Partido Polish Boyfriend: La liga griega más emocionante en años

Manolo Jiménez. Foto: http://www.sevillafc.es

La última vez que el AEK de Atenas ganó la liga fue en 1994. La última que ganó el PAOK fue en 1985. Y esta temporada, estos dos clubes sueñan con destronar a un Olympiakos que ha sido capaz de ganar las últimas 7 ligas de forma consecutiva. Y 12 de las últimas 13.

Pero este año el Olympiakos flaquea. Todo parecía de cara para el PAOK, que lideraba la tabla por delante del resto justo antes del PAOK-Olympiakos. Y justo ese día, un objeto impactó en el rostro de Óscar García Junyent, entrenador visitante. El partido no se pudo jugar, el Olympiakos lo ganó en los despachos por 0-3 y al PAOK, además, le quitaron tres puntos. Afectado por la polémica, el PAOK perdió su siguiente partido en el campo del Asteras Tripolis (3-2). En 15 días, pues, no solamente sumó 0 puntos de 6: ha perdido -3 puntos. Y el AEK de Atenas se puso líder, soñando, justo antes del PAOK-AEK. Aunque justo antes del partido, al PAOK le devolvieron tres puntos gracias a un recurso. Un domingo alocado en que el Olympiakos era el espectador desde la distancia. Eliminado de la copa por el AEK, el Olympiakos ha ganado solamente 2 de los últimos 7 partidos de liga en el terreno de juego. Dos sumando el partido contra el PAOK. Y aun así, sigue a 4 puntos del liderato. Aunque pueden ser siete en caso que no prospere un recurso presentado, pues les pueden quitar tres puntos por violencia al final de un Olympiakos-AEK.

El partido fue una locura. En el último minuto, el PAOK marcó el 1-0, aunque un jugador podía estar en fuera de juego posicional. El colegiado concedió el gol. Los jugadores del AEK, perdiendo el liderato, protestaron. Y después de dos minutos, el gol no fue validado. Y entonces apareció el presidente del PAOK con una pistola en la cintura. El partido se suspendió, el colegiado volvió a modificar su decisión en el acta (1-0 para el PAOK) aunque dejó claro que el presidente del club local, Ivan Savvidis, había invadido el terreno de juego con una arma. Este lunes, se ha anunciado una órden de captura contra Savvidis. Quien es griego y ruso a la vez. ¿Complicado? Estos es Grecia.

Total, esto acabó con la Liga de fútbol griega  suspendida por tiempo indefinido, según anunció el titular de Deportes griego, Yorgos Vassiliadis, tras reunirse con el primer ministro, Alexis Tsipras. Vassiliadis anunció que comenzarán a realizar consultar con todos los implicados y que la Liga no se reanudará hasta que lleguen a un acuerdo. Hace dos años el Gobierno ya interrumpió durante varias semanas los campeonatos profesionales de fútbol griegos tras un enfrentamiento entre hinchas del Panathinaikos y el Olympiacos, que impidió que se disputase el clásico

El AEK fue fundado por... Foto: MarcadorInt.
El AEK lidera la liga griega. Foto: MarcadorInt.

Si el PAOK es sancionado, el AEK pueden tener la liga en sus manos. Y Manolo Jiménez puede ser el gran héroe, con un equipo con caras conocidas, como Marko Livaja, el Chino Araujo, Erik Morán o Dmitro Chygrynskiy. En la última década, el AEK sufrió un descenso a Tercera División muy doloroso. Con 10 ligas en su historial, el AEK acumuló deudas y pérdidas de dinero. A la crisis griega se unió una mala gestión y cuando el Panthrakikos Komotini, rival directo en la lucha por el descenso, mandó el club a Segunda en 2013, los hinchas no dejaron acabar el partido y saltaron al campo persiguiendo a todos: jugadores locales, visitantes y el colegiado del encuentro. El club fue sancionado y bajó a Segunda. La directiva del club se largó y una asamblea provisional aprobó el descenso administrativo a Tercera para dejar de ser una entidad profesional, aunque fuese por un año, para sanear las finanzas. Un escenario planificado por el empresario Dimitris Melissanidis, que llegó poco después a la presidencia del club para salvar al AEK.

Melissanidis ya presidió el AEK entre 1992 y 1995, cuando el club ganó su última liga, la 1993-94. Considerado uno de los hombres más ricos de Grecia, Melissanidis piensa en grande y anunció, entonces, su sueño de reconstruir el estadio del club, demolido en 2003 después de quedar dañado por el terremoto de 1999. El AEK juega en el Estadio Olímpico en espera de la inauguración del nuevo estadio, prevista para la próxima temporada. Melissanidis creó una empresa llamado “Difefalos 1924” que se encarga del proyecto, animando a los aficionados a comprar participaciones en ella. El nuevo estadio se llamará “Hagia Sophia”. “Hagia Sophia” es el nombre de la Basílica de Santa Sofía de Estambul en griego. O sea, es una manera de recordar a los fundadores del club: los griegos de Estambul que llegaron a Atenas como refugiados después de la guerra contra los turcos. En dos años, el club volvió a Primera y en 2016 ganó la Copa. Con muchos cambios de entrenador, hasta que llegó Jiménez. Con él, el club volvió a Europa la última temporada (esta ha quedado eliminado en la Europa League pese a no perder ni un partido) y ahora se sueña con la liga. Sería cerrar el círculo, renaciendo después del descenso.

Estadio Olímpico Atenas. Foto: Wally Gobetz
El AEK juega en el Estadio Olímpico de Atenas. Foto: Wally Gobetz.

