10 alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

Jadon Sancho of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
13/02/2019

Guardiola se mide a su némesis en una visita incómoda

Burnley-Manchester City (domingo, 15:05)

Tras ganar el derbi de Manchester y completar con éxito el doble enfrentamiento ante miembros del “top-six” que se había señalado como la parte más exigente de su calendario restante, el City no quiere bajar la guardia y se concentra en recordar las enormes dificultades que se ha encontrado en cada una de sus visitas a Turf Moor desde que Guardiola se sienta en el banquillo “sky blue”. En efecto, el cuadro de Sean Dyche es probablemente su antagonista más opuesto desde una perspectiva estilística en la presente Premier League. Lejos de poder pasear plácidamente hacia el título tras superar los dos grandes escollos que le quedaban en el camino, al campeón le espera una tarde de bombardeo en Burnley: mucho balón largo hacia dos puntas muy físicos, ritmo altísimo y enorme intensidad. Que el rival ya esté virtualmente salvado debería rebajar su estímulo competitivo en cualquier lugar que no fuera Inglaterra, pero aquí no se conoce el significado de la intrascendencia de los puntos y menos cuando se trata de defender la vieja escuela británica de toda la vida frente a las innovaciones sofisticadas que vienen del exterior. A.T.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Última oportunidad para un United que se pregunta quién es

Manchester United-Chelsea (domingo, 17:30)

Aunque mejoró frente al City la imagen ofrecida ante el Everton, el Manchester United volvió a perder sin anotar un solo gol, algo que le ha ocurrido en cuatro de sus últimos cinco partidos. De hecho, ha caído derrotado en cinco de los últimos seis y en siete de los últimos nueve, unos números que han precipitado en el entorno las dudas sobre la idoneidad de la renovación de Ole Gunnar Solskjaer como entrenador del equipo. La prensa inglesa cuestiona también el valor de una plantilla con sueldos muy altos y que no se está comportando a la altura de de esas cifras. La visita del Chelsea le ofrece al United la última oportunidad de subirse al tren de la próxima Champions. Los de Sarri marcan ahora mismo la cuarta plaza con tres puntos más que el cuadro de Old Trafford y una diferencia de goles sensiblemente superior (+21 contra +13). Cualquier resultado que no sea un triunfo local supondría despedirse de la edición del año que viene del máximo torneo continental, con las repercusiones que ello tendría en el mercado de fichajes y salidas. A.T.

Artículo relacionado: El calendario de lo que está en juego en las tres últimas jornadas de Premier League

Manchester United manager Ole Gunnar Solskjaer looks in thought before the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 06/03/2019
Tras su fabuloso inicio, Ole Gunnar Solskjaer atraviesa una fase de malos resultados al frente del Manchester United.

Un milagro en el derbi para sentenciar liga y descenso

Borussia Dortmund-Schalke (sábado, 15:30)

El “efecto Huub Stevens” no ha acabado de funcionar. Tras la destitución de Domenico Tedesco y la llegada del veterano técnico holandés al banquillo del Schalke, la caída en picado del equipo minero no sólo no ha frenado, sino que ha llegado a ser aún más alarmante. Lo único que ha evitado que los de Gelsenkirchen pisaran los puestos de descenso ha sido la igualmente desastrosa dinámica de los equipos que tiene por debajo. Habiendo logrado tan solo una victoria en liga en los últimos 3 meses (ante el desahuciado Hannover), pensar en dar la campanada en el derbi ante el Dortmund se antoja poco menos que ilusorio. Los de Lucien Favre, además, han retomado el ritmo de competición de campeonato tras el descalabro en Múnich, y deben contar todos sus partidos por victorias a la espera de un eventual pinchazo del Bayern que les devuelva el liderato. Sin embargo, un milagro en forma de victoria visitante podría tanto amargar a los rivales finiquitando sus opciones de alzar la Bundesliga como sentenciar la lucha por la salvación dejando al Stuttgart a nueve puntos, y acabar por tanto con el calvario que ha vivido el Schalke esta temporada. E.M.

