Así son los siete participantes del Mundial de Clubes 2019

Liverpool y Tottenham reeditan la final de la Champions League 2018-19 este fin de semana. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

LIVERPOOL

¿Por qué está aquí?

El Liverpool se proclamó campeón de Europa por sexta vez en su historia. Los reds derrotaron a otro equipo inglés, el Tottenham Hotspur, en la final de la pasada edición de la Champions League. Celebraron así su primera orejona desde aquella noche mágica que vivieron en Estambul hace 14 años, cuando perdían ante el Milan por 3-0 al descanso y acabaron ganando en la tanda de penaltis. Obtener un nuevo el título europeo no ha sido sencillo para el Liverpool. En 2007 se reencontraron con el Milan en la final de Atenas y cayeron por 2-1. En 2016 alcanzaron la final de la Europa League y les ganó el Sevilla. Y en 2018 llegaron a una nueva final de la Champions en la que perdieron ante el Real Madrid. La temporada pasada superaron la fase de grupos como segundos por diferencia de goles, ya que estaban empatados a puntos con el Nápoles, tercer clasificado. En octavos eliminaron al Bayern de Múnich, en cuartos al Oporto y en unas dramáticas semifinales lograron una memorable remontada ante el Barcelona antes de vencer al Tottenham en la final de Madrid.

¿Cómo está ahora?

Líder en solitario en la liga inglesa, competición que no gana desde hace 30 años. El Liverpool es primero en la Premier con 8 puntos más que el segundo clasificado, el Leicester City, y 14 más que el Manchester City, tercero. Han sido unos primeros meses imparables a nivel doméstico para los reds. Se mantienen invictos con 46 puntos de 48 posibles; lo han ganado todo menos un encuentro que empataron a uno ante el Manchester United. En algunos partidos se han impuesto con facilidad, mientras que en otros han tenido que sufrir un poco. Pero incluso en esos días más complicados, el Liverpool ha demostrado tener un carácter de campeón y un gran estado de forma que le ha permitido seguir sumando.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Será su cuarta participación en un torneo intercontinental, pero podría haber sido su sexta si no hubiesen rechazado jugar en dos ediciones. Cuando el Liverpool ganó la Copa de Europa de forma consecutiva en 1977 y en 1978, Boca Juniors hizo lo propio en Sudamérica. Pero scousers y bosteros no llegaron a verse las caras. El formato entonces todavía era de ida y vuelta y el Liverpool no participó. Su primera final llegaría tres años más tarde, cuando ya se había dictado que se jugaría a partido único en Tokio. Debutaron en 1981 con una derrota ante el Flamengo y en 1984 volverían a caer, esta vez ante el Independiente de Avellaneda. Pasaron más de 20 años hasta que disputaron un nuevo título intercontinental en 2005. El torneo ya había adoptado el formato de Mundial de Clubes. De nuevo en Japón, el Liverpool perdió ante el Sao Paulo en la final. A Catar llegan con la intención de añadir a sus vitrinas un título que en una primera instancia no querían y que cuando finalmente fueron a por él se les resistió.

El Liverpool regresa al Mundial de Clubes tras ganar la Champions en Madrid. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
El Liverpool regresa al Mundial de Clubes tras ganar la Champions en Madrid. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

¿Quién es su entrenador?

Desde hace ya cuatro años, Jürgen Klopp ocupa el banquillo de Anfield. Llegó en octubre de 2015 cuando el Liverpool despidió a Brendan Rodgers y poco a poco se fue ganando a su afición hasta convertirse en todo un ídolo que incluso despierta simpatía más allá de su club. Klopp cuenta con un carisma y un sentido del humor con el que ha seducido a sus jugadores, a la grada y a los medios. Tampoco es un santo, ya que en ocasiones puntuales, cuando al equipo no le han salido las cosas, también ha perdido los nervios ante las cámaras, pero todos los reds lo adoran y en su discurso suele primar la sensatez. Ha reanudado la rivalidad que ya tenía con Pep Guardiola en Alemania y tácticamente ha sabido cómo salir vencedor. Con Klopp el Liverpool ha vuelto a soñar a lo grande. La Champions fue un gran logro; ahora van a por la liga. El equipo lleva su sello de identidad y después de varias temporadas ya domina toda clase de registros, ante toda clase de rivales.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Un equipo del nivel del Liverpool cuenta con jugadores de primer nivel en todas sus líneas. La portería la ocupa uno de los mejores guardametas del mundo, el brasileño Alisson Becker, y la defensa la lidera el incontestable Virgil van Dijk. La pareja de laterales compuesta por Andy Robertson y Trent Alexander-Arnold tiene una influencia descomunal en el juego del equipo. Esta temporada en el centro del campo Klopp está contando con varias opciones ahora que ya no hay lesiones de larga duración. Aunque precisamente su pivote Fabinho, pieza clave en el equipo, es baja y no regresará hasta después de las fechas navideñas. El capitán Jordan Henderson, que solía jugar de interior derecho, ocupa su lugar como organizador. El tridente ofensivo sigue imponiendo el mismo respeto: el nueve Roberto Firmino se asocia a la perfección con los extremos, un Sadio Mané a un nivel sobresaliente y un Mohamed Salah que no se cansa de demostrar que, en efecto, es el futbolista que se vio en su primera temporada con el Liverpool (2017-18; marcó 44 goles en 52 partidos).

