Así son los siete participantes del Mundial de Clubes 2021

irn-ymn_20190107_asian_cup_4_amir-ostovari-bajo-licencia-creative-commons-4-0

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

AL-AHLY

¿Por qué está aquí?

Casi ni podemos imaginar un Mundial de clubes sin ellos. El Al-Ahly es el gran faraón del futbol africano y viajar al Mundial de clubes ya sería una tradición, pues esta será su séptima aventura. Y en dos ocasiones acabó tercero. En 2006, cuando casi derrota al Inter de Porto Alegre en las semifinales, y en 2021, cuando derrotó al Palmeiras en la final de consolación. Con 10 Champions africanas ganadas, el club cairota ha demostrado su grandeza una y otra vez pese a los mil problemas de la sociedad egipcia, con golpes de estado, muertos y violencia como la que acabó con la vida de más de 70 hinchas del club en un estadio de Port Said en 2012, justo hace 10 años. SI en 2021 el Al-Ahly ganó la final más especial de todas, pues derrotó a sus vecinos del Zamalek, en 2022 ganó otra vez la Champions derrotando al Kaizer Chiefs sudafricano goleando por 3-0 en la final de Casablanca. Dirigido por el entrenador sudafricano Pitso Mosimane, un tipo peculiar, solamente perdió un partido en todo el torneo, una derrota 1-0 en Tanzania contra el Simba en la fase de grupos.

¿Cómo está ahora?

En la liga lidera la tabla sin una derrota después de los primeros siete partidos. Los ha ganado todos, excepto uno. Las últimas semana has jugado partidos de la Copa de la Liga, competición que Mosimane ha usado para dar minutos a suplentes y chavales del filial. No le ha funcionado, pues ha empatado 4 los 5 partidos jugadores en su grupo. Y el otro lo perdieron, siendo colistas. Mosimane prioriza la liga, el Mundial de clubes y la Champions, competición dónde ya ha debutado, superando la primera ronda contra el USGN de Níger. Si olvidamos la derrota contra el Smouha en la Copa de la liga, el Al-Ahly no pierde un partido en los 90 minutos en 10 meses. La última fue en mayo del 2021 en la liga, aunque también se les escapó la supercopa egipcia en los penaltis.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Esta será la séptima aventura en el Mundial de Clubes de un club con mucha experiencia a nivel internacional, incluso en otros torneos intercontinentales menos conocidos como la Copa Afro-Asiática ganada en 1989 o el Campeonato de Clubes Árabes ganado en 1996. En el Mundial de clubes debutó con mal pie en 2005, pues perdió en los cuartos de final 1-0 contra el Al-Ittihad saudita, finalizando sexto después de perder en el partido por el quinto lugar contra el Sydney FC. En 2006, mejoró su prestación, eliminando al Auckland City por 0-2 en cuartos de final con un gol de su gran leyenda, Aboutrika. En semifinales, perdió 2-1 contra el Inter de Porto Alegre, aunque se aseguró la tercera posición derrotando al América mexicano por 2-1, con dos goles de Aboutrika. En 2008, el Pachuca mexicano los derrotó por 4-2 en la prórroga de los cuartos de final y el Al-Ahly finalizó sexto, pues perdió contra el Adelaide United australiano por 1-0. En 2012 llegó a las semifinales eliminando al Sanfrecce Hiroshima japonés por 2-1, aunque el Corinthians brasileño los derrotó por 1-0. El Al-Ahly acabó cuarto, pues perdió en la final de consolación contra el Monterrey mexicano por 2-0. Y en su última aventura, el 2012, una decepción. En cuartos de final perdió contra el Guangzhou Evergrande chino por 2-0, finalizando sexto pues sumo otra derrota después, contra el Monterrey por 5-1. En 2021, derrotó al Al-Duhail de Qatar en cuartos de final, antes de caer en semifinales contra el Bayern. Después se regalaron un partidazo contra Palmeiras, consiguiendo la tercera posición en los penaltis.

¿Quién es su entrenador?

El gran Pitso Mosimane. ¿No lo conocen? Pues deberían. El sudafricano se ha convertido en el primer entrenador de la África subsahariana capaz de ganar la Champions con un club del norte del continente. Y como nada se le resiste, ha encadenado dos coronas africanas con el Al-Ahly. Campeón de la Champions en 2016 con el Mamelodi Sundowns de su país, Mosimane fue fichado en octubre del año 2020 por el Al-Ahly, que se había quedado sin su entrenador, el suizo René Weiler. Curiosamente, lo ficharon poco después de la victoria de Al-Ahly en los cuartos de final de la Champions sobre el propio Mamelodi Sundowns de Mosimane. O sea, ficharon al entrenador al qué habían eliminado. Mosimane afirma estar bendecido por Dios, tiene una autoestima más grande que las Pirámides de Egipto y le gusta el fútbol ofensivo. En la Champions del 2021, eliminó a su exequipo, el Mamelodi. La mitad de la hinchada local lo aplaudió. La mitad lo abucheó, pues dejó claro que “merezco un club grande, como el Al-Ahly, no uno como Mamelodi”.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Los cairotas han celebrado los éxitos de su selección, semifinalista de la Copa de Naciones africana, aunque eso significa que se han quedado sin algunos de sus mejores jugadores. Uno de ellos, el portero Mohamed El-Shenawy, clave en los éxitos continentales de las últimas temporadas. Además, Mosimane pierde el defensa Ayman Ashraf, los centrocampistas Amr Al Sulaya y Hamdi Fathi, así como el delantero Mohamed Sherif. Y antes ya había perdido por lesión a Akram Tawfif, Percy Tau, Salah Mohsen y Badr Benoun. Una de las pocas notícias buenas sería poder recuperar al mediocampista de Mali, Aliou Dieng, clave en el centro del campo del equipo. También llega a tiempo el tunecino Ali Maaloul. Sin Tau, lesionado, los goles los debería poner Hossam Hassam.

