4 alicientes de la fase final de la repesca para la Eurocopa 2020

Picture by Mike  Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
11/10/2013
Macedonia fans during the 2014 FIFA World Cup Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff.

El partido más importante de sus vidas

Georgia – Macedonia (jueves, 18:00)

Georgia y Macedonia del Norte no han estado nunca en una Eurocopa; para cualquiera de las dos será su primera vez en la fase final del torneo europeo de selecciones. Este jueves se verán las caras en Tbilisi, donde Georgia se ha hecho fuerte en los últimos años. Ni Dinamarca ni Irlanda pudieron ver puerta en el Dinamo Arena de Georgia durante la fase de clasificación para la Eurocopa 2020, y tampoco pudo hacerlo Bielorrusia el pasado mes de octubre en las semifinales de esta repesca. Pero Georgia no es la única que llega en buena racha a este partido. Macedonia del Norte derrotó a Kosovo en la ronda anterior, y ya suma seis encuentros consecutivos sin conocer la derrota. Tristemente, como ya hemos visto que ocurre jornada sí y jornada también en todo el mundo, la previa de este encuentro vuelve a estar muy condicionada por los casos de coronavirus. Georgia informó este miércoles de dos casos positivos en su concentración, y ambos corresponden a dos futbolistas seleccionados por Vladimir Weiss: uno es Khvicha Kvaratskhelia, el joven jugador del Rubin Kazan que tan buen sabor de boca dejó en el partido ante Bielorrusia, y otro, el centrocampista del Konyaspor turco Levan Shengelia. Los dos fueron aislados inmediatamente en la concentración georgiana, y en el mismo comunicado la selección comunicó que el resto de pruebas (a futbolistas y miembros del cuerpo técnico) habían obtenido un resultado negativo. Pero lamentablemente no son los únicos que se perderán este encuentro a causa de la Covid-19. Por parte de Macedonia del Norte, Kire Ristevski y Krste Velkoski no pudieron montarse al avión en Skopje junto al resto de sus compañeros tras conocerse sus positivos en las pruebas del coronavirus. Tampoco estará Enis Bardhi, el centrocampista del Levante UD, que debió retirarse lesionado del entrenamiento del pasado martes y este miércoles regresó a España para someterse a más pruebas médicas. El caso de Ristevski es curioso porque el futbolista dio negativo en una prueba realizada en Hungría, donde milita actualmente en el Újpest, pero en Skopje, en las pruebas de la UEFA, el resultado ha sido positivo. Las dos selecciones, por tanto, llegan con bajas muy importantes al partido más importante de su historia. Georgia y Macedonia del Norte no son dos desconocidas: ambas ya se han visto las caras en este 2020, en septiembre y octubre, como rivales en su grupo de la UEFA Nations League, y los dos encuentros, curiosamente, acabaron con empate a uno. El ganador formará parte del grupo C (Países Bajos, Ucrania y Austria) en la Eurocopa. A.B.

Habrá público para conocer al tercer rival de España

Irlanda del Norte – Eslovaquia (jueves, 20:45)