FLAMENGO

¿Por qué está aquí?

Confirmó su presencia en el Mundial de Clubes a finales de noviembre cuando derrotó a River Plate en la primera final de la Copa Libertadores disputada a partido único. Los dos goles de Gabriel Barbosa en los últimos minutos permitieron a Flamengo remontar el tanto inicial de Santos Borré y alzar la Libertadores por primera vez tras 38 años de sequía. En las rondas eliminatorias anteriores, sufrieron para apear a Emelec en octavos de final (necesitaron de la tanda de penaltis) y luego derrotaron con mayor autoridad a Internacional de Porto Alegre en cuartos y a Grêmio en las semifinales. La goleada ante Grêmio en el choque de vuelta, un 5-0 ante la hinchada rubronegra en Maracaná, fue uno de los mejores momentos del equipo de Jorge Jesus en la Libertadores.

¿Cómo está ahora?

Pocos días después del triunfo en la Copa Libertadores, Flamengo completó el doblete y alzó el título de liga. Campeón del Brasileirao por primera vez desde 2009, Flamengo ha vivido el mejor año de la historia reciente del club y uno de los mejores de toda la trayectoria de la entidad carioca. Sin bajas destacables de cara al Mundial de Clubes, la principal incertidumbre alrededor de Flamengo reside en la continuidad de Gabriel Barbosa. Gabigol, el héroe de la final de la Libertadores y gran goleador de este curso, está cedido por el Inter y su vinculación con el club rubronegro termina a final de año.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?.

Flamengo disputará su primer Mundial de Clubes, pero no se estrenará en un torneo interncontinental. Como campeón de la Libertadores en 1981 participó en la Copa Intercontinental de ese mismo año, en Tokio. El conjunto brasileño se enfrentó precisamente al Liverpool, que acababa de alzar su tercera Copa de Europa, y derrotó a los ingleses por un contundente 0-3. Nunes por partida doble y Adilio anotaron los goles de un equipo capitaneado por Zico, la gran estrella de Flamengo por aquel entonces. Flamengo aspira a reeditar ese éxito en su primera participación bajo el nuevo formato

¿Quién es su entrenador?

Jorge Jesus, a sus 65 años, está disfrutando en su primera experiencia en el fútbol sudamericano. Apenas necesitó unos meses para convertir a Flamengo en un equipo reconocible y vistoso, con un indiscutible sello de fútbol ofensivo que ha ido asociado al técnico luso. Conocido sobre todo en el fútbol europeo por sus etapas en el Benfica y el Sporting -con los dragones incluso perdió dos finales de la Europa League, en 2013 y 2014-, Jorge Jesus ha probado fortuna en el extranjero desde que salió del Sporting CP en 2018. Primero se marchó al fútbol saudí para dirigir a Al-Hilal, club con el que se podría cruzar en las semifinales del Mundial de Clubes, y en junio de 2019 asumió las riendas de Flamengo. Con el cuadro rubronegro Jorge Jesus se convirtió en el segundo entrenador europeo capaz de alzar la Copa Libertadores. El primero fue el serbio Mirko Jozic, que dirigió a Colo Colo en la Libertadores de 1991.

Jesus verá el partido desde la grada por sanción. Foto: Focus Images Ltd.
Jesus verá el partido desde la grada por sanción. Foto: Focus Images Ltd.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Gabigol, autor de 24 dianas en el Brasileirao y otras 9 en la Libertadores, es el gran referente ofensivo de un equipo repleto de nombres muy reconocibles para todos los públicos. El delantero perteneciente al Inter ha formado una gran sociedad con el veloz Bruno Henrique (5 goles y 5 asistencias en la Libertadores 2019), que tanto puede jugar en la banda como de segundo punta para castigar los espacios. En ese sentido, Bruno Henrique ha sido uno de los futbolistas más importantes del equipo tanto por su velocidad como por su puntualidad en todas las grandes citas. Asimismo, no se puede repasar la plantilla de Flamengo sin reparar en la calidad de Diego Alves bajo palos o la jerarquía de Rafinha y Filipe Luis en los laterales a pesar de que el ex del Atlético no jugara una buena final de Libertadores ante River Plate. La creatividad de De Arrascaeta y Everton Ribeiro entre líneas es otro factor a destacar, mientras Diego Ribas puede servir de recurso para imponer su calidad en las segundas partes a sus 34 años, como ya ocurriese en la final de la Libertadores en Lima. El jovencísimo Reinier, mediapunta de 17 años, es el joven talento emergente del equipo, aunque seguramente este Mundial de Clubes le llegue demasiado pronto para gozar de un rol relevante.

