10 alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

Tottenham Hotspur manager Mauricio Pochettino before the Premier League match at Turf Moor, Burnley
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
23/02/2019

La pelea del Tottenham ya es la lucha por la Champions

Tottenham-Arsenal (sábado, 13:30)

Las dos últimas derrotas ante el Burnley (2-1) y el Chelsea (2-0) han dejado al conjunto de Pochettino a nueve puntos del liderato de la Premier y más cerca del quinto que de las opciones reales de pelear por el título. Incluso el Arsenal, su eterno rival contra el que juega este sábado un nuevo derbi del norte de Londres, vuelve a soñar con alcanzar a su vecino tras haberlo intuido demasiado alejado. Los de Emery han pasado en pocos días de estar diez puntos por debajo a tenerlo a sólo cuatro, con la perspectiva de pisarle incluso los talones en caso de victoria en Wembley. Conociendo los antecedentes, en los que Pochettino ha preferido rotar en Europa antes que hacerlo en la Premier, el duelo de vuelta de los octavos de Champions en Dortmund no debería condicionar demasiado el once del argentino. La próxima semana y media va a marcar el signo de esta primera campaña de Unai en Inglaterra: además de visitar al Tottenham, recibirá al Manchester United en una finalísima por la cuarta plaza y disputará íntegramente una eliminatoria de Europa League ante el Rennes que es más difícil de lo que parece. A.T.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El derbi del río revuelto

Fulham-Chelsea (domingo, 15:05)

106 días duró la aventura de Claudio Ranieri en Craven Cottage. El dueño del Fulham, Shad Khan, confirmó este jueves la destitución del técnico italiano. Los 12 puntos conseguidos en los 16 partidos ligueros bajo el mandato de Ranieri no fueron suficientes para la directiva Cottager, que ha dejado en manos del hasta hace poco mediocentro inglés Scott Parker la tarea de remontar los 10 puntos que separan al Fulham de la salvación. Menos de dos años después de su retirada, Parker recibe su primera oportunidad como entrenador en el fútbol profesional en el último club que le vio jugar (2013-2017) y portar el brazalete de capitán. La tarea no es sencilla: apenas quedan 10 jornadas y el equipo viene de una racha de 7 derrotas en 8 encuentros. En el horizonte del calendario quedan por recibir, entre otros, a Liverpool, Manchester City y, este fin de semana, a los vecinos de Chelsea. Los de Sarri llegan al duelo tratando de salir de su particular vía crucis, que les ha costado la eliminación en ambas copas, la inestabilidad de su técnico en el banquillo y perder la delantera en la pelea por los puestos de Champions. La victoria del miércoles frente al Tottenham, en la que los blues volvieron a adoptar un planteamiento más conservador como ante el Manchester City, supuso un soplo de aire fresco. Dejar a los de Pochettino sin disparar a puerta por primera vez desde que el argentino está en el banquillo en Premier reafirmó tanto a los que exigían cambios a Sarri como a los que confían en la gestión del ex del Napoli. El técnico italiano también ha dado una de cal y una de arena con el tema Kepa, dando la titularidad a Willy Caballero ante el Tottenham pero asumiendo en rueda de prensa que los platos rotos ya están pagados y que Arrizabalaga vuelve a ser parte del equipo y jugará al menos uno de los dos siguientes partidos. E.M.

Maurizio Sarri of Chelsea during the Premier League match at the John Smiths Stadium, Huddersfield Picture by James Wilson/Focus Images Ltd 07522 978714‬‬ 11/08/2018
Maurizio Sarri ha sido uno de los grandes protagonistas de la actualidad del fútbol inglés en las últimas semanas. Foto: Focus Images Ltd.

