Los cuatro candidatos al Mundial sub-17

Aouchiche es el máximo artillero del Europeo sub-17, con nueve tantos.

Países Bajos, México, Francia y Brasil. El Mundial sub-17 ya conoce a sus cuatro semifinalistas, los cuatro aspirantes finales a conquistar el título. Dos europeos, un representante de la CONCACAF y el anfitrión, Brasil, después de una trayectoria irregular, con luces en ataque y sombras en defensa. Sin equipos africanos, que por segunda edición consecutiva no disputarán la final, y sin los dos finalistas de la última edición, Inglaterra (no clasificada) y España (goleada ante Francia). Tres de las cuatro federaciones supervivientes ya saben lo que es alzar el Mundial sub-17, mientras a los Países Bajos todavía les falta estrenarse en una gran final de la categoría. Así superaron los cuatro semifinalistas sus compromisos de la antepenúltima ronda del torneo.

La Naranja Mecánica resucita a tiempo

Se intuyó en el duelo decisivo de la fase de grupos ante Estados Unidos y se confirmó en las rondas eliminatorias. Los Países Bajos despertaron sobre la bocina, pero se han rehecho de su pésimo arranque de Mundial para transformarse en un claro candidato al título. El campeón de Europa de la categoría se repuso a las dos derrotas (contundentes) del inicio del campeonato y encadena tres partidos desplegando un buen fútbol y viendo portería con facilidad. Le marcó cuatro goles a Estados Unidos, tres a Nigeria y otros cuatro a Paraguay en tres enfrentamientos en los que fue claramente superior a sus adversarios. Los tres resultados, de hecho, se quedaron cortos y recordaron a la versión neerlandesa que maravilló en el Europeo disputado en Irlanda el pasado mayo.

Artículo relacionado: Sontje Hansen evita la debacle oranje

Los Países Bajos dieron con la tecla decisiva en el momento en el que prescindieron de Bannis como delantero centro y apostaron por perfiles más móviles en punta. Con Hansen de falso nueve y Taabouni por detrás y la profundidad de Braaf tanto cuando parte desde el extremo izquierdo como cuando juega más adelantado, la selección neerlandesa ha recuperado el dinamismo que le convirtió en un equipo tan imprevisible en el Europeo. Taylor ha crecido como metrónomo de la medular a medida que ha avanzado el Mundial y con su criterio para organizar la posesión el resto de piezas ha empezado a encajar. La salida desde atrás es más ordenada con el capitán entonado y Regeer de central acompañando a Rensch, el equipo encuentra a los laterales por fuera y una vez atrae a la defensa con la posición adelantada de Salah-Eddine y Hoever ya encuentra espacios para girar al adversario con la paleta de movimientos de su cuarteto ofensivo. Braaf rompe al espacio si la defensa adelanta la línea y Hansen baja a recibir y tocar de primeras en espacio reducidos. Taabouni y Ünüvar (que alterna titularidad y suplencia, aunque completó su mejor actuación en cuartos ante Paraguay) alternan en función del momento de partido. La calidad tulipán para combinar en espacios reducidos y asociarse de memoria les brinda múltiples ocasiones de gol cuando el juego fluye en el último tercio y al rival no le queda otra que quitarse la pelota de encima. No siempre definen sus jugadas de forma certera, pero generan un volumen tan elevado de oportunidades que tarde o temprano terminan cayendo los tantos.