ESPÉRANCE DE TUNIS

¿Por qué está aquí?

Uno de los grandes del fútbol africano, el Espérance, ganó por cuarta vez la Champions africana en su quinta final en las últimas nueve temporadas. El equipo sang et or se convirtió en el cuarto club capaz de revalidar el título junto al Al Ahly egipcio, el Enyimba nigeriano y el TP Mazembe congoleño. La final fue uno de los duelos más polémicos de la historia. Después de empatar el partido de ida (1-1) en el campo del Wydad de Casablanca de Marruecos, en la vuelta el Esperance ganaba por 1-0. Fue entonces cuando Walid El Karti marcó el gol del empate para el Wydad a los 59 minutos, gol anulado por el juez de línea. Debido a un fallo en el sistema del VAR que se usaba, no se pudo realizar una revisión de la decisión. Los jugadores del Wydad llegaron a mostrar imágenes en sus teléfonos demostrando que el gol era legal al árbitro, que argumentó que sin revisión posible debía confiar en el juez de línea. El partido se suspendió después de más de dos horas de caos. La Confederación africana (CAF) proclamó ganador al Espérance considerando que el Wydad se había retirado. Sin embargo, la CAF decidió el 5 de junio de 2019 ordenar la repetición del partido de vuelta en un lugar neutral, decisión que volvió a modificar en agosto, dando el título al Espérance de forma definitiva.

¿Cómo está ahora?

En forma. En la liga solamente ha cedido un empate, aunque tiene menos partidos que sus rivales porque juega la Champions. Además, ha jugado la llamada Liga de Campeones árabe, competición entre campeones de naciones árabes donde ya ha sido eliminado al jugar con habituales suplentes. En la Champions africana ha debutado en fase de grupos ganando en el complicado campo del Raja de Casablanca por 0-2, aunque antes sufrió en la fase previa contra el modesto Elect-Sport del Chad.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Esta será la tercera aventura en el Mundial de Clubes del equipo sang et or. En 2011, en Japón, perdió en los cuartos de final contra el campeón asiático, el Al-Saad de Catar entrenado por el uruguayo Jorge Fossati. Y en el partido por la quinta posición perdió con el Monterrey mexicano por 3-2. La decepción se repitió en 2018, cuando perdió en cuartos de final contra el Al Ain de Abu Dhabi por 0-3. En el partido por la quinta posición derrotó en penaltis a las Chivas de Guadalajara mexicanas, después de empatar 1-1. Habitual de competiciones internacionales africanas, ha ganado cuatro Champions (1994, 2011, 2018 y 2019), llegando a la final en 1999, 2000, 2010 y 2012. Además, ganó la ya difunta Recopa africana, ha ganado una Supercopa y participado en otros torneos del norte de África.

Anice Badri of Tunisia during the Tunisia press conference at the Volgograd Arena, Volgograd Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 17/06/2018
El internacional tunecino Anice Badri es uno de los jugadores más destacados del Espérance. Foto: Focus Images Ltd.

¿Quién es su entrenador?

Mouine Chaabani es toda una leyenda con solamente 38 años. Campeón de liga con el Espérance como defensa, después de unas aventuras para sumar experiencia y ganar dinero en Arabia Saudí y Turquía volvió a casa para entrar en el cuerpo técnico de Khalid Ben Yahya. La destitución de Ben Yahya le abrió las puertas, primero como entrenador interino y después como gran ídolo de una afición que ha visto como ya ha ganado dos Ligas de Campeones en menos de dos años como entrenador.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

El tridente formado por Anice Badri, Taha Yassine Khenissi y Youcef Belaïli destacó en ataque en la Champions africana, aunque el último se ha marchado al Al Ahli de Arabia Saudí tras su fantástico desempeño con Argelia en la Copa África. El más talentoso sería Badri, que participó en el Mundial de Rusia y se formó en el Lyon, club de su ciudad natal, aunque acabado brillando en la tierra de sus padres, Túnez. El veterano portero Moez Ben Cherifia, que suma más de 300 partidos con el único club de su vida, lidera una defensa donde el capitán es Khalil Chemmam.