De los 18.000 asientos que tiene Windsor Park, esta noche se ocuparán 1.060 para animar a Irlanda del Norte en su intento de alcanzar la segunda Eurocopa de su historia, mismo registro que pretende conseguir la selección eslovaca. Ninguna llega en gran forma a esta repesca, atendiendo a los números, que son también idénticos: tanto Irlanda del Norte como Eslovaquia han ganado solamente uno de sus últimos nueve partidos, cifra que supuso el despido de Pavel Hapal tras el último parón de selecciones, en el que perdió dos partidos de Nations League tras clasificar a Eslovaquia para la final de hoy. En su sitio aparece Stefan Tarkovič, que ya fue interino en 2018 tras la marcha de Jan Kozák y que vivió la última Eurocopa como su técnico asistente. Por su lado, Irlanda del Norte ya quemó el cartucho del cambio de entrenador hace sólo cinco meses, y de momento Baraclough se mantiene a pesar de una estadística lapidaria -a la que también contribuyó el anterior seleccionador-: en los últimos 11 partidos, Irlanda del Norte ha rematado 72 veces contra la portería rival, mientras que a ellos les han disparado 186 veces. Es un dato muy revelador, que habla de lo poco fiable que es la defensa en comparación al ciclo de clasificación para la EURO 2016. Para ayudar a mantener la poca fiabilidad que le queda, está confirmada la presencia de Jonny Evans, que recibió un golpe en la espalda en el último partido de Premier con el Leicester. El mediocentro titular George Saville podrá jugar tras llegar tarde a la concentración por una emergencia familiar, mientras que Kyle Lafferty se ha incorporado a la misma tras el reciente fallecimiento de su hermana. Quienes no estarán son Jordan Jones, extremo zurdo del Rangers que violó el protocolo coronavirus de su equipo, y los lesionados Joel Cooper -extremo izquierdo-, Matty Kennedy, Corry Evans -mediocentro- o Trevor Carson -portero-. Estas bajas han obligado a convocar a jugadores de la sub-21, como Ethan Galbraith, Alistair McCann o Conor Hazard. En el caso de Eslovaquia, Tarkovič también cuenta con unas cuantas bajas, siendo las más importantes las de Martin Dubrávka y Martin Škrtel, aunque también son dignas de mención las de otros jugadores que se van haciendo sitio en la selección como Mátus Bero, Robert Boženík o Martin Koscelník. Eso sí, regresa un Milan Škriniar indiscutible y dos mitos del fútbol eslovaco como Vladimír Weiss y Tomáš Hubočan (67 y 65 internacionalidades, respectivamente) vuelven a una convocatoria oficial después de dos años. Los dos equipos, con muchos puntos en común en su trayectoria reciente, comparten el hecho de haber llegado hasta aquí gracias a una tanda de penaltis, situación que no se puede descartar para el duelo de esta noche. Sería un desenlace de infarto para decidir quién completa el grupo E, el de España, en el que también se encuentran Suecia y Polonia. J.N.

Hungría quiere volver a una Eurocopa, como ya hizo en 2016. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
Hungría quiere volver a una Eurocopa, como ya hizo en 2016. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Contenido relacionado: Todos quieren ver a Dominik Szoboszlai

Sin Marco Rossi y con la liga islandesa suspendida

Hungría – Islandia (jueves, 20:45)

Hungría e Islandia quieren volver a una Eurocopa cuatro años después. Las dos selecciones estuvieron en el torneo celebrado en Francia en 2016, y ambas lograron llegar a las eliminatorias directas tras superar la correspondiente fase de grupos. Hungría llegó hasta octavos, donde cayó goleada ante Bélgica (0-4), e Islandia resistió hasta cuartos, donde perdió ante Francia después de dejar por el camino a Inglaterra. Ha llovido mucho desde aquel entonces, y esta vez solo una de las dos podrá estar en la Eurocopa del próximo verano. El ganador de este duelo entre húngaros e islandeses entrará a formar parte del temido grupo de la muerte en la Eurocopa, aquel en el que ya están Portugal, Francia y Alemania. Pero eso es lo que menos preocupa en estos momentos a Hungría e Islandia. De hecho, Hungría llega a este partido con una baja especialmente importante: la de su seleccionador, Marco Rossi, que ha dado positivo en coronavirus en las últimas horas. La selección húngara informó de su caso este mismo miércoles, y el técnico italiano fue apartado de inmediato para que su contagio no se convierta en un brote dentro de la convocatoria. El partido, en el Puskás Arena de Budapest, se disputará a puerta cerrada, tal y como anunció la propia Federación húngara en un comunicado. Quien sí estará, salvo sorpresa de última hora, claro está, es la estrella de la selección, Dominik Szoboszlai, que se perdió el anterior partido de semifinales ante Bulgaria a causa de la Covid-19, aunque se ha incorporado a la expedición más tarde que sus compañeros hasta que el Red Bull Salzburgo, su actual club, anunció que todas las pruebas realizadas el pasado lunes a la primera plantilla habían salido negativas. La Federación húngara ha llevado a cabo medidas muy restrictivas para evitar cualquier posible contagio en la convocatoria, y por ello todos los futbolistas que militan actualmente lejos de Hungría han debido guardar una cuarentena preventiva antes de poder entrar en contacto con el resto del grupo. Pero Hungría no es la única que llega con ausencias destacadas a este partido a causa de la Covid-19. Islandia, en un escueto comunicado, anunció el pasado lunes que Arnór Ingvi Traustason, el futbolista del Malmö sueco, no sería finalmente convocado para viajar a Hungría por esta misma razón. Todo ello después de que la Federación islandesa de fútbol (KSI) anunciase hace unas semanas la suspensión de todas las competiciones de fútbol como consecuencia del avance de la pandemia en el país. La Federación anunció que, después de haber realizado dos parones por la Covid que forzosamente han retrasado todo el calendario, y tras haber conseguido disputar dos tercios de la competición, la suspensión de todas las ligas no impediría que los líderes (hasta ese momento) fuesen declarados campeones o que se vayan a producir ascensos y descensos entre las categorías. De esta forma, el Valur Reykjavík, el equipo de Hannes Halldórson, el actual guardameta de la selección, líder hasta la suspensión definitiva, fue declarado campeón; su tercer campeonato en los últimos cuatro años. A.B.