Kenneth Taylor ha crecido a medida que ha avanzado el Europeo.
Kenneth Taylor ha crecido a medida que ha avanzado el Mundial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

México, de menos a más

Tras un 2017 gris en el que cayó eliminado en la primera fase, México vuelve a postularse como candidata a alzar el Mundial sub-17. Campeón en dos ocasiones (2005 y 2011), México ha alcanzado las semifinales del Mundial sub-17 en cuatro de las últimas cinco ediciones del torneo. El Tri ha ido creciendo con el avance del campeonato y se ha hecho fuerte en las áreas en las rondas eliminatorias tras quedar tercera en un grupo duro con Paraguay e Italia. En octavos eliminó a Japón, una de las sensaciones de la primera fase, con un triunfo por 2-0 y apeó al último representante asiático, la República de Corea, en un duelo decantado por un testarazo de Ávila en el minuto 77. Los surcoreanos, como ya hicieron ante Angola, propusieron un partido cerrado, de pocas ocasiones, en el que asumieron escasos riesgos con la pelota y buscaron castigar los errores ajenos. Lae Tae-Seok y Son Ho-Jun volvieron a demostrar que son pegajosos en las marcas y Choi Min-Seo protagonizó algunas acciones destacadas en punta, buscándose la vida sin demasiada ayuda, pero a Corea del Sur le costó crear ocasiones de gol con regularidad.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Campeón en 2011, finalista en 2013 y cuarta clasificada en 2015, México repite entre las cuatro mejores. México ha crecido gracias a la seguridad de varios de los pilares de su columna vertebral. Jesús Gómez se ha erigido como uno de los centrales del Mundial. Defensor zurdo de gran presencia física y envergadura, Gómez suele asumir la responsabilidad de sacar jugada la pelota desde atrás. Se atreve a conducir y busca pases que superen líneas, aunque sobre todo es un zaguero firme en las marcas, de los que usa el cuerpo para anticipar y se impone en el juego aéreo. Por delante es otro zurdo quien marca los tiempos y pone orden. Eugenio Pizzuto, mediocentro y brújula del equipo, mueve los hilos para organizar los ataques y conectar con los futbolistas determinantes. Entre líneas se ofrece Efraín Álverez, un mediapunta de enorme clase para filtrar el último pase, el jugador más capacitado para inventar a pesar de que su presencia a lo largo de los partidos suele resultar discontinua, mientras la referencia en punta es Santiago Muñoz. El ariete de Santos Laguna firmó una actuación estelar en el choque ante Japón, redondeada con un golazo que selló la clasificación, y ha ofrecido un abanico de posibilidades interesante a lo largo del Mundial. Se mueve bien para caer a banda, se gira rápidamente cuando recibe la pelota, sabe descargar las posesiones para los futbolistas que se incorporan desde atrás y arma el tiro con premura. No es lento y puede conducir la pelota para burlar rivales si la jugada se lo exige.

Mexico U20 supporters during the International Friendly match at The Hive Stadium, Harrow Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036 25/03/2015
México aspira a disputar su cuarta final del Mundial sub-17. Foto: Focus Images Ltd.

Francia borra a España del mapa

La velocidad de los extremos y la contundencia de Francia en las acciones a balón parado aplastó a España en el duelo estrella de los cuartos de final del Mundial sub-17, que paradójicamente acabó siendo el más desequilibrado de todos. A pesar de que España se adelantó en el marcador mediante un gol de Germán Valera a los 9 minutos, el combinado galo le arrebató la posesión a la selección dirigida por David Gordo y la encerró en su propia mitad de campo. Francia empujó a España hacia su propia portería y ya no la dejó salir a la contra. Pedri y Germán Valera recularon hasta la altura de la línea defensiva para proteger a Joseda y Javi López ante las incursiones galas por los flancos, por lo que cada vez que España recuperaba la pelota lo hacía muy lejos del arco de Marvin Zinga. Casi nunca logró asentar la posesión en campo contrario mientras en Francia era Adil Aouchiche quien movía los hilos de todo lo que sucedía sobre el césped. El mediapunta del PSG jugó con absoluta libertad, bajó a recibir la pelota en el centro del campo y administró las posesiones con criterio. Agoumé y Ahamada, sus guardaespaldas en la medular, se encargaron de que siempre pudiera recibir la pelota en campo contrario y además redondeó la goleada con el 1-6 definitivo en el tiempo de descuento.

