Con más sudor del previsto

bale portada

El Real Madrid-Al Jazira fue un encuentro mucho más sufrido de lo que probablemente nadie imaginaba. No fue hasta el minuto 81 cuando un recién ingresado Gareth Bale culminó con maestría una asistencia de Lucas Vázquez para finiquitar una semifinal que al conjunto blanco se le había complicado bastante. Pues, aunque es verdad que nunca dio sensación real de que la eliminatoria peligrara para el combinado de Zidane, el Al Jazira pudo ponerse 0-2 entrada la segunda parte y, como se pudo ver, el estado de salud actual de la entidad madridista no le permite mantener la estabilidad en momentos así.

Real Madrid 2 (Cristiano Ronaldo 53′, Bale 81′)
Al Jazira 1 (Romarinho 41′)

rΩ
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics

El inicio del encuentro estuvo marcado por un clarísimo nombre propio: Ali Khaseif. El Madrid aterrizó bien al encuentro y comenzó a generar ocasiones con bastante soltura, pero se encontró un guardameta que las paraba de todos los colores. No eran intervenciones demasiado ortodoxas y parecía que esa particular forma de atajar acabaría saltando por los aires en algún momento, pero lo cierto es que el portero emiratí llegó a desesperar a los atacantes blancos, que no supieron como batirle. Se volvió a evidenciar que la falta de puntería del Madrid, al contrario que su mal juego, no se presenta como algo circunstancial, sino que es un defecto estructural notable que le debilita en las noches importantes. Necesita a Bale sano para arreglarlo.

Ronaldo adelantó al Real Madrid. Foto: Focus Images Ltd
Ronaldo empató el partido. Foto: Focus Images Ltd

El Al Jazira defendía por acumulación de hombres y apenas tenía un plan definido para atacar, pero la calidad de Boussufa y la tremenda velocidad de piernas de Romarinho y Mabkhout les volvía autosuficientes al contragolpe. Como el Madrid además se exponía mucho para atacar y proyectaba a sus laterales muy profundos, a menudo los atacantes emiratís se encontraban en situaciones de 2vs2 o 3vs3 para quedarse solos delante de Keylor Navas. Así fue como el conjunto de ten Cate se adelantó en el marcador, y también como pudo ampliar su ventaja en alguna ocasión.

El plan blanco para remontar fue excesivamente rudimentario y precipitado. Lejos de serenarse y asumir que era muy superior en calidad, el Real Madrid acudió a eso que tantas veces ha hecho esta temporada cuando las cosas no le salen: los centros al área. Al final las cosas cayeron por su propio peso y el conjunto blanco acabó dando la vuelta al marcador con la inestimable ayuda de Gareth Bale, pero la impresión es que Gremio no le va a permitir al Madrid ganar jugando así.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

Deja un comentario

*