Partido Polish Boyfriend: Un triángulo amoroso en el fútbol danés

Kolding.  Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported Link Foto: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Kolding_-_Slots%C3%B81.JPG Link Autor: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Hubertus

Dinamarca tiene fama de país ordenado. Un estado sin miedo antes de afrontar debates sobre como se debe organizar el territorio. Hace poco más de 10 años por ejemplo, se modificó el mapa municipal de todo el país, fusionando poblaciones vecinas para crear nuevos territorios que permitieran una mejor gestión. En Dinamarca generó polémica una reestructuración de territorio que, quizás, no hubiera sido posible en España o Italia, pues se trataba de fusionar pueblos vecinos. Y ya se sabe que no todos los vecinos mantienen buenas relaciones. Como ya contamos, los vecinos de Brondby se negaron a formar parte de la capital, Copenhague. Aunque en la mayor parte del territorio, nacieron nuevas ciudades, nuevas zonas urbanas y regiones para funcionar mejor.

Texto relacionado: Brondby – Copenhague, Una zona residencial que no quiere depender de la capital

Una de estas zonas es la llamada zona del Triángulo. A principios de los años 60, las ciudades de Kolding, Fredericia y Vejle, unidas por un triángulo imaginario, decidieron trabajar juntas para coordinar y colaborar a nivel local en negocios, comunicaciones y educación. Y como funcionó, lo han ampliado a otros cuatro municipios. Casi medio millón de personas pues, viven en este triángulo con la reputación de ser una zona verde, con poca contaminación, pocos coches, muchas bicicletas y una buena salud económica. Es una zona situada en un lugar clave. En la costa este de la península de Jutlandia, la parte continental de Dinamarca. Justo delante de la isla de Fionia. Un puente ahora une esta isla con el continente. Aunque si miras el mapa, puedes entender la importancia estratégica. Desde la zona del Triángulo se salta fácil a Fionia. De Fionia, se salta a la isla de Selandia, donde esta Copenhague. Y después, ya llegas a Suecia. Es una zona que une Europa. Ahora, con puentes. Antes, con naves.

Kolding, Fredericia y Vejle, tres puertos en la costa continental, han escrito su historia juntos. Y este año, los clubes de las tres ciudades aspiran al ascenso a Primera. Uno lo conseguirá. Quizás dos. Los tres, imposible. Los clubes de la zona del Triángulo viven su rivalidad, en un país donde se tiende a unir esfuerzos. Esta vía danesa también se vive en el fútbol. Casi todos los clubes daneses han nacido después de la unión de diferentes equipos locales. Es muy difícil encontrar la historia de un club danés sin encontrar un proceso de fusión por el camino. Aunque en ocasiones, las fusiones fueron demasiado ambiciosas, como sucedió con Kolding y Vejle.

Velje, la ciudad de las fábricas en el Triángulo. Foto: Dominio público.
Velje, la ciudad de las fábricas en el Triángulo. Foto: Dominio público.

El Vejle es uno de los pocos clubes de fuera de Copenhague que ha ganado ligas. El palmarés de la liga está dominado por seis clubes de Copenhague y el Brondby, ciudad cercana a la capital que lucha por mantener su identidad. El primer equipo que no es de la isla de Selandia (la isla de Copenhague) en el palmarés es el AGF de Aarhus, en la octava posición con 5 ligas y 8 subcampeonatos. La última, en 1986. El fútbol danés, de este modo, es cosa de la isla de Selandia, aunque los clubes de Jutlandia se rebelan de forma puntual. En la parte continental de Dinamarca los últimos años han surgido proyectos interesantes como el Midtjylland o el Aalborg, aunque históricamente los clubes grandes de esta zona eran el Aarhus y el Vejle. Con cinco ligas y seis copas, el Vejle se siente grande aunque estas últimas temporadas anda perdido en Segunda. Ahora, con el ascenso muy cerca, sueña con recuperar la grandeza que permitió que quizás la ciudad más modesta de la zona, fuera la más grande a nivel futbolístico. Si Kolding tenía universidad y Fredericia palacios, Vejle tenía, sobre todo, fábricas.