Que el Inter no tenga un final de liga plácido

Inter-Juventus (sábado, 20:30)

Es es el principal aliciente de la Juventus para el último fin de semana de abril, el primero desde que se proclamó campeón de la Serie A de forma matemática. La Juventus ya no se juega nada material, ha cumplido su objetivo liguero y ya no puede administrar fuerzas pensando en la final de Coppa o la recta decisiva de la Champions, competiciones en las que ya está eliminado. Así que los de Massimiliano Allegri deben buscar otros estímulos para los últimos cinco partidos. Uno de ellos es meramente numérico: si terminan la liga con pleno de victorias, rebasarán el umbral de los 100 puntos. Además, el Derby d’Italia siempre es un choque distinto por la rivalidad aderezada a lo largo de décadas de partidos entre Juventus e Inter. Si la Juventus se impone al conjunto nerazzurro, quizás puede dificultar la clasificación para la Champions de un equipo con problemas para ganar ante su hinchada en los últimos meses. El Inter encadena cuatro partidos sin ganar en casa entre Serie A y Europa League, por lo que su último triunfo de local se remonta al 10 de marzo. Los empates en las visitas a la Roma y la Lazio, unidos a la irregularidad del Milan y el propio equipo capitalino, han abierto una distancia de cinco puntos que parece difícil que se escape, pero una combinación de malos resultados puede volver a poner en alerta al Inter. El calendario, eso sí, es relativamente benévolo para los de Spalletti: deben recibir a la Juventus y visitar Nápoles, pero también deben jugar contra tres equipos de la zona baja como Udinese, Chievo y Empoli. T.M.

Un partido para seguir soñando con la Champions

Torino-Milan (domingo, 20:30)

El Torino disputó por única vez la Copa de Europa en la temporada 1976-77. El conjunto granata es un club histórico en el Calcio, pero la mayor parte de sus éxitos, previos al desastre de Superga, llegaron antes de la creación del que hoy en día es el torneo más prestigioso a nivel de clubes. Su buen hacer en la recta final de temporada les ha convertido en un aspirante a alcanzar la cuarta posición, una pelea para la que parecía relegado a un segundo o incluso tercer plano por detrás de Inter, Milan, Atalanta, Roma o Lazio. Sin embargo, el cuadro turinés actualmente ocupa la séptima posición, suma más puntos que la Lazio y tiene al Milan a tiro de piedra: los rossoneri se encuentran a tan solo tres unidades del Toro. Así pues, si el Torino gana al Milan podrá soñar en grande en las últimas cuatro jornadas de la Serie A. Si vence este domingo, se habrá impuesto en el doble enfrentamiento ante Milan y Atalanta, por lo que saldría beneficiado en caso de empate a puntos con dos de los mayores aspirantes a esa cuarta posición. Los de Mazzarri apenas han perdido seis partidos a lo largo de la temporada en la Serie A (solo la Juventus ha perdido menos) y esperan aprovecharse del desgaste intersemanal de Atalanta y Milan, que disputaron los choques de vuelta de las semifinales de Coppa con dispar fortuna. El Milan cayó eliminado ante la Lazio y no termina de levantar cabeza tras un mes y medio de turbulencias. T.M.

El Torino sueña con alcanzar la cuarta posición. Foto: Focus Images Ltd.
El Torino sueña con alcanzar la cuarta posición. Foto: Focus Images Ltd.

Un título casi obligatorio para Tuchel

Rennes-PSG (sábado, 21:00)

Para matizar la depresión que se vive en el seno de un PSG que se ha vuelto a pasear en su liga pero que aún no puede creerse su eliminación de la Champions ante un Manchester United muy inferior, el cuadro de Tuchel no puede permitirse ceder también el título de la Coupe. Ya fue una rareza su eliminación en la Copa de la Liga contra el Guingamp en el Parque de los Príncipes, un tropiezo que frustró un triplete de títulos nacionales que ha sido habitual en la capital francesa en las últimas temporadas (la excepción fue la liga del Mónaco en 2017). Con Neymar habiendo regresado ya la semana pasada, el favoritismo parisino es indiscutible, aunque el Rennes ya ha demostrado durante este curso que es capaz de tirar por la borda pronósticos claros. Los bretones buscarán su primer título desde 1971, por lo que la movilización de su gente será espectacular y su motivación superará a priori la de un PSG que considera casi una obligación rutinaria llevarse el trofeo. De obrar el milagro el cuadro de Julien Stéphan, sería la tercera Coupe en la historia del Rennes: además de la del 71, había ganado también la del 65. Hace muchos años ya, pero es su torneo favorito, ya que es el único largo que ha conquistado. A.T.

