El cuento de hadas del AS Pirae, de Tahití a Abu Dhabi

Le Diadème de Tahiti. Foto: GORKA JEANMARIE bajo licencia Creative Commons 4.0.

“Lo recibieron como un regalo de Navidad”, cuenta a MarcadorInt Benoît Vulvin, ex preparador físico de la Association Sportive Pirae, el representante de Oceanía en esta edición del Mundial de Clubes. “Un amigo mío que es jugador del AS Pirae, Benoît Mathon, su goleador, me contó cómo sucedió. Se enteraron de la noticia por el segundo entrenador porque el presidente y el entrenador estaban de vacaciones”, continúa Vulvin. Bertrand Prévost, escribiendo en La Dépêche de Tahiti, apuntó en el mismo sentido: “Es un magnífico regalo de Navidad el que le cayó el viernes pasado al club de fútbol AS Pirae. La Federación Internacional de Fútbol (Fifa) invitó al club a participar en el Mundial de Clubes que se celebrará en Emiratos Árabes Unidos el próximo mes de febrero.”

Y, efectivamente, la noticia recibida en las oficinas del AS Pirae el 24 de diciembre de 2021 llegó como un regalo de Navidad. El Auckland City, club con más títulos de la Liga de Campeones de la OFC (Confederación de Fútbol de Oceanía), no podía participar en la competición debido a la normativa neozelandesa relativa al Covid-19. Así que se invitó al Tiga Sport, campeón de Nueva Caledonia, pero por falta de jugadores vacunados, el equipo no pudo aceptar la invitación. Fue entonces cuando llamaron a los campeones de Tahití de la temporada 2020/21. “La nominación se basó en principios de mérito deportivo, acordados por la FIFA, teniendo en cuenta varios criterios deportivos y proporcionando una oportunidad justa a los clubes para ser seleccionados”, declaró la OFC. El Pirae no es el club con más títulos de la Tahiti Ligue 1; tiene 10, al igual que el AS Vénus. El gran campeón es el AS Central Sport, con 21. Pero el Pirae ha tenido un buen rendimiento en los últimos años. “El AS Pirae es uno de los clubes más importantes de la Polinesia porque tiene una historia con títulos. Pero también tuvo algunos años difíciles”, afirma Vulvin. “Sin embargo, desde que el nuevo presidente del club, Heimana Salem, asumió el cargo hace cuatro años, su objetivo ha sido reestructurar el club y convertirlo en el más importante del país y uno de los mejores del Pacífico, no sólo con su primer equipo, sino también con su academia de fútbol. Está haciendo un gran trabajo, es muy comprometido.”

https://twitter.com/TahitinuiTV/status/1487986292000313345?s=20&t=IBE7LhwDgZ91op0QeRVC7A

“Eso les hizo brillar los ojos”, dijo Vulvin sobre la reacción de los jugadores de Les Oranges, que es como se conoce al Pirae, cuando supieron que iban a participar en el Mundial. “Y eso les motivó a trabajar el doble en los entrenamientos para representar no sólo al club sino también al país.” Le pays, Tahití. Esa isla en medio del Océano Pacífico, que forma parte de la Polinesia Francesa, que a su vez pertenece a Francia. Un lugar que evoca bellos paisajes, deportes acuáticos y un estilo de vida sosegado. “El fútbol en Tahití es el segundo deporte más practicado después del Va’a”, explica Benoît. Va’a en tahitiano significa canoa, y es uno de los deportes más difundidos en el Pacífico. Es uno de los rasgos fundamentales de la cultura polinesia. Ya vimos su importancia para los tahitianos en la Copa Confederaciones de 2013, cuando los jugadores, tras marcar su único gol en el torneo, en la derrota por 1-6 ante Nigeria, lo celebraron como si estuvieran remando. El autor de ese tanto, el central Jonathan Tehau, juega en el Pirae y se espera que sea titular en el partido contra el Al-Jazira. Marama Vahirua, que dio la asistencia, fue uno de los jugadores más exitosos de la historia del fútbol tahitiano. Jugó en equipos de la élite francesa como Nantes, Nice, Lorient, Nancy y Monaco. En el Nantes ganó la Coupe de France, en 2000, y la liga, en 2001. Al final de su carrera decidió volver a Tahití para jugar en el Pirae.

Con Vahirua en el terreno de juego, el Pirae protagonizó un partido épico en la séptima ronda de la Coupe de France de 2015/16, cuando perdió por 5-6 ante el GSI Pontivy, que hizo el viaje desde la Bretaña hasta Tahití para jugar en el estadio Pater Te Hono Nui, un recinto con capacidad para unas 15.000 personas, lo que equivale a algo más de los 14.000 de habitantes de Pirae. El autor de uno de los goles de Les Oranges fue Naea Bennett, hijo de Erroll Bennett, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol del país. Actualmente, Naea se encuentra en Abu Dhabi con el grupo del Pirae; es el entrenador del equipo. “Nos enfrentaremos al Al-Jazira, un equipo local que compite en la liga de Abu Dhabi con jugadores profesionales a los que se les paga sólo para eso”, dijo Bennett en una entrevista. “Es un equipo que está por encima de nosotros, pero es viable. Tenemos nuestra propia forma de jugar y trataremos de pulir los detalles, nuestra cohesión y nuestra forma de defender en bloque.”

