La última superviviente europea viste de naranja

Netherlands Women celebrate winning during the 2019 FIFA Women's World Cup match at Stade de Lyons, Lyons
Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989
03/07/2019

En apenas una década, los Países Bajos han aprendido a competir como si acumularan docenas de torneos de primer nivel a sus espaldas. La selección neerlandesa, vigente campeona de Europa, volvió a demostrar su resiliencia para apear a Suecia en la prórroga y plantarse en la final del Mundial contra Estados Unidos. Como ha hecho a lo largo de todo el campeonato, no desplegó un fútbol maravilloso, pero resistió con entereza en las fases de mayor superioridad del adversario y sacó a relucir su pegada en el área contraria en una noche en la que Van de Sanden empezó en el banquillo, Miedema apenas participó y Lieke Martens se retiró lesionada al descanso. Incluso con una versión gris de sus tres futbolistas más destacadas, de sus tres estrellas más desequilibrantes, el cuadro tulipán supo gestionar la presión ante un combinado histórico, con muchísimos más partidos de élite a sus espaldas. Hace diez años, la Oranje no había jugado ningún torneo de selecciones. Hace poco más de cuatro años, ni siquiera había debutado en una Copa del Mundo. Hoy son las vigentes campeonas de Europa y también el último escollo para que Estados Unidos repita el título conquistado en 2015 en Canadá.

Durante muchos minutos de partido, el miedo fue uno de los protagonistas de la semifinal. Invisible pero presente, el temor a echar por tierra el trabajo realizado a lo largo de las últimas semanas presidió el choque entre suecas y neerlandeses. Nadie quiso asumir demasiados riesgos, con Suecia en un rol algo más conservador primero, pues cedió la iniciativa, y luego más desinhibida con el paso de los minutos. Sarina Wiegman sorprendió al sacudir las jerarquías internas del equipo oranje al prescindir de Van de Sanden en la banda derecha y apostar por la titularidad de Beerensteyn, de mejor rendimiento cuando salió desde el banquillo en los compromisos previos, pero ni siquiera la introducción de la extremo del Bayern alteró la tónica general de los Países Bajos. Las campeonas de Europa se desplegaron en un par de ocasiones por la banda derecha, pero nunca conectaron con Miedema en punta ni activaron a Martens abierta a la izquierda. Sus posesiones, estériles, se fueron diluyendo ante el fantástico desempeño de Nilla Fischer en el eje de la zaga y Caroline Seger en la medular, dos de las futbolistas más veteranas sobre el césped junto a la guardameta Lindahl.

Países Bajos 1 (Groenen 99′)
Suecia 0

Suecia vs Holanda - Football tactics and formations

Suecia trasladó la semifinal a su terreno con el paso de los minutos. Aguantó firme atrás, provocó algunas pérdidas en la mitad de campo neerlandés y se desplegó en alguna ocasión gracias a la velocidad de Jakobsson y la potencia de Blackstenius. Aunque las acciones de mayor peligro potencial brotaron siempre de las botas de Kosovare Asllani, mediapunta que dirigía las operaciones ofensivas del elenco escandinavo. La exfutbolista de PSG y Manchester City, rápida y decidida en la toma de decisiones, siempre transmitía sensación de que algo podía pasar cuando recibía la pelota. Por ese motivo, los Países Bajos cumplieron con su misión de minimizar su impacto con permanentes faltas. Antes de que pudiera armar la jugada, antes de que pudiera generar un contragolpe, la derribaban. Asllani forzó un buen puñado de faltas, aunque tardó mucho tiempo en provocar la cartulina amarilla de Sherida Spitse, la mediocentro que dota de equilibrio a la medular neerlandesa y que barre el polvo en cada contragolpe del adversario.

Las mejores aproximaciones de Suecia llegaron en acciones a balón parado. Cada córner o falta lateral se colgaba al área pequeña con muchísimas jugadoras bloqueando las posibles salidas de Sari van Veenendaal para dificultar que la guardemeta holandesa pudiera intervenir con facilidad. Cada córner se mandaba cerrado, con veneno, para intentar propiciar un error en el despeje o un golpe de puños incómodo que propiciara una segunda jugada. Así llegaron algunas de las acciones más inquietantes para el arco de la campeona de Europa, especialmente un remate de Hurtig que sacó Van Veenendaal en el 38′. Tras el paso por los vestuarios, la portera neerlandesa despejó a la madera un disparo aún más peligroso de Nilla Fischer que se quedó a centímetros de abrir la lata.