Foto: Saiflee100 bajo licencia Creative Commons 4.0.
La hinchada de Al-Ahly, el campeón de la Champions africana 20-21. Foto: Saiflee100 bajo licencia Creative Commons 4.0.

AS PIRAE

¿Por qué está aquí?

Pues, difícil de explicar. Bueno, está aquí por culpa de la pandemia, pues no ha ganado la Champions de Oceanía. Ni por asomo. La Champions de Oceanía encadena dos temporadas consecutivas sin poder tener campeón. Los efectos de la pandemia, sumados a las duras medidas restrictivas de algunos de sus estados, como Nueva Zelanda, provocaron que el torneo fuera cancelado. La FIFA inicialmente invitó al club más laureado del continente, el Auckland City de Nueva Zelanda, al Mundial de clubes, aunque esta entidad renunció por las mismas razones por las cuales la Champions no se jugaba: la seguridad, para evitar volver con positivos a uno de los estados donde mejor se han protegido de la pandemia. La FIFA después invitó al campeón de la liga de Nueva Caledonia, islas de soberanía francesa, ya que el campeón de la Champions del 2019 fue el Hienghène Sport. Aunque este equipo no se clasificó para la Champions, así que invitaron al Tiga Sport, campeón de liga. Tampoco quiso. Y finalmente le tocó al Pirae, al ser el campeón de la liga de Tahití. Y estos si aceptaron. Tahití, parte de Francia como Nueva Caledonia, tiene la tercera mejor liga por ranking de Oceania. Por eso les ha tocado.

Contenido relacionado: El cuento de hadas del AS Pirae, de Tahití a Abu Dhabi

¿Cómo está ahora?

Tercero en la liga local, con un partido menos. En los últimos 5 meses solamente ha perdido dos partidos de liga. Uno, en la temporada anterior, cuando se proclamó campeón con una derrota gracias a la mejor diferencia de goles sobre su rival: el Venus. Esta temporada, la única derrota del Pirae ha llegado precisamente en el último partido antes del Mundial de clubes, delante del Venus, que se subió al liderato (0-1). El Pirae ha perdido algunos jugadores por positivo, aunque anda pendiente de si llegan a tiempo para el partido de debut en el torneo.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Esta será su primera participación en un Mundial de Clubes. En la Champions de Oceanía su mejor actuación fue llegar a la final el año 2006, cuando perdieron contra el Auckland City por 3-1. Además, han jugado las semifinales en 2005 y en 2014. Y cómo no, el Pirae ha disputado en numerosas ocasiones la Copa de Francia. A nivel de estatuto jurídico, jugar la Copa de Francia no sería un torneo internacional, pues Tahití forma parte de Francia. Aunque la Copa francesa permite que equipos de diferentes continentes se enfrenten. Y su mejor actuación fue en 2015, cuando llegaron a la octava ronda de la copa, perdiendo contra el Pontivy de quinta división en un partidazo: 5-6.

¿Quién es su entrenador?

Naea Bennett. A sus 44 años, Naea es una de las caras más conocidas del fútbol en Tahití. Su padre ya fue futbolista, llegando a ser subcampeón en 1973 y en 1980 de la Copa de Naciones de Oceanía. Naea jugó durante años tanto en la selección de fútbol como en esa de fútbol playa. Y ahora compagina el cargo en el Pirae con la selección de fútbol absoluta. Miembro de una familia mormona, ha llegado a renunciar a jugar o dirigir partidos importantes en domingo, pues significaría ir en contra de sus creencias.

¿Quiénes son sus futbolistas destacados?

El delantero Rooarii Tinirauarii, sobrino de Bennett, ha sido el máximo goleador del equipo una vez volvió a Tahití, pues fue misionero en Togo durante un año. Mormón como Bennett, compagina el fútbol y la iglesia con su trabajo: policía municipal. Ha pedido permiso a las autoridades para poder ir al Mundial, pues los jugadores del Pirae no son profesionales. El portero es Jonathan Torohia, el titular en la selección de Tahití, en su segunda etapa en el club. El experimentado centrocampista Heimano Bourebare es el alma del equipo, gozando de experiencia con la selección en la Copa Confederaciones del año 2013, cuando fueron goleados por España en Brasil. Los hermanos Alvin y Jonathan Tehau, los dos defensas, también jugaron ese torneo en 2013.

España y Tahití se enfrentaron en la Copa Confederaciones 2013. Foto: Tânia Rêgo/ABr bajo licencia Creative Commons 3.0.
España y Tahití se enfrentaron en la Copa Confederaciones 2013. Foto: Tânia Rêgo/ABr bajo licencia Creative Commons 3.0.

CHELSEA

¿Por qué está aquí?

