4-4-2: Orden y un poquito de aventura

Marcus Berg of Sweden (M) during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929
10/10/2017
***NETHERLANDS OUT***

Si Luis César Menotti supiera que se utiliza uno de sus grandes hits futbolísticos para titular un artículo sobre equipos que en su mayoría se estructuran en un 4-4-2 y basan buena parte de su éxito en que no pase mucha cosa durante los partidos igual me corría a gorrazos, con razón.

El caso es que como escandinófilo, cuando uno hace un rápido repaso de las selecciones norteñas se da cuenta que todas ellas gozan de un buen estado de salud. Ya sabemos que tratándose de fútbol este artículo puede perder vigencia antes que lo hagan los pantalones tobilleros, pero observemos: algunos combinados nacionales están viviendo la mejor etapa de su historia, como Islandia que viene de un ciclo de Eurocopa + Mundial y que pese al pobre desempeño en la Nations League está con opciones de meterse en la edición de 2020 o Finlandia, peleando por meterse en la primera Eurocopa de su historia. Otras vivieron tiempos pasados todavía mejores, como Suecia y Dinamarca, pero en los últimos meses han conseguido hitos que les permiten compararse con los fantásticos equipos de principios de los 90. Y por último tenemos a selecciones como Noruega o Islas Feroe, que no van a alcanzar ningún éxito a corto plazo pero que han mejorado mucho su competitividad respecto a años atrás. Noruega es hoy, bajo la batuta de Lars Lagerback, un equipo que está puntuando en un grupo F muy complicado y las Feroe, pese a que la etapa de Lars Olsen da síntomas de agotamiento, ya no es una Cenicienta sinónimo de goleada como antaño. ¿Qué está pasando? ¿Es simple casualidad o hay algún factor que se nos está escapando? ¿Será la globalización? En MarcadoIint hemos preguntado a gente que conoce muy bien estos países para entender mejor su fórmula.

Dinamarca, la excepción

Quizás sea coincidencia pero los equipos nórdicos tienen una firme voluntad de aprender, de evolucionar. Por ejemplo, Islandia o Dinamarca ya hace muchos años que están trabajando bien en sus selecciones. Planificación a medio y largo plazo incrementa las posibilidades de hacerlo mejor, yo soy de los que creo que tener las ideas claras hacia donde quieres ir da sus frutos”. Esto lo comenta el seleccionador sub-21 de Dinamarca, Albert Capellas. Sin embargo, es cierto que el técnico catalán, formado en las inferiores del Barça, exayudante de Peter Bosz, se aleja mucho del prototipo de juego visto por la mayoría de selecciones escandinavas. De hecho, Dinamarca es el único combinado que rompe con el patrón de juego que comparten el resto: fútbol físico, que sucedan pocas cosas, ritmo bajo, balón aéreo y una disposición en 4-4-2 o incluso 4-5-1. “Dinamarca siempre ha apostado por jugar más al fútbol, tener más tiempo el balón y alinear a los jugadores de más calidad técnica. De todos los países nórdicos, Dinamarca es la que tiene más contacto con el centro o el sur de Europa. El fútbol holandés tiene mucha influencia en Dinamarca, de hecho hemos visto a grandes futbolistas daneses despuntar en el Ajax y otros en FC Barcelona o Real Madrid. Esto también influye”.

Christian Eriksen celebrates after scoring Denmarks third goal during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at the Aviva Stadium, Dublin Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584 14/11/2017
Dinamarca es el único equipo que se desmarca del paradigma de las selecciones escandinavas. Foto: Focus Images Ltd.

Una vez hecha la excepción, analicemos la receta que ha llevado al resto de países a ser ultracompetitivos. Hablamos con Pachu Martínez, el excolaborador de MI ha jugado muchos años en distintos países nórdicos y conoce a la perfección la idiosincrasia de su fútbol: “Para empezar, el 4-4-2 es un sistema más sencillo en algunos aspectos. Se tiene que trabajar igual que todos, pero a priori los conceptos de entrada son más fáciles de asimilar por parte de los jugadores y eso para una selección, en la que tienes mucho menos tiempo para entrenar, es importante”. Este punto lo comentaba el mismo Pep Guardiola, en una entrevista concedida a los compañeros de GOL este pasado verano. Además, ¿cuál es la razón por la que esta disposición ayuda a ejecutar cierto plan de partido? “El 4-4-2 es un sistema que por lo general te evita menos situaciones de inferioridad defensiva, tanto en el centro como especialmente en los costados, y alimenta más situaciones de contacto. Ahí, un equipo fuerte físicamente tiene las de ganar. Por ejemplo, es más difícil que le puedan hacer el típico 2 contra 1 de extremo y lateral en banda porque tienes defendiendo a tu lateral y al interior que ha bajado”. Otra ventaja que plantea esta disposición es que no requiere de tantos especialistas para que el plan salga bien: “Es un sistema que te permite bastante versatilidad, especialmente en el centro del campo. Por ejemplo, no precisas que los centrocampistas de banda sean extremos, ni que tengan una habilidad especial en el uno contra uno. Sólo necesitas que tengan el suficiente despliegue como para ayudar al lateral en defensa, capacidad de jugar por dentro y también cierta llegada. Tal y como comenta Pachu, no es raro ver a Sebastian Larsson o Viktor Claesson alternar la banda con el centro de la selección sueca según el partido o lo mismo pasa en Islandia con Birkir Bjarnason y Emil Hallfre∂sson, por poner algunos nombres propios.

Javier Mascherano of Argentina and Alfred Finnbogason of Iceland in action during the 2018 FIFA World Cup match at Spartak Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 16/06/2018
El comportamiento del segundo punta depende de dónde quiera efectuar la presión el equipo. Si se quiere apretar arriba, va a por el otro central, si se quiere esperar atrás, se empareja con el mediocentro defensivo rival formando un 4-5-1. Foto: Focus Images Ltd.

