Partido Polish Boyfriend: la ciudad que podría vivir un derbi europeo con equipos de ligas diferentes

A general view inside the stadium before the Sky Bet Championship match at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Paul Keevil/Focus Images Ltd 07825151989
16/12/2017

En octubre de 1991, la Federación de fútbol galesa anunció que nacería su liga. Hasta esa fecha, Gales era una tierra curiosa a nivel futbolístico. Los galeses, junto a los ingleses, escoceses e irlandeses, tenían una de las federaciones más antiguas del mundo, fundada en 1876. Habían sido claves en el nacimiento del fútbol internacional y, por eso, su Federación era oficial. Gales había jugado el Mundial de 1958, tenía a su selección luchando por llegar a fases finales y su Copa, fundada en 1877, una de las más antiguas del planeta. Solamente no tenía una cosa: liga. Era la única Federación de la UEFA sin su liga.

Históricamente, los clubes galeses jugaban en las diferentes divisiones del fútbol inglés. En Gales se contaba que una de las razones era que siempre había sido difícil armar una liga galesa por la geografía. Gales no tiene buenas comunicaciones entre su norte y su sur y, por eso, históricamente a los equipos galeses les salía más económico viajar hacia el este, hacia Inglaterra. Por eso el Cardiff City y el Swansea, los equipos de las dos grandes ciudades del sur, y el Wrexham, de la ciudad más grande en el norte, habían llegado a gozar de cierto protagonismo en las ligas inglesas. El viaje hacia el este era llano. Y el viaje de Wrexham a Cardiff era complicado, por tierras frías llenas de cimas y ovejas. Por esa razón, estos equipos podían jugar en dos copas diferentes: la galesa y la inglesa. En 1927, por ejemplo, el Cardiff City ganó la Copa inglesa y la Copa galesa. A la vez, el mismo año.

El nacimiento de la liga galesa pretendía, según Alun Evas, presidente de la Federación entonces, proteger el deporte local. Evans consideraba que sin Liga oficial, la FIFA podría ordenar que los galeses dejaran de competir a nivel internacional. En la UEFA se debatió esa posibilidad, pues los clubes galeses, entonces ninguno de ellos en la primera división inglesa, jugaban cada año la Recopa como ganadores de una Copa, la galesa, jugada en una tierra sin liga. En la temporada 1991/92 por ejemplo, el Wrexham jugó la Recopa como campeón de Copa cuando militaba en la cuarta división inglesa. Y eliminó al Lyngby, el campeón danés, por cierto, antes de caer contra el Manchester United. Era el momento de crear una liga.

El problema era cómo crear una liga cuando tres de sus clubes, los citados Cardiff, Swansea y Wrexham, militaban en un fútbol inglés profesional más rico. La nueva liga galesa estaba destinada a dar plaza en primera a clubes amateurs, que con ayuda de dinero de la federación podrían llegar a fichar algunos jugadores profesionales. Por eso fue un nacimiento complicado. La Federación permitió a Cardiff, Swansea y Wrexham seguir jugando en Inglaterra, ya que con el ascenso ese año del Wrexham, los tres jugaban en Segunda o Tercera. Fueron las únicas excepciones autorizadas pues jugaban en categorías profesionales. A los otros clubes galeses se les exigió entrar en la nueva liga, que nacía con diferentes divisiones. Y ocho clubes se negaron: Bangor City, Barry Town, Caernarfon Town, Colwyn Bay, Merthyr Tydfil, Newport, Newtown y Rhyl.

La primera temporada, pues, fue un caos, ya que la Federación solamente convenció al Bangor City y el Newtown para que aceptaran jugar en la nueva Primera División, ganada en su primera edición, en 1993 por el modesto Cwmbrân Town. El Rhyl finalmente cedió, aunque como reaccionó tarde, empezó en Segunda. Y los otros cinco clubes siguieron en ligas regionales inglesas, aunque como represalia la Federación galesa les ordenó jugar en Inglaterra todos sus partidos. Y no pudieron jugar en casa. El caso era complicado y los cinco clubes presentaron una denuncia en la justicia. Y ganaron. La justicia les permitió ser locales en su campo sin dejar de militar en el fútbol inglés. Pese a ello, el Barry Town primero, y el Caernarfon Town después también aceptarían jugar en la pirámide de divisiones galesa. Los otros rebeldes, Newport County, Colwyn Bay y Merthyr Town, aún siguen jugando como ingleses.

Picture by Tom Smith/Focus Images Ltd 07545141164 28/07/2013 Fans of Newport County look happy with the score during the Pre Season Friendly match at Rodney Parade, Newport.
El  Newport County sigue jugando en las divisiones inglesas. Foto: Focus Images Ltd.

En total, pues, seis clubes galeses juegan en Inglaterra. Uno de ellos, el Cardiff City, ahora en la Segunda División luchando por el ascenso a la Premier. Por eso, la capital galesa, Cardiff, no puede presumir de un club campeón de su liga. La liga galesa nunca ha sido ganada por equipos de sus ciudades grandes, pues los equipos grandes de Cardiff y Swansea juegan en Inglaterra. Aunque Cardiff, a diferencia de Swansea, sí tiene un equipo en la Primera división galesa, el Cardiff Metropolitan University, conocido como Cardiff MU. Técnicamente, pues, se podría dar alguna vez un duelo en Europa League entre el Cardiff City y el Cardiff MU, dos clubes de la misma ciudad, representando ligas diferentes. Si el Cardiff vuelve a la Premier, o gana la Copa inglesa, en 2008 llegó a la final, volvería a Europa. Y el Cardiff MU pugna por el mismo reto.

