5 alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

Duelo por la Champions y lo que surja

Borussia Mönchedgladbach – Bayer Leverkusen (sábado 15:30)

El partido que se va a disputar en el Borussia-Park es un duelo directo por estar en zona Champions. Es muy sencillo: el que pierda está fuera y el que gane está dentro. Si empezamos analizando al conjunto de Peter Bosz, tenemos que recalcar que hablamos de una de las mejores rachas de todo el continente, habiendo sumado 10 victorias y un empate en sus últimos 11 partidos oficiales. Fue el Bayer Leverkusen uno de los últimos equipos en jugar antes del parón general, sin embargo, no parece que dicho espacio de tiempo sin fútbol les haya frenado la velocidad de crucero. Aquel lejano 12 de marzo arrasaron en el feudo del Glasgow Rangers (1-3) y hace una semana hicieron lo propio en el Weserstadion de Bremen (1-4), en la que fue, seguramente, la mejor presentación futbolística de la vuelta de la Bundesliga. Es imposible analizar el actual estado de forma del cuadro de Renania del Norte-Westfalia sin hablar de Kei Havertz: la joven estrella de la Mannschaft, ante la baja de Volland, ha asumido ser el nuevo delantero centro del equipo e hizo lo que que quiso con la endeble defensa del Werder Bremen. Marcó 2 goles en posiciones de rematador, pero también estuvo constantemente ayudando a la construcción del juego. Havertz, pese a su juventud, es la estrella de un equipo repleto de soluciones y de piezas ofensivas que tienen que ir rotando ante la falta de espacio para todo ese arsenal formado por Paulinho, Diaby, Alario o Leon Bailey, entre otros. A todo esto hay que sumar que el futbolista que más aporta en carácter y veteranía a todo este ejercito de jóvenes talentosos es el chileno Charles Aránguiz, futbolista que ha aprovechado el parón para recuperarse de una grave lesión de la que justo se había curado hace 3 meses. Pero pese a estas credenciales, no parece nada claro que el favorito para el duelo vaya a ser el equipo de Peter Bosz: aquí el que ocupa la tercera posición de la tabla es el cuadro que ejercerá como local, lo que aún les permite soñar con perseguir al líder y ganar la Bundesliga. Es algo que suena a chino a los mas jóvenes del lugar, pero para a los que vivieron los años 70 en plenitud racional, suena a recuperar un trono olvidado que algún día ostentaron. ¿Y por qué funciona tan bien este Mönchedgladbach de Marco Rose? Los motivos son muchos, pero si uno está por encima de los demás, es el hecho de tener delanteros que meten goles: suena simple, pero entre Pléa, Thuram, Embolo y Herrmann, el gol nunca es el problema. Además, sobre todo los dos franceses y el suizo, tienen un perfil muy intercambiable: habitualmente Embolo y Alassane Pléa pueden jugar por dentro y Thuram, pese a partir de posiciones de banda, lleva el gol en la sangre y no se le hace raro aprovecharlo cada vez que pisa área. En cuanto a las bajas, el cuadro visitante sigue teniendo a dos de sus jugadores importantes lesionados y ni Lars Bender ni el ya mentado Kevin Volland podrán estar ante el conjunto de Marco Rose, que por su parte, tampoco podrá tener a su disposición a Zakaria y Johnson. A.F.

 

El bólido amarillo en casa de la Volkswagen

(Wolfsburgo – Borussia Dortmund, sábado 15.30)

