Partido Polish Boyfriend: el derbi de Leizpig, jugado lejos de las garras de Red Bull

800px-leipzig_skyline

Leipzig. Una de las ciudades más bonitas de Europa. Viva, entusiasta, con tantos monumentos a tu paso que te preguntas una y otra vez quiénes fueron esas personas que levantaron una de las ferias más importantes en tiempos medievales. O la Universidad. O los negocios. O te da por escuchar la música de Wagner, hijo de la ciudad, esperando que después no tengas ganas de invadir un país vecino. O el fútbol. Pues el fútbol alemán, más o menos, nació en Leipzig, cuando aquí se fundó la Federación el año 1900. En esta ciudad se levantó el primer estadio gigante de fútbol en 1922, para ver los partidos del VFB Leipzig, el primer campeón de liga alemán.

El fútbol sigue contando la vida de la ciudad. Y del fútbol, en general, pues aquí aterrizó la marca Red Bull para crear el RB Leipzig, uno de los clubes de moda de Europa. Aunque en la misma ciudad, no todo el mundo bendice a este club, amado y odiado a partes iguales, pues rompió las cartas de la baraja. El RB Leipzig se ha convertido en el mejor club de la vieja RDA. Allí donde los clubes eran socialistas, brilla el club más capitalistas, pues no deja de ser una inversión privada. De un tipo, con dinero, que ha comprado y creado un producto con un gusto por el fútbol muy bueno. Otra cosa serían sus valores, claro.

Ya lo contamos en su momento. Dieter Mateschitz, el padre de la marca Red Bull y del RB Salzburg austríaco, tenía claro que quería entrar en el mercado del fútbol de Alemania. Fue Franz Beckenbauer quien le sugirió que apostara por Leipzig. Una ciudad de medio millón de habitantes con tradición de fútbol, un estadio moderno levantado para ser sede del Mundial del 2006 y ningún club en la élite, como en toda la vieja RDA en su momento. En 2009 compraron un club de quinta división, el SSV Markranstädt, y lo registraron bajo la denominación Rasenballsport Leipzig. Evitaron así las normas sobre el modelo de propiedad del fútbol alemán, vigentes en las primeras cuatro divisiones. Después compraron los derechos del estadio de la ciudad. Todo el mundo sabía que se trataba de una empresa comprando con dinero un club, provocando el odio de las demás aficiones de Alemania, pues aquí se defiende que los clubes deben tener tradición, con el 51% de las acciones en manos de los socios, con un sentido de comunidad. El club ha llegado a la Champions siendo odiado por todos. Se han lanzado cabezas de animales muertos al campo, se ha llenado un estadio de gente vestida de negro para decretar la muerte del hincha tradicional, se han lanzado huevos y billetes falsos a los jugadores. Y pese a todo, el estadio de Lepizig se ha llenado. La ciudad sajona tenía millares de personas deseosas de fútbol de primer nivel. Y el RB Leipzig ha conseguido sus retos, en parte aprovechando que los clubes tradicionales de la ciudad fracasaron en su intento de llegar a Primera.

El edificio del Ayuntamiento en Leipzig. Foto de portada: Krzysztof Golik bajo licencia Creative Commons 4.0.
El edificio del Ayuntamiento en Leipzig. Foto de portada: Krzysztof Golik bajo licencia Creative Commons 4.0.

Esta semana se juega el derbi de Leizpig en la cuarta división. EL Lokomotiv-Chemie. Los dos clubes de siempre, donde las gradas se llenan de aficionados con un denominador en común: no les gusta el fútbol-negocio de Red Bull. Prefieren seguir en Cuarta o Quinta, sufriendo con las derrotas, aunque sintiendo que el fútbol sigue siendo algo más que ganar o perder. Gradas con jóvenes idealistas, con ancianos nostálgicos y con radicales que se pelean en las calles. La grada del Chemie se ha convertido en el lugar de encuentro de los antifascistas de la ciudad. Entre los radicales del Loko, se esconden grupos racistas, aunque no toda la afición del Loko tiene este defecto. El Lokomotiv no deja de ser el club histórico de la ciudad con muchos hinchas. Pese a que tener ultras de diferente rasgo político ha añadido mordiente al derbi, porque este partido no deja de ser para muchos el recuerdo de que otro fútbol debería ser posible, sin un tipo que compra y vende a su antojo. Un fútbol con hinchas detrás de las decisiones.