AL-HILAL

¿Por qué está aquí?

Al-Hilal ganó la Champions League asiática el pasado mes de noviembre con una autoridad abrumadora. El combinado saudí goleó a Urawa Red Diamonds en la final por un global de 0-3 en un resultado que incluso se quedó corto a la hora de plasmar la superioridad de los pupilos de Razvan Lucescu. Al-Hilal sufrió más en algunas eliminatorias anteriores. En octavos y en cuartos eliminó a dos equipos de su mismo país, a Al-Ahli y Al-Ittihad respectivamente, mientras en las semifinales apeó a Al-Sadd, que finalmente participará en el Mundial de Clubes como anfitrión del torneo al proclamarse campeón de la liga de Catar

¿Cómo está ahora?

Al-Hilal lleva un tiempo pensando en el Mundial de Clubes. Solo disputó un partido de competición nacional saudí desde que arrancó la final de la Champions Asiática, un duelo de la Copa del Rey contra Al Jabalain. Lidera la liga nacional empatado a puntos con Al-Nassr y Al-Ahli, pero también es justo apuntar que ha disputado un partido menos que sus rivales más directos. Como en el Mundial de Clubes no existe una limitación a la hora de inscribir a futbolistas extranjeros, en un formato parecido al de su liga pero no al de la Champions asiática, Al-Hilal podría usar también a jugadores como Khribin, Cuéllar o Carlos Eduardo, habituales en la liga doméstica que han tenido que ver el triunfo de la Champions asiática desde la distancia. ¿REVISAR?

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

A pesar de su historia de éxitos en la confederación asiática, Al-Hilal debutará este año en un torneo intercontinental. Ha ganado la Champions asiática en tres ocasiones, pero en 1991 y el año 2000 el campeonato no daba acceso a un torneo equivalente a este Mundial de Clubes. Se había quedado cerca de estrenarse en 2014 y 2017, cuando perdió la final de la Champions Asiática, por lo que había ganas de disfrutar de este escaparate en el club saudí. Es uno de los clubes de mayor tradición en el continente y encadenaba varias temporadas realizando fichajes muy mediáticos para coronarse campeón en Asia.

¿Quién es su entrenador?

Razvan Lucescu. El apellido no engaña a nadie, es el hijo del legendario jugador y entrenador Mircea Lucescu. A Razvan tampoco le ha ido nada mal en los últimos años de carrera. Entre 2009 y 2011 llegó a dirigir a la selección absoluta de Rumanía y hasta hace poco sus mejores éxitos los consiguió en el fútbol griego. Logró clasificar al modesto Skoda Xanthi para la final de la Copa en 2015 y ganó la liga con el PAOK en 2019, en lo que fue el primer título de liga del club de Salónica en 34 años. Aterrizó en Al-Hilal en verano y en noviembre ya lo convirtió en campeón de la Champions tras 19 años de sequía. No era su primera experiencia en Oriente Medio, pues ya dirigió a El-Jaish, club afincado en Doha, entre 2012 y 2014.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Sus principales estrellas son extranjeras. El tridente ofensivo formado por Bafétimbi Gomis en punta, Giovinco por detrás y el peruano André Carrillo en una de las bandas ha causado estragos a lo largo de la Champions asiática. Su superioridad técnica les permite generar ocasiones de gol con muchísima facilidad incluso en los encuentros en los que Al-Hilal no se siente tan cómodo. Además, Al-Dawsari es uno de los mejores futbolistas saudíes del momento y ejerce de cuarto elemento de desequilibrio, normalmente por la banda izquierda. Ese poderío ofensivo de Al-Hilal compensa los déficits de su línea defensiva o de su portero Al-Mayouf, que pueden pasarle factura en una competición de mayor nivel como el Mundial de Clubes.

Sebastian Giovinco pictured during Italy training at Coverciano, Florence Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 01/09/2014
Sebastian Giovinco es una de las caras más reconocibles de Al-Hilal. Foto: Focus Images Ltd.

MONTERREY

¿Por qué está aquí?