La historia del club va unida a la de la ciudad. A mitad del siglo XIX y durante buena parte del siglo XX, Vejle, hasta entonces una ciudad comercial de provincia, se convirtió en “la Manchester de Dinamarca” debido a sus numerosas fábricas de manufactura del algodón. Si en 1850 era un puerto que unía Jutlandia con las islas de poco más de 6.000 habitantes, un siglo después tenía 40.000 habitantes. El club de fútbol fue fundado en 1891 por británicos que trabajaban en la industria local como un club de… críquet. Sí, hoy parece raro imaginar daneses jugando a críquet al lado de ingleses. En 1902, se sumó una sección de fútbol. Y fue amor a primera vista. El club ganó títulos regionales en los años 20, subiendo a Primera en los años 50, coincidiendo con esos años en que la industria del algodón empezaba a sufrir. En los 60, el Vejle era un club grande, un refugio para una ciudad que sufría por su economía. Fue la época en que nació la idea del Triángulo, clave para reactivar la economía local. Con Allan Simonsen como estrella, el Vejle vivió años dorados en los 70. Luego Simonsen se marchó a Alemania primero y Barcelona, después. Y volvió en los 80. La historia del club empezó a ser diferente justo el año del centenario, cuando llegó un doloroso descenso, en 1991. El Vejle se convirtió en un ascensor que incluso coqueteó con la posibilidad de bajar a Tercera. Mientras en la capital crecía el proyecto del nuevo Copenhague, en la región del Triángulo la gente se preguntaba cómo podían tener estabilidad económica y no tener buenos equipos. Sí los tenían de balonmano, pues este deporte tiene mucha tirada en la zona. Pero no de fútbol. Así que diferentes empresarios, con el apoyo de las autoridades regionales, optaron por una solución 100% danesa: fusionar equipos. En este caso, el Vejle con el Kolding. Su vecino. Su rival. Así nació en 2011 el Vejle Boldklub Kolding. El experimento duró dos años, pues a finales del 2012, la directiva del Kolding IF rompió el acuerdo. Pese a que, con ello, se obligaban a empezar lejos de Primera, pues el Vejle se quedó con la licencia en el fútbol profesional.

Link Foto: https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Monjasa_Park_20111021.jpg Link Author: https://da.wikipedia.org/wiki/Bruger:Pixi_Uno
Monjasa Park, el estadio del FC Fredericia, el club que cierra el Triángulo. Foto: Lars Schmidt bajo licencia Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0.

Kolding, donde también se respira balonmano, no está lejos de Vejle. Situado en un fiordo, el puerto de Kolding tiene una historia similar a sus vecinos. Era un puerto donde los campesinos vendían sus productos y los pescadores, su pescado. Hasta el siglo XIX, cuando la industria textil modificó para siempre el perfil de la ciudad. En Kolding se fundaron dos clubes de fútbol diferentes, el Kolding IF, fundado en 1895, y el Kolding Boldklub de 1919. Fueron años en que la ciudad, con recursos económicos, se convirtió en sede de universidades. A nivel demográfico, es la ciudad grande, especialmente después de la modificación territorial de la zona, según la cual, seis poblaciones vecinas pasaron a ser barrios de Kolding. Pero a nivel futbolístico, poca cosa. Así que los equipos, cómo no, se fusionaron en 2002. A la danesa, para dar a la ciudad un equipo de primer nivel. Y como ni así lo conseguían, en 2011 apostaron por la fusión con el Vejle. Fue un desastre. Las hinchadas podían tolerar una fusión entre equipos de la misma ciudad pero no con los vecinos. Cuando en 2012 se rompió el acuerdo, Kolding recuperó dos clubes. El Boldklub recuperó su identidad jugando en Cuarta y el Kolding IF salió mejor parado, pues la temporada pasada consiguió el ascenso a Segunda.

Este año, el Vejle lidera la tabla y parece destinado al ascenso. El Kolding es cuarto y tiene muchas opciones de jugar un play-off de ascenso, aunque su rival el próximo martes ocupa la tercera posición. Y lo puede dejar fuera. Un rival que es el club de la tercera punta del triángulo. El Fredericia. Si Vejle era ciudad de fábricas y Kolding, de estudiantes, Frederecia es la ciudad elegante con palacios. Y eso, pese a ser la ciudad joven. Fredericia fue fundada en 1650 por Federico III, de quien tomó su nombre. El Monarca quería crear una nueva ciudad, una nueva capital. En una zona fácil de defender, aunque bien situada, entre las islas y el continente. La bautizó con su nombre y decidió que sería la capital, aunque al final, Copenhague retuvo su condición de capital debido a su población e historia. Pese a ello, Fredericia fue una ciudad cuidada por la Monarquía. Una ciudad hermosa.

Martes 14 de julio, 19:00, FC Fredericia – Kolding IF

¿Y en el fútbol? No es una sorpresa. Tenían dos clubes. Y, cómo no, se fusionaron. En 1991 las autoridades municipales lideraron las reuniones para fusionar el Fredericia IF y el Fredericia KFUM, club que dependía de una entidad polideportiva famosa por su sección de balonmano. La unión no acabó de funcionar. Y después de ver cómo no se podía llegar a Primera, en 2002 el Fredericia IF salió del pacto. Eso provocó que el Fredericia FC, pese a este nombre moderno, quedara como sección del Fredericia KFUM. Y así ha conseguido ascender a Segunda, donde compite para subir a Primera. Curiosamente, en una zona unida a nivel económico, los tres clubes pueden ascender después de romper procesos de fusiones. Ni el Vejle sigue con el Kolding, ni el Kolding es el único club de su ciudad ni en Fredericia siguieron unidos. Las fusiones no siempre funcionan, pues.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada [Kolding]: Hubertus bajo licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported

Related posts

1 comments

Buen texto, Toni. Aunque hay un error. Este año sólo sube uno de Segunda porque en la Superliga el año que viene habrá menos equipos. Pasan de 14 a 12, con tres descensos -los confirmados de Esbjerg y Silkeborg y uno entre Hobro y Lyngby, en una eliminatoria directa a doble partido-, por lo que sólo sube el campeón de Segunda. Una pena.

Deja un comentario

*