Campeón de Europa contra pronóstico. Hubo un cambio en el banquillo a mitad de campaña. Frank Lampard fue cesado con el cambio de año. Pese a perder solo un duelo en las once primeras jornadas de liga, una racha de una sola victoria en siete encuentros durante el periodo navideño le costó el puesto. El Chelsea estaba sumido en un proceso de renovación, habiendo adquirido a dos promesas alemanas como Timo Werner y Kai Havertz, que empezaron a asentarse con la llegada de Thomas Tuchel. Tras una agridulce etapa en el PSG, Tuchel salió por la puerta de atrás. Nadie esperaba que cuatro meses después de tomar las riendas conquistase Europa con el Chelsea. Después de superar la fase de grupos sin peros ni derrotas, y ya con Tuchel al mando, los londinenses se hicieron fuertes atrás. Cimentaron sus victorias en una línea defensiva férrea y una presión insistente. Por el camino quedaron el Atlético de Madrid, Porto y Real Madrid antes de la final, encajando dos goles entre las tres eliminatorias y perdiendo por la mínima ante los portugueses. Aceptaron un papel secundario de cara a la final que se disputaría precisamente en el Estádio do Dragão. Frente a ellos el campeón de la Premier League, un Manchester City dispuesto a culminar su gran proyecto. El Chelsea dejó que fuera el City quien manejase el esférico, pero no que mandase durante el partido. Fue una final incómoda para los de Guardiola, pero el mérito es para los de Tuchel, que tomaron ventaja al borde del descanso. Mount encontró un pasillo por el que pasar el balón con precisión para Havertz, que marcó dejando atrás a Ederson.

¿Cómo está ahora?

La Navidad ha vuelto a pasar factura al Chelsea. Los pinchazos frente a sus rivales directos -empató contra el Liverpool y perdió contra el Manchester City-, y ante Everton, Wolves y Brighton previamente, han minado considerablemente sus opciones de título en la Premier League. Es tercero a diez puntos del líder y uno por detrás del segundo, pero habiendo disputado uno y dos partidos más respectivamente. Los de Tuchel son el único equipo que está al día en la liga inglesa, el único que ha disputado las 24 jornadas. Pese a las bajas, que han sido varias y constantes. El sábado recibe al Plymouth Argyle en la FA Cup dos semanas después de su último partido. Dos semanas de descanso que habrán agradecido para seguir avanzando en los distintos frentes que tiene abiertos. El más inmediato, después de la FA Cup, será la semifinal del miércoles. Llegan con Romelu Lukaku, completamente recuperado de su lesión e integrado nuevamente en la rutina del equipo después de su entrevista con Sky Italia. Tuchel cuenta con bajas importantes como las de los carrileros Ben Chilwell y Reece James, posiblemente los dos jugadores más destacados del curso. Edouard Mendy no viajará a los Emiratos Árabes Unidos por estar finiquitando la Copa Africana de Naciones con Senegal.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

César Azpilicueta es el único jugador que queda en el vestuario del Chelsea desde la última y única ocasión en la que los londinenses han jugado el Mundial de Clubes. Fue en 2010, con Rafa Benítez recién llegado al banquillo azul. Después de imponerse a Monterrey por 3-1 en la semifinal disputada en Yokohama, cayó frente a Corinthians. Paolo Guerrero marcó el único gol de la final a los 69 minutos aprovechando un balón suelto en el área.

¿Quién es su entrenador?

Thomas Tuchel llegó a Londres hace un año. Y en doce meses ha clasificado al Chelsea para tres finales. Perdió la FA Cup ante el Leicester City, ganó la Champions League frente al Manchester City y dos semanas después del Mundial de Clubes se disputará la Copa de la Liga contra el Liverpool. Llegó y besó el santo. Trabajó más las dinámicas de vestuario y las relaciones con su futbolista que aspectos tácticos. Su prioridad cuando llegó a Inglaterra fue crear un buen ambiente en el vestuario, amistoso honesto. “Que a todo el mundo le apetezca venir a entrenar”, explicó en una de sus primeras ruedas de prensa. Recuperó a hombres como Rudiger o Marcos Alonso para la causa, y siguió apostando por los jóvenes que ya venían destacando con Frank Lampard. Se desquitó Tuchel, condenado en el PSG después de perder la final de la Champions League previa frente al Bayern de Múnich. No ayudó su manejo de un vestuario repleto de estrellas y de egos. En dos años y medio en Francia ganó seis títulos (dos ligas, una copa, una Copa de la Liga y dos Supercopas). Ganó también la copa en Alemania con el Borussia Dortmund. Ya en Inglaterra sumó sus dos primeros triunfos continentales, la Liga de Campeones y la Supercopa, y ahora busca su primer galardón intercontinental.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Las mencionadas bajas de Ben Chilwell y Reece James empujan a otros futbolistas del Chelsea a la palestra de cara al Mundial de Clubes. Uno de ellos es Thiago Silva, que hace semanas que dio un paso adelante. Crucial en área propia y ajena. Junto a Antonio Rüdiger dotan de estabilidad defensiva al equipo de Tuchel. Romelu Lukaku se ha recuperado para liderar un ataque en el que también destacan Hakim Ziyech y Mason Mount. Siete goles y siete asistencias para el inglés, seis tantos y cuatro asistencias para el marroquí.

César Azpilicueta ... Foto: Oleg Bkhambri bajo licencia Creative Commons 4.0
César Azpilicueta es el único jugador que permanece en el Chelsea desde la última ocasión que jugaron el torneo. Foto: Oleg Bkhambri bajo licencia Creative Commons 4.0

PALMEIRAS

¿Por qué está aquí?