Un derbi teñido de rojo en las últimas ediciones

Everton-Liverpool (domingo, 17:15)

La última vez que el Everton ganó un derbi al Liverpool, Baines tenía 25 años, Phil Neville seguía en activo, Arteta vestía la camiseta toffee, Fernando Torres lucía la zamarra red y compartía equipo con Kyriakos y Konchesky bajo las órdenes de Roy Hodgson. De eso hace más de ocho años. Desde ese 17 de octubre de 2010, cuando el Everton derrotó al Liverpool por 2-0, el conjunto azulado de la ciudad de los Beatles enlaza 18 derbis sin ganar a su máximo rival. Una eternidad para un club de la dimensión del Everton y más todavía en un duelo local. Marco Silva no ha reflotado a los toffees como se esperaba y como mucho puede meterse en la pelea por la séptima posición, que dará acceso a la Europa League si ninguno de los dos equipos de Manchester gana la FA Cup, en una campaña repleta de altibajos. Digne ha rendido bien en el lateral izquierdo, Richarlison ha dejado buenos partidos tanto de extremo izquierdo como de delantero centro, pero al Everton le ha faltado consistencia y regularidad a lo largo de la Premier. Este domingo, no obstante, tiene la oportunidad de dejar huella en la campaña 2018-19: puede romper una racha demasiado larga de empates y derrotas contra el Liverpool y puede aguar la fiesta a su rival ciudadano. El equipo de Klopp ha perdido fuelle en las últimas semanas en su pelea por alzar la primera Premier League de su historia -en el formato actual, pues no se proclama campeón de Inglaterra desde 1990- y actualmente solo suma un punto más que el Manchester City. Le costará ganar en Goodison Park y más todavía si no puede jugar Roberto Firmino, duda hasta última hora. T.M.

Una carpeta distinta

Real Madrid-Barcelona (sábado, 20:45)

Mismo escenario, protagonistas prácticamente calcados, pero un contexto muy diferente. Tres días después se reedita el Clásico en el Santiago Bernabéu, aunque esta vez con la liga en juego. La pelota está en el tejado del Real Madrid, todavía dolido por la eliminación copera, que afronta el duelo con la necesidad de ganar para comprimir la pelea por el título. El Barcelona lidera la liga con siete puntos de ventaja respecto al Atlético y nueve respecto al Real Madrid, al que goleó en el Camp Nou, por lo que cualquier resultado que no implique la victoria blanca reducirá notablemente sus opciones de hacerse con su 34º entorchado. Asimismo, esta vez el equipo de Valverde no salta al césped con la urgencia de anotar en algún momento para alcanzar su próximo objetivo. Con respecto al último precedente, el Barcelona procurará mover la pelota con mayor agilidad y precisión que en el primer tiempo copero, pues algunas pérdidas pudieron costarle caro de haberse mostrado más contundente en el remate el conjunto blanco. El regreso de Arthur, que ya jugó los últimos minutos de la semifinal, quizás puede ayudar a paliar ese déficit. Por su parte, el equipo de Solari debe pulir su autoridad en ambas áreas: perdonó las oportunidades que generó en el tramo de mayor superioridad y padeció la mayor puntería de su acérrimo rival. El acierto en los duelos individuales inclinará la balanza hacia una dirección u otra: Vinícius y Reguilón hicieron sufrir al Barcelona en la banda defendida por Sergi Roberto y Semedo y obligaron a Piqué a desproteger el área, mientras la banda izquierda del conjunto culé ha causado problemas al Real Madrid en todos los choques disputados esta temporada. T.M.

General view of the exterior of the stadium pictured ahead of the first leg of the UEFA Champions League semi-final at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 02/05/2017
El Santiago Bernabéu acogerá un duelo entre Real Madrid y Barcelona por segunda vez en menos de una semana. Foto: Focus Images Ltd.

