Un finalista asiático 20 años después

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney
Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835
31/01/2015

La República de Corea de Kang-In Lee ha hecho historia. Después de regresar a las semifinales de un Mundial sub-20 por primera vez en 36 años, el conjunto surcoreano se ha convertido en el segundo equipo asiático en disputar la final del certamen. El único precedente se remonta a la edición celebrada en Nigeria en 1999, cuando Japón cayó goleada contra España en el partido definitivo. Ni antes ni después se volvió a ver algo igual, a pesar de que Irak sí alcanzó las semifinales hace seis años. Corea del Sur volvió a demostrar su capacidad competitiva al reponerse del desgaste extra de la prórroga en la ronda anterior contra Senegal y apeó a Ecuador, vigente campeón del Sudamericano sub-20. Lo hizo en un encuentro espeso, lento, de ritmo bajo, que volvió a inclinar a su favor en una jugada a balón parado.

Artículo relacionado: Cuando Kang-In Lee frota la lámpara

El cuadro asiático volvió a desplegar su telaraña para incomodar a Ecuador, que debía llevar la iniciativa ante un conjunto que defendía de forma compacta, con tres centrales, dos carrileros y tres centrocampistas por delante que limitaban los espacios en los que podían recibir los Plata, Alvarado, Rezabala y compañía. El equipo sudamericano sabía que debía apretar a la estrella surcoreana, Kang-In Lee, para que no generara peligro, pero también se topó con el despliegue de los interiores y los balones que bajó constantemente el delantero centro Se-Hun Oh. El corpulento ariete, de más de 190 centímetros de altura, permitió a Corea saltarse a menudo el centro del campo, ganar metros con facilidad y desplegarse con relativa frecuencia en la mitad de cancha rival. Ecuador no estaba cómoda, Corea era capaz de plantarse en la frontal del área sin excesivas dificultades y tampoco trasladaba sus fases de posesión en ocasiones de peligro para el arco de Gwang-Yeon Lee.

Ecuador 0
Corea del Sur 1 (Jun Choi 39′)

Corea vs Ecuador - Football tactics and formations

La semifinal se agitó a falta de pocos minutos para el descanso. Primero Campana disparó al larguero tras una maniobra de enorme dificultad técnica, con un control orientado en carrera que le habilitó para rematar. En la jugada prácticamente posterior, Kang-In Lee sacó con picardía una falta de forma rápida y encontró a Jun Choi a la espalda de la defensa ecuatoriana. El carrilero surcoreano no perdonó ante la salida de Moisés Ramírez y adelantó a la República de Corea en un momento decisivo. A la Tri no le quedaba otra que reponerse como hizo en el duelo de octavos ante Uruguay, aunque en esta ocasión le faltó mayor clarividencia en los últimos metros.

Ecuador terminó frustrada ante el orden de la defensa asiática. Se topó una y otra vez con una zaga firme, compacta, que protegía el carril central con muchísimo efectivos y que limitó las intervenciones de Campana, Alvarado y Plata. Participó con mayor asiduidad el mediapunta Rezabala, pero casi siempre en zonas intrascendentes, a menudo porque debía bajar a recibir un peldaño por detrás de lo ideal para entrar en contacto con el cuero. Ecuador careció del habitual desborde por los carriles exteriores y se atascó ante un adversario que siempre dio con la fórmula para interrumpir el partido y dilatar los ataques sudamericanos. Fuera con pequeñas faltas cada vez que algún jugador salía de zona, por la corpulencia de Se-Hun Oh para ganar balones largos cuando el equipo estaba en apuro o por los toques de magia de Kang-In Lee escondiendo el esférico, la República de Corea se sintió bastante cómoda incluso cuando tuvo que sustituir al canterano ché, ya exhausto tras la acumulación de esfuerzos en las rondas eliminatorias.

Ecuador ganó el Sudamericano sub-20.
Ecuador era el vigente campeón del Sudamericano sub-20. Foto: MarcadorInt

El oficio surcoreano, unido con los nervios de Ecuador, deparó una segunda mitad plagada de imprecisiones y malas decisiones en el elenco sudamericano. Ecuador generó pocas oportunidades en la segunda mitad, aunque sí apretó a base de empuje e insistencia en los últimos minutos. Le anularon un gol por fuera de juego en una acción rocambolesca en el descuento y Gwang-Yeon Lee emergió bajo palos para detener un testarazo de Leonardo Campana desde el área pequeña que anduvo cerca de forzar la prórroga. No era el día de mayor inspiración en Ecuador, que recordó más a su versión de la primera fase que al equipo de las rondas eliminatorias del Mundial sub-20, y acabó sucumbiendo ante la constancia asiática. El próximo sábado, ante Ucrania, la República de Corea puede convertirse en el primer equipo que gana el Mundial de la categoría. El único éxito asiático en un Mundial organizado de la FIFA lo cosechó Arabia Saudí cuando conquistó el Mundial sub-16 de 1989.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

¿Serán Kang-In Lee o Take Kubo las primeras grandes estrella asiáticas de verdad? Lo que no han logrado otros tantos como Lee Seung-woo o Kagawa.

De momento está claro que el faro a seguir actualmente es Heung-Min Son.

Nakata fue el primer icono, gran marketing y una carrera con altibajos en Italia. Nakamura fue un clásico del Celtic que mostró no estar para más en su paso por el Espanyol. Para mí, la primera estrella asiática fue Park Ji Sung, todoterreno del United, que sin llegar al top sí tuvo una carrera contrastada. Kagawa y Nagatomo han tenido carreras decentes en Europa, que ya es un paso importante, aunque otros se han quedado lejos del nivel que apuntaban como Ki Sung Yueng, aunque sigue compitiendo, y recuerdo más de un bluff como Lee Cho o Yosihiro Kakikani. Hoy destaca Son, campeón de la Copa Asia, líder de su selección y clave en el Tottenham finalista de Champions. Kangin Lee tiene más potencial, con 18 años se le ve muy por encima del nivel de los sub20, queda ver si con el tiempo se estanca o sigue creciendo.

Y hablando de asiáticos, aunque no sea el mismo nivel, no me puedo olvidar del ramillete de iraníes… Nekounam y Masoud forman ya parte del recuerdo que tengo de Osasuna, Karimi pasó por el Bayern y hoy da guerra ese delantero peleón, Azmoun.

Esos los tengo en el cajón de los recuerdos exóticos, como a los egipcios Ahmed Hassan, Aboutrika y Mohamed Zidan, precursores de Salah.
Cada vez me doy más cuenta de que me hago viejo jajaja

Sé que esta noticia no tiene nada que ver, pero os pregunto por aquí: ¿Vais a sacar este año los cuadros con los clasificados para la Europa League y la Champions, indicando en que ronda entran?
Estaban muy bien.

Deja un comentario

*