Palmeiras, a pesar de haber sido campeón de la Copa Libertadores 2020, no era el gran favorito para ganar la competición en 2021. Con un rendimiento algo irregular en el Brasileirão -terminó 3º, a 18 puntos del campeón Atlético Mineiro-, habiendo perdido la Supercopa de Brasil contra el Flamengo, la final del Campeonato Paulista contra el São Paulo, la Recopa Sudamericana contra Defensa y Justicia, además de ser eliminado de forma vergonzosa en los dieciseisavos de final de la Copa de Brasil contra el CRB de segunda división, el Porco no estaba realizando una gran temporada. Abel Ferreira, sin embargo, consiguió no sólo salvarla, sino convertirla en una de las más históricas del club: ganó la Libertadores. La tercera del Palmeiras; la segunda en 2021. El Verdão presentó en la competición internacional toda la regularidad que no tuvo en los demás torneos de la temporada: terminó líder (cinco victorias y una derrota) en un grupo nada sencillo con Defensa y Justicia, Independiente del Valle y Universitario. En octavos eliminó al que se convertiría en tetracampeón chileno, la Universidad Católica; en cuartos a su rival, el São Paulo, que lo había derrotado en la final del Campeonato Paulista; en semifinales al poderoso Atlético Mineiro, después de haber empatado a cero en São Paulo y de haber conseguido un empate a uno en Belo Horizonte, con Abel Ferreira exhibiendo todas sus cualidades de estratega en los partidos de eliminatoria. Y en la final, el Flamengo. Es un equipo que llega especialmente presionado a este Mundial por dos razones: es el único club del estado de São Paulo y uno de los pocos de los 12 grandes clubes brasileños que no tiene un título mundial -que es muy valorado en Brasil, los hinchas fueron al aeropuerto el miércoles para despedir a los jugadores-, y decepcionó bastante en la última edición al ser derrotado por Tigres y Al-Ahly terminando el torneo en cuarto lugar.

¿Cómo está ahora?

La temporada en Brasil acaba de empezar y Abel Ferreira ha tenido pocas oportunidades de probar el equipo. El Palmeiras lleva cuatro partidos en el año, todos en el Campeonato Paulista. Fueron tres victorias y un empate, este último precisamente cuando el equipo no jugó con sus titulares. Con los titulares, el Porco no ha encajado ningún gol en lo que va de temporada. Y esa es una virtud muy importante en una competición tan corta como el Mundial de Clubes. Para la temporada 2022, Abel Ferreira decidió renovar un poco la plantilla. Algunos nombres importantes en el pasado reciente del club, pero ya con una edad elevada, se marcharon, como Willian, Felipe Melo y Luiz Adriano. En los fichajes, el Porco apostó por jugadores jóvenes: el colombiano Eduardo Atuesta de 24 años procedente del Los Angeles FC, Murilo Cerqueira (24) del Lokomotiv de Moscú, Jailson (26) del Dalian Pro y Rafael Navarro (21) máximo goleador de la Série B del Brasileirão con el Botafogo. Todos, en principio, llegan para ser suplentes. Abel Ferreira tiene mucha confianza en el equipo que ganó la Libertadores y repitió el XI de la final contra el Flamengo en el primer partido de esta temporada, contra el Grêmio Novorizontino. Es una plantilla muy fuerte; la única reserva está en el ataque. Abel ganó la Libertadores con Rony -extremo izquierdo de origen- jugando como delantero centro. Luiz Adriano, que ha dejado el club, tuvo pocos minutos. Además de Navarro, se esperaba la llegada de otro delantero centro con más recorrido. Se intentó traer a Lucas Alario y Valentín Castellanos, pero el Palmeiras no tuvo éxito en las negociaciones.

Contenido relacionado: Ha nacido una estrella: Endrick, la gran joya del fútbol brasileño

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

El Palmeiras ganó la Copa Rio en 1951, torneo en el que participaron la Juventus, el Sporting CP, el Nice, el Austria Wien, el Nacional y el Estrella Roja. La FIFA reconoce la competición como la primera con carácter verdaderamente intercontinental, pero no reconoce la conquista del Porco como un título mundial. Lo que es un dolor de cabeza para sus aficionados. A lo largo de las décadas, los brasileños triunfaron en la Copa Intercontinental (ésta considerada un Mundial) y en el Mundial de Clubes. En 1962 el Santos ganó su primer título, en 1992 el São Paulo y en 2012 el Corinthians. Todos los grandes del estado de São Paulo; excepto el Palmeiras, que tuvo dos oportunidades: en 1999 perdió con el Manchester United de Paul Scholes, David Beckham y Ryan Giggs por 1-0. En 2020 fue eliminado en semifinales por el Tigres y también perdió el partido por el tercer puesto contra Al-Ahly. De ahí la importancia de este torneo para el Palmeiras; es el título más codiciado por el club. Desde que ganó la Copa Libertadores, en noviembre, cuando se habla del Palmeiras, sólo se habla del Mundial de Clubes.

¿Quién es su entrenador?

