Al-Somah reaviva la fe de la selección siria

Germany celebrate winning the 2014 FIFA World Cup at Maracana Stadium, Rio de Janeiro
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
13/07/2014

Siria resistió el primer asalto contra Australia, a priori la gran favorita para jugar el play-off ante un rival de CONCACAF, con la misma fe que le ha permitido plantarse a dos eliminatorias del Mundial de Rusia. La selección siria no va particularmente bien servida de efectivos de calidad, pero atesora una tenacidad a prueba de todo tipo de retos. Este equipo, que tiene que jugar sus partidos como local en Malasia, ha demostrado una personalidad que le permite sobrevivir en las fases más peliagudas, cuando todo parece ponérsele en contra. Aguanta estoicamente los golpes, resiste y acaba sacando un último zarpazo que le acerca a su objetivo. Así lo ha puesto de manifiesto la selección siria en los últimos partidos oficiales que ha disputado: ganó a Uzbekistán con un penalti en el descuento, empató a dos ante China sobre la bocina, se clasificó para el play-off con un gol de Al-Somah en el último suspiro y otra vez Al-Somah anotó una diana que mantiene viva la esperanza siria, gracias a un penalty transformado a cinco minutos del final.

Australia 1 (R. Kruse 40′)
Siria 1 (Al-Somah 85′)

Siria vs Australia - Football tactics and formations

Australia fue superior durante la primera parte, pero le costó penetrar el sistema defensivo del conjunto de Oriente Medio. La revelación en la fase de clasificación mundialista en el continente asiático se replegó con orden, con un 4-4-2 que mantenía las líneas juntas y obligaba a los Socceroos a desplegar toda la creatividad que suele faltarles sobre el terreno de juego. Australia llevaba la iniciativa, pero le costaba conectar con los dos mediapuntas que podían desequilibrar por dentro. Ante un equipo que le cedía el balón, creció la influencia de Mooy, que ve las jugadas y las ejecuta un fragmento de segundo antes que sus compañeros. El centrocampista del Huddersfield bajaba a asistir a los centrales y lanzaba el balón largo, buscando la espalda de la zaga siria. Se abrían brechas con estos envíos, en los que los delanteros australianos podían imponer su físico, pero realmente solo causó problemas la movilidad de Juric, que buscaba constantemente infiltrarse entre el central y el lateral izquierdo. En esa parcela emergió Leckie para generar la jugada del 0-1 antes del descanso. El extremo del Hertha recortó hacia dentro y buscó el disparo, con la fortuna de que Robbie Kruse lo desviara al fondo de la red. A base de insistencia, en un partido espeso, Australia se iba al receso con un marcador favorable.

Australia - Leckie Kruse - Nasya Bahfen
Leckie y Kruse generaron la jugada del 0-1. Foto: Nasya Bahfen.

Juric pudo ampliar la ventaja poco después, cuando mandó el balón al palo en dos ocasiones en una misma jugada nada más arrancar el segundo tiempo. Fue esa fase en la que Siria parecía moverse en el alambre, a pesar de que el conjunto que ejercía de local también contaba con sus armas para dañar a la zaga australiana. Sobre todo en su delantera, donde cuenta con dos de los mejores delanteros de la región. Al-Somah mantiene una media superior al gol por partido en sus cuatro últimas temporadas en el fútbol saudí, en un gigante como Al Ahli, mientras su compañero Omar Khribin venía de marcar esta semana un hat-trick en las semifinales de la Champions asiática con otro equipo saudí, el Al Hilal. No solo son dos arietes dominantes en el fútbol de su continente, sino que además son complementarios. Al-Somah responde al perfil del nueve clásico, que es capaz de chocar con los centrales, rematar una nevera y dirigirla hacia los tres palos, y moverse con sentido para arrastrar a los centrales. Khribin es un jugador distinto, más ligero y veloz, que corretea alrededor de Al-Somah para aprovechar los espacios que abre su compañero y que también define bien ante portería.

Liderados por sus dos grandes figuras ofensivas, Siria se sobrepuso a las adversidades y encerró a Australia en su mitad de campo en la última media hora. Los Socceroos se desentendieron del balón, fueron incapaces de frenar el ímpetu sirio con posesiones un poco más largas que enfriaran el ambiente, y Siria aprovechó su momento para bombardear el área oceánica. Al-Somah causó problemas cayendo a la banda derecha y el tramo final se convirtió en un asedio para Mathew Ryan. Australia no paraba de recular y Siria echó más leña al fuego con la entrada de un atacante peligroso como Al Khatib, con cierta capacidad para filtrar el último pase y unas notables cifras anotadoras. Incluso salió la madera al rescate del portero oceánico para evitar el gol del empate de Al-Somah. Al final el gol llegó en un penalty transformado por Al-Somah.

Ryan evitó el 2-1 en la recta final. Foto: Focus Images Ltd.
Ryan evitó el 2-1 en la recta final. Foto: Focus Images Ltd.

Con el empate, el partido se descontroló por completo. Australia gozó de una oportunidad clarísima a balón parado para anotar el segundo tanto de la tarde, pero apareció la providencial mano de Ibrahim Alma para mantener a Siria con vida. El arquero de la selección de Oriente Medio es otro de los que se está ganando una fama destacada en la fase de clasificación mundialista, con paradas clave en momentos decisivos. Poco después fue su homólogo Ryan quien firmó una parada extraordinaria para evitar el gol de Al Ajan, que pudo darle la vuelta al partido con un zapatazo desde lejos. La eliminatoria llega viva a Sydney, donde el próximo martes se resolverá qué representante de la federación asiática se mide al cuarto clasificado del Hexagonal final de CONCACAF en la última eliminatoria previa al Mundial de Rusia. La que seguramente sea la selección más politizada del planeta en estos momentos, usada como arma propagandística para vender la imagen de un país unido una vez hecho pedazos por la guerra que asola Siria desde hace más de un lustro, está a tres partidos del Mundial.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Entiendo que lo de Siria es una gran historia, pero un mundial sin Australia no es lo mismo.
Supongo que en Sydney ganaremos aunque no sin dificultades. Luego a ver quien nos toca. Esta la cosa entre Estados Unidos, Honduras y Panamá. Yo apuesto por Panamá, que a priori debería ser bastante inferior a Australia, pero nunca se sabe. Si nos toca eeuu ya me preocuparía más, aunque no es que estén muy bien.
Crees Tomás, que Australia se acabará clasificando para el mundial???

Deja un comentario

*