10 historias de la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions

Juan Mata of Manchester United scores his team’s equalising goal to make it 1-1 during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
07/11/2018

Belgrado es inexpugnable

La derrota del Liverpool en la visita al Estrella Roja confirmó que el empate de la primera jornada contra el Nápoles no fue fruto de la casualidad. El campeón serbio es un equipo mucho más fuerte cuando juega delante de su afición y lo volvió a demostrar contra el vigente subcampeón de la Champions, al que castigó a través de la conexión Marin-Pavkov. El Estrella Roja no renunció a alinear a varios futbolistas ofensivos -convivieron en tres cuartos Marin, Srnic y Ben Nabouhane-, pero abrió la lata en un córner colgado por Marin y rematado por Pavkov. Unos minutos más tarde, el gigantesco delantero serbio anotaría el segundo tanto de la tarde después de un robo de Marin en el centro del campo. El Liverpool lamentó una oportunidad desperdiciada por Sturridge con empate a cero en el marcador y fue incapaz de intimidar a su adversario en el segundo tiempo. Klopp modificó el esquema, jugó durante una fase del partido con tres centrales, con Mané y Robertson muy abiertos en una posición muy adelantada, pero el Estrella Roja defendió con serenidad y contundencia para terminar desesperando al Liverpool. La victoria del Estrella Roja aprieta muchísimo la clasificación del Grupo C: el campeón serbio sigue colista, pero está a dos puntos de los colíderes Nápoles y Liverpool. T.M.

Una presión alta y agresiva para asfixiar al Inter

El Barcelona disparó hasta en 27 ocasiones en San Siro y convirtió a Samir Handanovic en uno de los mejores jugadores de la cuarta jornada de la Champions. El equipo de Valverde impuso su fútbol en Milán, especialmente en el primer tiempo, a partir de una presión con las líneas muy adelantadas que dificultó enormemente la salida desde atrás del Inter. El equipo de Spalletti insistió en salir jugando desde atrás, pero perdió muchos balones en campo propio ante el notable trabajo defensivo azulgrana. Busquets acompañó a Arthur en la primera presión, mientras a menudo fue Rakitic quien guardó la posición en caso de que el Inter burlara esa primera oleada. A partir de esas pérdidas el Barcelona logró generar varias ocasiones de gol muy claras, y a partir de su buen hacer con el balón pudo asentarse arriba y presionar para provocar nuevas pérdidas en el conjunto nerazzurro. Cuando el partido se rompió y se transformó en un choque de ida y vuelta, con las líneas de ambos equipos más separadas, el Inter creció y puso en más apuros a la defensa catalana con las arrancadas de Perisic y Politano. Los goles llegaron en el tramo final, con Malcom culminando un contragolpe para abrir la lata y Mauro Icardi aprovechando una jugada en la que la zaga del Barcelona no se mostró todo lo contundente que debería en su área. Pese al empate tardío, el Barcelona es el único equipo que termina la cuarta jornada clasificado matemáticamente para octavos. T.M.

Saúl para ganar metros y minimizar pérdidas

Lo primero que hizo el Atlético de Madrid en el Metropolitano fue pasar la pelota hacia atrás y mandar un balón largo hacia el sector derecho, donde Saúl esperaba para bajarlo en campo rival. La jugada terminó en saque de banda, una acción en la que el Atlético buscó de nuevo a Saúl, dentro del área, para culminar el primer ataque del encuentro. Los primeros segundos del Atlético-Borussia Dortmund evidenciaron las intenciones del conjunto de Simeone para evitar las pérdidas que tanto daño le hicieron hace un par de semanas en Alemania. Con Saúl emparejado con Achraf en la banda derecha del elenco colchonero, el Atlético fue incluso más vertical que de costumbre. Se saltó a menudo el centro del campo para no exponerse a robos comprometidos y luego presionó con mucha intensidad y eficacia, con Thomas acompañando a los cuatro futbolistas más adelantados para dificultar la salida del Borussia Dortmund. El cuadro alemán tuvo más el balón, pero en zonas normalmente intrascendentes. El plan rojiblanco funcionó: marcó dos goles en acciones en las que se desplegó a gran velocidad en el último tercio y dejó al Borussia Dortmund sin disparar entre los tres palos. T.M.

Saul Niguez of Atletico Madrid scores their first goal during the UEFA Champions League match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 06/11/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-181106-0515.jpg
Saúl Ñíguez marcó el 1-0 ante el Borussia Dortmund. Foto: Focus Images Ltd.