Abel Ferreira. Un joven entrenador portugués de 43 años que a finales de 2020 decidió dejar el PAOK y aceptar la oferta del Palmeiras. La apuesta le salió bien: lleva dos Libertadores y una Copa de Brasil en menos de dos años. Abel comenzó como entrenador en las categorias inferiores del Sporting. En la temporada 2013/14 fue el entrenador del Sporting B, mientras que Leonardo Jardim -que también estará en el Mundial, entrenando al Al-Hilal- era el técnico del primer equipo. Abel se marchó en 2015 al norte del país, para entrenar al Braga B. En abril de 2017 recibió la oportunidad de dirigir al primer equipo. En la temporada 2017/18 hizo historia: logró el récord de puntos del Braga en la liga (75). También alcanzó el récord de goles marcados (101) y el de victorias (33) en una temporada. Permaneció en el Minho hasta julio de 2019, cuando el PAOK pagó su cláusula de 2,5 millones llevándolo a Salónica. En el club griego hizo algo notorio cuando eliminó al pomposo Benfica de Jorge Jesús en la eliminatoria de la Champions League en la temporada 2020/21. Pero fue en Brasil donde realmente destacó. Fue elegido mejor entrenador de Brasil en 2020 por el diario O Globo y en 2021 entrenador sudamericano del año por el diario uruguayo El País. En las semifinales de la Libertadores 2020 fue a abrazar a Marcelo Gallardo tras eliminar a River, diciendo lo mucho que admiraba al entrenador argentino, bicampeón de la Libertadores. Menos de un año después el que tiene dos Libertadores es el portugués. Un título mundial lo elevaría a la categoría de Dios para los hinchas palmeirenses.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Es curioso, el Palmeiras ganó el título más importante del continente, pero no tiene un jugador que destaque sobre el resto. Es algo parecido a lo que ocurre en el Chelsea. En el Palmeiras, lo más destacado es el colectivo. Pero eso no significa que no haya grandes nombres. No sería exagerado decir, por ejemplo, que Weverton es el mejor portero de Sudamérica. Y el mejor central sea quizás Gustavo Gómez, que, sin haber tenido éxito en su etapa en el AC Milan, optó por irse al fútbol brasileño. Su decisión resultó ser magnífica. En el doble pivote Abel tiene mucha calidad con el joven zurdo Danilo, de 20 años, que hizo una gran final de la Libertadores contra el Flamengo y Zé Rafael, un jugador que hace cinco años era un extremo izquierdo regateador y que ahora se ha convertido en un pivote controlador y técnicamente fino. Gustavo Scarpa, jugador que ha sido tres veces líder en asistencias del Brasileirão, tiene una zurda especial. Y aunque la temporada pasada jugó muchas veces como media punta por la derecha, en el actual 3-4-3 de Abel ha sido utilizado más como carrilero por la izquierda. En la delantera, los nombres decisivos. Dudu es el mejor jugador del Palmeiras en los últimos años. Un extremo que tradicionalmente jugaba partiendo desde la izquierda, ha sido desplazado por Abel a la derecha, donde es menos definidor y más creador; sus tres internacionalidades con la Seleção parecen realmente pocas. En la otra banda está Raphael Veiga, un media punta zurdo muy participativo, técnico y con mucha llegada. Tiene un disparo espectacular, como se pudo ver en la final de la Libertadores contra el Flamengo y en los 10 goles que marcó en el último Brasileirão. En el centro, el eléctrico Rony, el mejor jugador del equipo en la Libertadores 2020. En 2021 acabó desplazado al centro del ataque y, dada su increíble velocidad, siempre busca la espalda de los defensores rivales. Lleva dos asistencias y un gol en los tres partidos que ha jugado esta temporada. Joaquín Piquerez, titular del equipo, y Gabriel Verón dieron positivo por Covid-19 y no viajaron con la delegación a Abu Dhabi. Sin embargo, si se recuperan, podrían unirse al grupo.

Abel Ferreira, el actual técnico de Palmeiras, durante su paso previo por el PAOK. Foto: .......
Abel Ferreira, el actual técnico de Palmeiras, durante su paso previo por el PAOK. Foto: ΕΠΕΝ bajo licencia Creative Commons 4.0.

AL-HILAL

¿Por qué está aquí?

“En cualquier caso, sería histórica la final de la Liga de Campeones de la AFC el 23 de noviembre, cuando el Al-Hilal de Arabia Saudí y el Pohang Steelers de Corea del Sur se enfrentaron en Riad. Eran los dos únicos equipos que habían ganado tres títulos asiáticos y uno de ellos iba a llegar al cuarto”, escribió John Duerden. Y vencieron los saudíes por 2-0 con goles de Nasser Al-Dawsari y Moussa Marega. “Los 17 veces campeones saudíes, que habían ganado la Liga de Campeones en 2019 y perdido la final en 2014 y 2017, también cuentan con los que probablemente sean los mejores jugadores extranjeros de Asia”, continuó Duerden. “No hay ninguna razón para que el Al-Hilal no pueda seguir adelante y sea el primer equipo en revalidar el título desde que su rival saudí, el Al-Ittihad, ganó los títulos de 2004 y 2005. Si el equipo no se hubiera visto obligado a retirarse del torneo de 2020 tras un brote de Covid-19, éste podría haber sido su tercer título consecutivo.” Tras una fase de grupos irregular, en la que quedó segundo por detrás del FC Istiklol de Tayikistán, el Al-Hilal dio un paso adelante, eliminando a los dos gigantes iraníes, el Esteghlal, en octavos de final, y el Persepolis, en cuartos, antes de vencer a sus compatriotas del Al-Nassr, en semifinales, y al Pohang Steelers, en la final.

¿Cómo está ahora?

Viene de una buena secuencia con cuatro victorias y un empate en los últimos cinco partidos. Su posición en la liga, sin embargo, no es la deseada: va cuarto, a 10 puntos del Al-Ittihad. El equipo parece haberse relajado después de ganar la Liga de Campeones y en los siguientes cuatro partidos de liga no consiguió ninguna victoria: empató dos y perdió dos. Ahora, a falta de trece jornadas para el final de la liga, los de Leonardo Jardim deberán superar no sólo al Al-Ittihad, sino también al Al-Shabab y al Al-Nassr. Para ello, sin embargo, contarán con dos refuerzos poderosos: Odion Ighalo, que estaba en el Al-Shabab, y Michael, uno de los mejores jugadores del Flamengo la pasada temporada. Ambos llegaron en los últimos días con estatus de titulares y suplen las salidas de Luciano Vietto y Bafetimbi Gomis, que marcó 113 goles en 154 partidos con el club. “Apenas unos días después de que el vigente campeón de Arabia Saudí dejara libre a su delantero estrella Bafetimbi Gomis, anunció la llegada de Odion Ighalo en un movimiento que podría tener importantes repercusiones en la lucha por el título”, escribió Duerden. Ighalo es el máximo goleador de la liga y estaba en un rival directo en la carrera por el título, el Al-Shabab, que va tercero. El Al-Hilal también ha fichado a tres nombres frecuentes en las alineaciones en la Arabia Saudí de Hervé Renard: Abdulelah Al Malki y Saud Abdulhamid del Al-Ittihad y Mohammed Al-Owais del Al-Ahli.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Fueron subcampeones de la Copa Afroasiática -un torneo abolido en 2000 que enfrentaba a los campeones de ambos continentes- en 1992, cuando perdieron ante el Club Africain de Túnez. En su primera y única participación en el mundial hasta ahora (no disputó la Copa Intercontinental) terminó cuarto en 2019 tras perder contra el Flamengo en semifinales y el Monterrey en el partido por el tercer puesto.

