5 alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

Picture by Gerald O'Rourke/Focus Images Ltd +44 7500 165179.06/11/2012.Mircea Lucescu manager of Shakhtar Donetsk picture during a press conference at Stamford Bridge, London.

El juego de las sillas en la Bundesliga

Borussia Mönchengladbach – Eintracht Frankfurt (sábado, 15:30)

La situación es realmente llamativa. Este sábado en el Borussia Park se enfrentan Borussia Mönchengladbach y Eintracht Frankfurt, dos equipos que ya saben que sus entrenadores no continuarán en el cargo la próxima temporada. Marco Rose, el técnico de los potros, ya lo tiene hecho con el Borussia Dortmund para relevar a Edin Terzic (hasta ahora, entrenador interino), y Adi Hütter cerró la semana pasada su incorporación precisamente al banquillo del Gladbach. En una temporada atípica por muchas razones, las decisiones que se están tomando en los despachos de la Bundesliga no dejan de ser sorprendentes; sobre todo porque ambos todavía tienen cosas en juego de aquí al final. Especialmente el Eintracht, cuarto clasificado en estos momentos, que este fin de semana tiene la oportunidad de dar un golpe sobre la mesa después de ganar a Borussia Dortmund y Wolfsburgo en las dos jornadas anteriores, dos rivales directos por los puestos que dan acceso a la Champions. La temporada del Borussia Mönchengladbach tampoco está perdida. El cuadro aún de Marco Rose está a cuatro puntos de la sexta plaza, que actualmente marca el Bayer Leverkusen, a falta de seis jornadas (18 puntos) para el final. De hecho, lo más curioso de todo esto es que Adi Hütter cambiará a final de temporada el banquillo de un equipo (presumiblemente) de Champions, como el Eintracht, por uno que, como mucho, quizá acabe clasificándose para la Conference League. De cara a este encuentro, el Borussia Mönchengladbach llega con las ausencias de Kramer (ciclo de amonestaciones) y Stindl (lesión), mientras que en el Eintracht aún está en duda la presencia de Hinteregger, que sale de lesión. La otra cuestión a resolver en el equipo de Hütter es si este jugará con André Silva y Luka Jovic en el ataque, o si el delantero cedido por el Real Madrid volverá a entrar desde el banquillo. El portugués, por cierto, está firmando sus mejores números como profesional: 24 goles en 28 partidos. A.B.

Una oportunidad para recuperarse

Wolfsburgo – Bayern Múnich (sábado, 15:30)

El Volkswagen-Arena acoge el duelo entre Wolfsburg y Bayern, al que ambos llegan después de resultados negativos: los lobos, tras perder 4-3 en Frankfurt en un auténtico partidazo en que posiblemente merecieron más, y los bávaros después de caer en Champions ante el PSG, en una victoria que fue insuficiente para doblegar al subcampeón de Europa. Con el empate del Leipzig anoche ante el Hoffenheim, el Bayern puede volver a ponerse con una diferencia de 7 puntos a su favor -a falta de cinco jornadas- en la batalla por la Bundesliga, después de haber pinchado la semana pasada ante el Union Berlin. Por su lado, el Wolfsburg quiere reafirmarse como tercer clasificado, ante un Eintracht que ya está solamente a un punto y un Dortmund que que querrá completar un sprint final potente aprovechando la eliminación europea, tratando de enjugar a contrarreloj la desventaja de 7 puntos con la Champions. El partido está muy condicionado por las bajas, especialmente en el Bayern, donde Flick tiene mimbres para confeccionar un once competitivo pero cuyo banquillo, especialmente en cuanto a revulsivos, es un auténtico páramo. Flick confirmó que Lewandowski y Goretzka no llegan para el partido, bajas que se suman a las de Serge Gnabry, Douglas Costa, Marc Roca, Niklas Süle o Corentin Tolisso. Además, de cara al próximo partido liguero (ante el Bayer Leverkusen), Flick podría sumar otra baja más si Kimmich viera amarilla, pues está apercibido de sanción. Malas noticias para un equipo al que le puede pesar el agotamiento mental y físico de esta temporada, que el Bayern ha debido afrontar prácticamente sin pretemporada y jugando todas las competiciones posibles. Más desahogado ha sido el curso para el Wolfsburg, que se ha podido centrar en el día a día de la Bundesliga con una plantilla corta, en la que hoy se va a notar mucho la baja por sanción de Max Arnold, futbolista clave en el centro del campo por su compenetración con Xaver Schlager a la hora de presionar y por su clarividencia en la distribución del balón. Esta ausencia provocará que Yannick Gerhardt pase al doble pivote y que, probablemente, Maximilian Philipp juegue en la mediapunta. También se lo pierde Renato Steffen, futbolista importante en la banda izquierda del ataque de los de Oliver Glasner. El Wolfsburg, más fresco físicamente que el Bayern, es uno de esos equipos tan imperfectos como entretenidos típicos de la Bundesliga, que juegan a un ritmo endiablado, que presionan sin reservas y que en el área propia no son del todo contundentes. En Frankfurt, el Wolfsburg hizo un partido en que recibió cuatro goles y, a pesar de ello, transmitió la sensación de que no mereció perder, con un Ridle Baku espectacular en el extremo derecho, un Weghorst que volvió a marcar o un doble pivote Arnold-Schlager que, como se mencionaba previamente, hizo un trabajo incansable para incomodar al Eintracht. Este Wolfsburg-Bayern tiene que ser, sí o sí, un gran partido. J.N.