Gattuso está encontrando su Milan

Milan-Sassuolo (sábado, 18:00)

A un paso de la final de copa y afianzado en puestos de Champions, el proyecto de Gattuso en Milan parece estar encontrando su sitio. Las flamantes incorporaciones de Piatek (7 goles en 6 partidos como titular) y Paquetá han sido los resortes finales que han terminado de lanzar a un colectivo que viene repitiendo alineación y sistema como señal de que las cosas funcionan. El interior brasileño ha sorprendido a propios y extraños con un ritmo de juego y desgaste altísimo sin haber tenido un proceso de adaptación a Europa. Su rendimiento, unido al buen hacer de Bakayoko y Kessie (duda este fin de semana por lesión), han hecho del Milan un equipo sólido y entero: sólo ha recibido tres goles en lo que va de 2019. Las apariciones de Calabria, Suso y Çalhanoglu terminan de dar lustre a un equipo cuya seña de identidad es el despliegue. El Sassuolo, por su parte, llega por el camino contrario al duelo. Sólo suma una victoria en sus últimos 12 encuentros y empieza a quedarse sin balas para luchar por estar en Europa. Al contrario que el Milan, las dudas llevaron a De Zerbi a tocar cosas en su equipo ante la SPAL y variar el sistema, sin excesivo éxito. De cara a este encuentro, recupera a Domenico Berardi para ganar colmillo ante un rival especial: el ex de la Juve le ha anotado 8 goles en 9 encuentros. Cuatro de ellos, eso sí, en un mismo partido. Era 2014, y esa goleada le costó el puesto en el banquillo rossonero a Massimiliano Allegri. Eran otros tiempos y otro Milan. Tras una larga travesía en el desierto, con Gattuso, empiezan a volver a encontrarse. E.M.

Un derbi antes de Dragao

Lazio-Roma (sábado, 20:30)

La Roma afronta el clásico ciudadano justo antes de jugarse su supervivencia en la Champions en Oporto. Es un partido, más allá de lo pasional, fundamental para ambos en lo numérico: los de Eusebio Di Francesco están obligados a ganar para no dejar escapar a un Milan enrachado (es cuarto con un punto más y recibe al Sassuolo) y para acabar definitivamente con las posibilidades de su enemigo íntimo de clasificarse para la próxima edición de la máxima competición continental. Los de Simone Inzaghi apuran su última bala: son sextos a siete puntos del Milan (con el que empataron a cero en la ida de la semifinal copera) y a seis de la Roma, pero han jugado un partido menos que ambos, por lo que a efectos prácticos no están tan lejos. El preparador local recupera a Radu con respecto a su formación intersemanal ante los rossoneri y medita dejar de entrada en el banquillo a Luis Alberto. Di Francesco sólo tiene la baja de Ünder y no modificará demasiado el equipo que ha sumado los últimos nueve puntos en disputa. A.T.

El reto de la Juve es volver a ganar la liga sin perder

Nápoles-Juventus (domingo, 20:30)

Con trece puntos de ventaja sobre el Nápoles al inicio del mes de mayo, la Juventus tiene la Serie A en el bolsillo. Es cuestión de tiempo que alce el título, el octavo seguido, y pondrá la directa si vence en el estadio partenopeo. La visita al Nápoles es una de las citas más difíciles que restan en el calendario de la Vecchia Signora, que aspira a ganar por segunda vez la Serie A sin perder ningún partido. Lo logró en el primer campeonato de su vigente racha triunfal, en la temporada 2011-12, cuando completó 38 jornadas sin conocer la derrota. Es uno de los objetivos que se puede marcar el equipo de Allegri para mantener el hambre y el estímulo competitivo en la recta final del curso junto al horizonte de igualar o superar los 102 puntos obtenidos en la campaña 2013-14. El Nápoles, por su parte, intentará cosechar una victoria de prestigio que refuerce su moral en el tramo final de campaña en un estadio en el que nadie ha ganado esta temporada. Nadie ha celebrado un triunfo en San Paolo, de hecho, desde que lo lograra la Roma el 3 de marzo del año pasado. Sin opciones reales de ganar la Serie A y con el acceso a la próxima edición de la Champions encarrilado, el conjunto sureño puede centrar su atención a medio plazo en la Europa League. El Nápoles no alza un título continental desde 1989 y Ancelotti no posee dicho título en su amplia vitrina de trofeos, así que un triunfo en casa ante la Juventus puede ser una buena fórmula para afrontar la eliminatoria contra el Salzburgo con los ánimos en alto. T.M.