Danielle van de Donk of  Netherlands Women during the 2019 FIFA Women's World Cup match at Stade de Lyons, Lyons Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989 03/07/2019
Hace diez años, Holanda jugó su primera Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.

Pronto respondieron los Países Bajos, que despertaron de su letargo con otra jugada de estrategia. La campeona de la Eurocopa 2017 había marcado todos sus tantos en rondas eliminatorias en acciones a balón parado (córners, faltas laterales, penaltis) y volvió a amenazar de esta manera a la salida de un saque de esquina que Miedema cabeceó al larguero tras un primer desvío providencial de Lindahl. La portera sueca se estiró lo justo para negarle el tanto a la delantera del Arsenal, muy dominante en el juego aéreo. El testarazo de Miedema a la madera reanimó a los Países Bajos, que hasta entonces parecían vestir de luto ante la ausencia de una desdibujada Martens, desaparecida en la primera mitad y sustituida al descanso. El aviso de Miedema y la introducción de Van de Sanden, siempre enérgica, intimidó a Suecia. El cuadro escandinavo defendió más cerca de su área, se desplegó a la contra con menor frecuencia y aparecieron Spitse, Gronen y Van de Donk para mover los hilos de la medular. Sin crear ocasiones de gol, las centrocampistas neerlandesas ganaron en presencia en la semifinal, con Van de Donk algo más escorada a la izquierda para participar posteriormente por dentro.

Se igualaron las fuerzas, se estiraron por momentos ambos equipos y lucieron las futbolistas con mayor capacidad para imponerse en los duelos individuales. Van Lunteren resistió muy bien cada envite sueco por la banda izquierda, mientras Van de Sanden agitó el partido aunque le faltó mayor calidad en la definición de sus jugadas y lucidez en la toma de decisiones para aprovechar aún más las situacioens de ventaja que se le presentaban. La extremo del Olympique de Lyon se topó con Lindahl en el minuto 92 en la última ocasión del partido antes de la prórroga, que decantó Groenen con un disparo desde la frontal del área. La centrocampista de 24 años, que se incorporará al Manchester United este verano, aprovechó un espacio generado por el poder de atracción de Miedema y ajustó su remate a la cepa del poste, fuera del alcance de Lindahl. Sin alcanzar el nivel reproducido hace dos años, Groenen es una de las artífices de la Eurocopa 2017 que más ha crecido a lo largo de las eliminatorias mundialistas.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Del mismo modo que ha ocurrido con Estados Unidos, la selección holandesa se ha plantado en la final del Mundial tras superar un buen puñado de obstáculos de alta dificultad gracias a su elevado nivel de confianza. El título cosechado en 2017 ante su afición cambió el chip de un equipo todavía joven pero con una enorme capacidad de sufrimiento que apenas ha dado su brazo a torcer una vez han empezado las eliminatorias. Van Veenendaal, Van Lunteren y Van der Gragt están sosteniendo al equipo en defensa en los tramos de mayor apuro, la versión diesel de sus centrocampistas les permite llegar a los últimos minutos con la bombilla encendida y la contundencia en el área en las acciones a balón parado está inclinando la balanza a su favor con frecuencia a falta de mayor inspiración de sus tres delanteras. De los once goles neerlandeses, solo dos han llegado en las primeras mitades de los partidos. Siete los ha marcado a partir del minuto 70. El mejor equipo europeo de los dos últimos años ha adquirido poso y una alta autoestima que le lleva a creer que tarde o temprano acabará ganando. A Suecia la derribó en el minuto 99, ya en la prórroga. El último reto será el más difícil: Estados Unidos.

Sherida Spitse of Netherlands Women celebrates during the 2019 FIFA Women's World Cup match at Stade de Lyons, Lyons Picture by Kunjan Malde/Focus Images Ltd +447523653989 03/07/2019
Sherida Spitse celebra la clasificación para la final. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*