A un partido de hacer historia

FC Barcelona-Bayern Múnich (domingo, 12:00)

El Barcelona femenino afronta el reto histórico de intentar clasificarse para su primera final de la Champions con la ventaja del 0-1 cosechado en Alemania. El escenario de la vuelta obligará al Bayern a asumir más riesgos ante el combinado azulgrana, que procurará defenderse con el balón para castigar la necesidad de su adversario. El peso de Alèxia Putellas y Vicky Losada en la gestión de la posesión será importante para aplacar el ímpetu del Bayern, que causó problemas al Barcelona cuando intentó presionar arriba y forzar pérdidas cerca del área defendida por Sandra Paños. La presión adelantada, no obstante, presenta una contrapartida que el Barça puede explotar: quizás cede más espacio a Lieke Martens, futbolista que brilla más cuando puede encarar en situación de uno contra uno o dirigir transiciones. La extremo neerlandesa dejó buenas jugadas en Múnich, pero el contexto de la vuelta con el resultado favorable puede ser más beneficioso para que despliegue su mejor fútbol. En cualquier caso, el Bayern cuenta con alternativas de calidad para generar ocasiones y transformarlas. La delantera centro Damnjanovic es una rival muy incómoda en la presión y las disputas, Rolfo y Däbritz pueden desbordar por las bandas a través de su habilidad y velocidad en el regate. Tanto Bayern como Barcelona se juegan acceder por primera vez a una final de la Champions femenina. Si lo logran las futbolistas del Barcelona, el conjunto azulgrana se convertirá en el primer representante español que alcanza el partido más importante en el fútbol femenino de clubes a nivel europeo. T.M.

El Olympique de Lyon se juega su hegemonía en Londres

Chelsea-O. Lyon (domingo, 15:00)

Es el equipo a batir en Europa en estos momentos. El Olympique de Lyon encadena tres títulos seguidos de la Champions femenina y ha tiranizado la competición en las últimas temporadas. El conjunto francés aspira a disputar su cuarta final de forma consecutiva (ha jugado 7 de las últimas 9) y lo logrará si hace valer el 2-1 cosechado en la ida disputada en casa. El Chelsea compitió bien, incomodó más de lo habitual al Olympique de Lyon, regresó a Londres con un gol de visitante y un buen puñado de oportunidades falladas, pero incluso necesitará mejorar esa versión para eliminar al vigente campeón. Deberá mostrarse más letal de cara a portería, porque Fran Kirby y Ramona Bachmann son futbolistas que agitan con su dinamismo en el último tercio y generan ocasiones con frecuencia, y también conceder menos facilidades en los centros laterales. En un mal partido para los estándares de la mayor parte de estrellas del OL, le bastaron un par de envíos con veneno desde las bandas para marcar dos goles. El poderío ofensivo galo es notable, con la velocidad de Hegerberg, Cascarino o Van de Sanden para castigar al Chelsea si se vuelca en busca de la remontada, y la confianza también es elevada en un equipo que el pasado martes se proclamó campeón de liga por 13ª temporada consecutiva. T.M.

Olympique Lyonnais Feminine players celebrate winning the UEFA Women's Champions League final following the UEFA Women's Champions League Final at the Cardiff City Stadium, Cardiff Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 01/06/2017
El Olympique de Lyon ha ganado las tres últimas Champions. Foto: Focus Images Ltd.

El título y Europa aún están a tiro

Brujas-Anderlecht (domingo, 18:00)

No ha sido una temporada sencilla para el Anderlecht y tampoco lo está siendo esta recta final. Con el equipo quinto y muy lejos de la lucha por la Champions y el campeonato, la directiva decidió hace dos semanas cambiar de entrenador por tercera vez este curso, acordando la marcha de Fred Rutten y la vuelta de manera interina de Karim Belhocine, que ya ostentó el cargo en diciembre durante un par de jornadas. Belhocine dirigió la semana pasada al Anderlecht en el 0-0 ante el Gent que sigue sin acercarles a Europa. Los malvas se encuentran ahora mismo a seis puntos del Standard de Lieja, que además de marcar el inicio de los puestos europeos es el rival ante el que perdían 2-0 en el último encuentro de Rutten antes de que el partido se suspendiera por el lanzamiento de bengalas por parte de los aficionados del Anderlecht. Los ánimos están calientes contra la directiva, y esta misma semana la policía entró en la sede del club como parte de una investigación de blanqueo de capital. Belhocine insiste que sus chicos están centrados y motivados para sacarle una victoria al Brujas que acerque a su equipo a Europa, pero no será sencillo. Los de Ivan Leko buscan resarcirse de los últimos dos pinchazos que les han alejado del Genk en la lucha por el título, y aunque no logren recortar esos seis puntos para ganar, aún deben asegurarse de que el Royal Antwerp no les birla el segundo puesto que da acceso a la Champions League. E.M.

