Pulisic al rescate

A USA fan during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584
18/11/2014

La fase de clasificación para el Mundial de Rusia está haciendo madurar a Christian Pulisic a una velocidad que seguramente no le correspondería a este adolescente estadounidense. El jugador del Borussia Dortmund, que hace un mes cumplió los 19 años, se está echando a la espalda a la selección de los Estados Unidos en un proceso mundialista mucho más difícil de lo esperado. La situación del elenco de las barras y las estrellas es delicada, pues todavía no han ganado ningún partido del Hexagonal Final lejos de casa, pero a Pulisic no le tiembla el pulso. Cuando el balón quema, Pulisic lo pide. A pesar de su juventud y escasa experiencia en el mundo profesional, Pulisic ha asumido la responsabilidad de liderar a su selección hacia el Mundial. Estados Unidos defiende mal y tiene dificultades para generar ocasiones con regularidad, pero eso no le importa a Pulisic. El chaval del Borussia Dortmund no se amilana y está demostrando una personalidad a prueba de bombas. Más allá de su calidad técnica, soberbia para los talentos que suelen surgir del fútbol estadounidense, es el carácter el que diferencia a los buenos jugadores de los futbolistas excepcionales. Y Pulisic insinúa que tiene el gen de los inconformistas, propio del jugador que no se esconde en la adversidad.

Estados Unidos 4 (Pulisic 8′, Altidore 19′, 44′, Wood 63′)
Panamá 0

Panama vs Estados Unidos - Football tactics and formations

Lo ha insinuado a lo largo de varios partidos de la fase de clasificación, pero en una noche decisiva lo padeció en su propia carne la selección de Panamá. No era un partido cómodo para Estados Unidos, sumido en un clima de dudas que empezaban a provocar los primeros temblores en la retaguardia. El conjunto panameño se asomó en dos ocasiones cerca de la portería de Howard y comprobó la débil resistencia que suele oponer el cuadro de Bruce Arena. Los temblores duraron hasta que llegó Pulisic para inventarse un gol descomunal. En un balón largo del arquero norteamericano, Altidore descargó el balón para el jugador del Borussia Dortmund. Libre para actuar como mediapunta por detrás de dos delanteros que fijan a los centrales rivales, Pulisic se puede mover a su antojo entre líneas y aprovechó el trabajo de sus compañeros para marcar la diferencia. Atacó el espacio libre, eliminó a un rival con un autopase y luego sorteó al portero panameño con un último regate antes de definir a portería vacía. Apenas unos minutos después, el “10” estadounidense cayó a la banda izquierda y sirvió un centro perfecto para que Altidore empujara el balón al fondo de la red. Su capacidad para moverse entre líneas resultó indetectable para el doble pivote panameño, que además no podía seguir a Pulisic una vez se giraba al mismo tiempo que controlaba el balón y arrancaba en dirección a portería. Con el marcador a favor, todo fue mucho más fácil y Bobby Wood pudo castigar a Panamá con su velocidad al contragolpe.

Christian Pulisic ilusiona a la hinchada más fiel al soccer estadounidense, que pocas veces ha disfrutado de una irrupción de este calibre. Aún no ha cumplido 20 años y Pulisic lleva ya varios meses desempeñando un rol de absoluto protagonismo en una selección apática que no termina de potenciar a los buenos elementos que atesora cerca del área rival. No siempre ha mostrado su mejor versión, pues a menudo los rivales han reducido la influencia de Pulisic con un trabajo específico sobre Bradley, el único jugador estadounidense capaz de filtrar pases limpios al jugador que se mueve entre líneas, y en varios estadios ha sufrido un marcaje individual de un futbolista mucho más fuerte físicamente para intimidarle. Ya es un clásico que lo derriben una decena de veces por partido para evitar que regatee hasta sacarle de sus casillas. Sin embargo, en un equipo que a menudo ha naufragado como colectivo, Pulisic se ha rebelado. No solo se ha destapado de forma definitiva como la gran esperanza de Estados Unidos de cara al próximo ciclo, sino que ya se ha convertido en el jugador más determinante del cuadro norteamericano. En el Hexagonal Final, Pulisic ha participado en la mitad de los dieciséis goles que ha marcado su selección: Pulisic ha anotado cuatro dianas y ha asistido en otras cuatro ocasiones a sus compañeros. No fueron más porque no participó en la última media hora ante Panamá, pues Bruce Arena decidió reservarle para la visita a Trinidad y Tobago. Si no ganan en el archipiélago caribeño aún podrían caer en puestos de repesca o incluso quedarse fuera del Mundial en caso de derrota. 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*