Sontje Hansen evita la debacle oranje

hansen-3 hansen- Holanda sub-17 Marcadorint

Una de las principales protagonistas de la fase de grupos del Mundial sub-17 ha sido la selección de los Países Bajos. En un torneo dado a escasas sorpresas en la primera ronda del campeonato, al pasar a las eliminatorias 16 de las 24 participantes, el combinado oranje ha sufrido lo indecible para imponer su fútbol en un certamen nen el que el nivel de su plantilla había promovido elevadas expectativas. La etiqueta de campeón de Europa en la categoría, tras arrasar en gran parte de sus encuentros en el Europeo celebrado hace apenas unos meses en Irlanda, y el desempeño de varios de sus mejores talentos en la Youth League con el Ajax presagiaban un campeonato en el que el elenco naranja se vestía con el traje de candidato. Sin embargo, su clasificación para los octavos de final se cerró de forma agónica, en el último día de la fase de grupos, con la expedición neerlandesa pendiente de lo que ocurría en un Argentina-Tayikistán que en principio debía resultar totalmente ajeno pero que definía el futuro del equipo europeo en el Mundial celebrado en Brasil. Tras caer con estrépito ante Japón y Senegal, la goleada por 4-0 ante Estados Unidos solo era válida si Tayikistán no puntuaba ante el cuadro sudamericano.

La clasificación para los octavos de final no hubiese sido posible sin el brillante desempeño de Sontje Hansen en el último partido de la fase de grupos ante Estados Unidos. El rol de Hansen, de hecho, sirve para explicar las virtudes y sobre todo las limitaciones del combinado neerlandés a lo largo del Mundial, dificultades que supieron castigar tanto Japón como Senegal en las dos primeras jornadas. La selección asiática supo presionar arriba y generar dudas a la salida de balón tulipán, que echó de menos la referencia que supuso Brian Brobbey en el Europeo. Sin pelos en la lengua, Peter van der Veen explicó en Dublín que alternar el juego corto con las acciones más directas era vital para desestabilizar a sus adversarios. Trabajaba la salida desde atrás con pases rasos, pero al mismo tiempo el recurso de enviar un pelotazo a Brobbey le permitía aprovechar los espacios que se generaban a la espalda del contrincante cuando adelantaba sus líneas. Atraían al rival, lo superaban en largo, y ahí se asentaba de nuevo la posesión para que los jugadores de tres cuartos verticalizaran y armaran combinaciones a pocos toques. Sin Brobbey, los Países Bajos optaron por Bannis, menos dominante en el juego directo. Y a la que Japón cortocircuitó los primeros pases neerlandeses, el campeón de Europa se quedó sin respuesta. La presión nipona sembró dudas, Japón recuperó la pelota en campo contrario y la sociedad formada por Nishikawa y Wakatsuki desquició a la zaga neerlandesa, muy expuesta porque los laterales se incorporaban y se encontraban muy lejos de los centrales en el momento de la pérdida. Si la posesión no se asentaba en campo contrario, en una zona segura para apretar después de cada pérdida, los Países Bajos se convertían en uno de los conjuntos más frágiles del Mundial.

La baja de Brian Brobbey ha obligado a Hansen a actuar como delantero en varios partidos del Mundial sub-17.
La baja de Brian Brobbey ha obligado a Hansen a actuar como delantero en varios partidos del Mundial sub-17.

El mismo guion se repitió en la segunda jornada del Mundial ante Senegal. El combinado africano cedió la iniciativa al europeo, aunque no apretó tan arriba como Japón. La apuesta por un bloque algo más bajo permitió a los Países Bajos salir jugando con un poco más de tranquilidad, aunque asimismo la circulación nunca resultó fluida en campo contrario. El cuadro neerlandés se adelantó a la salida de un córner, con un tanto que podía reforzar la confianza de Bannis, pero las novedades en el once respecto al debut tampoco marcaron la diferencia. Regeer aportó relativo orden a la medular, pero no mejoró la velocidad de la circulación, y Braaf desbordó gracias a su potencia, equiparable a la de los senegaleses, pero apenas encontró apoyo en Bannis, Ünüvar o Taabouni. En un choque de mínimos, de pocas oportunidades de gol, a los Países Bajos les hizo daño que Senegal marcara a los 20 segundos de la segunda parte mediante un disparo de Sarr que desvió la zaga europea y salieron perjudicados del intercambio de golpes en el que derivó el encuentro cuando el cansancio hizo mella en ambos contendientes. En los últimos 10 minutos los Países Bajos se derrumbaron: encajaron un gol de penalty que costó la expulsión de Melayro Bogarde, absolutamente superado en los duelos ante Souleymane Faye, y cuando el equipo se volcó en busca del empate a la desesperada encajó el tercer gol a la contra. Plantarse en la última jornada sin ningún punto y con un balance de 1-6 en la faceta goleadora no parece un buen negocio cuando un equipo busca terminar como uno de los mejores terceros de grupo.

