Bale golpea en el momento oportuno

Gareth Bale of Real Madrid celebrates scoring his sides 2nd goal during the UEFA Champions League Final at the Olympic Stadium, Kiev
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
26/05/2018

Cualquier titular relativo a la segunda semifinal del Mundial de Clubes debe incluir el nombre de Gareth Bale. Con tres goles en su cuenta, el extremo galés inclinó la balanza en favor del Real Madrid ante un Kashima Antlers al que le faltó tanto mordiente para intimidar con frecuencia a Courtois como seguridad en su propia área. El campeón de la Champions asiática espesó por momentos al Real Madrid, pero rara vez el equipo de Santiago Solari se sintió amenazado. Quizás en el arreón inicial, en los primeros cinco minutos, cuando Serginho puso a prueba a Courtois y luego puso el miedo en el cuerpo con un córner al primer palo que nadie terminó de empujar al fondo de la red. Sin embargo, tampoco el Real Madrid brilló. No sufrió, pero tampoco se impuso con una contundencia abrumadora a su adversario. O al menos no lo hizo hasta que Gareth Bale rompió el partido con su contundencia en el remate a puerta.

Kashima Antlers 1 (Doi 87′)
Real Madrid 3 (Bale 44′, 53′, 55′)

Kashima Antlers vs Real Madrid - Football tactics and formations

Gareth Bale fue el cabo suelto que Kashima Antlers nunca logró descifrar. El Real Madrid movió la pelota con lentitud, de forma previsible, pero encontró en la banda izquierda un resquicio por el que atacar al conjunto japonés. La circulación de balón era espesa, pero el Real Madrid al menos lograba acelerar el juego cuando se juntaban Marcelo, Bale y en ocasiones también Benzema. El nervio del delantero francés, agitador entre líneas y con sus permanentes caídas a banda, abría puertas para los desmarques al espacio de Bale, la principal amenaza del Real Madrid. De esa forma llegaron las principales aproximaciones del elenco blanco, con el galés acelerando y pisando la línea de fondo para centrar o disparar. Nishi nunca supo cómo contener las carreras del extremo de Cardiff, que además asestó un golpe duro a Kashima antes del descanso en una jugada repetida de forma recurrente a lo largo de la primera mitad. Bale tiró una pared con Marcelo, atacó la espalda del lateral derecho japonés y cruzó la pelota para batir a Kwon Sun-Tae justo antes del descanso. Cuando Kashima se encontraba cerca de tachar uno de sus objetivos a corto plazo en su lista de aspectos a cumplir para sobrevivir contra el campeón de Europa, Bale apareció para forzar un cambio de planes que incluso llevó a Go Oiwa a trasladar a Nishi al centro del campo e introducir a Uchida para intentar frenar a Gareth Bale.

No obstante, el Real Madrid atajó cualquier atisbo de reacción de Kashima Antlers en el segundo tiempo. Avisó de su poderío ofensivo con una ocasión muy clara de Benzema justo salir del túnel de vestuarios y pronto un error en cadena de la zaga japonesa hundió cualquier esperanza de remontada en el campeón asiático. Se equivocó Yamamoto con un pase atrás muy comprometido que no resolvió nada bien Jung Seung-Hyun, que no se entendió con su guardameta. El central intentó despejar el balón y se lo terminó regalando a Gareth Bale, que no dudó en castigar el grosero error de la retaguardia asiática. Sin tiempo para digerir el segundo gol llegó el tercero, en otra acción que resolvió el extremo galés tras combinar con Marcelo. Sacó de centro Kashima Antlers y la siguiente vez que se interrumpió el juego volvió a servir desde el círculo central porque Bale acababa de celebrar el tercer gol del Real Madrid.

A partir del golpe sobre la mesa del primer cuarto de hora posterior al descanso, el Real Madrid se dedicó a administrar fuerzas y dejar correr el reloj. Bajó las revoluciones y también la tensión en el equipo de Solari, que dio descanso a Bale y Lucas e introdujo tanto a Isco como a Asensio. El balear, sin embargo, se marchó lesionado para dar entrada a Casemiro, que volvió a disputar un partido oficial tras un mes de ausencia. Kashima aprovechó la situación para maquillar el marcador con un gol de Shoma Doi, pero resultó insuficiente para devolver la emoción a un partido sentenciado a la hora de juego gracias a la contundencia de Gareth Bale. El Real Madrid evitó una final entre representantes asiáticos: el próximo sábado defenderá la corona ante Al Ain.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Tremendo, hat trick y buen partido. Me tiene desconcertado Bale, no sé en qué posición debe jugar, pero parece que Solari tiene claro que partiendo desde la izquierda. Si es así, no imagino a Hazard fichando por el Real Madrid. Falta ver si no se lesiona.
Esto deja sin demasiado margen a Vinicius, e igualmente a Rodrygo. Veis a ambos cedidos en pack al Valladolid de Ronaldo? Los conoce bien, su agencia los representa, participó en el fichaje de ambos y ya ha dejado caer que le interesaría al menos la cesión de Vinicius. Con Bale en la izquierda, más Isco, Asensio y Ceballos, que se pueden ubicar ahí, no sería mala opción.
Veo al Real Madrid muy favorito en la final.
Por cierto, bombazo de mercado, Lucas al Bayern! Sabéis si siguen interesados en Pavard? Veis a ambos titulares? Si Kimmich pasa al pivote y Alaba le acompaña, una defensa Neuer, Lucas, Hummels, Sule, Pavard es tremendamente sólida, y el medio campo con Kimmich, Alaba y Goretza igual. Habría que pensar en los 3 de arriba, ya que Ribery y Robben no siguen, Lewandowski podría marcharse, Coman está tocado con las lesiones y Wagner es suplente claro.
Personalmente, me gustaría que siguiera el polaco y se apostara por Thorgan Hazard, está listo para un gran reto. El tercero en discordia, Muller.
Saludos!

Sin duda Asia ha dado un gran paso adelante en el fútbol mundial y este campeonato viene siendo un termómetro muy interesante al respecto de cómo avanza cada zona continental.

Lo que no me queda claro es la repercusión de la llegada a la final del Al Ain y las buenas actuaciones de Kashima en la prensa internacional. Desde Europa está todo tan condicionado al desprestigio del torneo que se hace difícil entender el impacto que este tiene realmente a nivel global. Aunque hay que reconocer que FIFA ha tenido muy poco acierto organizativo a la hora de sustituir a la Intercontinental. Eso no ayuda.

Deja un comentario

*