El Borussia Dortmund viaja al estado federal de Baja Sajonia para hacer frente a una de las salidas más incómodas que le quedan en esta recta final de temporada. Los amarillos, segundos en la clasificación a cuatro puntos del líder Bayern, necesitan la victoria para presionar a los bávaros antes de recibirlos el próximo martes en el Signal. Lucien Favre sigue sin poder contar con Axel Witsel, Dan Zagadou, Nico Schulz y Marco Reus aunque no se esperan muchas modificaciones en el once inicial con respecto al equipo que goleó 4-0 el pasado sábado al Schalke. Quizá Jadon Sancho, quién disputó los últimos diez minutos en el Derbi de la Cuenca del Ruhr, podría tener su oportunidad para acompañar a un Erling Haaland enrachado. El noruego sigue batiendo récords y acaparando portadas tras anotar 9 goles en 10 partidos desde que debutó en Bundesliga a mediados del mes de enero. Haaland, junto a sus compañeros, celebró esta semana la renovación por una temporada más de Lukasz Piszczek que alarga su contrato hasta junio de 2021. El lateral polaco sigue siendo una de las piezas fundamentales en el engranaje de los de Renania del Norte Westfalia. Por su parte, los lobos llegan a la cita en su mejor momento del curso tras encadenar siete encuentros consecutivos sin perder en la competición doméstica. El Wolfsburgo, que viene de ganar a domicilio en Baviera al Augsburgo, recupera a su máximo goleador Wout Weghorst después de cumplir sanción. El delantero neerlandés recuperará su sitio en el once titular para dar más mordiente a un equipo huérfano de los lesionados Ignacio Camacho y William. Los locales, sin el apoyo de su público, quieren alargar su buena dinámica para seguir peleando por puestos europeos de la mano de un Oliver Glasner que, en su primera campaña al frente del equipo, es uno de los principales candidatos para ser entrenador revelación en Alemania. R.F.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Ser líder

Bayern Múnich – Eintracht Frankfurt (sábado 18:30)

Puede parecer un tópico, pero las candidaturas a ganar campeonatos se demuestran y se revalidan en los partidos que al resto de equipos se les complican y que los grandes acaban ganando casi siempre. La semana pasada, el Bayern fue superior al Union Berlín, dominó el partido y generó más ocasiones. Ese mismo escenario, a equipos como el Leipzig a veces se les atragantan y acaban perdiendo puntos merecidos. Al Bayern, o al menos al Bayern de Hansi Flick, parece que no le sucede esto. Los bávaros han recuperado el liderato ganando 11 de sus últimos 12 partidos de Bundesliga (empataron ante el Leipzig) y saben que llegarán líderes al duelo en la cumbre ante el Dortmund el próximo martes.  Este fin de semana se medirán a un Eintracht al que parece que le están creciendo los enanos: probablemente en Frankfurt no imaginaban, tras la gran temporada que cuajaron el año pasado, que estarían a estas alturas más cerca del descenso que de los puestos europeos. Cuatro derrotas en sus cuatro últimos partidos, encajando 13 goles en ellos, no es un panorama alentador para visitar al líder. Es cierto, tienen un partido aplazado ante el calamitoso Werder Bremen, pero como al Düsseldorf le dé por ganar esta jornada, el Eintracht puede quedarse sólo dos puntos por encima de la promoción de descenso. Las voces críticas en Frankfurt señalan al técnico Adi Hütter, que ya ha recibido el respaldo “al 100%” de su director deportivo en público, aunque en fútbol ya se sabe que estas cosas son relativas. Hütter logró reanimar al equipo tras el parón de Navidad gracias a un cambio de sistema, pasando del 3-5-2 al 4-2-3-1, pero el efecto parece haberse diluido y parte de la prensa aboga por una vuelta a la formación original. Este fin de semana podrán, además, medir hasta qué punto tienen oportunidades reales de competirle al Bayern la semifinal de Copa que disputarán ambos equipos dentro de un par de semanas. E.M.

