Ucrania-República de Corea sub-20: escribir la historia

agagag

El Mundial sub-20 de 2019 no solo coronará a un campeón inédito, sino que concederá la gloria y la inmortalidad en los libros de historia a un país poco habituado a grandes celebraciones futbolísticas. Ucrania y la República de Corea se enfrentan este sábado en una final absolutamente insospechada al inicio del campeonato, que ha premiado a los equipos que han funcionado a nivel colectivo como bloques firmes y ha penalizado a aquellos conjuntos que confiaban en la inspiración esporádica de sus estrellas más contrastadas. Ucrania puede conquistar su primer gran torneo de selecciones (en su palmarés únicamente consta un Europeo sub-19, hace justo diez años), una hazaña para un país competitivo pero que no forma parte de la primera línea de selecciones europeas, y la República de Corea se puede convertir en una pionera del fútbol asiático. Ningún combinado nacional de dicho continente ha alzado el título de campeón del mundo sub-20 (solo Japón había jugado una final, la que perdió contra España en Nigeria, hace justo veinte años). Tampoco Corea del Sur ha ganado nunca un gran torneo intercontinental, ni a nivel de clubes ni de selecciones. La medalla de bronce en los JJOO de Londres 2012 o las semifinales del Mundial de 2002 son lo más parecido.

La explosividad de Diaby ha sido una de las grandes armas de Francia en el Mundial sub-20.
Ucrania no partía como favorita para disputar las rondas finales del Mundial sub-20. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Los dos finalistas del Mundial de Polonia comparten atributos. Ambos han jugado la mayor parte de sus encuentros con un sistema con tres centrales y dos carrileros, una de las modas del torneo. Aunque la confección del centro del campo suele ser distinta en ambos equipos. La República de Corea puebla la medular con tres centrocampistas y libera a Kang-In Lee por detrás de Se-Hun Oh, un matiz distinto al elenco ucraniano, que suele descolgar a un punta (Sikan) y brinda mayor libertad a dos mediapuntas que flotan entre líneas. Buletsa es indiscutible en el sector izquierdo, mientras en el derecho reside la principal duda del once de Petrakov. Tsitaishvili fue titular en los primeros encuentros, pero perdió su sitio en detrimento de Kashchuk en el duelo de cuartos. Sancionado Tsitaishvili para la semifinal, no sorprendería ver al mediapunta del Shakhtar jugando de inicio ante el combinado asiático.

Artículo relacionado: El plan de Petrakov

De las asociaciones entre los dos mediapuntas ucranianos y los carrileros surgen las mejores oportunidades del cuadro europeo. No sobra la creatividad en un equipo que se siente más cómodo llevando la iniciativa, aunque la final contra la República de Corea quizás le exige afrontar un escenario en el que no se desenvuelve con tanta soltura. En un choque en el que se espera un dominio alterno, Ucrania deberá potenciar sus virtudes ofensivas. Konoplia ha completado un Mundial soberbio recorriendo la banda derecha, donde ha exhibido una sensibilidad notable para entregar el pase decisivo, y Buletsa es el jugador con mayor capacidad de desequilibrio para inventarse una ocasión de la nada. En la delantera, Sikan se ha ganado el puesto como titular por sus habilidades en el juego de espaldas y olfato goleador, aunque Supriaha es un futbolista más dañino cuando Ucrania tiene el marcador a favor y puede contragolpear. Las acciones a balón parado son otro recurso peligroso para el elenco ucraniano, aunque puede echar de menos a su central con mayor autoridad en el juego aéreo. La expulsión de Popov en la semifinal contra Italia no solo merma la defensa europea, sino que elimina de la final a un jugador decisivo en la estrategia en las dos áreas.

Popov se perderá la final por sanción. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Popov se perderá la final por sanción. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La República de Corea, por su parte, ha demostrado a lo largo del Mundial sub-20 que se adapta a todo tipo de escenarios. Mientras Ucrania no sabe lo que es ir por detrás en el marcador, una situación a la que no se ha enfrentado hasta ahora, la República de Corea sí ha exhibido personalidad en momentos de enorme dificultad. Prefiere esperar, replegarse en su campo y golpear con Kang-In Lee libre entre líneas y la velocidad de los interiores para estirarse con espacios, pero también ha exhibido recursos en días en los que ha tenido que levantar resultados adversos. Los toques creativos del mediapunta del Valencia han originado la mayor parte de las ocasiones de gol surcoreanas (tanto por su visión de juego como por lo que intimida su golpeo cuando arma el tiro en la frontal), pero los actores secundarios del cuadro asiático también han estado a la altura de lo que se les exigía en momentos puntuales. La altura de Se-Hun Oh permite a la República de Corea saltarse el centro del campo y evitar pérdidas en zonas comprometidas, y además le da un plus de poderío en las jugadas de estrategia. Si descuelga algún pelotazo, casi siempre deja a Kang-In Lee de cara a portería. Por otro lado la velocidad y electricidad de Won-Sang Um y de Young-Wook Cho, que pueden actuar tanto en la banda como de interiores para avanzar metros en conducción, brinda a Corea del Sur otros recursos alternativos a los chispazos del ’10’.

Artículo relacionado: Cuando Kang-In Lee frota la lámpara

Aunque lo mejor de la República de Corea, con la excepción del duelo de cuartos ante Senegal, ha sido su estructura defensiva. El equipo siempre defiende junto, apenas concede recepciones entre defensas y centrocampistas, y el defensa Hyun-Woo Kim, perteneciente al Dinamo Zagreb, ha completado varias actuaciones notables a la hora de corregir a sus compañeros y apagar fuegos. Es el zaguero más contundente de la línea defensiva, con permiso del carrilero Tae-Hyeon Hwang, y sostiene al equipo en los momentos de mayor dificultad. También ha contribuido a la clasificación para la final el buen papel del guardameta Gwang-Yeon Lee, que ha crecido a medida que subía la exigencia del Mundial.

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835 31/01/2015
Nunca un equipo asiático ha ganado el Mundial sub-20. La República de Corea puede ser el primero. Foto: Focus Images Ltd.

No son los equipos que se esperaban, ni las selecciones con las mejores individualidades, ni quizás las selecciones que han exhibido picos de juego más altos en el Mundial. Pero son las que han sobrevivido a todos los escollos, las que han aprovechado sus oportunidades, las que no han sucumbido a la presión en momentos en los que podían padecer ataques de vértigo y, sobre todo, las que han superado todas las pruebas que el torneo les ha puesto en el camino. Ahora solo les falta el último paso para escribir con letras de oro una página en el libro de historia del Mundial sub-20. Para ampliar el grupo de equipos que han alzado el torneo y pasar a la posteridad. Sea porque el Mundial de Polonia se convirtió en el punto de partida de una generación prodigiosa o sea porque con la perspectiva que dotan los años las estrellas emergentes de 2019 no colmaron las expectativas generadas y acabaron teniendo un paso fugaz por la élite.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Ucrania-República de Corea sub-20, sábado 15 de junio a las 18:00h

Corea vs Ucrania - Football tactics and formations

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (todos los derechos reservados)

Related posts

2 comments

Dura la baja de Popov en Ucrania, pero vuelve el georgiano para dar ese punto de verticalidad por la banda derecha. Sikan para hacer la labor de desgaste y luego Supriaha para atacar los espacios en la segunda parte.

Ganas de ver a Kangin hoy.

Deja un comentario

*