Polonia regresa al Mundial doce años después

Robert Lewandowski of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Nice, Nice
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
12/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-FEI-160613-5044.jpg

La selección polaca de Robert Lewandowski cumplió con lo previsto y ganó a Montenegro para sellar el billete al Mundial de Rusia 2018. Polonia volverá a disputar la cita planetaria tras doce años de ausencia tras una fase de clasificación que ha dominado prácticamente de principio a fin, a pesar de que tampoco fue del todo redonda. Tras empatar en su estreno en Kazajistán ha ganado todos sus partidos salvo en su visita a Dinamarca, aunque a nivel defensivo el elenco polaco ha sido el cuarto equipo más goleado de su grupo, en lo que supone un paso atrás respecto a la solidez exhibida en la Eurocopa de Francia. El último choque contra Montenegro fue un buen exponente de las virtudes y defectos que limitan a los pupilos de Adam Nawalka. La relajación de la zaga polaca estuvo a punto de aguar un choque destinado a convertirse en una fiesta ante la hinchada que abarrotó el estadio nacional de Varsovia.

Polonia 4 (Maczynski 6′, Grosicki 16′, Lewandowski 85′, Stojkovic p.p. 87′)
Montenegro 2 (Mugosa 78′, Tomasevic 83′)

Montenegro vs Polonia - Football tactics and formations

Los primeros minutos parecían evidenciar que todo estaba listo para la celebración. A Polonia le bastaba con empatar para certificar la clasificación mundialista, pero los de Nawalka saltaron al césped decididos a cerrar la fase preliminar con una fiesta. Era uno de esos días en los que todo parecía que iba a salir bien: el primer gol llegó en una de las primeras aproximaciones al área rival, en una gran jugada colectiva en la que un mal remate de Zielinski se convirtió en una asistencia involuntaria para que Maczynski abriera la lata con un remate plácido. Poco después llegaría el 2-0, que sepultaba las opciones de Montenegro de alcanzar la repesca, cuando Grosicki culminó una fantástica triangulación. Polonia estaba desatada, el balón circulaba a máxima velocidad y sus integrantes derrochaban una confianza desorbitada en cada contacto con el esférico. Se atrevían a todo y disfrutaban con cada pase, paladeando cada minuto del choque que iba a devolver a su país a la cita más ansiada, la única que faltaba en el currículum de una notable generación de futbolistas polacos.

Nawalka, entrenador de Polonia. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Nawalka, entrenador de Polonia, se las prometía muy felices tras los primeros 20 minutos. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

La inspiración se diluyó con el paso de los minutos. Piszczek se marchó lesionado y la relajación hizo mella en los polacos, que optaron por un juego más conservador en el segundo tiempo, como si les corriera prisa que Orsato pitara el final del partido. Montenegro se propuso acabar el grupo compitiendo, sin opciones de pasar pero con la cabeza en alto tras el mal sabor de boca que les dejó al derrota del pasado jueves en casa ante Dinamarca, un rival directo. El conjunto balcánico adelantó las líneas, presionó un poco más arriba y se hizo con el control del esférico ante una Polonia que simplemente esperaba que corriera el cronómetro. En este contexto, Montenegro empató el partido con dos goles bonitos. El primero, de chilena, de Mugosa a la salida de un córner. El segundo, de Tomasevic, tras una maniobra de Beqiraj en la banda derecha. Con Dinamarca ganando su encuentro, faltaban siete minutos y un tercer tanto de los montenegrinos mandaba a Polonia a la repesca.

El susto apenas duró dos minutos, que fue el tiempo que tardó Robert Lewandowski en cortar un pase defectuoso de un zaguero visitante para restaurar la ventaja en el marcador. El delantero del Bayern firmó su decimosexto gol en la fase de clasificación, en lo que supone su mejor registro en un proceso previo a un gran torneo. Solo se quedó sin marcar en su visita a Dinamarca, el único de los últimos once encuentros oficiales en los que Lewandowski no ha mojado. El Mundial supondrá una oportunidad para quitarse la espina que dejó su rendimiento en las dos últimas Eurocopas, en las que únicamente anotó un gol por torneo.

Robert Lewandowski of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de Nice, Nice Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 12/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160613-5050.jpg
Robert Lewandowski marcó el 3-2 que tranquilizó a la hinchada polaca. Foto: Focus Images Ltd.

Polonia afrontará su primer Mundial en doce años, el octavo en su historia, con un bloque similar al que compitió en la última Eurocopa. Nawalka ha mejorado las prestaciones ofensivas de su selección a pesar de la ausencia de una de sus principales figuras en ataque, Arkadiusz Milik. El delantero del Nápoles se ha perdido por lesión gran parte de los encuentros clasificatorios -solo ha completado los 90 minutos en los dos duelos ante Kazajistán- y aun así su selección no lo ha echado demasiado de menos. La producción goleadora de las águilas ha sido alta, estimulada por la contundencia de Lewandowski y el crecimiento de Zielinski, seguramente le mejor noticia en clave polaca en los últimos catorce meses. El compañero de equipo de Milik en el Nápoles se ha convertido en una pieza de valor para Maurizio Sarri en la Serie A y ha jugado de inicio los diez partidos de la fase de clasificación con Polonia. Si Krychowiak se reencuentra con una buena versión esta temporada en la Premier tras su decepcionante paso por el PSG y los sempiternos Kuba, Glik, Grosicki y Piszczek rinden como acostumbran cuando se enfundan la camiseta nacional, Polonia soñará con repetir un papel similar al de su última Eurocopa, en la que vendió muy cara su piel. Quizás solo le falta que alguno de sus futbolistas de mejor proyección (Linetty, Kapustka o algún integrante de la sub-21) emerja a nivel de clubes en los próximos meses para que Nawalka amplíe el abanico de recursos a disposición de la selección polaca.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*