Mundial sub-17: diez jugadores a seguir de otros continentes

Ghana afición eser.karadag

Tras repasar las promesas del fútbol europeo y sudamericano de cara al Mundial sub-17, englobamos en este post al resto de países que faltaban. Nos centramos sobre todo en Asia, África y la CONCACAF, donde hay varios jugadores que asoman la cabeza con ganas de darse a conocer en el fantástico escaparate que supone la cita que arrancará en la India este viernes. Sobre todo en las selecciones asiáticas, habituales potencias en este torneo a pesar de que Nigeria no podrá reeditar el título logrado en tres de las últimas cinco ediciones.

Artículos relacionados:

10 jugadores europeos a seguir en el Mundial sub-17

10 jugadores sudamericanos a seguir en el Mundial sub-17

Josh Sargent (Estados Unidos)

Sargent, con 17 años, ya fue uno de los mejores jugadores de Estados Unidos en el último Mundial sub-20. Sorprendentemente se coló en la convocatoria de su selección y se erigió como uno de sus principales protagonistas, pues anotó cuatro goles en cinco partidos. Antes ya había brillado en el proceso clasificatorio para el Mundial sub-17, el que disputan los chicos de su edad, con cinco dianas en cinco encuentros. Sargent es un delantero con un instinto innato para aparecer en la zona de remate en el momento oportuno y goza de una paleta de golpeos notable que le permite ver portería de muchas maneras distintas. Es ágil en espacios reducidos, sabe usar el cuerpo para ganarse el espacio suficiente para armar el tiro y luego chuta con ambas piernas y con varias superfícies. También atesora cierta sensibilidad en la asociación, pues suele repartir asistencias de gol. El Werder Bremen ya lo tiene atado después de su impacto en el Mundial sub-20.

Ayo Akinola (Estados Unidos)

Quizás no sea tan mediático como Tim Weah, el hijo de George Weah, pero Akinola ha firmado actuaciones notables con el equipo sub-17 de Estados Unidos. Nacido en territorio estadounidense pero formado futbolísticamente en Toronto, Canadá, Akinola es un extremo rapidísimo que castiga a los rivales al contragolpe. Goza de una zancada potente que le permite sostener su velocidad en carreras de largo recorrido y luego es un notable definidor de cara a portería, donde suele ser frío a la hora de encarar al portero. Técnicamente no es particularmente fino, pero en categoría sub-17 está llamado a marcar las diferencias.

Ian Jairo Torres (México)

Nombrado el mejor jugador del torneo sub-17 de CONCACAF, Torres fue uno de los jugadores más determinantes de la selección mexicana que se proclamó campeona. Se trata de un extremo pequeño, menudo y escurridizo, que desborda por pura aceleración. Cambia de ritmo con facilidad y puede regatear por ambos perfiles al lateral contrario. Cuando se acerca al área contraria puede pegarle con ambas piernas, aunque prefiere usar la derecha y le gusta rematar con el exterior. Suele partir desde la banda derecha y ya ha disfrutado de minutos en la élite del fútbol mexicano con Atlas. Será uno de los alicientes del vigente subcampeón junto al delantero Roberto de la Rosa -segundo punta con mucha presencia en el área- y al extremo Diego Lainez, que ya se ha hecho con un hueco en con América en la primera división de su país y que no participó en la fase de clasificación.

Mexico U20 supporters during the International Friendly match at The Hive Stadium, Harrow Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036 25/03/2015
México llega al Mundial sub-17 como el campeón de la categoría en CONCACAF. Foto: Focus Images Ltd.

Gabriel Leveh (Ghana)

Leveh fue uno de los jugadores más destacados de Ghana en la final del Africano sub-17 y oposita a convertirse en uno de los nombres propios de las Estrellas Negras, todo un clásico de los Mundiales de la categoría a pesar de que ahora han roto una racha de cuatro torneos sin comparecer. Leveh es un jugador de tres cuartos de campo, que suele jugar por detrás del punta y que también puede actuar en la banda. Leveh destaca por su dinamismo, pues se ofrece constantemente para recibir y luego es ágil para girarse, arrancar y combinar. Su tren inferior es bastante potente, lo que le permite desequilibrar con sus primeros metros de carrera, aunque por otro lado seguramente le falta mejorar sus cifras de cara a portería.

Mohamed Camara (Mali)

Por segundo Mundial sub-17 de forma consecutiva, Mali llega con la vitola de campeón del continente africano en la categoría. La federación maliense está trabajando en la buena dirección en los torneos formativos y esto empieza a notarse en el patrón de futbolistas que salen del país. Por este motivo, Mohamed Camara puede engañar a primera vista. Es un centrocampista exuberante en el apartado físico, con pulmones para llegar al área rival y pisar zonas de remate, que abarca muchísimos metros. Sin embargo, el interior maliense no está exento de técnica. No es particularmente fino, pero puede combinar a pocos toques con sus compañeros y mezcla bien con un mediapunta mucho más ligero como Giddou.

