Partido Polish Boyfriend: la ciudad griega con tres clubes y muy mala fama

Juan Ferrando Cultural Leonesa Aspire

La ciudad de Volos era una aldea con unos pocos centenares de habitantes. Y eso que en la zona se levantaron en su momento algunas de las ciudades más antiguas de Grecia. Aunque la historia le pasó por encima, como sucedió en tantos rincones de Grecia. Las viejas ciudades clásicas acabaron convertidas en aldeas, con cabras paseando entre ruinas. Atenas no era mucho más grande en el siglo XVIII, por ejemplo. Cuando en 1881 nació el nuevo estado griego independiente después de expulsar a los turcos, Volos, poco a poco, creció y se convirtió en uno de los puertos más importantes de Grecia. Situado a mitad de camino entre Atenas y Salónica, Volos pasó de tener unas 5.000 personas a superar las 50.000 en poco más de 50 años. Y cuando empezaron a llegar refugiados griegos que escapaban de la guerra greco-turca, Volos creció aún más. Aún hoy, un porcentaje muy alto de la población de Volos tiene raíces en tierras que ahora forman parte de Turquía, de donde fueron expulsados su antepasados.

Con 150.000 habitantes, Volos tiene ahora tres clubes de futbol. Y no muy buena fama. Curiosamente, de estos tres clubes, los dos con más tradición y con más hinchas juegan en Tercera División, donde disputan el derbi en plena lucha por el liderato. El otro no tiene hinchas, pues nació en el año 2017, aunque aspira al ascenso… a Primera. Cosas de Grecia.

Domingo 17 de febrero, 14:00h, Olympiakos Volos-Niki Volos

Aunque los primeros equipos de Volos nacieron en la primera década del siglo XX, ninguno gozó de estabilidad. El primer gran club de la ciudad no se fundó hasta el año 1924, cuando un grupo de refugiados que venían de la ciudad de Esmirna crearon un equipo de fútbol. Como decíamos antes, esos refugiados griegos que fueron expulsados de las ciudades donde habían vivido durante siglos ayudaron al crecimiento de Volos. En el pasado ya contamos en muchas ocasiones los diferentes casos de equipos griegos fundados por refugiados de la guerra greco-turca, cuando se calcula que unos dos millones de griegos llegaron al actual estado griego, expulsados por los turcos. Millares fueron asesinados.

En 1924 nació el Niki Volos. Como escudo eligieron la Victoria de Samotracia, la famosa estatua del siglo XX antes de Cristo encontrada en la isla de Samotracia, una isla griega delante las costas turcas. Eligieron esta imagen y este nombre (Niki significa Victoria) porque en su momento también fue el escudo del Panionios. Como contamos, el Panionios se fundó en la ciudad de Esmirna, hoy llamada Izmir, una urbe de mayoría griega hasta que las tropas turcas expulsaron o asesinaron a los griegos en 1923. Los refugiados de Esmirna acabaron en muchas ciudades griegas y el mismo Panionios fue trasladado al sur de Atenas, donde juega ahora. Los fundadores del Niki Volos eran hinchas del Panionios y se inspiraron en este club para iniciar su aventura, que los llevó a jugar en Primera en los años 60 y en la temporada 2014/15, cuando volvieron por una sola temporada antes de sufrir una bancarrota que acabó con el equipo en Tercera.

El año del ascenso a Primera, en la temporada 2013/14, la segunda división se dividía en dos grupos. Y cosas de los griegos, en el grupo norte jugaba el Niki Volos y en el grupo sur, el Olympiakos de Volos. O sea, los dos clubes de la misma ciudad no podían competir en el mismo grupo, afrontando viajes más largos… sin poder jugar en el barrio de su vecino. Igualmente, el formato unió los seis mejores equipos en un play-off final en el que el Niki Volos ascendió, derrotando a un Olympiakos de Volos que se quedó sin ascenso. Dos años más tarde, en 2016, el Olympiakos, sin dinero, se retiró de la liga y volvió a empezar en Tercera.

General views of Karaiskakis Stadium, Piraeus, Athens. Picture by Tom Smith/Focus Images Ltd 07545141164 24/02/2014
El Olympiakos VOlos nació en los años 30, fundado por hinchas del Olympiakos del Pireo. Foto: Focus Images Ltd.

