Suplicio en Barranquilla

28.06.14, Rio De Janeiro Estadio do Maracana worldcup Brasil 2014, Colombia-Uruguay
nella foto: all jose pekerman

El Colombia-Chile fue como una muerte lenta y dolorosa. Un terrible espectáculo que, encima, se alargó hasta la saciedad: el partido comenzó con tres minutos de retraso, la primera parte tuvo cuatro minutos de descuento, el descanso duró 20 minutos y la segunda parte, por culpa de las lesiones de hasta tres jugadores, duró 54 minutos. El pitido final fue un gran alivio para los espectadores que veían el partido alrededor del mundo, y probablemente también para los dos técnicos. El partido fue una guerra, y dejó bajas duras para las dos selecciones: Chile perdió a Bravo y Vidal, dos de sus bastiones (el del Bayern dijo tras el partido, eso sí, que su lesión no le impedirá jugar contra Uruguay). Por su parte, Colombia sufrió la lesión del central Yerry Mina, que está en un gran momento de forma.

Colombia 0

Chile 0

chile-away-team-formation-tactics

El inicio de partido fue prometedor para Chile, puesto que comenzó dominando claramente con balón y encontró en la banda derecha de su ataque una vía por la que generar serios problemas a Colombia. Farid Díaz y Cardona dejaron una autopista por su costado y Fuenzalida tuvo oportunidades para sacar provecho de esa situación. Arturo Vidal tuvo una de las mejores de la primera parte con un disparo desde la frontal que salió fuera por poco. No fue el único desajuste de la selección de José Pekerman, que tenía una distancia enorme entre líneas, serias dificultades para crear y veía cómo Chile cortaba rápidamente sus posesiones gracias a su característica presión. En este sentido, el trabajo que volvieron a hacer los tres del medio de la Roja fue clave. La peor noticia para Chile en la primera parte fue la amarilla para Aránguiz, que le obligará a perderse el partido contra Uruguay del martes.

Colombia dio una sensación preocupante. Pekerman apostó de nuevo por el doble pivote del Mundial 2014, con Abel Aguilar y Carlos Sánchez, pero más allá de su despliegue físico, poco aportaron al juego de su selección. Orlando Berrío, en alza por su gran año con Atlético Nacional, ocupó la banda derecha colombiana, pero estuvo realmente gris. Cardona jugó por el otro costado y, además de su nulo trabajo defensivo, no apareció nunca en el partido. Sólo James y Borja (en su primera titularidad con la absoluta) dejaron algo en la primera parte, y no fue todo lo deslumbrante que se puede esperar de ellos. James, muy falto de ritmo e impreciso en las acciones del juego, sí era un gran peligro en los balones parados. Una falta sacada por él y prolongada por Carlos Sánchez fue rematada de volea por Borja, exigiendo una gran intervención de Claudio Bravo. El portero del Manchester City también había tenido que lucirse algunos minutos antes por un cabezazo de Óscar Murillo dirigido a la escuadra, en lo que fueron dos intervenciones que nos recordaron al mejor Bravo.

James Rodríguez Colombia - calciostreaming
El bajo nivel de James desembocó en una Colombia casi nula en cuanto a recursos ofensivos. Foto: Calciostreaming

En la segunda parte, Chile se echó bastante más atrás y no hizo el mismo trabajo de presión, quizá producto del esfuerzo de la primera parte bajo el agobiante calor barranquillero. Eso permitió a Colombia pisar más el campo rival, pero el acierto continuó brillando por su ausencia. Pekerman quitó al descanso a Borja y metió a Radamel Falcao, que volvía a jugar un partido con la selección tras más de un año. Él tampoco salvó a Colombia, pero tampoco se le puede echar la culpa, dado lo poco que generaba la selección cafetera y los pocos balones en zona de remate que le cayeron durante su estancia en el campo. La pretérita conexión James-Falcao no apareció por ningún lado y Colombia no generó una sola ocasión clara de gol en la segunda parte, ni siquiera cuando entró Macnelly Torres. La gran oportunidad de la segunda parte la firmó Chile de un córner en contra: Vargas, con una conducción coast-to-coast, lideró el contragolpe de la Roja y asistió en el momento justo para un Fuenzalida que volvió a entrar solo por la derecha y que disparó fuera por poco. El plan de replegar e ir a por la victoria en un contragolpe casi le sale bien a Pizzi, pero falló el extremo de la Católica. Tres puntos en Colombia sin Alexis y Medel habrían sido un valiosísimo botín.

Tras este terrible encuentro, Colombia se mantiene tercera con 18 puntos, pero sólo un punto la separa de la repesca y dos de la zona de eliminación. Chile, resucitada con la victoria por los despachos ante Bolivia y dado el punto que consiguió en tierras colombianas, es quinta. El martes se vienen dos encuentros impresionantes: Argentina-Colombia y Chile-Uruguay. Lo de anoche, mejor olvidarlo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*