Partido Polish Boyfriend: Un derbi alemán qué no fue un derbi alemán

Sarre -  Carol Vinzant

No se puede vivir del pasado. Una tanda de penaltis dejó sin ascenso a la tercera división alemana en 2014 a un club en su momento capaz de jugar contra el Milan en Europa. Este fin de semana, el club en cuestión, el Saarbrücken, juega su derbi regional contra el FC Homburg, otro equipo que conoció la Primera División. Y fue campeón de liga. Aunque no fueron campeones de la liga de Alemania. Su región, el Sarre, es una zona de frontera con su relato propio. Y sus clubes, lejos de ser protagonistas, viven de un pasado en el que las desgracias, curiosamente, permitieron al fútbol local ser más protagonista que nunca.

El derbi FC Homburg-Saarbrücken, muy sentido en la zona, no suele ser seguido fuera del Sarre, ignorando que los equipos de la región, especialmente el Saarbrücken, fueron protagonistas en su momento. Ahora son poca cosa. El Saarbrücken fue un equipo muy digno, aunque una crisis económica provocó el descenso administrativo a la quinta división en 1995, cuando acababa de descender de la Bundesliga a Segunda. Su última temporada en Primera fue en 1994. Ha llovido. El equipo de la ciudad más grande de la región sufrió descensos en 2006 y 2007, viviendo las últimas temporadas entre Tercera y Cuarta. El descenso provocó el reencuentro con el FC Homburg, club que fue capaz de ganar competiciones locales a finales de los años 40. Antes solamente se veían las caras en la copa regional del Sarre, torneo que el Saarbrücken ha ganado en 9 ocasiones. El Homburg, vigente campeón, en 7. Una menos que el Borussia Neunkirchen, el tercer equipo importante de la región. El gigante, igualmente, es un Saarbrücken capaz de meter un 6-1 al Bayern en 1977.

El Sarre es diferente porque se trata de una de esas regiones disputadas entre Francia y Alemania, como Alsacia y Lorena. Estas regiones ahora forman parte de Francia, aunque Alemania ha controlado la región durante determinados momentos y clubes como el Estrasburgo o el Metz jugaron federados en Alemania durante los años 40. En el caso del Sarre, ahora es alemán, aunque fue francés. Y alemán. Y francés. Las zonas de frontera como ésta pasaron de mano en mano durante siglos. Esta inestabilidad le ha dado a la región una personalidad propia. E incluso provocó que el Sarre fuera una isla más o menos independiente: entre 1950 y 1956 la selección del Sarre fue oficial y luchó por jugar el Mundial de 1954 precisamente contra el estado al que pertenece este territorio hoy en día, Alemania. El partido clave lo perdió por 1-3.

Zona industrial rica en materias primas, después de la Primera Guerra Mundial quedó bajo gobierno de la Sociedad de Naciones pero fue administrada por Francia por un periodo de 15 años. Alemania había perdido la guerra y Francia quería dejar al enemigo sin una zona clave. Pero en 1935, el 90% de los habitantes votaron por unirse a la Alemania nazi. El sueño francés de controlar todas las tierras al occidente del río Rin se frustró. Después de la Segunda Guerra Mundial, más de lo mismo: Francia ocupó el Sarre y creó un protectorado con el compromiso de buscar una solución después de 12 años. La idea era intentar atraer la región, aunque la población se sentía alemana. Francia llegó a proponer en 1954 que el Sarre se convirtiera en un estado soberano y fuera sede de la capital de la futura Unión Europea, en un intento de alejarla de las manos alemanas, pero la población votó en contra. Así pues, Saarbrücken pudo llegar a ser lo que actualmente es Bruselas. Prefirió ser alemana.