Artículo relacionado: La Holanda de las transiciones

Con este panorama la selección neerlandesa afrontaba la última jornada en búsqueda de una combinación de factores de alta dificultad. Debía derrotar a Estados Unidos, que había perdido ante Senegal pero empatado a cero ante Japón. Para mejorar los registros de Nueva Zelanda, debía imponerse por al menos dos goles de diferencia. Ganar por menos no le bastaba para pasar. Para asegurar la clasificación con un mejor balance que Chile, debía ganar por cinco goles. O al menos marcar cinco goles y ganar por cuatro tantos de diferencia. Sin los sancionados Bogarde y Maatsen y con la presión de irse a casa a las primeras de cambio, como en sus últimas participaciones en 2009 y 2011.

Holanda sub17 - Football tactics and formations
Alineación de los Países Bajos en el duelo ante Estados Unidos.

Fue en este contexto de presión cuando irrumpió con fuerza la figura de Sontje Hansen para tirar del carro. En el momento de mayor dificultad y presión, el extremo del Ajax se convirtió en la figura de un partido en el que Estados Unidos pudo adelantarse tras disponer de tres ocasiones claras de gol en el cuarto de hora inicial. Sontje Hansen jugó como atacante más adelantado, ocupando el lugar de Bannis, y escoltado por Braaf, Ünüvar y Taabouni en la línea de mediapuntas. La movilidad de Hansen se convirtió en un dolor de cabeza para los centrales de Estados Unidos, acostumbrados a defender referencias fijas, y el propio ‘7’ de la Oranje adelantó a su equipo al borde del descanso en una notable jugada individual en la que se zafó de un par de defensores para abrir la lata. El 1-0 precipitó a Estados Unidos, que debía ganar para pasar como una de las mejores terceras. El equipo norteamericano se desprotegió, asumió muchos riesgos para intentar empatar la contienda y salió perdiendo muy pronto en el intercambio de golpes. Una combinación muy rápida culminada por Hansen a los seis minutos de la reanudación puso fin al sueño estadounidense y hundió cualquier esperanza del subcampeón de la categoría en la CONCACAF. Con los brazos bajados y sin esperanza, por fin los Países Bajos disfrutaron sobre el verde en un estadio brasileño. Hansen brilló más que nadie: regaló el tercer gol de la noche a Taabouni después de una notable carrera por la banda derecha y forzó un penalty que Taylor no pudo transformar ante el paradón antológico del guardameta Oduneze. Pese a los minutos de duelo posteriores al penalty errado, Braaf anotó el 4-0 definitivo en el 86′ y gozó de una última oportunidad para marcar el quinto y evitar que los Países Bajos se pasaran el domingo comiéndose las uñas a falta de lo que ocurría en el duelo entre Argentina y Tayikistán. Argentina se acabó imponiendo por 3-1, aunque el gol definitivo no lo anotó hasta el minuto 89.

La buena imagen ofrecida ante Estados Unidos seguramente llevará a los Países Bajos a mantener el mismo once salvo que los problemas físicos de Van der Sloot obliguen a modificar la identidad de los integrantes de la línea defensiva. Arriba, el dinamismo de Hansen ofrece una serie de soluciones que pueden resultar útiles, aunque no se trate de un especialista. Hansen es muy rápido para atacar los espacios, su principal virtud cuando parte desde la banda, pero asimismo también destaca en las maniobras en espacios reducidos. Se asocia bien a pocos toques y es capaz de regatear en una baldosa dada la velocidad y la coordinación a la que puede mover los pies bajo presión para esconder la pelota. Aunque desborda más por su cambio de ritmo y velocidad punta que por su habilidad e imaginación. También suele mostrarse agresivo para atacar la pelota en centros laterales, pues suele acompañar las jugadas que empiezan en la banda opuesta en una virtud que ha llevado a Van der Veen a ubicarle en punta y que Hansen se encargó de exhibir en el triunfo ante Estados Unidos. Aunque mucho deberá mejorar el campeón de Europa para superar el duelo de octavos de final contra Nigeria. La endeble versión de la fase de grupos resultará insuficiente.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Sontje Hansen.
Sontje Hansen brilló en la tercera jornada de la fase de grupos del Mundial sub-17.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Sontje Hansen
Edad: 17 años
Equipo: Ajax
País de nacimiento: Países Bajos
Posición: Extremo

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*