Cristiano Ronaldo of Juventus and Raœl Albiol of Napoli during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 29/09/2018
La Juventus visita San Paolo este fin de semana. Foto: Focus Images Ltd.

Las ausencias pueden volver a distanciar al Bayern

Borussia Mönchengladbach-Bayern (sábado, 18:30)

Robben, Tolisso, Coman, Ribéry, Alaba y Goretzka no participarán en la visita del Bayern al estadio del tercer clasificado de la Bundesliga. Las bajas merman el potencial del equipo de Niko Kovac, que al menos ha recuperado a Ulreich, Hummels y Neuer, cuya presencia en la convocatoria resultaba incierta hasta unas horas antes del partido. No parece el mejor escenario para medirse a un Borussia Mönchengladbach particularmente peligroso cuando dispone de metros para contragolpear gracias a la velocidad de atacantes como Thorgan Hazard o Alassane Pléa. Con esas armas, de hecho, el Gladbach goleó (0-3) en el Allianz Arena a principios de octubre. Ahora el equipo de Hecking se ha desinflado un poco e incluso ha perdido por 0-3 en sus dos últimos partidos ligueros disputados ante su afición -hasta entonces había sumado todos los puntos posibles en casa en la Bundesliga-. Sin embargo, el once alternativo al que deberá recurrir el Bayern puede ayudarle a provocar pérdidas en campo contrario que potencien sus mejores virtudes. Más todavía si tenemos en cuenta que el equipo bávaro empezará su partido a un mínimo de tres puntos del Borussia Dortmund, que juega en Augsburgo el partido adelantado al viernes. T.M.

El segundo de los tres choques consecutivos con el Oporto de anfitrión

Oporto-Benfica (sábado, 21:30)

La semana grande de Dragao afronta sus dos platos fuertes en cinco días. Tras la victoria ante el Braga que encarriló las semifinales de la Taça de Portugal (3-0), el Oporto se juega media liga ante el Benfica justo antes de recibir a la Roma para intentar remontar la eliminatoria de los octavos de final de la Champions. La ventaja de los dragones se ha visto reducida a solo un punto debido a la extraordinaria racha de resultados que ha encadenado el conjunto encarnado desde la llegada de Bruno Lage al banquillo (ha ganado sus ocho partidos de liga y además se ha clasificado para los octavos de la Europa League eliminando al Galatasaray). Sergio Conceiçao va a disponer de toda la plantilla salvo del lesionado Aboubakar para medirse a un rival en el que todo es optimismo y que disfruta con el buen rendimiento de sus jóvenes talentos: uno de ellos, el defensor Ferro, acaba de renovar con una cláusula de 100 millones de euros pese a haber debutado con la primera plantilla hace menos de un mes. No es que el Oporto ande mal: lleva sin perder en liga desde octubre -precisamente ante el Benfica-, pero sus tres empates en el periodo en el que el cuadro lisboeta ha logrado un pleno de 24 puntos han puesto en duda un título que se daba por hecho. A.T.

Ferro acaba de renovar su contrato con el Benfica pese a debutar con el primer equipo hace menos de un mes.
Ferro acaba de renovar su contrato con el Benfica pese a debutar con el primer equipo hace menos de un mes. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Un derbi de Belgrado con un Estrella Roja intratable

Estrella Roja-Partizan (sábado, 18:00)

Pese a la exigencia suplementaria que supuso su clasificación para la fase de grupos de la Champions, donde le tocó competir contra tres gigantes como PSG, Liverpool y Nápoles, el Estrella Roja ha mandado con una autoridad extraordinaria en la liga serbia. Lidera el campeonato nacional con suficiencia y ha ganado todos sus partidos salvo sus visitas al Radnicki Nis (2º) y Partizan (3º). Este fin de semana recibe a su gran rival en el derbi de la capital serbia, en el que el Partizan intentará aguarle la fiesta. Parece difícil que alguien pueda arrebatarle al título, pues tiene nueve puntos más que el Radnicki Nis y quince más que el Partizan, pero el conjunto blanquinegro al menos procurará romper su racha de imbatibilidad. Hasta ahora, el Partizan es el único equipo que ha ganado la liga serbia sin perder ningún partido. Lo logró en tres ocasiones, mientras en la única edición que el Estrella Roja completó una campeonato sin conocer la derrota no pudo alzar el título debido a los puntos derramados a lo largo de sus doce empates. T.M.