Sea como sea, entre 1950 y 1956 fue un protectorado con su propia selección de fútbol y su representación en los Juegos Olímpicos del 1956. Su selección, reconocida por la FIFA, vivía sobre todo de los jugadores del FC Saarbrücken. Los clubes locales, en 1945, fueron refundados pues se ordenó clausurar las instituciones que habían trabajado con los nazis, como las entidades deportivas. Un cambio de nombre puntual y los equipos continuaron trabajando, aunque en el Sarre no podían competir más en las ligas alemanas. El Sarbrücken, subcampeón de la liga alemana en 1943, cuando perdió en Berlín por 3-0 con el Dresden, era el único equipo potente de la región y acabó inscrito en la segunda división francesa con el nombre afrancesado de FC Sarrebruck, por mediación de Gilbert Grandval, el alto comisionado francés en la zona. El Saarbrücken era un equipazo y se proclamó campeón con goleadas como un 10-1 al Rouen o un 9-0 al Valenciennes, superando en la clasificación al Girondins de Burdeos.

La victoria creó un problema mayúsculo a la Federación francesa. ¿Cómo dar plaza en primera a un equipo oficialmente extranjero? Su presidente, el famoso Jules Rimet, invitó al Saarbrücken a inscribirse en la Federación francesa, pero los otros clubs vetaron esta jugada y Rimet dimitió. El Saarbrücken se quedó sin liga para jugar. Con imaginación, la Federación del Sarre se inventó la ‘Copa Internacional del Saarland’ en 1949, un torneo amistoso jugado en Saarbrücken considerado por muchos como el antecesor de la Copa de Europa. El campeonato se jugó entre 1949 y 1952 con la presencia de equipos austríacos, franceses, belgas e incluso algún club americano como la Universidad Católica de Chile. En paralelo se creó también una liga amateur local, ganada por el FC Homburg en su primera temporada. El Saarbrücken, muy superior, jugó amistoso por todos sitios, goleando al Madrid en Chamartín, al Liverpool y ganando por 1-2 a una selección catalana formada por los mejores jugadores del Barça, el Espanyol y el Sabadell, en Les Corts. Tanta admiración despertaban que cuando se disputó la primera edición de la Copa de Europa en 1955 el Saarbrücken fue invitado. Ganó por 3-4 en San Siro al Milan, aunque quedó eliminado después de perder el partido de vuelta con los italianos por 1-4. Y eso pese a que en 1952 los equipos del Sarre fueron admitidos de vuelta a la estructura del fútbol alemán aunque, oficialmente, el Sarre era un estado diferente con su constitución propia.

La selección del Sarre, entrenada por Helmut Schön, quien llegaría a ser seleccionador campeón del mundo con la RFA, jugó las eliminatorias de clasificación del Mundial 1954, ganando 2-3 a Noruega y perdiendo, precisamente, contra la RFA. Igualmente, cuando la RFA acabó ganando ese Mundial, en el Sarre se celebró como una victoria propia, pues la gente se consideraba alemana. En 1957 la región se reincorporó al estado alemán. El Sarre pasó de ser un protectorado con constitución propia a ser un Land teutón. El último partido de la selección del Sarre fue una derrota en Amsterdam por 3-2 contra Holanda en un partido amistoso.

El fútbol del Sarre fue grande cuando la zona luchaba por su futuro, atrapada por las páginas de los libros de historia. Cuando la población pudo volver a ser alemana, como quería, los equipos empezaron a sufrir. El FC Homburg, amateur, se modernizó, con un ascenso a la Bundesliga en 1986, cuando derrotó por 3-1 al Bayern. En total jugó 3 años y se hundió. El Borussia Neunkirchen jugó tres temporadas en Primera. Y el Saarbrücken un total de cinco, la última vez en 1994. El Saarbrücken ocupa la segunda posición en su grupo de Cuarta, lejos del FC Homburg, perdido en la mitad de la tabla. El derbi servirá para recordar que estos dos clubes jugaron derbis para decidir quién era el campeón de la liga del Sarre, o la Copa local, cuando la región no era alemana por ley. Aunque sí en el corazón.

Foto de portada: Carol Vinzant.

Related posts

1 comments

Otro gran artículo de Toni Padilla.
Leer la noticia sobre el partido polish boyfriend es obligatorio cada semana. La mejor manera de aprender sobre fútbol e historia a la vez.

Deja un comentario

*