La personalidad del Nápoles no se negocia

El Nápoles ha jugado tres veces contra PSG y Liverpool en las cuatro primeras jornadas de Champions. Y todavía no ha perdido si tenemos en cuenta también la visita a Belgrado. El conjunto partenopeo se quedó cerca de volver a derrotar al PSG tras una reacción extraordinaria al primer gol de los parisinos. Juan Bernat adelantó al PSG justo antes del descanso, pero el Nápoles despertó y generó media docena de ocasiones de gol clarísimas para empatar. El gol llegó en un penalty producto de un mal despeje de Thiago Silva -no es el primer error grosero que comete en su carrera en la Champions, precisamente-, pero antes el Nápoles ya había puesto a prueba varias veces a Gianluigi Buffon. A Ancelotti le ha funcionado el ajuste propio de la competición de las estrellas, con Maksimovic de lateral derecho para afianzar la línea defensiva, y arriba Fabián cada vez se entiende mejor con Hamsik, Mertens e Insigne. Entre los cuatro futbolistas de más talento del elenco partenopeo volvieron loco a Verratti, muy expuesto en la medular, aunque el PSG siempre posee el potencial para transformar cualquier jugada en gol. Neymar jugó uno de sus mejores partidos de la temporada -brillante su primer tiempo- y Mbappé es capaz de convertir un disparo rival repelido por un defensa en una ocasión de gol si recoge la pelota en el centro del campo. T.M.

Una remontada edificada en el balón parado

No es la primera vez que el Manchester United levanta un resultado adverso esta temporada. A veces, incluso, culminando las remontadas prácticamente en el tiempo de descuento. Lo hizo contra el Newcastle (perdía 2-0 al descanso), también contra el Bournemouth (1-2 final), casi en Stamford Bridge (le empatan en el último suspiro) y repitió finalmente en Turín en un partido en el que la Juventus fue claramente superior a lo largo de más de 80 minutos de juego. El conjunto turinés sometió al United con el balón, lo alejó del área de Szczesny y le obligó a defender muy atrás. Incluso remató en un par de ocasiones a la madera y se adelantó con un golazo de Cristiano Ronaldo, que empalmó de primeras un fabuloso pase largo de Leonardo Bonucci. De una forma parecida a la vista hace unos días en Old Trafford, aunque quizás de forma algo menos exagerada, la Juventus volvía a transmitir una enorme suficiencia, una impresionante capacidad de control del escenario y de la situación que venía acompañada de un goteo de ocasiones. Sin embargo, el United reaccionó. La entrada de Fellaini le permitió ganar metros y presencia intimidatoria a partir de cualquier pelotazo y dos faltas en menos de cinco minutos acabaron con el balón en el fondo de la red. La primera gracias a un golpeo sensacional de Juan Mata. La segunda, en una falta lateral de Young que se envenenó y que Alex Sandro terminó introduciendo a su propia portería. T.M.

Cristiano Ronaldo of Juventus scores his team's 1st goal to make it 1-0 during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 07/11/2018
Cristiano Ronaldo engancha de primeras el pase de Bonucci para el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

El City logra enchufar también a Gabriel Jesús

El atacante brasileño había marcado sólo dos tantos en lo que va de temporada: uno en Premier, ante el Huddersfield, en agosto; el otro, en la Copa de la Liga frente al modesto Oxford United de tercera, en septiembre. Guardiola le dio la titularidad ante el Shakhtar, probablemente para que Agüero llegue descansado al derbi ante el Manchester United. Falló dos ocasiones claras al principio y podía empezar a preocupar su sequía, pero cuando Kasai señaló el esperpéntico penalti sobre Sterling asumió la responsabilidad y lo transformó. También le dieron la oportunidad de ampliar su confianza con la segunda pena máxima, que convirtió aún con mayor seguridad. La decisión demostró ser acertadísima cuando, en el tiempo de descuento, optó por levantarle la pelota al portero en una situación de uno contra uno. Su magnífica vaselina supuso el 6-0 y constató que Guardiola ha recuperado para la causa al ex del Palmeiras, el menos entonado de sus delanteros en este inicio de campaña. A.T.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Henry da Europa por perdida y se pone en modo salvación