Hadji Dramé (Mali)

En una selección en la que quizás no brillaron tanto los delanteros, el extremo derecho Hadji Dramé aporta regate. Se trata de un futbolista que cumple con el tópico del jugador africano que suele destacar en los torneos de categorías inferiores, y más todavía si se trata de la edad sub-17. Eléctrico en el uno contra uno y con una aceleración prodigiosa para dejar atrás a sus marcadores en los primeros metros de carrera, Dramé amenaza con causar estragos en el Mundial. Sin embargo, de vez en cuando también se asoma por el carril central y deja pases entre líneas, aunque estas acciones las realiza con menor frecuencia.

Djibril Fandje Touré (Guinea)

Con tan solo catorce años, pues según las bases de datos de la FIFA nació el 1 de noviembre de 2002, Fandje Touré se proclamó máximo anotador del Africano sub-17 el pasado mes de mayo. Se trata de un delantero tremendamente rápido, de una gran velocidad punta, que disfruta cuando goza de espacios para correr a la espalda de la zaga rival. No se pone nervioso de cara a portería, pues suele definir bien ante la salida del arquero y maneja las dos piernas. Es pequeñito y muy ágil aunque a veces parezca liviano, y fue el ariete más destacado en un torneo clasificatorio en el que no brillaron los nueves. Entre las semifinales y la final solo se vio un gol africano, que además llegó en un rechazo tras un penalty fallado. Fandje Touré marcó seis de los nueve goles de su selección en el Africano sub-17.

Mohammed Dawood (Irak)

Hace doce meses, Irak se proclamó campeona de Asia sub-16. Contra pronóstico, el equipo iraquí superó a conjuntos como Japón e Irán para reinar en el continenta asiático. Gran parte de la responsabilidad del éxito de Irak recayó en las botas de Mohammed Dawood, máximo anotador del campeonato con seis goles y mejor jugador del torneo clasificatorio. Dawood fue la gran arma iraquí a nivel ofensivo. Se trata de un extremo derecho rapidísimo que pide el balón constantemente. Suele jugar pegado a la banda derecha, a pierna natural, aunque a veces jugó como delantero cetnro para aprovechar sus movimientos al espacio. Dawood destaca por su verticalidad, pues siempre busca portería, y aparece por la zona de remate con asiduidad. Además, atesora un fantástico golpeo al balón , casi no necesita espacio para armar el disparo y sabe cabecear a pesar de no ser un jugador particularmente alto. Se exhibió en la semifinal contra Japón, en la que su habilidad en la conducción provocó dos penaltis (que él mismo transformó) y luego completó su actuación con un tercer gol y una asistencia. En la final marcó el penalty decisivo de la tanda en la que Irak ganó el título.

Irak ganó el Asiático sub-16 hace un año. Foto: eser.karadag.
Irak ganó el Asiático sub-16 hace un año. Foto: eser.karadag.

Takefusa Kubo (Japón)

Uno meses después de participar en el Mundial sub-20 de Corea del Sur, Takefusa Kubo jugará con Japón en el Mundial sub-17. Y lo hará con 16 años recién cumplidos, pues nació en 2001. A pesar de su juventud, ya dejó buenas sensaciones con la sub-20, cuando cambió varios partidos con su presencia saliendo desde el banquillo. Con el equipo sub-17 se le exigirá que marque la diferencia y resuelva partidos al jugador con pasado en la cantera del FC Barcelona. Extremo zurdo que parte desde la banda derecha y que también puede actuar en punta o en el carril central por detrás de un delantero, Kubo destaca por su precisa conducción del balón. El atacante nipón lleva el cuero pegado a la bota izquierda, regatea rivales con enorme facilidad y luego sabe definir ante el portero. Su punto de partida en la derecha favorece que dispare tras trazar una diagonal hacia el arco contrario y su dominio técnico le permite maniobrar en espacios reducidos. Ya debutó con el primer equipo del FC Tokyo en la Copa de la Liga japonesa poco antes de cumplir los 16 años.

Mohammad Sharifi (Irán)

El mejor jugador del subcampeón de Asia de la categoría. Sharifi es un centrocampista de enorme jerarquía en el juego que suele actuar en el doble pivote de la selección iraní. Sharifi goza de una presencia física llamativa en la medular que le permite imponerse en los choques y tiene la resistencia necesaria para repetir esfuerzos y aparecer cerca del área contraria. Disfruta de la paciencia necesaria para conducir y soltar el balón en el momento oportuno y también ejecuta las jugadas de estrategia.

Foto de portada: eser.karadag.

Related posts

Deja un comentario

*