Alemania marca diferencias en las áreas

Germany Women players mob goal scorer Giulia Gwinn during the FIFA Women's World Cup 2019 match at Roazhon Park, Rennes
Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989
08/06/2019

La buena puesta en escena de España resultó insuficiente para puntuar ante Alemania, una de las grandes candidatas a ganar el Mundial femenino en Francia. La selección española mostró una versión mucho más vertical que la del debut ante Sudáfrica, con Nahikari García en punta de ataque para buscar la espalda de las centrales alemanas y con Jennifer Hermoso con mayor libertad entre líneas para hilvanar el juego español, pero al equipo de Jorge Vilda le volvió a faltar una mayor contundencia en el remate. Agitó el partido, generó más ocasiones y desordenó el sistema defensivo teutón en la media hora inicial, pero echó de menos una autoridad superior en las dos áreas ante un elenco con más experiencia en las rondas finales de los grandes torneos. Las vigentes campeonas olímpicas aguantaron el chaparrón durante 25 minutos, achicaron agua y acabaron golpeando a España en el momento más delicado.

Alemania 1 (Däbritz 42′)
España 0

Alemania vs Espana - Football tactics and formations

La introducción de Nahikari en punta dotó a España de mayor velocidad para atacar el espacio entre las centrales y la portera Schult. En un partido que brindaba más metros a la espalda de la defensa, con un rival algo más abierto y propositivo que Sudáfrica, Nahikari se convirtió en una pieza vital para intimidar. Cualquier balón largo lo podía pelear la delantera de la Real Sociedad, una bala en carrera, y penalizaba cualquier duda en la zaga teutona. Ya amenazó a los treinta segundos de juego cuando una indecisión estuvo cerca de salir cara a la selección alemana y unos minutos más tarde dispuso de una ocasión ante Schult que resolvió mal. La capacidad intimidatoria de Nahikari, unida a una elevada presión de España y la precisión quirúrgica de Virginia Torrecilla en los pases filtrados entre líneas, puso en jaque a Alemania en los primeros compases del partido. El cuadro germano no conservaba el balón tanto como le gustaría y los envíos a Popp, su referencia para descolgar pelotazos en largo, eran más imprecisos porque en ocasiones el primer pase ya llegaba forzado bajo presión. España adelantó sus líneas y confió en la velocidad de Irene Paredes, monumental en las correcciones y rectificaciones, para anticiparse y ganar duelos que permitieran a España dominar con autoridad los primeros minutos.

La voluntad de acabar las jugadas también quedó patente en España, que procuró no dejar cabos sueltos que propiciaran contragolpes alemanes. Sin embargo, poco a poco, Alemania fue ganando metros. El cuadro teutón hizo pie en el partido, aglutinó mayor posesión y pudo adelantar líneas. Tras el portentoso inicio español, se pasó a jugar más lejos del área de Schult. Los movimientos incisivos de Gwinn y Huth, siempre una amenaza al espacio, suponían una amenaza entre central y lateral en el elenco español, sobre todo cuando Popp ejercía de elemento de atracción para arrastrar a una defensa y bajar el balón para quien se incorporara desde la segunda línea. Una de las beneficiadas fue Sara Däbritz, puro despliegue en ataque gracias a su motor para pisar el área contraria.

Alexandra Popp of Germany Women during the FIFA Women's World Cup 2019 match at Roazhon Park, Rennes Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989 08/06/2019
Alexandra Popp remató de cabeza en la acción inmediatamente anterior al gol de Däbritz. Foto: Focus Images Ltd.

Las mejores jugadoras de Alemania se juntaron al borde del descanso para adelantar a la favorita en una de sus primeras aproximaciones verdaderamente peligrosas. Tras un par de conatos, Huth cayó por la banda derecha, puso un centro a la cabeza de Popp y Paños no pudo blocar el remate de la delantera alemana. El balón quedó muerto en el área pequeña y Däbritz lo atacó con mayor determinación que Marta Torrejón, que no vio venir a la centrocampista vestida de blanco. Tras una primera mitad de muy buen nivel, especialmente en los 30 minutos iniciales, España se veía por detrás en el marcador al paso por los vestuarios.

Con el resultado a favor, Alemania concedió muchos menos espacios a España. Replegó, juntó las líneas y brindó a la selección de Vilda el escenario en el que menos cómoda se siente. Sin metros entre las defensas y Schult, Nahikari García tuvo un impacto menor. Mejor le sentó la entrada de Lucía García, la especialista a la hora de agitar los partidos en la selección española. La extremo del Athletic Club volvió a subir las revoluciones del ataque español, encarando por la banda derecha, aunque se topó con una sólida zaga alemana. Incluso con el paso de los minutos, Alemania acabó retrasando la posición de Popp para que defendiera en el doble pivote junto a Goeßling, mandó a Däbritz a tapar la banda izquierda y buscó rematar el partido a la contra con la velocidad de Bühl y Magull, piezas de refresco en la segunda mitad. Así resistió el asedio que propuso España, aliñado por los toques de calidad de Patri Guijarro y sobre todo de Aitana Bonmatí. Por segunda jornada consecutiva, Alemania ganó por 1-0 y demostró las fortalezas que la sitúan como aspirante al título: puntualidad en el área rival, vigor en defensa y compromiso colectivo el día en el que no estaba una de sus estrellas, la talentosa mediapunta Marozsan. Con su pleno de puntos ya están en octavos, mientras España deberá completar sus deberes en la tercera jornada ante China.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*