¿Quién romperá más de dos décadas sin jugar una Eurocopa?

Serbia – Escocia (jueves, 20:45)

Desde aquel gol de Alfonso Pérez en el minuto 95 de un recordadísimo España 4-3 Yugoslavia disputado en Brujas, Serbia no ha vuelto a jugar una Eurocopa. De hecho, nunca ha llegado al campeonato de Europa desde que se separó de Montenegro en el año 2006, cuando los dos países realizaron unidos su última comparecencia internacional en la Copa del Mundo de Alemania, un mes después del referéndum de independencia montenegrino. Ante Serbia se encontrará Escocia, el único país del Reino Unido que mantiene una larga sequía en lo que se refiere a la disputa de grandes torneos de selecciones. La sequía de la Tartan Army es aún más longeva que la serbia, puesto que no hace acto de presencia en un gran certamen desde el Mundial 1998 y no juega la Eurocopa desde 1996. Steve Clarke fue internacional con Escocia pero nunca jugó un gran torneo, lo que indudablemente le motiva a buscar esta noche la victoria en Marakana. Asistente de Mourinho en el Chelsea años atrás, Clarke ha revivido a la selección escocesa: sustituyó a Alex McLeish en mayo de 2019 tras una derrota por 3-0 ante Kazajistán, y ahora suma ocho partidos invicto, con seis victorias y dos empates, con lo que espera alargar la racha y convertirse en héroe de todo un país. Stuart Armstrong regresa a la convocatoria tras perderse la semifinal de la repesca ante Israel por coronavirus, al igual que Kieran Tierney y Ryan Christie, que no pudieron jugar por haber tenido contacto estrecho con el futbolista del Southampton. La mala noticia para Clarke es que no podrá contar por lesiones de isquiotibiales con Ryan Fraser -dura baja en ataque- ni con Grant Hanley, citado para este partido tras dos años sin ir con la selección. Leigh Griffiths, que tampoco jugaba desde 2018 con la Tartan Army, está en la lista. John McGinn se presenta como una de las grandes amenazas para Serbia, con sus seis goles en los últimos cuatro partidos de clasificación para la Eurocopa. Aunque si hablamos de grandes guarismos, hay que quedarse con los de Aleksandar Mitrović, autor de 10 goles en este camino hacia la EURO y que encadenó seis partidos perforando la meta rival antes del último duelo ante Noruega. El propio Mitrović, el cortar la mala racha de resultados ante Noruega -cinco partidos sin ganar- o el menor nivel de Escocia son argumentos que se tienen en cuenta desde Serbia para ser optimista de cara a esta noche, sin desdeñar que la mayoría de jugadores que están en Italia finalmente sí han podido viajar a Belgrado para jugar. Si bien Filip Djuričić causa baja por coronavirus, las restricciones de movilidad finalmente no implican a jugadores como Nikola Milenković o Sergej Milinković-Savić (afectado además por la polémica de los tests contradictorios de la Lazio). Quien no puede comparecer por protocolo anti covid es Miloš Veljković, central del Werder, a quien la Ciudad libre hanseática de Bremen no le permite moverse. Tumbaković solamente tiene la mosca detrás de la oreja con quién jugará en el carril izquierdo, debido a la poquísima actividad de Kostić y Ristić en el último mes (3 y 9 minutos jugados, todos en el último partido antes del parón actual). En la portería, Rajković es fijo a pesar del tremendo hematoma que tiene cerca del ojo izquierdo, que le impide abrirlo del todo. Y el resto del once será el mismo que ante Noruega, con Tadić y Milinković-Savić -decisivo en Oslo con un doblete- como playmakers detrás de Mitrović. El ganador, como ya saben perfectamente 7 millones de serbios y 5 millones de escoceses, va al grupo D de la Eurocopa con Inglaterra, Croacia y República Checa, o sea, clásico al canto: veremos si británico o balcánico. J.N.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Mike Griffiths/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*