Partido Polish Boyfriend: Los equipos de refugiados que mantienen vivas melodías de otros siglos

Grecia federación - Marcadorint

Este año, en la Segunda División griega juegan tres clubes llamados Apollon. Tres clubes inspirados en el Dios Apolo. Cuando tienes un pasado glorioso, siempre es buena idea inspirarte en él, bautizando entidades deportivas con nombres de Dioses, bellos y pecadores, que aún hoy forman parte de nuestra cultura. Aunque algo chirría cuando ves un club pequeño, sin dinero y sin buenos resultados, con un nombre presuntuoso. Los clubes llamados Apollon no han destacado por sus éxitos.

Poco queda de la Grecia Antigua en la Grecia Moderna. La Grecia actual es hija de siglos de dominación turca. Un estado nacido de guerras crueles donde los héroes, más que generales cultos de la antigüedad, eran bandidos iletrados. Alabamos la preciosa arquitectura clásica griega en una urbe caótica como Atenas. Relacionamos esas épocas con una actualidad diferente, pese a que aún existe un cordón umbilical entre ese pasado y este presente. Grecia sufrió mucho hasta el siglo XIX y cuando por fin se libró del yugo otomano se inspiró en el pasado para levantar su nuevo estado. Un estado que fue evolucionando, especialmente después de la guerra greco-turca de hace un siglo. En 1919, los griegos invadieron tierras que consideraban suyas en la actual Turquía, pero fueron derrotados. Soñaban con recuperar esas tierras donde los griegos llevaban siglos viviendo y se quedaron sin ellas. La guerra acabó con matanzas de civiles en los dos países y más de dos millones de refugiados. Los dos clubes llamados Apollon que se enfrentan próximamente son eso, clubes de refugiados griegos que escaparon de tierras actualmente turcas.

El Apollon de Esmirna aspira al ascenso a Primera, categoría que perdió la última temporada. El Apollon luce orgulloso en su escudo el nombre de esta urbe, Esmirna, donde ya no juega porque actualmente esta ciudad se llama Izmir y se encuentra en Turquía. La verdadera casa del Apollon se erige en el norte de Atenas, donde llegaron los socios del club cuando fueron expulsados de Esmirna en 1923. El Apollon fue fundado en esta ciudad en 1891, cuando Esmirna era un importante puerto de la costa del Imperio Otomano. Los griegos habitaron en Esmirna durante siglos y eran una de las comunidades más importantes de una ciudad multicultural, con armenios, judíos, italianos, franceses. Las comunidades griegas de la actual Turquía eran descendientes de esas colonias griegas fundadas, en ocasiones, en el siglo VIII antes de Cristo. Y allí se quedaron esos griegos pese a que llegaron otras banderas, otras religiones, otros gobiernos. Hasta 1923. Más de 25 siglos de tradición. Si la actual Grecia es europea, en la antigüedad el mundo griego ocupaba las dos costas, los dos continentes.

Domingo 26 de enero, 14:00h, Apollon Pontou-Apollon Smirnis

Cuando en 1919 el Imperio Otomano desapareció al final de la Primera Guerra Mundial, el estado griego pensó que era el momento para invadir las costas asiáticas y unir esas ciudades llenas de griegos, como Esmirna, a su estado. Es más, los tratados posteriores a la Primera Guerra Mundial designaron que la zona de Esmirna pasaría a ser parte del Reino de Grecia porque los griegos aquí eran mayoría. Aunque Grecia quiso más y sus tropas desembarcaron en Esmirna dispuestas a ganar en los campos de batalla más tierras para su reino. Pero los griegos chocaron con una nueva realidad, el nuevo estado turco que nacía de las cenizas impulsado por su líder, Mustafa Kemal Ataturk. Los turcos ganaron la guerra y las tropas griegas se fugaron como pudieron. Cuando las tropas turcas entraron en Esmirna, los barrios griegos y armenios ardieron en un incendio en que centenares de personas perdieron la vida. Se cometieron matanzas. En 1923, después de esa guerra sangrienta, los estados de Grecia y Turquía pactaron un intercambio de poblaciones. Medio millón de turcos que vivían en tierras griegas desde hacía siglos se marcharon como refugiados a Turquía. Unos dos millones de griegos que vivían en Anatolia desde tiempos inmemoriales se marcharon a Grecia. Muchos de estos refugiados griegos fundaron clubes en Grecia, en su nueva casa, como el AEK o el PAOK. Aunque los refugiados de Esmirna fueron diferentes: no fundaron clubes nuevos, simplemente dieron continuidad a los que ya tenían. Uno de ellos, el Panionios, juega en el sur de Atenas. El otro, el Apollon, juega en el norte. Los dos clubes, rivales en derbis griegos de Esmirna antes de 1919, han seguido jugando derbis en Atenas.