El origen del derbi se encuentra en el muro de Berlín. Cuando Alemania quedó dividida en dos, en la RDA los comunistas organizaron el deporte siguiendo un modelo similar al soviético. Los viejos clubes desaparecieron. Y en Leipzig se formó un primer club llamado SG Leipzig-Probstheida. Las normas del fútbol de la RDA decían entonces que solamente podían jugar futbolistas que residían en el distrito, aunque existían trampas. El Dinamo de Berlín, el club controlado por la Stasi, la policía secreta, ofrecía trabajo a los buenos jugadores. Y estos eran trasladados a un nuevo trabajo en una comisaría berlinesa, siempre. Y así podían jugar en el Dinamo. El Leipzig-Probstheida fue rebautizado BSG Erich Zeigner, en honor a un líder comunista local de los años 20, y después como BSG Einheit Leipzig Ost. La RDA exploraba diferentes formas para potenciar su fútbol, en unos años inestables. En la década de los 50 se decidió crear dos clubes en la ciudad sobre la base del anterior, el SC Rotation Leipzig y el SC Lokomotive Leipzig. Los dos, en la Primera División. EL Lokomotiv, vinculado al Ministerio de transporte, ganaría la copa en 1957. En 1956, más de 100.000 personas presenciaron un derbi en directo.

Domingo 21 de noviembre, 14:05h, Lokomotive Leipzig-Chemie Leipzig

La ciudad vivía con pasión su fútbol, aunque no llegaban los éxitos deportivos. Así que se decidió crear otro club, el SC Leipzig, que tomó los mejores jugadores de la ciudad. Los otros acabaron en un segundo club, el Chemie. Cosas de la vida, fue el Chemie quien ganó la liga, no el SC Leipzig. Seguir la evolución de los clubes de la ciudad por momentos se convierte en una tarea utópica. Tantas defunciones, fusiones y nuevos nombres te marean. Sea como sea, en 1996 nació otro Lokomotiv de Leipzig, desvinculado al anterior aunque era casi idéntico. Este sí consiguió brillar, llegando a la final de la Recopa en 1987, cuando perdió con el Ajax de Cruyff en el banquillo y un joven Van Basten. El Loko se convirtió en el mejor club de la ciudad, ganando ligas, mientras seguía existiendo el Chemie, vinculado a fábricas químicas, club que afirmaba tener sus raíces en viejos clubes de inicios del siglo XX en el barrio de Leutzsch.

El Commerzbank AG es el cuarto banco más grande de Alemania por activos totales. Foto de portada: Straktur bajo licencia Creative Commons 3.0.
El Commerzbank AG es el cuarto banco más grande de Alemania por activos totales. Foto de portada: Straktur bajo licencia Creative Commons 3.0.

Con el fin de la RDA, cuando la ciudad fue sede de muchas de las manifestaciones que ayudaron a la caída del muro, el Lokomotiv buscó un nombre diferente, recuperando la marca del primer gran club de la ciudad, el VFB. Llegó a debutar en una Bundesliga unificada en 1993, aunque duró solamente un año. Y pronto acabó sepultado por las deudas. Se refundó en dos ocasiones, una de ellas con los aficionados recuperando el nombre de Lokomotiv en 2003. O sea, los primeros pasos del nuevo Loko coincidieron casi con la llegada de Red Bull a la ciudad. Y en 2008 se llegó a jugar el derbi en cuarta, con victoria del Red Bull, cómo no. Ahora el Lokomotiv anda en la cuarta división, aspirando al ascenso a Tercera, presumiendo de ser el verdadero embajador del fútbol local. Para los hinchas del Lokomotiv, el RB Leipzig no deja de ser un ente invasor. Piensan los mismo la gente del Chemie, club especialmente vinculado a un barrio, Leutzsch; mientras que el Loko encuentra hinchas en más zonas de la ciudad. El Lokomotiv afirma ser abuelo de ese VFB Leipzig de inicios del siglo XX. Afirma ser hijo del Lokomotiv de los años 80. El Chemie defiende que su abuelo sería el Britania de Leipzig, otro de los primeros clubes de la ciudad, mientras que los padres serían el Chemie de los 60 y el Sachsen, un club que existió en los años 90, antes de desaparecer en 2011, cuando los hinchas los refundaron recuperando el viejo nombre de Chemie.

Y así tenemos este derbi. Cosas de la vida, con el nombre de los clubes de la RDA. Los nombres nos dicen tantas cosas. En la ciudad, el club grande tiene el nombre de una marca comercial. Otros recuperan nombres nostálgicos. Y Leipzig tiene tres clubes en las primeras cuatro divisiones del fútbol, recuperando la idea de ser una de las capitales del fútbol alemán.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Leipzig Travel bajo licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International.

Related posts

Deja un comentario

*