España regresa a las semifinales del Mundial sub-17

Sergio Gómez España sub17 MarcadorInt

España disputará las semifinales del Mundial sub-17 tras derrotar a Irán, revelación del torneo, en una de las actuaciones más redondas del conjunto dirigido por Santi Denia. Ocho años después de su última participación en el campeonato, en la que España precisamente cayó en semifinales, la quinta del año 2000 busca superar la generación de los Koke, Munian, Isco, Morata, Sarabia, Sergi Roberto, Muniesa, Borja Bastón y compañía y alcanzar una final que España ha jugado en tres ocasiones pero que nunca ha ganado. Para ello, antes deberá derrotar a Mali en la semifinal del próximo miércoles.

España 3 (Abel Ruiz 13′, Sergio Gómez 60′, Ferrán Torres 67′)
Irán 1 (Karimi 69′)

Iran vs Espana - Football tactics and formations

La selección española de Santi Denia administró el balón con mucho criterio ante un equipo iraní que derrotó por el camino a equipos del calibre de Alemania o México. Avisados del potencial del elenco asiático, que a menudo encarriló los choques con un inicio portentoso en el que se adelantaba para luego castigar al adversario a base de contragolpes, España manejó la posesión del esférico con paciencia y apenas perdió el cuero en zonas delicadas. A diferencia de lo acontecido en el choque anterior contra Francia, el combinado europeo fue paciente en la circulación para acabar encontrando el hueco por el que progresar. Víctor Chust anduvo particularmente fino a la hora de entregar el primer pase y Antonio Blanco marcó los tiempos en la medular con la precisión de un metrónomo. A partir de ahí los de Denia se instalaban en campo contrario y torturaban a los laterales iraníes, tanto con la sociedad formada por Miranda y Sergio Gómez en la banda izquierda como con el desequilibrio de Ferrán Torres en el flanco derecho. Precisamente un centro del valencianista fue el origen del 1-0. Sergio Gómez recogió el envío al segundo palo y asistió a Abel Ruiz, autor del primer tanto de la tarde.

Ferrán Torres.
Ferrán Torres fue un puñal por la banda derecha.

Irán se vio por debajo en el marcador por primera vez en el Mundial y no supo reaccionar. El conjunto asiático perdió el orden defensivo, dejó tocar con demasiada comodidad a los centrales y los centrocampistas españoles y fue menos sólido de lo que acostumbraba en la retaguardia. En el primer tiempo no se asomó con peligro al área de Álvaro Fernández, ni siquiera disparó a puerta, aunque tampoco España logró trasladar su superioridad al marcador con una segunda diana que le hubiese dado mayor tranquilidad antes del descanso. El goteo de ocasiones era constante a través del flujo de juego generado por las bandas, pero resultó insuficiente. Para ello, tras el descanso Denia hizo la misma modificación que en octavos ante Francia: para el segundo tiempo, César Gelabert partiría desde la banda izquierda y Sergio Gómez ocuparía la mediapunta. Irán aumentó la intensidad de su presión y mordió mucho más arriba, pero España encontró de forma recurrente la salida en largo con balones hacia la zona de Ferrán Torres para luego atacar con cierto espacio.

En diez minutos de inspiración, los de Denia encarrilaron la eliminatoria. Primero Sergio Gómez se inventó un zapatazo desde fuera del área, un misil teledirigido a la escuadra que salió despedido de la bota izquierda del “10” español, y poco después Ferrán Torres sentenciaría la contienda a la contra. Entre ambos goles, se marchó tocado Sergio Gómez, con un problema muscular, y poco después recortaría la diferencia Irán con un tanto de Karimi que maquilla el marcador. Los de Denia han mostrado varias caras a lo largo del torneo y deberán mudar de nuevo de piel para adaptarse a la hora de imponer su juego ante Mali, la selección más poderosa en el apartado físico en lo que resta de campeonato y que también atesora un notable nivel técnico en tres cuartos.

Antonio Blanco.
Antonio Blanco marcó los tiempos en la medular.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*