Entonces, este Olympiakos ya era un club manchado. Fundado en los años 30 por hinchas del Olympiakos del Pireo de Volos, el club ascendió por primera vez a Primera en los años 60 y volvió a la élite en los años 90, cuando el club gastó demasiado. Por ese motivó acabó sufriendo una bancarrota en el año 2004. Y en 2008, llegó Achilles Beos. Y con él, el escándalo. Nacido en Volos, una ciudad con raíces en Esmirna, Beos vivió sus primeros años en esta localidad antes de marchar a Nueva Esmirna, la ciudad al sur de Atenas donde tiene su sede el Panionios. Como la familia Beos tenía miembros en las dos urbes, los Beos buscaron fortuna en Atenas, aunque Achilles, cuando pudo, se largó y terminó trabajando de guardia de seguridad en discotecas de Estados Unidos. Cuando regresó con dinero ahorrado a Grecia, se convirtió en representante de cantantes. En 1998, Beos adquirió la mayor parte de las acciones del Panionios y puso como presidente a uno de sus cantantes, el popular Lefteris Pantazis. El club llegó a jugar la UEFA, aunque la gestión de Beos provocó muchas deudas y peleas con los hinchas. Al final, en 2007 se marchó y volvió a su ciudad natal, Volos, donde intentó comprar el Niki Volos. Tenía sentido. El Niki Volos y el Panionios eran clubes de los refugiados de Esmirna y sus descendientes, como los Beos. Aunque en el Niki Volos habían visto la forma de trabajar de Beos en el Panionios y no aceptaron la oferta. Herido, Beos compró el Olympiakos de Volos.

Con su gestión agresiva, el Olympiakos llegó a Primera y en la temporada 2010-11 terminó quinto y se clasificó por primera vez para la Europa League. El club fichaba jugadores de cierto nivel y la afición se ilusionó. Hasta que estalló el escándalo Koriopolis. En 2011, la UEFA publicó un informe que alertaba de al menos 40 partidos amañados en Grecia durante la temporada 2009-10. Y tres clubes destacaban en la lista: el campeón, el Olympiakos del Pireo, propiedad de Vangelis Marinakis, el Kavala y el Olympiakos de Volos de Beos. El abogado Alexis Kougias, un expresidente del AEK de Atenas que entonces presidía el Panachaiki de Tercera, añadió más madera al fuego cuando anunció que poseía documentos y grabaciones de audio que demostraban cómo Beos tenía una buena relación con Marinakis. Y juntos decidían presionar colegiados, ofrecer primas o intentar mover hilos ofreciendo contratos a presidentes de otros clubes a cambio de amañar partidos. Las pruebas eran especialmente claras en el caso de Beos, quien aparecía afirmando que podía cambiar los árbitros de los partidos de su equipo, ofrecer 200.000 euros a colegiados a cambio de favores, o recibía llamadas de Marinakis pidiendo que lo ayudara para contactar con árbitros de los partidos europeos del Olympiakos del Pireo.

Picture by Ste Jones/Focus Images Ltd +44 7706 592282 03/08/2013 during the Steven Gerrard testimonial match at Anfield, Liverpool.
Marinakis, presidente de Olympiacos, se libró de cualquier condena por falta de evidencias. Foto: Focus Images Ltd.

El resultado fue que el Olympiakos de Volos acabó expulsado de la Europa League y enviado a Segunda junto al Kavala. El club presentó un recurso y lo ganó, aunque fue sancionado con 10 puntos. La Federación presentó un nuevo recurso y, finalmente, a 7 días del inicio de la temporada 2011-12 el club fue enviado a la Segunda División. Justo en esos años, Beos había fundado un partido político independiente, y con este llegó a ser elegido alcalde de Volos, imitando la táctica de Marinakis, el presidente del Olympiakos, que también llegó a controlar la alcaldía del Pireo con un partido creado a su gusto, con un vicepresidente como alcalde. Cuando el proceso se inició, igualmente, la suerte de Beos se acabó. Marinakis se pudo librar por falta de evidencias, Beos, no. Fue condenado, dejó de ser alcalde y acabó en la cárcel. Y con una sanción que le impide tener negocios en el deporte. En ese proceso también fueron condenados los presidentes del Asteras Tripolis, el Levadiakos y el Kavala.

Beos dejó de ser presidente y propietario del club el mismo verano del 2011, cuando después de ser sancionado la Federación promovió que el club fuera comprado por el empresario Panagiotis Botsivalis, sin dejar dinero en los bolsillos de un Beos que también fue condenado por amenazas físicas y apuestas ilegales. El Olympiakos se quedó a la puerta del ascenso a Primera dos años, hasta que, finalmente, en 2016, terminó sin dinero en Tercera, donde juega el derbi con el Niki Volos. Un club igualmente desgraciado, aunque sin la gran mancha del caso Koriopolis en la frente.

Volos ha vivido tantos giros de guion que el nuevo ya no sorprende: tener un tercer equipo. El Volos NFC fue fundado en 2017 y en dos años, después de comprar una plaza en Tercera, ya aspira al ascenso a Primera gracias al dinero del empresario Georgios Spyridopoulos, que apostó por el entrenador español Juan Ferrando, un trotamundos que ha entrenado en Moldavia o Chipre (en foto de portada). El Volos NFC nació intentando ocupar un espacio en una ciudad que siempre había tenido esos dos clubes unidos por una fuerte rivalidad. Intentando ofrecer una imagen nueva y fresca. Aunque en Grecia nadie puede descartar que, detrás, se mueva alguna fuerza oscura.

Foto de portada: MarcadorInt/David Fernández.

Related posts

2 comments

El articulo es muy bueno, pero parece que está escrito a todo correr. Es bueno revisar unas cuantas faltas de puntuacion y de perifrasis

Deja un comentario

*