Monterrey se proclamó campeón de la Liga de Campeones de la Concacaf en abril y lo hizo ante su archirrival Tigres en la final. Por primera vez en la competición, dos equipos de una misma ciudad se enfrentaban en la final continental. Dos goles del central Nicolás Sánchez, uno en la ida y otro en la vuelta, sentenciaron el primer Clásico Regiomontano en una final internacional y brindaron la cuarta Champions de Concacaf en la historia de los Rayados, las cuatro en la última década. Por segunda ocasión, el formato fue de eliminación directa, comenzando en octavos de final sin fase de grupos. Monterrey sufrió para dejar por el camino a Alianza, pero derrotó con contundencia a los estadounidenses Atlanta United (3-1 en el global) y sobre todo Sporting Kansas City (10-2) para avanzar a la final. Por entonces, el técnico al mando del equipo era Diego Alonso, que logró su segundo título internacional frente al mismo rival (ya venció a Tigres con Pachuca en la 16-17). Sin embargo, los malos resultados en la segunda mitad del año precipitaron su destitución y la contratación de Antonio “el Turco” Mohamed. El grueso de la plantilla del equipo mexicano, no obstante, será en el Mundial de Clubes el mismo que se hizo con la Liga de Campeones.

¿Cómo está ahora?

Los Rayados llegan al Mundial eufóricos, tras haberse clasificado para la Final del Clausura de la Liga MX cuando más difícil parecía. La llegada de Antonio Mohamed revitalizó al equipo, que logró aferrarse in extremis al octavo puesto al final de la liga regular, el último puesto que da acceso a los playoffs por el título. Contra todo pronóstico, en la primera ronda, dejaron en el camino al líder de la Liga, Santos Laguna, con un contundente 5-2 en casa que implicaba una candidatura al título. Y este pasado fin de semana, era Necaxa quien caía ante Monterrey en las semifinales con algo de sufrimiento. El gol de Rogelio Funes Mori en el 95’ de la vuelta certificaba el 2-1 de la ida y les sitúa a un paso de lograr su quinto título de Liga, algo impensable hace solo unos meses. La Final, que debía jugarse esta misma semana, queda pospuesta hasta después del Mundial de Clubes.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Este será el cuarto Mundial de Clubes de Monterrey, igualando a Pachuca como el equipo de su confederación con más ediciones disputadas. Los tres anteriores los jugó de manera consecutiva (2011, 2012 y 2013) como consecuencia de su dominio continental en la Concacaf durante esos años. En 2012, lograron un tercer puesto en el Mundial, igualando el mejor registro de un equipo de la Concacaf en la competición. En esa edición, eliminaron al Ulsan Hyundai de Corea para caer en semifinales ante el Chelsea y vencer al Al Ahly de Egipto en la lucha por el bronce. Tanto en 2011 como en 2013 caerían en el primer partido, ante Kashiwa Reysol y Raja de Casablanca respectivamente.

¿Quién es su entrenador?

Tras la destitución de Diego Alonso, Antonio “el Turco” Mohamed regresó a Monterrey en la que será su tercera etapa en el club mexicano. Fue jugador de Rayados de 1998 al 2000 y entrenador entre 2015 y 2018. Durante ese periplo como técnico, ganó una Copa MX y llegó a dos finales de liga, pero las perdió ambas. Fue este su paso previo a fichar por el Celta de Vigo, donde apenas duró 13 encuentros, cosechando sólo 3 victorias. Mohamed decidió entonces volver a Huracán y, tras otra corta e infructífera estancia, ahora vuelve a Monterrey. Y, aquí sí, el éxito ha sido inmediato. Ocho victorias y tres empates en sus primeros partidos han servido para reanimar al equipo y dejarlo a un paso de un título que parecía impensable. “Monterrey es un equipo muy intenso y agresivo que busca siempre ganar. Hacemos presión alta en el campo rival para recuperar rápido la pelota. Esa es la esencia que yo tengo como entrenador y trato de transmitirla siempre”. Así resume “el Turco” su filosofía, que ha servido para conectar de inmediato con una afición que le recibió con dudas. Tardó poco en ganárselos: “Huracán, Colón, Monterrey y Tijuana son equipos que quiero de verdad, los demás son lugares en los que trabajé”.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Rogelio Funes Mori, el hermano gemelo del jugador del Villarreal, es el máximo goleador del equipo. El argentino comparte posición con Vincent Janssen, el ex del Tottenham, que suma 10 goles desde que llegó al conjunto mexicano. El holandés acabó el último encuentro de Liga MX tocado y es duda su estado para el Mundial, como lo es el del centrocampista Celso Ortiz. Nicolás Sánchez, defensa central, suma 8 goles y hace pareja en la zaga junto al colombiano Stefan Medina. Dos conocidos de La Liga suelen ocupar la banda derecha: Miguel Layún desde el lateral y Dorlan Pabón por delante. Carlos Rodríguez hace las veces de mediocentro y Maxi Meza pone la calidad en la línea de tres cuartos.

Vincent Janssen of Netherlands during the International Friendly match at the Ernst Happel Stadium, Vienna Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 04/06/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-AFO-160604-5017.jpg
Vincent Janssen, delantero internacional con los Países Bajos, milita en Monterrey. Foto: Focus Images Ltd.