El Cardiff MU es el resultado de la fusión de hasta cinco clubes diferentes. Poco a poco, equipos de barrio y otros relacionados con la Universidad local se unieron con el sueño de dar a la ciudad una entidad grande en su liga. Aunque nunca podrá competir con el Cardiff City, el orgullo de la ciudad, con decenas de miles de hinchas. El actual Cardiff MU lucha por jugar en Europa, cosa que ya ha conseguido, con un equipo nacido de la fusión de dos clubes que, a la vez, eran resultado de otras fusiones. Uno era el Inter Cardiff, un club nacido en 1990 cuando empezaron a sonar rumores del nacimiento de una liga, sobre la base de dos equipos de barrio. Este Inter de Cardiff llegó a la vieja Copa de la UEFA, con cuatro subcampeonatos de liga, gracias en parte al patrocinio de la marca CabelTel, que en 1997 provocó que el club fuera llamado Inter CabelTel durante unos años. El año 2000, el club se fusionó con el equipo de la Universidad Metropolitana, equipo que a la vez, tenía sus orígenes en diferentes equipos de instituto. En 2012, el equipo asumió su nombre actual, Cardiff MU, con el apoyo de la Universidad. Los arqueros, como son llamados en honor al logo de la Universidad, juegan en las instalaciones de este centro con una media de unas 1.000 personas en la grada, con muchos estudiantes. Este año, con muchos jugadores ingleses, algunos de ellos chicos que se forman en diferentes cursos académicos, andan terceros en la tabla.

Y juegan lo más parecido a un derbi. A 35 minutos en coche de Cardiff se encuentra Barry. Un puerto de unos 50.000 habitantes que ha ido cambiando con el paso del tiempo. De puerto pesquero a ser uno de los puertos más importantes del planeta de exportación de carbón, pues las minas de carbón llenaron los bolsillos de algunas familias galesas, destrozó la vida de millares de mineros que luchaban por sus derechos y forjó el carácter duro de un pueblo sufridor. Y ahora, Barry poco a poco se adapta a los nuevos tiempos, convertido en una zona ideal para segundas residencias. Y para ser el destino final de jubilados locales, buscando caminar por sus playas.

El Barri Town en Worcester, en 1992 / Foto: Barry Town
El Barri Town en Worcester, en 1992. Foto: Barry Town.

En Barry juega uno de esos clubes rebelde que en 1992 no quisieron jugar en la liga galesa, el Barry Town. En la temporada 1992/93, este club creado en 1912 jugó una liga regional inglesa en la ciudad de Worcester, con el nombre provisional de Barri Town, en vez de Barry Town, para burlar las normas en espera de una resolución judicial a su petición de poder jugar en casa, sin abandonar la estructura inglesa. El Barry Town, junto a los otros rebeldes, ganó el caso, pese a que finalmente aceptó entrar en la estructura galesa porque sus directivos pensaron que era más probable llegar a Europa vía la liga galesa que llegar a la Premier League. Y así fue, pues el Barry Town ganó hasta 7 ligas, jugando en Europa en muchas ocasiones entre 1994, cuando debutó perdiendo 0-1 contra el Zalgiris lituano, hasta el año 2004. La mejor participación fue esa en la UEFA 96/97, cuando superó dos turnos, contra el Dinaburg letón y el Budapest Vasutas húngaro, antes de perder contra el Aberdeen escocés pese a empatar en casa 3-3.

Domingo 31 de diciembre, 14:00h, Cardiff MU-Barry Town

El cuento de hadas se rompió en 2003, cuando el club sufrió una bancarrota después de gastar demasiado. Fue un mazazo. La temporada 2003/04 llegaron a existir dos clubes llamados Barry Town, uno fundado por hinchas en una liga amateur y el otro sufriendo en primera mientras algunos de sus jugadores como John Fashanu, un exjugador del Norwich y el Aston Villa, elegía salir en un reality show para ganar dinero porque no cobraba. Finalmente, el club descendió por impagos a la tercera división galesa, donde fue salvado de la desaparición por los hinchas. El Barry Town pasó a ser un club gestionado por sus aficionados y empezó la lenta lucha por volver, poco a poco, a Primera. Retorno que no ha llegado hasta este año 2017. Esta temporada, el Barry Town anda en el medio de la tabla, jugando el único derbi de la liga galesa en la costa sud. Con la excepción del Carmarthen Town, de una ciudad sureña de interior, todos los equipos galeses juegan en localidades del norte. O en Inglaterra, pues el líder y gran dominador de la liga galesa desde que el Barry Town se hundió es el The New Saints Football, conocido como TNS, un club situado situado en las ciudades de Llansantffraid ym-Mechain (Gales) y Oswestry (Inglaterra). Aunque esa, es otra historia. La contamos aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*