuentro y garantizar su presencia de cara a la vuelta. En Lima se espera que Wood juegue de inicio, lo que multiplica el peligro de Nueva Zelanda. Con un delantero que supera los 190 centímetros de altura, los kiwis siempre cuentan con la posibilidad de respirar mandándole un balón largo. No es el ariete más rápido para contragolpear, pero la envergadura de Wood le permite proteger el cuero para que su equipo gane metros, dar tiempo a los jugadores de segunda línea a incorporarse en ataque y provocar faltas que luego pueden ser peligrosas. Con Wood las opciones de anotar en una jugada a balón parado son mucho mayores y el duelo físico con los centrales peruanos se inclina a favor de los oceánicos. En la ida los de Hudson echaron de menos esa figura que estirara a su equipo y cortara el ritmo de ataque de Perú.

Alineaciones probables: Perú-Nueva Zeland, jueves 15 de noviembre a las 3:15 hora peninsular española

Peru vs Nueva Zelanda - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Responder a Gerson Castro Cancelar respuesta

*