HIENGHÈNE SPORT

¿Por qué está aquí?

El Hienghène Sport debutará en un Mundial después de romper el dominio de los clubes de Nueva Zelanda en la Champions de Oceania. Se trata del primer equipo de Nueva Caledonia capaz de protagonizar esta gesta, generando una situación curiosa, pues los habitantes de Nueva Caledonia son franceses. O sea, el Hienghène Sport es el primer club francés en llegar al Mundial, antes que el PSG. Nueva Caledonia es un territorio francés de ultramar, aunque el gobierno francés permite que tengan su liga y selección. Cosas de la vida, el Hienghène Sport proviene de uno de los grandes feudos del independentismo canaco, la etnia local, población que enloqueció con su gesta. Después de superar un grupo donde ganaron dos partidos y empataron con el Tefana de Tahití, otro territorio francés, llegaron a las semifinales tras eliminar al Ba de Fiyi por 2-1 en la prórroga. En la penúltima ronda llegó la hazaña contra el vigente campeón, el Team Wellington de Nueva Zelanda. Lo más sorprendente fue que en la otra semifinal, el club con más títulos de Champions, el Auckland City, perdió contra otro club de Nueva Caledonia. Por eso la final fue entre dos clubes de esta región, con victoria del Hienghène Sport sobre el Magenta por 1-0. El gol, por cierto, fue un zapatazo desde más de 60 metros aprovechando que el portero rival adelantó su posición.

¿Cómo está ahora?

Soñando, pues antes del Mundial se aseguraron ganar la liga local por segunda vez en su historia. El Hienghène fue el primer equipo en llegar a Doha, donde aterrizaron cantando canciones tradicionales. Saben perfectamente que nadie espera nada de ellos, así que disfrutan del momento. Lo curioso del caso es que han llegado después de jugar en Francia. Los mejores clubes de los territorios franceses de ultramar pueden jugar la Copa francesa. Por eso cada año clubes de Tahití, de islas caribeñas o Nueva Caledonia juegan la copa. Al Hienghène Sport le tocó jugar en el campo del Pierrots Vauban de Estrasburgo, un club de quinta división. Perdieron por 3-1 y después se fueron para Doha. En pocas semanas jugarán en tres continentes. Nada mal.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Esta será su primera participación en un torneo internacional fuera de Oceanía. En sus tierras ha jugado la Champions local solamente en dos ocasiones, pues no debutó hasta el año 2017. En su primera aventura no superó la primera fase de clasificación al acabar segundo en su grupo, por detrás del Team Wellington de Nueva Zelanda, aunque cosechó la primera victoria contra el Puaikura de las Islas Cook. En 2018 no se clasificó y en 2019, directo al cielo con su primera victoria en el torneo. El título de la Champions de Oceanía les permite estrenarse en un Mundial de Clubes.

¿Quién es su entrenador?

Félix Tagawa, de 43 años, fue un delantero relativamente efectivo en la liga de su tierra, Tahití. Destacó allí en un club modesto hasta que entró en la selección absoluta de Tahití, selección con la que marcó 14 goles en 22 partidos. En 2003 fue fichado por el Brisbane Strikers australiano, donde jugó bastante bien, cosa que le permitió su primer contrato profesional justo el año del nacimiento del Adelaida United, uno de los clubes destinados a participar en la nueva liga australiana, programada para el año 2005. Tagawa no se pudo quedar porque no convenció y volvió a Tahití para ganar ligas locales. Como entrenador participó en cursos en Francia, aprovechando que los habitantes de Tahití son franceses, y empezó en Nueva Caledonia con la selección sub-20, a la que casi clasifica para el Mundial. Todos los títulos del Hienghène Sport, las ligas de 2017 y 2019, y la Champions del 2019, los ha ganado con Tagawa en el banquillo.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Su estrella es el veterano delantero Bertrand Kaï, nacido en Hienghène. En 2011 llegó a ser elegido jugador del año en Oceanía por su buen papel en los Juegos del Pacífico, competición ganada por Nueva Caledonia. Jugador del año en su tierra en numerosas ocasiones, es el jugador más experimentado junto al defensa Roy Kayara, un futbolista que realizó una prueba para jugar en el Sheffield United sin suerte. El delantero Antoine Roine es descarado, como demostró en la final de la Champions con su gol, marcado desde más de 60 metros. Algunos de los jugadores, por cierto, han sido internacionales con la selección de Nueva Caledonia… de fútbol playa. Otro fútbol.

AL-SADD

¿Por qué está aquí?

