Once ideal del Mundial sub-20 de Polonia 2019

Buletsa es uno de los jugadores destacados de la selección ucraniana.

Ucrania conquistó este sábado el Mundial sub-20 tras ganar a la República de Corea (3-1) en una final absolutamente insospechada el día que arrancó el campeonato. El conjunto ucraniano es el equipo más representado en nuestro once ideal del torneo, con cuatro futbolistas. El subcampeón, la República de Corea, también tiene una presencia destacada en el once, con dos representantes, los mismos que Ecuador. Italia, Senegal y Mali son los países que completan el once.

Artículo relacionado: Análisis del triunfo de Ucrania en la final

xi-mundial-u20-2019-bis

Andriy Lunin (Ucrania)

Considerado el mejor portero del torneo para la FIFA, Lunin fue uno de los pilares sobre los que se erigió la fortaleza defensiva del campeón. Muy seguro bajo palos, especialmente ágil en las estiradas y decisivo en momentos clave del torneo, Lunin supuso un refuerzo de lujo para la selección ucraniana pese a perderse el duelo de cuartos porque lo convocó la absoluta para los partidos de clasificación para la Eurocopa. Fue particularmente importante con sus intervenciones en las semifinales ante Italia, cuando más apretó la Azzurra, y también evitó el 2-2 de la República de Corea cuando el conjunto asiático quemaba todas sus naves en busca de la prórroga. Además de por sus intervenciones, el guardameta propiedad del Real Madrid también ha destacado por su autoridad a la hora de descolgar centros laterales y balones aéreos.

Yukhym Konoplia (Ucrania)

Carrilero derecho del campeón, Konoplia ha completado un Mundial sub-20 tan notable como constante. Relevante para dar amplitud al elenco ucraniano y resistente para repetir esfuerzos a la hora de subir por la banda, Konoplia se convirtió en un recurso clave para que Ucrania pudiera atacar con profundidad por las bandas. Completó una gran actuación ante Panamá en octavos, cuando le tocó subir más de lo habitual ante un adversario replegado, destacó en su rendimiento defensivo ante Colombia en cuartos, dio la asistencia del gol de la victoria contra Italia y generó el tanto del 2-1 ante Corea del Sur en la final. No solo recorre bien la banda, sino que atesora cierta calidad en el pase interior para conectar con Tsitaishvili entre líneas. Pertenece al Shakhtar.

Konoplia.
Konoplia brilló en el carril derecho de Ucrania. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Hyun-Woo Kim (República de Corea)

El líder de la defensa surcoreana ya ha dado el salto al fútbol europeo. A sus 20 años, Kim milita en el filial del Dinamo Zagreb, que lo captó después de verle en un torneo de categorías inferiores disputado en el país croata. En el Mundial sub-20 ha estado a la altura de la expectativa despertada por uno de los pocos futbolistas de la plantilla que ya había emigrado al extranjero. Seguro en el juego aéreo, sobrio en las coberturas, atento para acudir a la banda para achicar agua ante cualquier desajuste y poderoso en el área contraria en las acciones a balón parado, Hyun-Woo Kim ha sido una pieza vital para explicar el buen rendimiento del subcampeón. Algo protegido por el sistema de tres centrales por el que ha optado su equipo (quizás le falta algo más de velocidad para defender lejos de su portería, algo más expuesto), también le hemos visto actuar de mediocentro en algunos momentos del campeonato.

Valerii Bondar (Ucrania)

El capitán de Ucrania y de la firme defensa del campeón. Junto a Popov y Lunin, el defensa del Shakhtar Donetsk ha formado el eje que ha sostenido al conjunto europeo durante todo el Mundial sub-20. La protección que le brindaba el sistema, con una línea con tres centrales, le permitía salir a anticipar a menudo los movimientos de los atacantes rivales. Atento para adelantarse a cualquier potencial recepción a la espalda del doble pivote ucraniano, Bondar ha exhibido su lectura y velocidad de reacción. A pesar de no tratarse de un central particularmente alto (184 centímetros según la FIFA), mide bien los tiempos del salto en el juego aéreo y es expeditivo en sus intervenciones. Pura determinación cuando acude a un duelo individual o sale de zona para interceptar un ataque prometedor, rara vez deja una jugada sin terminar o concede segundas oportunidades.

