Partido Polish Boyfriend: Un equipo italiano en la alocada copa de Estonia

Foto:  Catherine Kõrtsmik bajo licencia Creative Commons 2.0.

Este último año, un equipo que nunca ha ganado ni un titulo y nunca ha jugado en Primera ha conseguido gozar de protagonismo en Estonia gracias a sus andanzas en la Copa. Este próximo miércoles, este mismo equipo se enfrenta al Kuressaare, un club de Segunda, buscando llegar por primera vez en su historia a los cuartos de final. La temporada anterior llegó hasta los octavos de final. El club en cuestión también tiene su grupo de hinchas en Italia y cientos de followers en las redes sociales. Nada mal pues se trata de un club de cuarta división estonia. El secreto es que el club lo han fundado italianos que viven en Estonia. Y sus amigos y familiares en casa los siguen desde la distancia.

En un fútbol, el estonio, que intenta mejorar gracias a un presidente de la federación que sale por la tele disfrazado con abrigos de pieles como si fuera un protagonista de Juego de Tronos, la aparición de este club ha sido una bendición. Y los italianos, gente con humor, no tuvieron otra idea que bautizar el club como Rumori Calcio. O sea, el Rumores FC.

Todo empezó en marzo de 2015, cuando un grupo de italianos que vivían en Estonia y encontraban tiempo para patear balones, decidieron crear un equipo y se apuntaron en la categoría más modesta del fútbol estonio. El Rumori FC tomó su nombre de la prensa italiana. Italia es un país de soñadores capaz de crear modas que se exportan, algunas buenas, otras malas. Nadie ha convertido el calciomercatto en una especie de espectáculo teatral como los italianos. Y por eso ahora en España muchos hablan de “mercatto“. Y los jugadores del Rumori FC, después de jugar, siempre hablaban de los rumores de mercado. Hinchas de Juve, Inter o Milan, peleados por los rumores, y amigos en el terreno de juego. Ayudó mucho que uno de estos enfermos fuera Angelo Palmieri, un periodista freelance que acabó viviendo en Estonia. Angelo es hermano de Tancredi Palmieri, un periodista que ha construido un mundo muy particular gracias al dominio de los rumores y las redes sociales que lo ha convertido en una celebridad en Inglaterra o Estados Unidos. Angelo, con sus amigos italianos, bromeaba sobre los rumores que le decía su hermano y sobre los rumores que soltaba Mourinho en ruedas de prensa cuando era entrenador del Inter, su equipo. Y así creó un blog llamado “rumores de vestuarios” que acabó bautizando al club, el Rumori.

Angelo ha acabado de entrenador de un equipo que destaca por su portero, Filippo Zanin, un chico que llegó a jugar en su ciudad, Biella, en la cuarta italiana, antes de optar por ser cocinero. Y así llegó a Estonia. El resto del equipo lo forman empresarios, informáticos, camareros y cocinero. En el equipo juegan ocho italianos, aunque también polacos, alemanes, turcos, un sueco, un egipcio y un ruso. Gracias al informático, al periodista y al empresario, el club apostó por crear una web para iniciar un crowdfunding y un negocio de venta de productos del club. Ya en su primer año, fueron uno de los clubes estonios que más productos vendieron. Además, su aventura copera, eliminando a dos rivales de Segunda, les aseguró fama. Angelo se asegura de mantener alta la popularidad del club y en esta última jornada de selecciones apareció celebrando un gol estonio contra Chipre con una bufanda del Rumori calcio en la grada.

Ahora, el Rumori Calcio afronta el reto de llegar a los cuartos de final de la Copa. Una copa especial. Estonia tiene muchas cosas por mejorar en su fútbol, aunque uno de sus aciertos ha sido copiar el formato de copa británico: todos los equipos pueden jugar la copa, incluidos estos italianos, acompañados de otros extranjeros y algún estonio, que después de sus dos entrenamientos semanales acuden a un restaurante italiano donde siguen cuidando sus barrigas. Un sistema que ha permitido ver los últimos años al campeón de liga jugar contra un equipo tan modesto que perdió 36-0. Y los jugadores derrotados, de un club llamado Virtsu JK, se sacaron fotos con el marcador entre bromas. Esta temporada, por ejemplo, en el primer turno de copa se vieron resultados como un 18-2, un 1-10, un 10-2, un 0-13 y un 27-0. Sí, un 27 a 0, del Paide al Hiiu United. En la segunda fase, se vio un 12-1, un 12-0 y un 10-0. Y cosas de la vida, en el tercer turno el Paide fue eliminado. Su filial, no. O sea, el filial del equipo que ganó 27-0 en la primera fase ha llegado más lejos, después de ganar su partido de tercera ronda por 11-0 contra un equipo de su misma categoría. El ideólogo de esta copa divertida es el popular Aivar Pohlak, un empresario particular considerado como el padre del fútbol estonio.

Pohlak era delantero en el FC Kuressaare. Y en los años 90 fundó el FC Flora, con el nombre tomado de un patrocinador especializado en productos químicos. En este club, llegó a ser jugador, entrenador y presidente a la vez. Después colgó las botas y ganó en 1994 la liga como presidente. Pohlak, famoso por ir siempre con abrigos y chalecos de pieles, se ha convertido en el presidente de la Federación. Se ha alejado formalmente del Flora en su intento de mejorar el fútbol de su patria. En 25 años, han nacido más de 150 clubes. Pohlak ha conseguido mejorar las asistencias, el nivel de juego, los estadios con dinero de la FIFA y la UEFA, y la cobertura de televisión. Aunque es un tipo de carácter y, por tanto, muchos critican sus ideas, como el día que decidió arbitrar un partido de copa, con su hija de juez de línea en una banda, y el futuro marido de su hija con el otro banderín. Partido de copa del club donde él mismo había sido delantero y del que es máximo accionista, el Kuressaare.

Y precisamente este Kuressaare será el rival el próximo miércoles del Rumori en la Copa. Pohlak ya ha anunciado su presencia en un partido especial, pues se juntará el hombre que lideró el renacer del fútbol estonio con uno de los clubes que han nacido los últimos años. En este caso, gracias a la insistencia de un periodista italiano que se encontrará con Pohlak en la previa, para salir en las fotos. A los dos les gusta salir en las fotos.

Foto de portada: Catherine Kõrtsmik bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*