Es el campeón de la liga 2018-19 del país organizador, Catar. La ganó con siete puntos de ventaja con respecto a su gran rival, el Al-Duhail, al que luego también eliminaría en los octavos de final de la Champions asiática. El título lo conquistó aún con Jesualdo Ferreira como entrenador y con Xavi Hernández como jugador. Sus números fueron espectaculares: sólo perdió un partido y anotó 100 goles a favor en 22 jornadas. El segundo equipo más realizador se quedó en 52. Los 39 tantos logrados por su delantero argelino Baghdad Bounedjah, que llegó a firmar siete en un mismo encuentro frente al Al-Arabi, tuvieron mucho que ver en ello.

¿Cómo está ahora?

Peor. En ocho jornadas de la liga 19-20 ya ha perdido tres encuentros, dos más que en todo el curso pasado. Aunque ha disputado dos partidos menos que el Al-Duhail, la diferencia ya es de 11 puntos (se quedaría en cinco si venciera ambos compromisos pendientes). En las últimas semanas ha estado compitiendo en la Copa de las Estrellas, un torneo sólo para equipos de primera división y con menos prestigio que la Copa del Emir. Ha sellado su clasificación para los cuartos de final, que se van a celebrar en febrero, acabando tercero de su grupo. En la Champions asiática llegó hasta semifinales, donde cayó contra el que se proclamaría campeón, el Al-Hilal. Pese a perder en la ida por 1-4 en un choque muy condicionado por la expulsión de Abdelkarim Hassan, estuvo a punto de lograr la azaña de remontar en la vuelta en Arabia Saudí, donde ganó por 2-4.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Esta será su segunda presencia en un Mundial de Clubes. Cuando ganó su primera Champions de Asia en 1989, el campeón continental aún no accedía a ningún torneo intercontinental. Sí ocurría cuando levantó la segunda, en 2011, con el uruguayo Jorge Fossati en el banquillo. Entonces disputó el certamen global en Japón y logró una meritoria tercera posición. Eliminó al Esperance de Tunis en cuartos de final (2-1), cayó ante el Barcelona de Guardiola en semifinales (0-4) y se impuso por penaltis al Kashiwa Reysol en el encuentro por el tercer y cuarto puesto tras un 0-0.

¿Quién es su entrenador?

Xavi Hernández. Como futbolista no necesita presentación. Como técnico está viviendo su primera experiencia, que arrancó en verano, cuando pasó del campo al banquillo sucediendo al que fue su último entrenador, Jesualdo Ferreira. Se estrenó con un título: la Supercopa de Catar que le ganó en agosto al Al-Duhail (1-0). Aunque la distancia cultural entre su lugar de origen y aquel en el que ahora trata de impartir su doctrina es enorme, cuenta con una ventaja: la mayoría de sus futbolistas juegan en la selección de Catar, en la que ya han recibido una formación exhaustiva de los fundamentos del juego que se enseña en La Masía de manos de Félix Sánchez Bas. Xavi participará en su cuarto Mundial de Clubes, ya que como jugador estuvo presente en los de 2006 (lo perdió), 2009 y 2011 (los ganó).

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Akram Afif ha sido elegido mejor jugador de la Confederación Asiática de Fútbol en 2019. Fue una de las grandes figuras de Catar en la Copa de Asia conquistada a principios de año y ha continuando deslumbrando con su club. Es el futbolista diferente, el que inventa en tres cuartos, el que posee desequilibrio individual en el uno contra uno, último pase y capacidad finalizadora. Forma una prolífica sociedad con el potentísimo goleador Baghdad Bounedjah, que a su vez también se ha proclamado campeón continental este año al conquistar con Argelia la Copa de África. El español Gabi aporta el oficio europeo en la posición de medio centro, algo que, en pequeñas dosis, también proporciona el coreano Nam Tae-hee tras pasar dos temporadas en el Valenciennes. Otros miembros de la Catar campeona, como el versátil Khoukhi, el habilidoso Al-Haydos o el defensor formado en canteras españolas Tarek Salman elevan el nivel de un conjunto en el que varios de sus miembros llevan mucho tiempo trabajando juntos a nivel de club y selección.

Xavi of FC Barcelona pictured ahead of the UEFA Champions League Final at Olympiastadion Berlin, Charlottenburg-Wilmersdorf Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 06/06/2015
Xavi Hernández es ahora el entrenador de Al-Sadd. Foto: Focus Images Ltd.
Textos escritos por Axel Torres, Toni Padilla, Miguel Mosquera, Enrique Montesano y Tomàs Martínez. Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

9 comments

Como me molaría ver al Hienghène Sport disputar varios partidos en el torneo, aunque todos sabemos que caerá a las primeras de cambio. No había caído en el dato que es el primer equipo francés que disputa el Mundial de Clubes. Buen dato. En su día me ví los goles de las 2 semifinales y la final, con ese gol decisivo desde su campo y me encantó saber que disputarían el Mundial de Clubes.