No fue el clásico baño de sometimiento y dominio con balón, pero el Brujas supo detectar el momento de debilidad del Mónaco y fue a rematarlo una vez se adelantó en el marcador con el primer tanto del notabilísimo Vanaken. Con 0-3 y aún más de media hora por jugarse, Thierry Henry entendió que la competición europea no podía reportarle ya nada positivo a su equipo en crisis y optó por no apurar sus posibilidades hasta el final. Quitó a Radamel Falcao e hizo debutar al delantero de 17 años Gobe Gouano. Seis minutos después, le tocó estrenarse al aún más joven Han-Noah Massengo. El nuevo técnico decidió introducir a sus jugadores más inexpertos y dejó sin actuar a Mboula, Grandsir y Henrichs, quizá asumiendo que dar ese premio a unos canteranos a los que sí les haría ilusión aparecer en ese deprimente partido del Mónaco era lo único gratificante que le iba a entregar la tarde. Gestionó sus debilitados recursos pensando además en el durísimo test que le espera el fin de semana: un PSG que aún no ha cedido ningún punto en la Ligue 1 2018-19. A.T.

Carlos Soler lidera la reacción del Valencia

Disparó al palo en el 1-0 que recoge Santi Mina en el área pequeña, asistió al delantero gallego en el segundo tanto del Valencia y anotó el tercero. Carlos Soler participó en los tres goles de su equipo en la victoria contra el Young Boys, la primera del Valencia en Mestalla esta temporada, y desplegó un fútbol de muchos quilates partiendo desde la banda derecha. Soler fue el jugador más activo de su equipo e hizo daño a la espalda de Ngamaleu y Benito en su constante intercambio de posiciones con Rodrigo Moreno. Cuando Soler aparecía por dentro, Rodrigo compensaba sus movimientos cayendo a la banda para abrirle carril al 8 valencianista. En combinaciones entre los dos futbolistas citados nacieron el 1-0 y el 3-1 definitivo, que sirvió para doblegar a un Young Boys combativo. El campeón helvético plantó cara y demostró que no ha alcanzado la fase de grupos por casualidad. Riguroso en el orden defensivo y peligroso a la contra con la velocidad de Assalé, fue un rival incómodo para el Valencia hasta que llegó el tercer gol. T.M.

Carlos Soler. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (todos los derechos reservados).
Carlos Soler brilló en la victoria contra el Young Boys. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (todos los derechos reservados).

Nadie hará pleno en la fase de grupos

Al término de la cuarta jornada, Oporto, Bayern y Barcelona son los equipos que suman más puntos. Los tres atesoran 10 unidades tras ganar tres partidos y empatar uno, aunque el Barcelona es el único que ha sellado el pase a la siguiente ronda por las circunstancias del calendario de sus perseguidores. Empató el Barcelona y perdieron tanto la Juventus como el Borussia Dortmund, los otros dos clubes que contaban todos sus encuentros por victorias en la primera mitad de la liguilla. Todos los aspirantes al título han protagonizado al menos un tropiezo, varios de ellos inesperados, lo que mantiene la emoción de la fase de grupos hasta la recta final. Más difícil todavía es discernir qué equipos terminarán primeros o segundos de grupo. ¿Es la Champions League 2018-19 la más abierta de las últimas temporadas? T.M.

Seis equipos matemáticamente eliminados

La cara opuesta la conforman los seis clubes que ya no tienen ninguna opción de progresar en la Champions. Viktoria Plzen, Young Boys, PSV Eindhoven, Mónaco, AEK Atenas y Lokomotiv de Moscú como mucho aspiran a asaltar el tercer puesto de acceso a la fase eliminatoria de la Europa League. Mientras Young Boys, Viktoria Plzen, AEK e incluso PSV eran claros aspirantes al farolillo rojo de su grupo tras el sorteo, más delicada es la situación del Mónaco o incluso del Lokomotiv de Moscú, a priori con más opciones ante unos rivales que no aspiran al título continental. Eso sí, los únicos que todavía tienen pendiente estrenar su casillero de puntos son el AEK y el Lokomotiv de Moscú. Ambos han perdido todos sus partidos, aunque intentarán rescatar el honor ante su hinchada en la quinta jornada. T.M.

El PSV se despide de la Champions después de perder en Wembley. Foto: Focus Images Ltd.
El PSV se despide de la Champions después de perder en Wembley. Foto: Focus Images Ltd.
Textos de Axel Torres (A.T.) y Tomàs Martínez (T.M.) Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

1 comments

No creo que haya muchos equipos que hayan demostrado el nivel del PSV y tengan un carcaj de puntos tan escasos. Sí los holandeses son capaces de mantener el equipo, pueden tomar este año como uno de preparación para la competición europea. El año q viene, con algo de Fortuna en el bombo, pueden hacer un gran papel.

Deja un comentario

*