Partido Polish Boyfriend: El club de la ciudad con tres nombres diferentes en 25 años

Astana Arena Foto: ChelseaFanNumberOne

A falta de pocas jornadas para el final de la liga en Kazajistán, el Astana parece capaz de defender el título de campeón por sexta temporada consecutiva. Pese a que se ha centrado en sus aventuras europeas, el club capitalino resiste en una liga que, poco a poco, parece más igualada. Con un partido menos, era segundo por detrás del Kairat. Este miércoles, ganó 0-1 al Okzhetpes Kokshetau y se ha puesto líder a falta de dos partidos. Y este fin de semana visita el complicado campo del Tobol de Kostanay, un club que ha llegado hasta el final del torneo con opciones de ser campeón. Si el Tobol sorprende, puede tener mínimas opciones de alzar el título. Aunque seguramente entregaría la liga al Kairat, el segundo clasificado.

Si finalmente el Astana se sale con la suya, conquistaría la sexta liga consecutiva para una entidad que hace poco explicó a la prensa que en principio no tiene pensado modificar su nombre. ¿La razón del comunicado? Que la ciudad sí ha modificado su nombre. Astana, oficialmente, ya no es Astana. Ahora es “Nursultán”, en honor al primer presidente del país, Nursultán Nazarbáyev. Los estados poco democráticos tienen esto, el culto personal a sus líderes. En Asia central sucede. Pues Kazajistán es asiático, aunque como el 11% del territorio computa como europeo a nivel deportivo pertenece a la UEFA. Todo complicado, en esta tierra con un ojo hacia el oeste y otra hacia el este.

Aunque también parte de una situación diferente. Con sus recursos naturales, el estado presidido hasta este año por Nursultán Nazarbáyev ha mejorado sus estructuras, su sistema educativo y se ha permitido la locura de levantar una capital en pocos años. Nazarbáyev controla el estado desde su independencia en 1991 y ha mezclado decisiones tiránicas con apuestas valientes en clave económica. En 1997 su gobierno decidió que la capital, Almaty, se encontraba demasiado alejada, tan cercana a la frontera sur con Kirguistán. Así que se trasladó la capital a la pequeña ciudad de Akmola. Se le cambió el nombre por el de Astana (‘capital’ en la lengua kazaja) y se han invertido millones para construir una ciudad llena de lujos y edificios impresionantes. Aún hoy Almaty, la capital en tiempos soviéticos, tiene más habitantes que Astana, la joya de la corona de un Nazarbáyev que dimitió por problemas de salud cediendo el poder al presidente del Senado, Kassym-Jomart Tokáyev, hasta las elecciones programadas para 2020. Sin embargo, Nazarbáyev sigue mandando en la sombra. Y ha visto con buenos ojos que una de las primeras propuestas de Tokáyev sea que Astana se llame oficialmente ahora Nursultán.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Astana, o Nursultán, es una ciudad joven. Y su club, lo mismo. Aunque gana ligas de forma tiránica. No le faltan ayudas, pues el estado, si se gasta el dinero en una nueva ciudad, quiere que sea líder en todos los aspectos. Como se puede suponer, esto no gustó en la vieja capital, Almaty, donde su club, el Kairat, es el más histórico. El que mejor compitió en tiempos soviéticos. Y el que tiene un matiz diferente. De los 12 equipos de Primera, 11 dependen sobre todo del dinero de los gobiernos de su región. La excepción es el FC Kairat de Almaty, que usa el dinero de una compañía de gas. Pero la compañía es propiedad de Kairat Boranbayev, un empresario que no recibe dinero del gobierno aunque controla las relaciones con ellos: su hija se casó con un nieto del presidente Nazarbáyev. Este empresario ha conseguido que el dinero de la empresa de gas KazRosGas permita al Kairat fichar a jugadores de renombre en los últimos años como el ucraniano Tymoshchuk o el ruso Arshavin. Una empresa de gas que tiene detrás al gigante ruso Gazprom, por cierto. Todo esto no le basta al Kairat, el único club kazajo que triunfó en la Unión Soviética, con muchas temporadas en la Primera División y una Copa de la liga. Símbolo de los nuevos tiempos, el equipo de la vieja capital no gana ningún título desde el año 2005 y suma cuatro subcampeonatos detrás del Astana.

Domingo 3 de noviembre, 10:00h, Tobol-Astana

Al Kairat le quedan dos partidos por jugar, ambos en teoría poco complicados. Antes de acabar en casa contra el Irtysh Pavlodar, el Astana visita el campo del Tobol, club de cierta tradición que fue campeón de liga en 2010, antes del dominio del Astana. Hace una semana, el campeón ya derrotó al Kairat por 3-1 en el partido en el que el club de la vieja capital podía cumplir el sueño de romper la tiranía de la nueva capital. No pudo ser. Y el Astana sigue dependiendo de sí mismo, aunque necesita no fallar este fin de semana.

Foto: ChelseaFanNumberOne bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

3 comments

Excelente artículo Toni Padilla, como todos los suyos. Sigo la liga Kazaja desde que los “mineros de Karaganda” sorprendieron a Europa y casi se cuelan en Champions (Se metieron en E.L como pioneros del futbol Kazajo). El Kairat en las últimas ligas y previamente el Aktobe le apretaron lo suyo a los capitalinos. Espero con ganas la nueva competición de la UEFA, y ver en ella a equipos como el Kairat y resto de equipos kazajos, que suelen dar guerra en las previas continentales (entre otras cosas por ir con la liga avanzada al ser en año natural) Este Domingo los aficionados a las ligas exóticas tenemos doble cita a las 10 en el canal de Youtube de la liga Kazaja jjj.

Todo lo relacionado sobre las repúblicas ex-soviéticas son temas muy interesantes. Habrá que estar pendiente de ese partido el domingo.

Gràcies Toni per aquets artícles que ajuden a saber més d’altres territoris.

Deja un comentario

*