El AEK no deja de ser eso: renacer. En 1923, después de una guerra sangrienta, los estados de Grecia y Turquía pactaron un intercambio de poblaciones. Medio millón de musulmanes que vivían en tierras griegas desde hacía siglos se marcharon como refugiados a Turquía. Un millón y medio de griegos que vivían en Anatolia desde tiempos inmemoriales marcharon a Grecia. Detrás quedaban muchas guerras, revueltas y masacres de poblaciones civiles. La independencia griega, las dos guerras balcánicas, la Primera Guerra Mundial, las revueltas otomanas, el ascenso al poder de Atatürk, la invasión griega de Anatolia (que acabó en desastre) o las acusaciones de genocidio contra los civiles armenios y griegos.

La llegada de más de un millón de turcos a Grecia no fue fácil. Aunque eran refugiados, les costó encontrar su sitio, trabajo y olvidar sus casas, quemadas o ocupadas en Istanbul o Esmirna. Los civiles griegos los consideraron mártires, aunque luego sufrían por si les quitaban trabajo. Y les cerraron las puertas. Aún hoy, los descendientes de esas familias expulsadas del actual territorio turco se relacionan entre ellas y mantienen una identidad común. Uno de los pilares de esta identidad son sus equipos de fútbol. El Panionios fue fundado en Esmirna (Izmir en turco) y sus socios le dieron vida de nuevo en Nea Smyrna (‘Nueva Esmirna’, en griego), una ciudad dormitorio al sur de Atenas. El AEK de Atenas fue el equipo de los refugiados que llegaron a Atenas procedentes de Istanbul, refugiados que se opusieron a los atenienses de toda la vida, hinchas del Panathinaikos. En griego, AEK significa ‘Athlitiki Enosis Konstantinoupoleos’. O sea, Unión Atlética de Constantinopla. Recordemos que los griegos llaman a Istanbul con el nombre de Constantinopla. El Ergotelis fue el equipo de los refugiados que llegaron a la isla de Creta, opuestos al otro club local, el OFI.

Y en Salónica, un grupo de chicos fundó el PAOK. La mayor parte de ellos habían jugado juntos en un club llamado ‘Hermes’ en el barrio de Pera, en Istanbul. El PAOK fue su herencia y utilizaron como escudo el águila bicéfala símbolo de Constantinopla y la iglesia ortodoxa. Recordemos que la iglesia griega aún hoy mantiene su sede en Istanbul, símbolo de los tiempos del Imperio Bizantino. Pasado muy vivo en ciudades que han evolucionado con el tiempo. La Istanbul llena de griegos, armenios y judíos ya no existe. Como tampoco existe la Salónica llena de judíos sefarditas que hablaban español, turcos e idiomas eslavos. La historia es compleja.

(Justo delante, el estadio del Iraklis)
El PAOK sueña con volver a ganar la liga. Foto: MarcadorInt.

Así pues, luchan por el título dos clubes fundados por refugiados, con esa águila en el escudo. Y el AEK parece por delante antes de este partido contra un PAOK que necesita ganar, sin hinchas en la grada, para seguir con opciones de alzar su tercera liga. La hinchada del PAOK vive un año emocionante pese a no jugar sus derbis locales contra el Aris, que lidera la Segunda División. Durante los últimos años el PAOK ha soñado con ser la alternativa al Olympiakos gracias al dinero del empresario Ivan Savvidis. Savvidis es miembro de la comunidad griega en Rusia y preside la Asociación de griegos de Rusia. Además, es miembro del partido político presidido de un tal Vladimir Putin. El pueblo griego ha sido históricamente un pueblo emigrante y encontramos griegos en medio mundo. En la vieja Unión Soviética eran millares. Savvidis, rico gracias al tabaco, es uno de ellos. Así, un griego nacido en Georgia con pasaporte turco ilusiona con su dinero a un club griego con raíces en Turquía. Savvidis compró el club en 2012 y ha apostado por diferentes entrenadores. Este año, Razvan Lucescu, hijo del legendario Mircea Lucescu. La plantilla es una multinacional, con los españoles Crespo y Cañas. Y Savvidis ha acabado como protagonista de la jornada, cuando persiguió al colegiado con una pistola y guardaespaldas por el terreno de juego. “Suele ir armado y con guardapespaldas pues es un hombre de negocios importante” se justificó Crespo, jugador del PAOK, en la cadena Cope.

En los últimos años, el PAOK ha superado al Panathinaikos, que padece una grave crisis económica, y se ha consolidado como alternativa al Olympiakos. Aunque tanta inversión y tantos sueños se han saldado solamente con dos copas y dos subcampeonatos. Y justo el año que creían que podía ser el suyo, el AEK vuelve más fuerte que nunca. Los dos clubes, además, pueden ser rivales en la final de Copa. El PAOK ya ganó el partido de ida de las semifinales 1-3 al Panionios. El AEK perdió 2-1 contra el Larissa. Un Larissa que, curiosamente, es el último club griego capaz de ganar la liga sin ser AEK, Olympiakos o Panathinaikos. Fue en los 80. Mucho ha llovido.

Foto de portada: http://www.sevillafc.es

Related posts

3 comments

Gran Artículo!!..
Después de los incidentes de ayer, para que no se tomen en serio la Historia…
Todo tiene su porqué y como no lo atajen pronto, la Historia continuará (peligrosamente)…

Cómo se echan de menos esos derbis de Salónica entre PAOK, Aris e Iraklis… a todo esto, ¿por dónde anda el Iraklis que la temporada pasada descendió de la primera división?

Deja un comentario

*