Partido Polish Boyfriend: El emigrante que volvió para ganar la liga con el club de su ciudad

carrick-a-rede_rope_bridge_antrim_northern_ireland_7107411257_2

En enero de este año 2020, antes de imaginar que llegaría una pandemia y todo sería duro, en esta sección recorrimos virtualmente escenarios de Escocia, Gales o Irlanda del Norte gracias a partidos menos conocidos, soñando con recorrer físicamente esos escenarios. Quizás en 2021, pues este año 2020 ha ido casi todo mal. Especialmente para los hinchas del primer derbi que contamos en enero del 2020, el Carrick Rangers de Irlanda del Norte. Su equipo anda último en la tabla, mientras que su eterno rival, el Larne, ocupa la primera posición liderando una revolución que tiene sorprendidos a los equipos históricos de Belfast.

Cuando sales de Belfast hacia el norte, llegas al condado de Antrim, una de las regiones de Irlanda del Norte. La costa donde se encuentran Carrickfergus y Larne, los puertos con dos equipos de fútbol enfrentados en el derbi del Este de Antrim. Carrick Rangers contra Larne. Carrickfergus, con 28.000 habitantes, es más grande que Larne, que no pasa de los 15.000. Aunque en el terreno de juego, ahora manda el Larne.

El castillo de Carrickfergus, en Belfast. Foto: Donna bajo licencia Creative Commons 2.0
El castillo de Carrickfergus, en Belfast. Foto: Donna bajo licencia Creative Commons 2.0

En 1976, siendo un club amateur de Tercera, el Carrick Rangers  ganó su única Copa de Irlanda del Norte al derrotar en la final al todopoderoso Linfield, el club más laureado de la región. Aún se trata de una de las mayores sorpresas del torneo. La victoria permitió al Carrick Rangers jugar la Recopa, donde sorprendieron eliminando al Aris de Luxemburgo antes de caer contra el Southampton inglés. Normalmente, el equipo grande en este derbi han sido ellos, fundados en 1939 en Carrickfergus después de la fusión de dos equipos amateurs locales. La idea era crear un club que fuera capaz de representar la ciudad a nivel profesional, aunque el primer ascenso no llegó hasta 1983. Desde ese 1983 hasta el 2003, la institución luchó para evitar el descenso, aunque ese llegó cuando la Federación de Fútbol de Irlanda del Norte decidió reducir el número de equipos de Primera de 20 a 16. El Carrick Rangers volvió, convertido en un equipo ascensor.

Los hinchas del Carrick Rangers sacan pecho recordando esta copa, ya que sus rivales del Larne jamás han ganado un título, aunque han perdido cinco finales coperas, la última en 2005. Nadie ha jugado tantas finales sin ganar jamás. Fundado en 1899, el Larne ascendió a Primera por primera vez en 1972, también en los años de mayor violencia en la zona. Después de un descenso y años duros, en 2018 volvió a Primera, donde en su primer año ya sorprendieron, aunque no consiguieron jugar la Europa League gracias al dinero de su nuevo propietario, Kenny Bruce. Nacido en Larne, de niño vivió los partidos en las gradas antes de marcharse a Inglaterra, donde ha fundado ‘Purplebricks’, una empresa inmobiliaria online que ha revolucionado el mercado hasta convertirse en un gigante que ya trabaja el mercado de Estados Unidos. Bruce, ahora millonario, ha decidido comprar el club de su vida anunciando su reto: ganar la liga. De momento, en el segundo año después del ascenso, lidera la tabla por delante del histórico Linfield de Belfast, al que derrotó hace pocos días. Un primer paso. Además, ha reformado el estadio.

Imagen del puerto de Larne, en el Condado de Antrim, Irlanda del Norte. Foto: Aubrey Dale bajo licencia Creative Commons 2.0
Imagen del puerto de Larne, en el Condado de Antrim, Irlanda del Norte. Foto: Aubrey Dale bajo licencia Creative Commons 2.0

Y todo, el mismo año que el Carrick Rangers ocupa la última posición en la tabla. La zona se puede quedar sin derbi la misma temporada que el Larne debute en competiciones internacionales. Sería un éxito para esta zona llena de historia, marcada por la violencia durante demasiados años. La historia de Irlanda ha estado marcada por la intolerancia religiosa entre protestantes y católicos. Y todas las armadas que han tomado parte en estos conflictos han pasado por aquí. Aquí, en Carrickfergus, desembarcó en 1689 Guillermo III de Inglaterra, episodio recordado en los muros de esta ciudad. En esa época, los ingleses ya dominaban Irlanda. Y para mantener el control sobre la isla, habían empezado una campaña para promocionar que muchos escoceses fijaran su residencia en Irlanda, alterando la demografía local. La costa de Antrim y la escocesa se encuentran tan cercanas que ha sido por aquí donde se ha labrado la relación entre británicos e irlandeses. La mayor parte de habitantes de estas ciudades son descendientes de escoceses que llegaron aquí hace cuatro siglos, expulsando a los irlandeses católicos hacia el interior. Pese a todo, el 10% de estas ciudades aún es irlandesa católica.

El partido entre Carrick Rangers y Larne, fijado para el sábado 26 de diciembre, ha sido aplazado por las restricciones del Covid-19 y se jugará más adelante

El problema, igualmente, era la religión. El Rey inglés, Jacobo II, era católico. Y como tal, intentó introducir la libertad de culto para los católicos atacando al poder del Parlamento inglés, de mayoría protestante. En junio de 1688 el monarca anunció el nacimiento de su hijo, lo que aseguraba la instauración de una dinastía católica.  Los políticos ingleses reaccionaron invitando a Guillermo de Orange, holandés y protestante, para que invadiera Inglaterra y se hiciera con el trono. Así empezó la guerra. Guillermo invadió Inglaterra en 1688 con el apoyo de la clase política local y Jacobo huyó. Aunque en Irlanda, católica, sus seguidores se hicieron fuertes. La isla, pues, fue invadida precisamente por Antrim. La guerra fue dura y acabó con victoria protestante. Irlanda fue sometida y los protestantes pasaron a mandar en toda la isla, promocionando que por los puertos de Carrickfergus o Larne llegaran más emigrantes, que provocaron que Irlanda del Norte fuese una zona de mayoría protestante, a diferencia del resto de la isla. Estas poblaciones viven muy unidas, por lo tanto, con Escocia. Por eso el equipo más amado en Carrickfergus es el Glasgow Rangers. Su equipo se llama Rangers en honor al club de Glasgow, club vinculado con el unionismo británico.

Los hinchas de los dos equipos protagonistas del derbi son protestantes, unionistas. Gente orgullosa que ha visto cómo muchos de ellos usaban el mismo puerto por donde llegaron para marcharse a Estados Unidos o Inglaterra en busca de una nueva vida. Y uno de ellos ha vuelto para convertir al Larne en una de las sorpresas de esta temporada.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: John5199 bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*