La más difícil de las cuatro finales

Sporting Braga-Benfica (domingo, 18:30)

La liga portuguesa no puede estar más apretada. A falta de cuatro jornadas, Benfica y Oporto empatan a puntos, con los lisboetas por delante por goal average particular. De los encuentros que le restan a las águilas, probablemente el más complicado es el de este fin de semana en casa del Braga. Los de Abel Ferreira tienen el acceso a Europa League asegurado, y su principal reto pasa por recortar los tres puntos que les separan del tercer puesto del Sporting CP. Ferreira está pendiente de los regresos tras lesión de Marcelo Goiano, Sequeira y, sobre todo, Dyego Sousa, el tercer máximo goleador de la liga con 14 tantos. El Benfica, por su parte, se encargó de disipar las dudas por la eliminación europea goleando al Maritimo y confirmando la racha anotadora de los lisboetas en liga, que suman 19 goles en sus últimos 5 encuentros ligueros. Si superar a los encarnados ya se antoja difícil, el Braga tiene malos recuerdos de sus últimos cruces. En ninguna de las 8 últimas veces que se enfrentaron salió derrotado el Benfica y para encontrar un triunfo del Braga hay que remontarse a 2014 cuando eran dirigidos por, curiosamente, Sérgio Conceiçao, actual entrenador del Oporto. E.M.

Artículo relacionado: Balance de las semifinales de la UEFA Youth League

Foto de portada: Focus Images Ltd. Textos de Axel Torres (A.T.), Enrique Montesano (E.M.) y Tomàs Martínez (T.M.).

Related posts

6 comments

El United formó un equipo de jugadores “mediocres”. Aclaro esta palabra porque son jugadores de primer nivel pero que han pagado a nivel de súper estrellas, y es precisamente esto lo que escasea en un equipo que Mouriño montó a base de físico y que nunca jugó a nada.
La Liga italiana tiene que replantearse muchas cosas. No sólo la Juventus domina con infinita y aburrida superioridad, sino que el segundo nivel cada vez está más cercano a la medianía que transita en los puestos de aguas calmadas.
La liga alemana y la liga portuguesa van a mantener la emoción hasta el final, al igual que esta Premier histórica que va a tener el mejor segundo de la historia.

La verdad es que lo de Liverpool y City esta siendo una autentica burrada, si.

A modo anecdotico, hay un precedente similar: la lucha de Real Madrid y Barcelona en la temporada 2009-10. El Barcelona gana la Liga con 99 puntos, y el Real Madrid es segundo con 96 puntos -dejandose 2 en el ultimo partido ante el Malaga, probablemente desanimado ante el comodo 4-0 del Barcelona al Valladolid-.

Le preguntaron a Guardiola ayer en la rueda de prensa por ese precedente y contestó que sí, que le recordaba mucho a aquella Liga, y también explicó que el Madrid se habría ido a 98 de no haber visto perdido el título en la última jornada.

Recuerdo que Pellegrini consiguió los 96 puntos. Para comparar, el año pasado Zidane consiguió 76.

Newcastle – Liverpool y City – Leicester esta próxima jornada, Wolves – Liverpool y Brighton – City para cerrar la Premier. La verdad, imprevisible. Me gustaría que el Liverpool ganase el título por acabar su sequía y sumar un candidato real más a una liga impresionante

Estoy de acuerdo en que la plantilla del Man Utd está repleta de jugadores mediocres, entendiendo lo de mediocres en términos relativos, pues estamos hablando de la súper élite mundial y de gastos cien millonarios. Algunos te pueden salir rana, como a todo el mundo, pero es que el en los últimos tres o cuatro años no han acertado con casi ninguno. ¿Qué jugador del MU está entre los 10 mejores en su puesto? Pocos, muy pocos… Si a eso le sumamos ese “preguntarse quién se quiere ser” del titular, tenemos la clave de la crisis de los Reds.

Responder a Víctor Manuel Payán Cancelar respuesta

*