También puede servir para presionar

El 4-4-2 mantiene una clara ligazón con conceptos como el trabajo o el sacrificio, por lo que uno tiende a pensar que es un sistema que prioriza el defender bien y normalmente se asocia también al defender en propio campo. “Algo fundamental para que salga bien es el escalonamiento defensivo, eso provoca diferentes líneas de presión. Por ejemplo, vemos que muchos equipos en bloque medio o bajo hacen que su segunda punta se ocupe del mediocentro defensivo rival, en lo que se acaba convirtiendo en un 4-5-1”. No obstante Pedro Tarancón, futbolista del B68 Toftir, domina mejor que nadie el fútbol de los clubes y la selección feroesa y advierte que el 4-4-2 también puede ser muy útil para presionar arriba: “Ahora en mi equipo juego en 4-4-2. Al principio no confiaba mucho en este sistema porque no lo había usado desde infantiles. Cuando se trabaja bien te das cuenta de que es un sistema muy bueno. A mí me parece uno de los mejores cuando vas a hacer la presión total, aunque también te vale como repliegue defensivo. Es muy eficiente porque obligas al contrario a pegar pelotazo arriba y eso a un equipo nórdico le va bien porque normalmente son altos y fuertes”. ¿Y cómo funciona un 4-4-2 presionando arriba? Pedro nos desgrana el planteamiento de las Islas Feroe cuando se tiene que medir a rivales a los que puede tratar de tú a tú: “Islas Feroe juega en un 4-5-1 pero cuando no tiene el balón intenta hacer el equilibrio con dos delanteros, metiendo todo el equipo detrás del balón. Pero si en defensa fuera a presionar en 4-5-1, si va un delantero solo, el central se la pasaría al otro y ya está. Con el 4-4-2, los 2 delanteros equilibran con los dos centrales, los extremos se emparejan con los laterales y luego tienes tus dos mediocentros contra tres mediocentros rivales; lo que se hace es dejarle un poco más de libertad al mediocentro ofensivo rival porque es el jugador más alejado del balón. Cuando el portero rival va a sacar de puerta, el único hombre libre es el media punta pero está muy lejos, con lo que si quiere jugar tiene que venir muchos metros atrás y marcarse una gran acción para llegar al área. Esto te va bien en ligas en las que tampoco hay tanta calidad y es menos probable encontrarse con un Messi que te pueda hacer esta jugada”.

4-4-2 vs Rival con balon - Football tactics and formations
Modelo de presión 4-4-2: Los delanteros se emparejan con los centrales, los interiores con los laterales contrarios y quedan dos mediocentros en inferioridad, confiando que el balón difícilmente llegue en condiciones óptimas al media punta. Infografía: Sharemytactics.

Hemos hablado de los puntos fuertes que aporta disponer en un 4-4-2, pero también tiene puntos flacos. Para Pachu, asociar el talento individual en este esquema es lo más laborioso: “En un sistema en el que priman el trabajo y las ayudas, alinear a tus jugadores con más calidad no siempre es fácil. Te pongo el ejemplo de Martin Ødegaard; si lo pones en una banda o en el centro le tocará desgastarse con un trabajo defensivo que le puede quitar frescura y si lo pones como segundo punta para liberarlo un poco eso implica que pueda estar lejos del balón cuando tú lo tengas. Encontrar este equilibrio para que los jugadores diferenciales estén cómodos me parece lo más difícil”.

El 4-4-2 suele propiciar menos superioridades y más disputas, cosas en la que las selecciones escandinavas son expertas.

Una vez puestos sobre la mesa los pros y los contras del 4-4-2 lo que está claro es que la mayoría de selecciones nórdicas, a excepción de Dinamarca, apuestan por un dibujo similar con buenos resultados. No deja de ser curioso que en tiempos de la revolución tecnológica y metodológica que vive el fútbol triunfe una propuesta con reminiscencias tan ‘old school’. Albert Capellas nos confirma que en fútbol, pese a lo que digan las modas, todo vale si te da resultados: Lo más importante no es el dibujo, para mí lo primordial es el estilo de juego. ¿Tener el balón o jugar a la contra?, ¿presionar al rival arriba o esperarlo en medio del campo? Estas son las preguntas que debemos responder, luego el dibujo lo único que hace es dar forma a un estilo de juego. Para mí todos los dibujos son válidos. Si el entrenador tiene las ideas claras, tiene buenos jugadores a su disposición, y es capaz de convencerles para que le sigan el estilo se puede tener éxito en todos los modelos, otra cosa es que a mí personalmente me guste más jugar de una manera o de otra. Los jugadores, ahí está la clave. Lo sabe bien Pachu, cuya reflexión final nos sirve para cerrar este análisis de la fórmula escandinava: Fíjate, todas las selecciones nórdicas que han destacado últimamente lo han hecho gracias a un jugador o dos en estado de gracia. Esta manera de jugar te permite ser muy competitivo, estar siempre metido en el partido y que pocas veces lo tengas perdido antes del descanso. Pero en un gran número de ocasiones el que te da el punto diferencial para decantar esos partidos igualados y conseguir una clasificación para una Eurocopa o un Mundial es el estado de forma de alguien que da un plus. Lo hemos visto con Pukki y Finlandia, lo vimos con Gylfi Sigur∂sson en la mejor Islandia y seguramente gran parte de las opciones de Noruega en el futuro pasen por Ødegaard”.

Imagen Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Después de todo lo que está aconteciendo estos últimos años en la Copa Libertadores y de la eclosión del fútbol nórdico… ahora más que nunca… se os echa de menos… De Reikiavik a Rosario…

Deja un comentario

*