Dimitrios Pelkas of PAOK and Petros Mandalos of AEK Athens holding the Cup during the Greek Cup Final at Olympic Stadium, Athens Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 11/05/2019
Tanto PAOK como AEK fueron fundados por población refugiada que se marchó de Turquía y estableció su hogar en Grecia. Foto: Focus Images Ltd.

Curiosamente, el Apollon era una escisión del Panionios, una entidad fundada en 1890 con el nombre de “Orfeón Musical y de deportes”. En 1898, esta asociación, con secciones deportivas activas, fue bautizada con otro nombre: Panionios. El nombre lo dice todo: Pan significa ‘todo’ mientras Ionios se refiere al mar Jónico que separa Grecia de Esmirna. El nombre es una forma de decir que todo el jónico, o sea, las dos costas, forman parte de la misma idea: Grecia. Pero entre los fundadores del “Orfeón Musical y de deportes” algunos socios decidieron crear una nueva asociación porque no les gustaba la línea ideológica de la asociación, bastante progresista. El nuevo club, más conservador, fue llamado Apollon en honor a Apolo. Ya en Grecia, el Apollon fue subcampeón de liga en 1938 y en 1948, aunque rápidamente se perdió en categorías regionales y no volvió a ser importante hasta los años 90, cuando perdieron la final de Copa. Luego sufrieron una bancarrota y escándalos como el que acabó con el presidente Stamatis Vellis en la cárcel declarando en un caso de corrupción en el fútbol griego. Pese a todo, el Apollon volvió a Primera, aunque acabó bajando en 2019.

En los próximos días, se enfrenta al Apollon Pontou, un club de Kalamaria, una ciudad justo al lado de Salónica. A diferencia del Apollon de Esmirna, este club no fue fundado en la actual Turquía. En este caso, un grupo de refugiados que acabó en Kalamaria decidió crear una entidad nueva, en 1926, para cuidar su cultura y practicar deporte. Como indica el nombre, estos refugiados eran pónticos, los llamados griegos del Ponto, una comunidad que llevaba viviendo desde antes de Cristo en la costa norte de Turquía, en el Mar Negro. Los griegos pónticos tenían su propio dialecto, sus propias tradiciones y culturas. Pese a que todos eran griegos, tenían un folclore muy diferente a los griegos de Esmirna, por ejemplo. Los griegos pónticos habían quedado aislados de otras comunidades griegas en la costa mediterránea y por eso su dialecto es muy diferente. Sus tradiciones, también. Aún hoy, ser descendiente de esos refugiados puede condicionar tu vida. No todos los habitantes recibieron con los brazos abiertos a esos refugiados que eran griegos como ellos, aunque con dialectos diferentes. Los refugiados aprendieron a buscarse la vida manteniendo comunidades en ocasiones cerradas, donde quizás no estaba bien visto que un griego del Ponto se casase con una griega de Esmirna. Pese a que habían compartido la misma desgracia.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Durante la primera mitad del siglo XX, el gobierno turco ya perpetró matanzas de armenios y griegos pónticos. Con la guerra, se acentuó y ciudades antaño con una gran comunidad griega, como Trebisonda, dejaron de ser multiculturales. Escaparon comerciantes, aunque también campesinos que vivían en comunidades aisladas del interior, en las montañas, donde aún hoy se pueden encontrar sus construcciones. Algunos griegos pónticos llegarían a Grecia en los años 90, cuando se derrumbó la URSS, ya que existían comunidades griegas en la actual costa georgiana o rusa. Poco a poco, volvieron a las tierras de donde habían salido las naves de sus antepasados hace más de 2.500 años.

El Apollon nació más para cuidar las canciones pónticas, de gran belleza y tristeza. Aunque poco a poco su sección de fútbol destacó y en los años 60 llegó a Primera. Entonces el club se llamaba Apollon Kalamaria aunque, después de una bancarrota y diferentes descensos, hace dos años un empresario descendiente de griegos pónticos, Alex Kalas, se convirtió en el nuevo propietario. Forzado a cambiar legalmente el nombre del club después de una bancarrota, decidió bautizarlo como Apollon Pontou para intentar llegar a todos los descendientes de esos refugiados de hace 100 años. Aunque muchos de ellos siguen a otros clubes, como el AEK de Atenas. El mismo presidente del AEK, Dimitris Melissanidis, es hijo de un refugiado. En 2002, Zoras Melissanidis, su padre, falleció a los 87 años en las puertas de la Asociación de Griegos pónticos de Nikea, donde solía cantar cada noche canciones pónticas. Viejas canciones que desde hace un siglo ya no se escuchan mirando al Mar Negro.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*