La explosividad de Diaby ha sido una de las grandes armas de Francia en el Mundial sub-20.
Bondar capitaneó la defensa de Ucrania. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Diego Palacios (Ecuador)

Uno de los motores ofensivos del ataque de Ecuador desde el lateral izquierdo. El lateral zurdo que ha militado esta temporada en el Willem II ha sido uno de los futbolistas más constantes del semifinalista sudamericano, tanto en ataque como en defensa. Su velocidad punta y profundidad ha dotado a Ecuador de un arma para atacar los espacios -Plata y Alvarado son rápidos a la contra, pero casi siempre pide la pelota al pie-, y su precisión en los centros ha producido buenas ocasiones para su equipo. Asimismo, su rapidez y reactividad en defensa le han convertido en un zaguero difícil de rebasar. Por ejemplo, lidió bastante bien con Brian Rodríguez en el duelo de octavos de final ante Uruguay.

Jose Cifuentes (Ecuador)

Un todoterreno en el centro del campo de Ecuador. El despliegue físico de Cifuentes en la medular es lo primero que llama la atención en el ‘8’ ecuatoriano, aunque en el Mundial se ha encargado de exhibir su amplio abanico de virtudes. Pisa el área contraria cuando se incorpora por sorpresa desde la segunda línea y suele aparecer en zona de remate para terminar las jugadas. También le pega bien desde la frontal, como se encargó de recordar con un zapatazo descomunal ante Estados Unidos en cuartos. Sin embargo, Cifuentes no solo destaca por su portentoso físico. El futbolista de América de Quito también se ofrece para mover la pelota en la base de la jugada y la mueve con criterio, de un lado a otro, para organizar los ataques ecuatorianos.

Dion Lopy (Senegal)

Nacido en el año 2002, dentro de unos meses podría disputar el Mundial sub-17 con Senegal. Ha sido una de las revelaciones del torneo, perfectamente complementario con Cavin Diagne en la medular senegalesa. Con un mediocentro que le guardaba la espalda, Lopy ha podido volar y desplegarse en ataque. Partía desde el doble pivote, acompañaba las jugadas en ataque y las terminaba casi siempre en la frontal o en el punto de penalty para convertirse en un posible receptor de un centro lateral de un conjunto que atacaba mucho por las bandas. En ocasiones, no obstante, es muy impetuoso. No siempre mide bien su agresividad en las entradas ni el lugar donde puede cometer faltas cuando va a por todo en los balones divididos. Senegal lo echó mucho de menos en el duelo de cuartos ante la República de Corea, un partido que se perdió por sanción.

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835 31/01/2015
La República de Corea disputó la final del Mundial sub-20 por primera vez en el historia. Foto: Focus Images Ltd.

Kang-In Lee (República de Corea)

El Balón de Oro del Mundial sub-20 lideró a Corea del Sur hacia la primera final de su historia. Autor de dos goles y tres asistencias, Kang-In Lee se echó el equipo a la espalda en todo momento, desde la primera jornada, con absoluta libertad para moverse donde considerara oportuno. Acompañante de Se-Hun Oh en el 5-3-2 más habitual y en ocasiones partiendo desde la banda derecha cuando la República de Corea se ordenó en un 5-4-1, Kang-In Lee se convirtió en el eje ofensivo de su equipo a través de su personalidad y calidad en el golpeo de balón. Se ofreció siempre entre líneas para recibir, y una vez de cara a portería produjo un buen puñado de oportunidades gracias a su creatividad y precisión en el último pase. También amenazó con su tiro desde la frontal del área o su acierto en la ejecución del balón parado indirecto. En la recta final del torneo la acumulación de partidos en pocos días le acabó pasando factura y redujo su cuota de participación.

Artículo relacionado: Cuando Kang-In Lee frota la lámpara

Serhiy Buletsa (Ucrania)

Quizás un punto menos genial que Tsitaishvili, pero más atinado a lo largo del Mundial. La seguridad de los Bondar, Popov y Lunin explica el buen rendimiento defensivo del campeón, pero la calidad y pausa de Buletsa también ejemplifica por qué el conjunto ucraniano podía hacer daño cada vez que recuperaba la pelota y se desplegaba al contragolpe. Mediapunta derecho que actuó en el sector izquierdo, Buletsa era el punto de apoyo por el que pasaban casi todas las transiciones ucranianas. Desequilibrante en el regate gracias a su buena aceleración en los primeros metros de carrera e imaginativo para filtrar el último pase, Buletsa también dio aire a Ucrania en los partidos en los que defendía más atrás gracias a su pausa a la hora de interpretar lo que pedía cada encuentro. Rara vez se precipita, sino que el atacante del Dinamo Kyiv sabe cuál es el momento oportuno para soltar el balón, para esperar a que le doble Korniienko o para que el desmarque de Sikan/Supriaha le permita dañar a la defensa rival. Su acierto de cara a portería (3 goles en el torneo) también resultó decisivo.

