Firmino acaba con la resistencia de Flamengo

Roberto Firmino of Liverpool in action against Red Bull Salzburg during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
02/10/2019

El Liverpool ya se ha convertido en un equipo casi inmune al sufrimiento. Un equipo que ha elevado su umbral del dolor y que ha aumentado su capacidad de resiliencia en la adversidad. Ha perdido el vértigo. Ya no solo resulta un adversario imparable bajo el calor que emana Anfield en cada partido como local, en el que nadie puede dar ningún resultado por sentado hasta que el árbitro ha indicado el final y ambos equipos se están duchando en los vestuarios, sino que tras un puñado de derrotas muy dolorosas en los inicios de la era Klopp ha ido endureciendo su piel. Lo demostró el curso pasado cuando tuvo que afrontar situaciones límite a lo largo de la Champions League y lo evidencia su arranque de campaña en la Premier League, donde solo se han dejado dos puntos tras 17 jornadas disputadas. La enésima muestra fue la consecución del Mundial de Clubs, que anduvo cerca de atragantársele a los reds tanto en la semifinal ante Monterrey como en la final ante Flamengo. El Liverpool acudió al torneo mermado por las bajas en la medular y el eje de la defensa, pero acabó imponiendo su ley en la prórroga ante el campeón de la Copa Libertadores.

Liverpool 1 (Firmino 99′)
Flamengo 0

Flamengo vs Liverpool - Football tactics and formations

Flamengo compitió a buen nivel ante el equipo de moda en el fútbol europeo sin traicionar su esencia. Jorge Jesús apostó por la alineación de siempre, aunque matizó el comportamiento de algunos de sus futbolistas. En esta ocasión Bruno Henrique empezó partiendo desde la banda izquierda y Gabigol se asomó a menudo en el sector derecho para dar aire al cuadro brasileño a la hora de atacar la espalda de los ofensivos laterales del Liverpool, a la par que Everton Ribeiro flotaba entre líneas para intentar dirigir algún contragolpe. Le costó un rato asentarse en el encuentro, cerca de un cuarto de hora que el Liverpool a punto estuvo de aprovechar para encarrilar la final. Con balones verticales a la espalda de la defensa rubronegra, el Liverpool mandó un par de avisos en los cinco minutos iniciales.

Sin embargo, el dominio inglés fue irregular a lo largo del partido. Mandó con autoridad en el arranque, pero poco a poco Flamengo fue imponiendo un ritmo de juego algo más lento. El campeón de la Libertadores procuró mover la pelota con paciencia, a menudo en zonas intrascendentes, para que el Liverpool no le agrediera. Y procuró mover la pelota sin exponerla a una pérdida comprometida en el carril central. Alternó la salida por las bandas con balones más largos y se sintió cómodo cuando Arao pudo jugar de cara y marcar los tiempos de la circulación con su clarividencia en la distribución. Una vez el cuero alcanzaba el último tercio, el ataque debía resolverse de forma vertical con los envíos de De Arrascaeta, Gerson o Everton Ribeiro y la velocidad de Bruno Henrique. El ‘27’ de Flamengo, una de las estrellas del doblete (Brasileirao y Libertadores), siempre ofreció esperanza al equipo de Jorge Jesús. Su velocidad punta y potencia para atacar los espacios lo convierten en una amenaza para desplegarse a la contra y su arrancada en distancias más cortas también le sitúan como un foco de desequilibrio. Incluso cuando parte desde posiciones muy retrasadas como en el primer tiempo, pues no escatima ninguna energía en el esfuerzo defensivo.

Manager Jorge Jesus of Benfica during the UEFA Europa League match at White Hart Lane, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 13/03/2014
El Flamengo de Jorge Jesús logró que el Liverpool no generara demasiadas ocasiones de gol. Foto: Focus Images Ltd

En este escenario de partido, al Liverpool le costó robar en zonas favorables para correr y hacer daño a la contra. Perdonó un par de ocasiones claras en los primeros minutos y Firmino se topó con la madera nada más arrancar el segundo tiempo, pero en líneas generales Diego Alves apenas tuvo que intervenir en toda la final. Los de Klopp no adelantaron en exceso las líneas de presión, quizás para que Bruno Henrique no castigara su espalda, y las mejores jugadas de ataque nacieron de irrupciones de Arnold, envíos largos de Van Dijk y Henderson o toques entre líneas de Firmino, el atacante más inspirado a la hora de asociarse y desequilibrar en la final. La retaguardia apenas sufrió, aunque Alisson se vio obligado a realizar un par de intervenciones de mérito para evitar que Flamengo transformara sus mejores aproximaciones en gol. Consciente de su calidad y con la cantidad ingente de partidos inclinados a su favor en los últimos minutos, el Liverpool jugó sus cartas con la paciencia del depredador que espera el momento idóneo para atacar a su presa.

Anduvo cerca de inclinar la balanza en el tiempo de descuento, cuando el árbitro indicó un penalty sobre Mané que finalmente no se señaló tras la intervención del VAR, y se acabó imponiendo en la prórroga. Prácticamente en la primera acción de contragolpe que pudo armar a lo largo de la final, el Liverpool liquidó a Flamengo. Una acción de ataque brasileña que no terminó en un remate a portería derivó en una transición veloz en la que Henderson encontró a Mané. El senegalés contemporizó y esperó a Firmino para asistir al brasileño, que volvió a marcar el gol de decisivo como ya hiciera en la semifinal contra Monterrey. La erosión de todo el partido y el poso del Liverpool hicieron el resto. Los ingleses gestionaron el resultado favorable sin excesivos apuros salvo por la última ocasión de la final, ya en el minuto 119, cuando Lincoln remató dentro del área pero no pudo dirigir su tiro a portería. Sin excesivo brillo pero con autoridad, con la determinación de quien ya acumula un buen puñado de medallas en sus vitrinas, el Liverpool conquistó el primer Mundial de Clubes de su historia antes de regresar a Inglaterra y volver a la rutina. Porque la elevada exigencia de su día a día es el principal motor del Liverpool esta temporada: necesita mantener la consistencia exhibida hasta ahora para sellar un título que se la ha resistido durante 30 años.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*