Y sí, Bennett habló de jugadores a los que “se les paga sólo para eso”, porque en el Pirae no es así. “Todos los jugadores son amateurs”, comenta Vulvin. “Así que o tienen un trabajo aparte o están todavía en la escuela.” El delantero Rooarii Tinirauarri, por ejemplo, que es policía, tuvo que escribir una carta al jefe de policía de Tahití pidiéndole permiso para viajar. “Tenía mucho, mucho miedo”, dijo el jugador de 24 años en una entrevista. “Estaba temblando cuando escribía la carta. Estaba muy preocupado porque era un aviso muy tardío y pensé que consideraría que el fútbol es un pasatiempo y diría que no. Pasé noches sin dormir. Estaba convencido de que diría que no. Pero entonces me dijo: ‘Es un honor que un policía juegue en el Mundial de Clubes. Tú vas. Representarás a todos los policías de Tahití’. No puedo explicar lo agradecido que estuve. Y aquí estoy. Me siento como un personaje de una historia de cómic”.

Si quieres encontrar cualquier información sobre el Pirae, lo tendrás complicado. El club no tiene ni página web ni Instagram ni Twitter. Pocas veces se ha visto un contraste de realidades tan marcado como éste en una competición internacional. El Al-Jazira, su rival en el torneo, es uno de los clubes más ricos de los Emiratos Árabes Unidos. Su entrenador es Marcel Keyzer, ex técnico del Ajax, que hace unos años dirigía a Bruno Fernandes en el Sporting CP. En su plantilla figuran jugadores como Abdoulay Diaby, João Victor, Thulani Serero y Miloš Kosanović, todos ellos con paso por la élite del fútbol europeo. Les Oranges, por su parte, sólo pudieron permitirse hacer una vez las pruebas para el Covid a sus jugadores antes de viajar a Abu Dhabi. Antes del viaje, siete jugadores dieron positivo. “Para los que se preguntan por qué no hicimos varias rondas de pruebas”, explicó un miembro del personal del equipo en una entrevista, “el coste de las pruebas de PCR para una delegación de 35 personas es de 3.500 euros, por lo que se puede entender que es complicado para una asociación deportiva sin ánimo de lucro asumir esos gastos, además de todos los demás”, aclaró. “La franja horaria que elegimos era la más lejana posible, ya que teníamos que presentar un test negativo con una validez de 48 horas antes de la fecha de llegada. Como esta variante no manifestaba ningún síntoma, desgraciadamente los jugadores no pudieron anticiparse a los resultados.” Sólo 15 jugadores hicieron el viaje desde el Aeropuerto Internacional de Tahití Faa’a, con conexiones en Los Ángeles y París, hasta Abu Dhabi. Unos días más tarde, tres futbolistas que dieron negativo en una nueva prueba pudieron incorporarse al equipo: el central Tehau, autor del único gol de la selección en la Copa Confederaciones, el goleador Mathon, amigo de Benoît Vulvin, y el portero Teva Durot.

Benoît Vulvin y los jugadores del AS Pirae. Foto cedida a MarcadorInt por Benoît Vulvin.
Benoît Vulvin y los jugadores del AS Pirae. Foto cedida a MarcadorInt por Benoît Vulvin.

Sin embargo, antes de partir hacia Oriente Medio, el Pirae sufrió un duro revés contra el AS Vénus, uno de sus rivales en la carrera por el título de liga, al perder por 0-1. Tras nueve jornadas, el Pirae va tercero, a nueve puntos del líder, el AS Dragon, a pesar de tener un partido menos. Eso sí, en los últimos años, el club ha destacado en Tahití. “Fui su preparador físico durante las temporadas 2019/20 y 2020/21”, recuerda Vulvin, que ahora vive en Francia. “Fuimos bicampeones y llegamos a una final de copa. Fue una gran experiencia.”

“¿Será capaz el Pirae de ganar este primer partido crucial para evitar una salida anticipada de los Emiratos Árabes Unidos?”, se preguntaba La Dépêche de Tahiti. “Por supuesto que creo en la hazaña contra el Al-Jazira”, dice Vulvin. “Es un excelente grupo que viene bien y tiene enormes cualidades. Cuenta con jugadores experimentados que ya disputaron la Copa Confederaciones con la selección y algunos jóvenes muy prometedores. Es una buena mezcla. Este equipo sorprenderá a mucha gente.”

Pese a ser una tierra apasionada por el Va’a, el fútbol también tiene su lugar en el corazón de los tahitianos. “Los partidos reúnen a mucha gente, sobre todo cuando se trata de partidos grandes”. Se espera que cuando el AS Pirae salga al terreno de juego del estadio Mohammad Bin Zayed, todo el país esté despierto para ver a sus compatriotas participando de una cita tan importante. Y es que el partido se disputará a las 6:30 de la mañana, hora local. “Los jugadores están entusiasmados con lo que supone esta experiencia. Es una oportunidad para que muestren su talento y puedan competir con jugadores profesionales. Es la oportunidad de sus vidas”, afirma Vulvin. “Y encima es un viaje hermoso”.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: GORKA JEANMARIE bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

Deja un comentario

*