La llegada del Mundial de Clubes siempre me ha parecido un momento especial. El menosprecio de Europa, las mediáticas expectativas de los mexicanos y la insolencia de asiáticos y africanos para ponerlo todo patas arriba. Últimamente parece que los sudamericanos llegan fundidos mentalmente después de las celebraciones por la victoria en la Libertadores, a pesar de que incluso cambiaron las fechas del final de su torneo continental para llegar a este Mundial con garantías.

Luego está la historia. Cómo europeos y sudamericanos iniciaron las competiciones intercontinentales dejando al margen al resto de confederaciones, cómo la “Intercontinental” cayó para ser reflotada en Japón y como FIFA rompe con todo para crear una nueva competición que nunca ha conseguido recabar el prestigio que por su condición de Mundial merecería. Ahora, en los albores de un nuevo Mundial cuatrienal, cuyo sistema de competición y clasificación se antoja tan caótico como el actual, me cuestiono las mismas cosas de siempre.

Quizás FIFA debería haber llegado a un acuerdo con UEFA y CONMEBOL en 1980 y haber hecho evolucionar a la Copa Intercontinental con cuatro equipos en su fase final con unas previas que dieran oportunidad de participación a todas las confederaciones, en vez de crear una nueva competición. Quizás ahora debería haber un cuadro de ocho equipos con el vigente campeón mundial de clubes y disputar el certamen en nueve días (sábado y domingo cuartos, martes y miércoles semifinales, y sábado y domingo partido por el bronce y final); quizás en vez de programar un “supermundial” cada cuatro años, FIFA debiera replantearlo como Liga Mundial, competición que tarde o temprano van a organizar los grandes clubes/empresas dejando en un segundo plano los méritos deportivos para centrarse en lo comercial.

Quizás lo mejor sea disfrutar de estos partidos que, sin guión previo, nos pueden sorprender al ver a siete equipos competir totalmente fuera de contexto y donde lo realmente importante ocurre sobre el terreno de juego. Disfrutemos… mientras dure…

Otra solucion seria que el campeon de Concacaf participara en libertadores y los campeones de las otras confederaciones participaran en champions y se disputara la tradicional intercontinental entre el campeon de champions y el campeon de libertadores con la diferencia que alguno de ellos podria ya no ser europeo o sudamericano.

Interesante… Así habríamos tenido la Intercontinental de siempre pero con la participación de todos. Yo sólo añadiría que CONCACAF y CONMEBOL deberían unirse y jugar una espectacular Copa América de clubes.
Sin duda, con todos esos ingredientes, la final Intercontinental de cada año tendría mucha más repercusión y prestigio que el mundial actual.

Muchas gracias a los cinco por el trabajazo de este artículo. Me preguntaba estos días si habría un especial del Mundial de Clubes como el año pasado con sus preguntas y todo y no habéis fallado. Muy agradecido, he disfrutado mucho con la lectura 🙂

Pues al menos el Hienghène Sport dio la cara ante el Al-Sadd. Llevar a la prórroga al actual semifinalista de la AFC Champions League y anfitrión del torneo, tiene su mérito. Quizás merecería un análisis más profundo pero, visto lo visto en los mundiales de clubes, en los torneos FIFA U-17 y U-20… ¿se están acortando las diferencias en la conferencia oceánica entre los equipos neozelandeses y el resto de clubes? ¿o es que son los equipos neozelandeses los que han bajado sus prestaciones?

Buena pregunta. Personalmente estoy muy sorprendido que el Al-Sadd no haya superado claramente al Hienghène Sport y haya necesitado una prórroga.

Causan sorpresa las victorias de los clubes oceánicos, pero hasta el día de hoy estos han conseguido ocho victorias en el mundial de clubes. Aunque si observas la infraestructura que tiene la OFC en sus competiciones te das cuenta de que el rendimiento de sus clubes a nivel intercontinental está muy por encima de la organización de su confederación.
En cualquier caso hay dos puntos que perjudican gravemente la evolución del fútbol en ese continente y su proyección a nivel global: Una el no disponer al menos de un cupo en todas las competiciones globales. Y dos (consecuencia de la primera) la salida de Australia de la OFC que es como despojar a la confederación del 80% de su potencial.

FIFA ha mirado siempre con mucho desdén a ese continente. Incluso desde dentro de la misma se menosprecia a muchos países. Podríamos estar ante algún caso de racismo según con qué etnias.
Muy poco se invierte en el fútbol oceánico. Increíblemente poco.

Deja un comentario

*