¿Quién es su entrenador?

Leonardo Jardim. El técnico con paso por el Braga, el Olympiakos y el Sporting CP, que logró desbancar al PSG en la Ligue 1 en la 2016/17 con esa delantera formada por Bernardo Silva, Thomas Lemar, Kylian Mbappé y Falcao. Desde entonces, sin embargo, el portugués no había tenido mucho éxito en su carrera. Dejó el Monaco en octubre de 2018 y volvió en enero de 2019, pero su segundo ciclo fue bastante negativo. Y tras un año y medio alejado de los terrenos de juego, Jardim aceptó la oferta saudí para ir al Al-Hilal. En tres meses en el club ganó la Liga de Campeones de Asia, la Copa y la Supercopa de Arabia Saudí. Pero en la liga no le va tan bien: va cuarto. Ha jugado en un 4-2-3-1.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

El equipo del Al-Hilal se basa en una mezcla de internacionales saudíes y jugadores extranjeros muy por encima de la media del continente. En la defensa, el pilar es Hyun Soo Jang, que lleva 59 partidos con la selección de Corea del Sur. Pero también son importantes nombres como el central Ali Al-Boleahi, el lateral izquierdo ofensivo Yasir Al-Shahrani, y ahora el portero titular de la selección, Mohammed Al-Owais. En el doble pivote Jardim tiene opciones de muy alto nivel: un internacional como Mohamed Kanno aporta seguridad defensiva, un jugador completo como el internacional colombiano Gustavo Cuéllar, además de Abdulelah Al Malki, titular en la selección y que acaba de llegar del Al-Ittihad y Salman Al Faraj, “uno de los jugadores más refinados del continente”, según Duerden. En ataque el Al-Hilal tiene mucha pólvora: Matheus Pereira, que destacó en la Premier League 2020/21 con el West Bromwich Albion con 11 goles y seis asistencias es el mediapunta. En los costados el internacional peruano André Carillo y el internacional saudí Salem Al-Dawsari, que pasó sin brillo por el Villareal, pero en su país sobresale; fue elegido el mejor jugador de la última Champions League. Como delantero centro, tras la marcha de Bafetimbi Gomis, ha jugado Moussa Marega, que cuando el francés aún estaba en el club jugaba en la banda derecha. Las llegadas de Ighalo y Michael refuerzan aún más el sector ofensivo.

El exjugador del Watford Odion Ighalo ha recalado recientemente en Al Hilal. Foto: ....
El exjugador del Watford Odion Ighalo, ha recalado recientemente en Al Hilal. Foto: Franziska bajo licencia Creative Commons 2.0.

AL-JAZIRA

¿Por qué está aquí?

Porque ganó la última liga del país organizador, Emiratos Árabes Unidos. La conquistó imponiéndose en el tramo final al Baniyas, que acabó segundo a tres puntos. Los 25 goles de Ali Mabkhout, máximo anotador del campeonato, resultaron claves para levantar un título liguero que es sólo el tercero en la historia del Al Jazira (2011, 2017 y 2021), una cifra que lo sitúa lejos aún de los clubes más laureados en el palmarés de la competición (Al Ain, con 13, y Al Wasl y Shabab Al Ahli, con 7).

¿Cómo está ahora?

Viene de asegurarse el primer título de la temporada hace menos de un mes. Se llevó, a partido único, la Supercopa 2021 con una victoria ante el Shabab Al Ahli en la tanda de penaltis. Fue un triunfo muy sufrido, ya que necesitó empatar en el 88′ con un gol de Abdullah Ramadan para forzar el desenlace desde los once metros, y porque lo consiguió sin poder disponer de Ali Mabkhout, lesionado. Sin embargo, su último compromiso antes del Mundial fue una decepción: la eliminación ante el Al Wahda en la Presidents Cup. En liga, el equipo marcha quinto a siete puntos del Al Ain. Está siendo, pues, una campaña más floja que la anterior.

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Va a disputar el Mundial de Clubes por segunda vez, lo que le convertirá en el primer equipo de su país en haber participado en más de una ocasión. La primera, en 2017, fue histórica: logró alcanzar las semifinales y en ellas tuvo contra las cuerdas al Real Madrid, que remontó en el tramo final (2-1) después de que se lesionara el héroe del choque, el guardameta Ali Khaseif, y después de que el VAR anulara el que podía haber sido el 0-2 para el conjunto emiratí. El entonces equipo dirigido por Henk Ten Cate había eliminado previamente al Auckland City (1-0) y al Urawa Red Diamonds (1-0), y finalizó el torneo en cuarta posición tras caer frente al Pachuca (1-4) en el encuentro por la medalla de bronce.

¿Quién es su entrenador?