Artículo relacionado: Así juega Adil Aouchiche

La tendencia del partido llevó de forma natural a Francia a remontarlo. Empató muy pronto en un córner rematado por Kouassi y le dio la vuelta antes del descanso en una acción en la que Lihadj ganó la línea de fondo con un cambio de ritmo brutal para luego asistir a Mbuku. Ambos extremos intercambiaron el rol de asistente y goleador a los 40 segundos después del paso por los vestuarios, con un tercer tanto que hundió la moral de España, que concedió otros dos goles a balón parado antes del minuto 60. Iván Martínez evitó otro puñado de dianas con varias paradas en situaciones límite de uno contra uno que impidieron una victoria gala incluso superior. El dominio de todas las facetas de Francia despedazó a España, que, sin su mejor arma, el balón, se descompuso atrás. Le faltó contundencia en su área, especialmente en las jugadas de estrategia defensiva, pero sobre todo frescura y temple para mantener la posesión ante la insistencia de Francia y su presión elevada. España no logró conectar con sus futbolistas de mayor talento en una versión muy alejada de la sobriedad mostrada ante Senegal o Argentina.

David Gordo.
La selección española se despide del Mundial en cuartos de final. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El anfitrión cumple con su misión

Pese a las lagunas de su defensa, que sigue sin convencer cuando los rivales le comprometen atrás, Brasil sigue avanzando rondas. El anfitrión ya está en semifinales, donde se medirá a Francia en un duelo de muchos quilates. La Canarinha se deshizo de Italia gracias a la pegada de sus jugadores de mayor talento ofensivo, que golpearon en los momentos decisivos. Nada más empezar, uno de los futbolistas que más contribuye en ataque, el lateral izquierdo Patryck, sorprendió a Molla con un disparo potente por el primer palo que disipó las dudas y el nerviosismo que podía padecer el anfitrión. A partir de ese momento, la selección italiana se vio obligada a remar a contracorriente. Tardó la Azzurra en asentarse en el partido y recurrió a la movilidad de sus dos puntas, Gnonto y Cudrig, y a las irrupciones del mediapunta Franco Tongya para inquietar a Donelli. Sin embargo, la circulación italiana nunca resultó particularmente fluida y Peglow amplió la diferencia antes del descanso con un remate cruzado. El ’10’ castigó una nueva concesión de la zaga italiana, que le permitió recibir el balón con demasiado espacio dentro del área.

Italia ganó metros después del descanso, obligada a asumir más riesgos para llevar el partido a la tanda de penaltis, pero nunca terminó de acosar a la defensa brasileña ni a comprometer su pase a las semifinales. El central Dalle Mura perdió algunos balones comprometidos cuando asumió la responsabilidad de salir jugando desde atrás, Cudrig se mostró impreciso en la combinación y Gnonto anduvo desacertado en la definición en las oportunidades en las que pudo rematar en buena disposición. Las conducciones de Tongya fueron la mejor arma transalpina, pero el mediapunta de la Juventus se fue diluyendo con el paso de los minutos. Ni siquiera los errores defensivos de Henri y Luan Patrick, que siguen sin transmitir seguridad, lograron que Italia se metiera de nuevo en el duelo. Le desgastó la explosividad y velocidad punta de Gabriel Verón, el mejor futbolista del encuentro. El extremo brasileño, uno de los jugadores más destacados del Mundial hasta ahora, permitió a Brasil desplegarse a la contra, dio oxígeno a los tramos de mayor insistencia italiana y creó alguna que otra ocasión de peligro. Puro desequilibrio, a pesar de que sus intervenciones no se tradujeran en el 0-3 para mayor tranquilidad de la hinchada local. El próximo jueves, Brasil pugnará por regresar a una final del Mundial sub-17. No la disputa desde que fue subcampeón en 2005. Han pasado 14 años.

Semifinales del Mundial sub-17 (jueves 14 de noviembre)

20:30 México-Países Bajos
00:00 Francia-Brasil

La insistencia de Tongya no bastó para doblegar a Brasil.
La insistencia de Tongya no bastó para doblegar a Brasil. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Fotografía de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*