Buletsa.
Buletsa recibió el premio de Balón de Plata del Mundial sub-20. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Sekou Koita (Mali)

Una de las individualidades más impactantes del Mundial sub-20 fue el delantero o segundo punta de Mali, ya propiedad del RB Salzburgo. Koita confirmó en este Mundial todo lo que insinuó hace cuatro años, cuando fue uno de los protagonistas de una selección maliense que alcanzó la final del Mundial sub-17. Ahora, con 19 años, demostró que también es un futbolista desequilibrante ante rivales más maduros físicamente. Su cambio de ritmo endiablado, la conducción con la pelota pegada a la bota izquierda, potencia y colocación cuando arma el disparo y personalidad para pedir la pelota en los momentos más delicados maravilló a todos quienes le siguieron a lo largo de la Copa del Mundo. Marcó tres goles y repartió tres asistencias en apenas 390 minutos de juego.

Andrea Pinamonti (Italia)

De menos a más a lo largo del Mundial sub-20, Pinamonti fue creciendo con el paso de los partidos. El capitán de la Azzurra ganó protagonismo a medida que subió la exigencia y exhibió algunas de las virtudes por las cuales ha sido considerado durante años uno de los atacantes más prometedores de la cantera del Inter. Pinamonti destacó en el juego de espaldas, protegió la pelota siempre con mucho criterio y dio tiempo a sus compañeros a la hora de incorporarse en ataque incluso en los días en los que jugaba más aislado junto a Scamacca, a menudo muy separado del resto del equipo. Además de su capacidad para involucrar en el juego a sus compañeros, Pinamonti también sacó a relucir su fabuloso golpeo. Cuatro goles le avalan como uno de los mejores atacantes del torneo.

Andrea Pinamonti.
Andrea Pinamonti fue de menos a más a lo largo del Mundial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Otros jugadores destacados:

Porteros: Alessandro Plizzari (Italia), Gwang-Yeon Lee (República de Corea), Michael Woud (Nueva Zelanda).

Defensas: Carlos Cuesta (Colombia), Denys Popov (Ucrania), Alessandro Tripaldelli (Italia), Chris Richards (Estados Unidos), Moussa N’Diaye (Senegal), Ikouwem Utin (Nigeria), Liberato Cacace (Nueva Zelanda).

Centrocampistas: Cavin Diange (Senegal), Tsitaishvili (Ucrania), Davide Frattesi (Italia), Young-Wook Cho (República de Corea), Alex Méndez (Estados Unidos), Ezequiel Barco (Argentina), Mitsuki Saito (Japón), Florentino (Portugal).

Delanteros: Gonzalo Plata (Ecuador), Danylo Sikan (Ucrania), Vladyslav Supriaha (Ucrania), Se-Hun Oh (República de Corea), Alexander Alvarado (Ecuador), Sebastian Soto (Estados Unidos), Moussa Diaby (Francia), Amine Gouiri (Francia), Amadou Sagna (Senegal), Luis Sinisterra (Colombia), Brian Rodríguez (Uruguay), Erling Haland (Noruega).

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

3 comments

Me gusta el once. Dejo el mio por aqui:Mi once del Mundial sub-20
3-4-2-1
Lunin
Popov
Bondar
Gabbia
Dest
Cifuentes
Esposito
Tripaldelli
Buletsa
Kangin
Supriaha o Pinamonti

No podía faltar a mi cita con este artículo ^^

Coincido plenamente con el once de Tomàs, lo de Seykou Koita fue una auténtica locura. Una de esas maravillosas sorpresas de un campeonato de inferiores. Algo parecido con Tsitaishvili, cuya espontaneidad tan fugaz hace que no esté en el once por delante de Buletsa pero sí que es un jugador sobre el que poner el ojo.

Mucho talento en Ucrania (la mayoría en el Dinamo Kiyv, veremos cuánto dura) así como en Senegal o Ecuador. La decepción Portugal, que de nuevo con una gran plantilla llena de talento y éxitos en torneos de etapas previas, ha naufragado.

Recuerdo el primer día de torneo que intercambiamos pareceres sobre Iván Ángulo y su gran impacto. Es cierto que aunque Colombia llegase a cuartos, su fútbol fue muy fugaz, así que acepto que no esté entre los “extras”. Por cierto, acaba de fichar por Palmeiras, donde había estado cedido en su sub-20, así que su Mundial al menos sí le sirvió ^^

Hasta el once del Europeo sub-21! Jaja

Muy buen artículo y coincido con el once. Sin embargo me queda la sensación de que aparte de Koita, Kangin y Lunin, el resto no llegarán tan alto como otros que no han brillado en este torneo, por ejemplo Joao Filipe, Dalot y Florentino de Portugal, o Lafont(sí, ya sé que estuvo muy mal) y Diaby.de Francia.

Deja un comentario

*