Partido Polish Boyfriend: el derbi del hijo del panadero, Jürgen Klinsmann

Foto: sbos2

Una vez visité la ciudad de Göppingen. Allí había nacido Jürgen Klinsmann, uno de los héroes de mi infancia con sus goles en la Serie A. Un tipo capaz de conducir con un viejo Volkswagen por Londres cuando fichó por el Tottenham. Visité el museo del preservativo de la ciudad. Sí, tienen uno de tela de saco muy viejo. Y el edificio de la panadería de los Klinsmann, aunque dejaron de gestionar el negocio hace mucho tiempo. Cuando Klinsmann era adolescente, su padre compró una panadería más grande en Stuttgart. Y el chico creció en la principal ciudad de la región de Baden-Wurttemberg.

Este fin de semana se juega el derbi de Klinsmann, en la quinta división alemana. El club dónde se formó, el Stuttgarter Kickers, contra el Göppinger SV, el club de su ciudad natal. Además, el Göppinger necesita sumar puntos si quiere aspirar a ser segundo y jugar el playoff. El Stuttgarter Kickers puede atar la primera posición y el ascenso, en caso de ganar.

Con el Stuttgart luchando por no bajar otra vez a Segunda, esta urbe loca por el fútbol sufre. Su primer equipo, un club capaz de llegar a finales europeas, se ha convertido en un ascensor entre Primera y Segunda. La hinchada se tira de los pelos. En su momento, en la ciudad existían tantos hinchas del VFB Stuttgart como del Stuttgarter Kickers, aunque especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, la balanza se volvió desigual. Ahora el Kickers es un club regional, aunque puede presumir de un gran pasado. En 1987, siendo un club de Segunda, llegó a la final de copa. En Berlín, delante de 70.000 personas, marcó el 0-1 contra el Hamburgo. Aunque al final perdió por 3-1.

En los años 70 y 80 era un club de Segunda con un buen fútbol base. Cuando Klinsmann debutó, el VFB Stuttgart tardó poco en ficharlo. En 1986 marcaría cinco goles en una victoria por 0-7 en el campo del Fortuna de Düsseldorf. Y en 1989, llegaron a la final de la UEFA, perdida contra el Nápoles de Maradona. Fue la era de oro de la ciudad de la marca Porsche, con el Stuttgart ganando la liga en 1983 y el Kickers llegando a la final de Copa. Además, las temporadas 1988/89 y 1991/92 ascendieron a Primera. Siempre bajaron al año siguiente, perdiendo los cuatro derbis jugados. Después llegaron los problemas. La directiva quiso volver a Primera, gastó demasiado y acabó en ligas regionales. Allí anda.

El Kickers es uno de esos clubes típicos de Alemania, tierra llena de equipos fundados en el siglo XIX que resisten. Creado por estudiantes inspirados por los británicos, fue de los mejores clubes de Alemania antes de la Primera Guerra Mundial. Cuando Alemania debutó en unos Juegos Olímpicos en 1912, algunos de los jugadores eran de este club. Como Eugen Kipp, capitán de la selección. Kipp lideró la gira por España del Kickers en 1914, cuando fueron el primer club alemán en jugar en Barcelona, justo antes de la Primera Guerra Mundial, donde una bayoneta inglesa le destrozó la mandíbula. Jamás pudo volver a jugar.

GAZI-Stadion auf der Waldau. Foto: TWsk bajo licencia Creative Commons 3.0.
La tribuna principal del GAZI-Stadion auf der Waldau, la casa del Stuttgarter Kickers. Foto: TWsk bajo licencia Creative Commons 3.0.

Club polideportivo y propiedad de los hinchas, el Kickers juega en su campo de Gazi, justo debajo la torre de comunicaciones de la ciudad. La afición del club azulón presume de ser el equipo que suma más años jugando en el mismo estadio. Llegaron en 1905 y, más allá de algunos partidos en el Neckarstadion por reformas en su vetusta instalación, no se han movido de aquí. Y no quieren. En la quinta división, suelen llevar unas 9.000 personas a un estadio con capacidad para 10.000.

Este fin de semana les tocará visitar Göppingen, la ciudad donde nació uno de sus grandes ídolos. El chico que enamoró en los dos clubes de Stuttgart antes de elegir otros destinos. Vive en Estados Unidos y su hijo ha debutado con esta selección. Aunque suele volver a Stuttgart para animar a los dos clubes de la ciudad. Este año se ha dejado ver tanto en el campo del Stuttgart, que no quiere bajar a Segunda, como en el estadio de Gazi, para animar a un Kickers que quiere volver a la cuarta división alemana. Les tocará ganar en la ciudad dónde empezó el periplo del hijo del panadero que ganó un Mundial.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

 

Foto de portada: sbos2. 

Related posts

Deja un comentario

*