Después de un gran inicio de campaña, el RB Leipzig apenas ha mantenido el ritmo en lo que va de 2020 y se está descolgando de la lucha por el título. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd
Después de un gran inicio de campaña, el RB Leipzig apenas ha mantenido el ritmo en lo que va de 2020 y se está descolgando de la lucha por el título. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Cambiar el chip

Mainz 05 – RB Leipzig (domingo 15:30)

El RB Leipzig no está bien. Depués de un inicio de liga fulgurante en el que llegaron a parecer favoritos a hacerse con el campeonato, no han logrado dar con la tecla en lo que va de 2020. Sumar una sola victoria en sus últimos ocho partidos ligueros no sólo les ha descolgado de la lucha por el liderato, si no que les ha metido de lleno en la pelea por seguir en los puestos Champions. El Leverkusen viene apretando fuerte por detrás, en el quinto puesto, y sólo un punto les separa ahora del Leipzig. La pasada jornada, los de Nagelsmann pecaron de un juego espeso ante un Friburgo que se les encerró por dentro. El RB sólo logró generar peligro a través de centros laterales y con ciertos toques interiores de Werner, pero en ningún momento dio muestras de la exuberancia física y el alto ritmo de juego que les caracteriza. Quizá el equipo echó de menos a Dani Olmo, que apenas está teniendo protagonismo desde que llegó a Alemania y que podría aportar dinamismo entre líneas. Se espera que Nagelsmann introduzca rotaciones, por lo que tanto el español, como Sabitzer o Patrick Schick podían entrar en el once. No se espera que llegue Forsberg, que sigue recuperándose de una amigdalitis. El Mainz, por su parte, tiene en el Friburgo un buen espejo en el que mirarse para complicarle la tarde al Leipzig. Las sensaciones en el partido ante el Colonia fueron de menos a más, y el equipo remontó el 2-0 inicial para lograr un punto que casi supo a victoria. Aun así, los de Beierlorzer están en una situación delicada, cuatro puntos por encima de la promoción de descenso. Tras su llamativo gol salvador en la pasada jornada, se espera que Pierre Kunde vuelva a ser tiular este fin de semana. El camerunés, canterano, por cierto, del Atlético de Madrid, encadenó una racha de partidos en el banquillo justo antes del parón por negarse a darle a la mano a su entrenador después de un cambio, pero parece haber vuelto a convencer tanto a su técnico como a su afición. E.M.

Una final de Copa que arranca desequilibrada

BATE Borisov – Dinamo Brest (domingo, 16:00)

El segundo enfrentamiento de la semana entre estos dos contendientes se disputará en campo neutral: en el Dinamo Stadium de Minsk. Será la primera vez que el recinto futbolístico con mayor aforo del país acoja la final de Copa tras su remodelación: mientras estuvo en obras, se jugó en Vitebsk (2019), Mogilev (2018), Grodno (2017), Brest (2016), Gomel (2015), Borisov (2014) y Zhodino (2013). Es, pues, el regreso de la gran fiesta copera a la capital, que no la vivía desde 2012. Para el BATE, muy acostumbrado a saborear la dulce sensación de levantar trofeos en este siglo, el encuentro representa la oportunidad de acabar con más de un año de sequía. En 2019 lo perdió todo: la liga y la Supercopa, precisamente, ante el Dinamo de Brest, contra el que se quiere seguir cobrando una venganza que ya empezó a infligirle el miércoles asaltando su hogar con un 1-3 que abrió una brecha de nueve puntos entre ambos en el torneo de la regularidad. Fue un partido, de nuevo, en el que sobresalió la vieja guardia: anotaron Dragun y Nekhaychik, y Stasevich firmó su sexta asistencia en diez jornadas. Aunque quizá el futbolista que llega más en forma al encuentro sea el serbio Nemanja Milic: lleva cuatro goles en las tres últimas contiendas, y el que sentenció el duelo en Brest demostró que juega con una confianza sin límites. El mazazo psicológico para el Dinamo fue importante: con 1-1, Savitski falló casi a puerta vacía, y en la acción siguiente llegó el 1-2. La dinámica del cuadro de Kovalchuk es terrorífica: ha perdido cinco de sus siete últimos encuentros y ya ha dejado escapar más puntos en un tercio de la liga 2020 que en toda la edición de 2019. Si no logra resetear la cabeza, poco podrá hacer ante un BATE lanzado que presenta una estadística completamente opuesta. A.T.

copablr

Textos de Albert Fernández (A.F), Axel Torres, Enrique Montesano (E.M.) y Raúl Fuentes (R.F.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

Deja un comentario

*