Estados Unidos desafía a Europa

Elise Bussaglia of France Women is dejected after they lose the 2019 FIFA Women's World Cup match at Parc des Princes, Paris
Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989
28/06/2019

No someten. Tampoco gobiernan. Pero aplastan y vacunan cuando corresponde. Acaban imponiéndose por una mezcla equilibrada de potencia, oficio, escudo, contundencia y creencia. Aunque el marcador fuera exiguo, parte de su mérito residió en reducir a la mínima expresión el ingente potencial de la anfitriona. Pese a que en los últimos diez minutos Francia se volcara con todo y consiguiera estrechar distancias en el marcador con el gol de Renard tras una falta lateral botada por Thiney, Estados Unidos supo resistir con bastante entereza. Eso sí, se vio apurada por momentos, como es normal cuando suena la corneta en casa de la anfitriona.

Francia exigió desde el balón parado, con Renard y Henry como máximas amenazas, y gracias a dos lanzadoras sublimes como Majri y Thiney. La veterana mediapunta se marcó un auténtico partidazo, activando a sus compañeras mediante pases profundos y aportando un punto necesario de criterio y poso entre tanta precipitación. El conjunto galo pudo empatar pero ni la árbitra ni el VAR apreciaron penalti en un disparo que rebotó en el brazo casi pegado al tronco de la lateral estadounidense O’Hara. Apenas lo despegó y ocupaba una posición bastante natural. Esa debe de haber sido la interpretación para no señalar la pena máxima. La tecnología también sirvió para anular el que hubiera sido el 0-3 por un milimétrico fuera de juego. Y como gran figura, de nuevo, emergió la carismática y contestataria Megan Rapinoe. Primero con una falta lateral botada con veneno que nadie acertó a despejar –gol parecido al que se consiguió contra Suecia, también al inicio del partido– y segundo con un golpeo certero tras un centro pasado de Heath al segundo palo.

Francia 1 (Renard 81’)
Estados Unidos 2 (Rapinoe 5’, 65’)

USA vs Francia - Football tactics and formations
Estados Unidos atropella desde el saque inicial. Lanzan una tormenta de ferocidad que siempre está teniendo premio en este Mundial. Han conseguido abrir la lata en cada uno de sus cinco encuentros antes del primer cuarto de hora de partido. Y casi siempre con una acción a balón parado, ya sea una falta lateral, como ante Francia; un saque de esquina, como ante Suecia; o un penalti, como ante España. Son una máquina infalible de golpear primero y rápido.

A partir de ahí, las americanas lograron alcanzar un escenario tremendamente favorable para sus intereses que tan solo se resquebrajó en el tramo final por la urgencia francesa y el gol de Renard de cabeza. Prácticamente tuvieron el partido bajo llave todo el encuentro, ofreciendo grandes dosis de orden, agresividad en los duelos y facilidad en el despliegue. Es muy difícil imponerse a un centro del campo formado por Mewis, Lavelle y Ertz, quien acababa fusionándose con la línea defensiva componiendo una de cinco.

Kadidiatou Diani of France Women and Megan Rapinoe of USA Women during the 2019 FIFA Women's World Cup match at Parc des Princes, Paris Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989 28/06/2019
Megan Rapinoe marcó los dos goles de Estados Unidos. Foto: Focus Images Ltd.

Francia se sintió incómoda en la primera parte como demuestra el hecho de que no registró ni un solo disparo entre palos. Apenas entró en temperatura Le Sommer, la jugadora más desequilibrante del conjunto de Corinne Diacre en tres cuartos de campo. Eso sí, la mayoría de intentonas llegaron por su banda pero gracias a la siempre incisiva Majri, que es un auténtico puñal cuando se descuelga con alegría al ataque. Su homóloga en cuanto a colmillo por la derecha fue Diani, exuberante aunque imprecisa. Y en el área, aislada y con la testa a punto, Gauvin, que no supo darle dirección a la mayoría de sus cabezazos.

Por su parte, Estados Unidos se sintió arropada, para nada agredida o sacudida, sabedora de su potencial físico, de su estabilidad defensiva y de la fantástica capacidad de plantarse en área rival con solo dos pases y unas cuantas zancadas. Firmaron hasta cinco disparos a portería en el primer acto, como si fuera consigna probar a la inestable Bouhaddi, cuyo trabajo se ve siempre reducido y protegido gracias a la amurallada pareja que forman Mbock y Renard. En la segunda, Francia ganó estabilidad e intención en su juego pero no pudo incidir en una Estados Unidos cada vez más abrigada y cómoda al contraataque.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Sigue sin aparecer Morgan, que desde los cinco goles del primer encuentro ante Tailandia no ha vuelto a ver portería. Y, por sorprendente que parezca que la gran candidata al título no tenga a su delantera de cabecera con fiebre goleadora, Estados Unidos no se resiente. Rapinoe tira de galones, Heath profundiza y golpea con ambas piernas por igual como si fuera lo más normal del mundo, Mewis pisa el área con poderío y Dunn amenaza desde el lateral izquierdo evocando su antiguo rol de delantera. Ahora espera Inglaterra, una de las grandes sensaciones del torneo. Liderada por los goles de White y la jerarquía de Houghton y bajo la batuta de Phil Neville. Será un duelo apasionante en el que Estados Unidos llegará exultante de moral y con su fiereza competitiva a flor de piel. Son unas ganadoras natas. Solo saben vencer e imponerse. Como si fuera fácil.

The team USA Women huddle after the 2019 FIFA Women's World Cup match at Parc des Princes, Paris Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989 28/06/2019
Estados Unidos aspira a encadenar su tercera final seguida en el Mundial femenino. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*