El neerlandés Marcel Keizer es el entrenador del Al-Jazira desde octubre de 2019, aunque ya lo había dirigido unos meses en 2018, cuando dimitió para firmar por el Sporting Clube de Portugal. Sus títulos de liga y supercopa de Emiratos Árabes en 2021 fueron el tercero y el cuarto de su carrera tras haber conquistado la Copa de la Liga y la Copa en su experiencia en el país luso. Keizer saltó a la fama en 2017 cuando el Ajax le subió del filial y le convirtió en técnico del primer equipo para sustituir a Peter Bosz. Llegó con la fama de hacer jugar muy bien a sus conjuntos, pero su experiencia en el gigante de Amsterdam duró seis meses: en diciembre fue destituido tras una eliminación copera ante el Twente y teniendo al equipo en segunda posición en liga a cinco puntos del PSV Eindhoven. Aunque en el momento de su cese algunos en Países Bajos consideraron la decisión como precipitada, el éxito cosechado por su sustituto, Erik ten Hag, cerró pronto el debate.

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Más allá del mencionado Ali Mabkhout, que llega al torneo lesionado y tras haberse perdido también los choques decisivos de cara al Mundial de Catar con la selección de Emiratos Árabes, el talento diferencial lo ponen los extranjeros. El atacante maliense Abdoulay Diaby, ex del Brujas, el Sporting de Portugal -donde coincidió con Keizer- y el Besiktas, es seguramente el futbolista más reconocido. Rivaliza en este apartado con el sudafricano Thulani Serero, que llegó a estar seis temporadas en el primer equipo del Ajax, y con el extremo brasileño Joao Víctor, ex del Wolfsburgo. Permanece en la plantilla el portero Ali Khaseif, gran protagonista en la anterior aventura en el torneo, y de hecho viene de ser titular con la selección. Los otros jugadores locales con importancia en su combinado nacional son el pivote Ramadan y el central Al Attas.

El neerlandés Marcel Keizer es el técnico de Al-Jazira, que además ejercerá como equipo anfitrión. Foto: Tino Stulen bajo licencia Creative Commons 2.0.
El neerlandés Marcel Keizer es el técnico de Al-Jazira, que además ejercerá como equipo anfitrión. Foto: Tino Stulen bajo licencia Creative Commons 2.0.

MONTERREY

¿Por qué está aquí?

Por haber ganado la CONCACAF Champions League. El de 2021 es su quinto título en diez años, confirmándose como el equipo hegemónico a nivel norteamericano, y lo cierto es que su camino hacia el título fue inmaculado. En octavos de final eliminó a Atlético Pantoja (de República Dominicana) con un 6-1 global. El Columbus Crew fue su siguiente rival, con el cual sufrió en la ida, pues perdía 2-1 hasta el minuto 93, pero un gol de Alvarado igualó la eliminatoria de cara a la vuelta, en la que los Rayados pusieron tierra de por medio con dos goles de Maxi Meza en los primeros 26 minutos. Un golazo de falta del ex sevillista Miguel Layún cerró el cruce de cuartos. En semis, Monterrey masacró a Cruz Azul, especialmente en la vuelta, en la que jugaba fuera de casa: tras un 1-0 en el primer partido con otro gol de Maxi Meza, Monterrey se puso 1-3 en campo de Cruz Azul en el minuto 24 para acabar venciendo 1-4. En la final ante el América de Santiago Solari, Monterrey se ganó el derecho a disputarla a partido único en casa, debido a su mejor actuación a lo largo del torneo. Allí, en el Gigante de Acero, venció por 1-0 con gol de Rogelio Funes Mori después de un error garrafal del central Sebastián Cáceres. Funes Mori acabó la Concachampions a lo grande, anotando tres goles entre las semis y la gran final. Monterrey sumó, de esta forma, su quinta Champions y mantiene un registro perfecto en las finales de esta competición, debido a que ha jugado cinco y las ha ganado todas. De paso, rompió esa misma estadística al América, que había vencido las siete finales de Champions disputadas previamente. 

¿Cómo está ahora?

Monterrey acaba de arrancar su andadura en el torneo Clausura mexicano, en el que de momento ha sumado 5 puntos de 9 posibles, con dos empates en casa ante Querétaro y Cruz Azul y un triunfo contundente ante Necaxa por 0-4. En el torneo Apertura, disputado entre julio y noviembre (simultáneamente con la Concachampions), Monterrey quedó 9º en la fase regular y fue apeado en cuartos de final de las eliminatorias por el título por Atlas, que a la postre fue campeón. Mantiene de forma prácticamente íntegra el esqueleto del equipo que venció la Champions, aunque ha perdido a Charly Rodríguez, uno de los centrocampistas que más minutos disputó en el camino hacia el quinto título continental. 

¿Qué experiencia tiene en torneos intercontinentales?

Hasta la fecha, Monterrey ha disputado cuatro veces el Mundial de Clubes: en 2011, 2012, 2013 y 2019. Las mejores participaciones fueron en 2012 y 2019, cuando terminó en tercera posición tras perder las semifinales y ganar la final de consolación. En el primero de esos años, con la dirección desde el banquillo de Víctor Vucetich, Rayados eliminó a Ulsan Hyundai en cuartos, cayó ante el Chelsea de Rafa Benítez en las semis y doblegó en el partido por el tercer puesto a Al-Ahly de El Cairo. En 2019, con el Turco Mohamed, Monterrey firmó un muy buen torneo, superando en cuartos a Al-Sadd (ya dirigido por Xavi Hernández y anfitrión de esa edición) y compitiendo de tú a tú con el Liverpool de Klopp en semis, que no pudo sellar su victoria por 2-1 hasta el gol de Firmino en el minuto 91. En el duelo por el tercer puesto, Monterrey ganó por penaltis a Al-Hilal. 