Foto de portada: Focus Images Ltd. Textos de Axel Torres (A.T.), Enrique Montesano (E.M.) y Tomàs Martínez (T.M.).

Related posts

7 comments

¡Vaya fin de semana nos espera! Excepto el partido del Milán, todos los demás son muy atractivos. Un placer leer los alicientes como siempre. Un abrazo.

Cómo le ha cambiado la cara al Milan la incorporación de Paquetá y Piatek. Se comentaba mucho la falta de desequilibrio en el medio lombardo, y hasta se oía algún que otro pidiendo a Montolivo. Paquetá aporta eso que faltaba, y Gattusso lo ha blindado con Kessie y Bakayoko para que juegue despreocupado. Arriba, aunque Cutrone era una de las pocas esperanzas del club, estaba algo verde y no consiguió imponerse a un Higuain fallón. Piatek sigue en su línea y enchufa lo que le llega y como le llega, que es lo que faltaba. Así, Suso y Hakan brillan más. En defensa, curioso ver cómo la pareja Musacchio-Romagnoli se complementa mejor que la formada por Bonucci y el mismo Romagnoli la temporada pasada. No sé muy bien el por qué, cuando creo que todos tenemos a Bonucci como central top entre los top. En los carriles, Ricardo continúa mejorando y Calabria se ha impuesto definitivamente al todavía más joven Conti.
Me gusta este Milan: portero decente, centrales en armonía, laterales de buen nivel técnico, dos bulldozer y primer violín en el medio, mediapuntas de talento y un killer.

A mí también me gusta bastante esta plantilla del Milán. Equipo muy joven y bastante equilibrado en todas las líneas, a ver si en verano fichan un par de jugadores top para apuntalar el once, Chiesa y Barella estarían bien por italianizan el equipo que eso seguro que le gusta a Gennaro jeje.

Habrá que ver qué pasa con Bakayoko, está cedido por un Chelsea sancionado y con dudas perennes en el banquillo. Si consiguen la cautelar es posible que el Milan se quede con el francés.
Coincido, Barella y Chiesa vendrían genial, y quizá también a menor precio podrían funcionar Benassi o Berardi.

No es el mejor momento para reservar jugadores una visita a San Paolo y por eso imagino que Allegri esperará al siguiente fin de semana, pero la Juve, no nos engañemos, debe centrarse en levantar el 2-0 encajado en Champions, más estando fuera ya en Coppa, porque la inversión este verano ha ido directa a ese objetivo y se tomaría como fracaso estrepitoso no llegar como mínimo a semifinales.
También en Italia, derbi romano marcado por la rivalidad entre ultras de Lazio y Roma. Lamentablemente estoy seguro de que habrá malas noticias más allá del césped

Está claro que el principal objetivo de la temporada de la Juve es la Champions (ya tiré la previa del partido de ida ante el Atleti por esa línea), pero al mismo tiempo creo que es importante que ellos mismos establezcan metas a corto plazo en su día a día liguero para mantener la concentración y el buen tono. En esa línea, también creo que la mejor forma de prepararse para la vuelta es rendir bien y ganar partidos exigentes como el de este fin de semana, más todavía al quedar “lejos” el encuentro ante el conjunto colchonero.

El pinchazo del Inter da mucho más empaque a los partidos de Milán y Roma. Aunque la Juventus siga dominando restando emoción al campeonato, la lucha por la Champions es fenomenal.
Lo mismo pasa con el Bayer después de perder el Dortmund.

Deja un comentario

*