¿Quién es su entrenador?

El único e irrepetible Javier Aguirre. Tras pelear como un condenado por la salvación del Leganés (y quedarse muy cerca de conseguirla) en 2020, fue reclutado por Monterrey en diciembre de ese mismo año. En su primer torneo a nivel nacional, Rayados terminó cuarto en la fase regular y posteriormente fue eliminado por Santos Laguna en cuartos de final. La segunda mitad de 2021 trajo el primer título del Vasco con el equipo regiomontano, con la inapelable consecución de la quinta Champions League de la historia del club. Su sistema más utilizado es el 4-3-3 y, como es habitual en Aguirre, ha sabido adaptarse a sus jugadores para sacar lo mejor de ellos, con un equipo que destaca por jugar con laterales que tienen un peso importante en la creación y con extremos muy determinantes, entre los que destaca un Maxi Meza indiscutible en la derecha y las opciones de Jesús Gallardo o Duván Vergara en la izquierda. 

¿Quiénes son sus futbolistas más destacados?

Desde el extremo derecho, Maxi Meza se ha convertido en uno de los futbolistas más determinantes del equipo, siendo quien contribuyó de forma directa a más goles en el camino hacia la Champions: marcó cuatro tantos y dio dos asistencias. De hecho, su alto rendimiento le ha permitido regresar a la selección argentina en este parón de enero. Rogelio Funes Mori, también argentino y punta de lanza de este equipo, es una leyenda viva de Monterrey, pues es el máximo goleador histórico del club con 132 tantos, incluyendo el que dio el título de campeón continental ante América. No hay que olvidar a Stefan Medina y Jesús Gallardo, que son los jugadores que ofrecen amplitud y salida desde los costados, ni tampoco a Esteban Andrada, cuyo buen rendimiento bajo palos también le permitió volver a ser convocado por Argentina hace algunos meses. Héctor Moreno, con una larga trayectoria en Europa y la selección mexicana, es el baluarte defensivo del equipo. Y de cara a este curso, Monterrey ha traído a dos futbolistas interesantes, como el centrocampista Luis Romo (uno de los mejores futbolistas del Apertura 2021 en México) o Duván Vergara, un extremo izquierdo llegado de América de Cali que destaca por su gran velocidad, uno contra uno y capacidad goleadora, si bien aún tiene que pulir la toma de decisiones.

Javier Aguirre (Juancamartos, CC-BY-SA 4.0)
Javier Aguirre es el técnico de Monterrey. Foto: Juancamartos bajo licencia Creative Commons 4.0.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos escritos por: Axel Torres, Toni Padilla, Jaume Naveira, Lucas Duque y Xavi Heras. Foto de portada: Amir Ostovari bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

1 comments

Un torneo MI como pocos. Solicito solemnemente que, acabada la Copa África de Naciones, el patreon se reoriente al Mundial de Clubes. Aunque ya se sabe… ante el vicio de pedir…

En ningún escenario como en este FIFA muestra su torpeza para liderar el fútbol a cualquier escala. Cuando nuestro deporte se encuentra globalizado a niveles estratosféricos, al máximo organismo rector del mismo es incapaz de organizar un torneo de clubes en condiciones. Ni difusión, ni prestigio, ni calidad… ni participación. Mientras Barcelona y Boca son capaces de hacer un hueco para jugar un torneo inventado en plana temporada ¡en Italia! FIFA, con todo el mundo a sus pies, no puede reunir con anticipación ocho equipos que configuren un cuadro decente y representativo para dirimir quién es el mejor quipo del globo.

¡Cómo serán las condiciones económicas del certamen para que haya que recurrir al campeón de la tercera liga de la OFC para encontrar a un representante de esa confederación! Parece que FIFA admite que sólo saben organizar el tradicional Mundial de selecciones nacionales, un éxito que pretenden explotar hasta su extinción. Por no hablar de la calendarización del mismo, fuera del tradicional mes de diciembre y con el campeón egipcio capitidisminuido por la celebración de su propio campeonato continental de selecciones nacionales.

Son muchos los errores (corrupción aparte/mediante). América clama por una unificación de confederaciones para pasar de la Copa Libertadores a una Copa América con la participación de mexicanos y estadounidenses en plenitud con los equipos del cono sur. Mientras la OFC agoniza por el desprecio de alguno de sus componentes (también FIFA mediante). En este contexto la pregunta no es si el proyecto de Superliga llegará a cuajar alguna vez, sino cuándo.

Y, sin embargo, este debería ser el torneo definitivo, la “Superliga” de todos. La competición cenital de la pirámide global del fútbol. La mísera deriva del Mundial de Clubes es la representación de un sistema (el federativo) que quizás se encuentra explotando los últimos estertores de protagonismo a primer nivel. Como antes en el tenis o en el baloncesto, los gerifaltes federativos no ven venir el “Armagedón” enfrascados como están en exprimir hasta la última gota la “gallina de los huevos de oro”. Se avecina una nueva era donde la unidad y la interconexión del fútbol mundial saltarán por los aires. Por más que nos duela, los nuevos reyes contarán con juglares por doquier que nos convencerán de que el nuevo orden viene a derribar torneos decadentes como este para sustituirlos por superligas armadas sobre una constelación de estrellas. Y sin embargo, aún teniendo razón, algunos seguiremos prefiriendo un torneo como este. Quizás no por lo que es, sino por lo que podría haber sido… lo que debería haber sido…

Responder a José Antonio Cancelar respuesta

*