El Eintracht está cerca de entrar en la UEFA Champions League. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd
El Eintracht Frankfurt está cerca de entrar en la UEFA Champions League. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd

Una final por el título de Liga en Ucrania

Shakhtar Donetsk – Dinamo Kiev (sábado, 18:30)

Este sábado se disputará en el Olímpico de Kiev el gran Clásico del fútbol ucraniano. Shakhtar Donetsk y Dinamo Kiev se verán las caras este fin de semana en la jornada 22 del campeonato, a solo cinco partidos del final, y el encuentro puede acabar siendo realmente decisivo por el título de liga. El Dinamo Kiev es líder destacado de la Premier League ucraniana con una diferencia de siete puntos sobre el segundo clasificado, el propio Shakhtar, así que una victoria de los chicos de Mircea Lucesca en este Clásico podría darle al Dinamo Kiev el empujón (casi) definitivo para volver a conquistar un título de liga cinco años después. En el Olímpico de Kiev no podrá haber aficionados en las gradas, tal y como ha confirmado esta misma semana Vitali Klitschko, el alcalde de la ciudad de Kiev, debido al repunte de contagios por la Covid-19 que está sufriendo la capital ucraniana en los últimos días. Los dos equipos, eso sí, llegan con bajas sensibles a este encuentro. El Dinamo Kiev perderá para este partido a su capitán por sanción, Sergiy Sydorchuk, que deberá cumplir ciclo de amonestaciones, y también podría jugar sin el joven Ilya Zabarnyi, en este caso por lesión, tras haber sufrido una fractura en los huesos de la nariz. Pero no son los únicos. Los de Luis Castro también cuentan con una baja importante para este encuentro. Viktor Sokolov, periodista del canal televisivo Football 1/2/3, anunció esta semana que Taison no volverá a jugar más con el Shakhtar Donetsk. Las negociaciones por la renovación entre el club y el futbolista brasileño llevan mucho tiempo enquistadas y la directiva del Shakhtar Donetsk no solo ha decidido finalizar el contrato, pese a tener una cláusula que así lo permitía de mutuo acuerdo, sino que además ha optado por apartar al futbolista de la dinámica del primer equipo. Y la situación, lejos de arreglarse, ha provocado que Taison, como castigo, haya sido bajado al equipo filial del Shakhtar Donetsk. El brasileño se negó a calentar ante la Roma, en el duelo de octavos de la UEFA Europa League, y en el vestuario ha tenido sus más y sus menos con el propio Luis Castro. De hecho, se ha conocido que el jugador brasileño decidió encerrarse en los baños del vestuario para no conversar con su propio técnico. La intención del brasileño, señalan desde Ucrania, es finalizar el contrato y regresar a su Brasil natal para fichar por Internacional, el club que lo vio crecer. Así las cosas, el Shakhtar Donetsk, inmerso en estos problemas internos, está a punto de perder la hegemonía cosechada en el último lustro en el fútbol ucraniano. El mítico Mircea Lucescu, ex del propio Shakhtar, está ante la oportunidad de acabar con esa racha levantando el título de liga con el Dinamo Kiev. A.B.

Un nuevo capítulo de la final de Copa por antonomasia

Athletic Club – FC Barcelona (sábado, 21:30)

El Estadio de La Cartuja acoge esta noche la novena final copera de la historia entre FC Barcelona y Athletic Club. Este mismo escenario ya fue el lugar donde hace tres meses el equipo rojiblanco se coronó campeón de la Supercopa ante el propio Barça, con un Marcelino que tardó apenas 10 días en conquistar su primer título con los leones. Ahora, el Athletic llega herido tras perder hace dos semanas la final de Copa de la pasada temporada ante la Real Sociedad y quiere resarcirse ante los de Koeman, tratando de llevarse su primer gran título desde la Copa del Rey de 1984. Los nombres entorno a los que gira la previa, en cuanto a su estado físico y su posible presencia en los respectivos onces titulares, son dos: en el Barça, el de Gerard Piqué, que se esforzó por llegar al Clásico, pero que finalmente no jugó y es una de las opciones para la zaga a pesar de llevar mes y medio inactivo (desde la vuelta de semifinales). En el Athletic, todos atentos a Iker Muniain, de quien llamó la atención la pequeña cojera que mostró al llegar al hotel de concentración en Sevilla. El propio Muniain confirmó que tiene “una pequeña molestia”, como también las tenían Yeray Álvarez y Yuri Berchiche, que finalmente llegan a tiempo para disputar la final. Tras la derrota en el Clásico, en la que el 3-5-2 patentado en las semanas anteriores por Koeman no funcionó, el Barça quiere ganar su primer título de la temporada con un posible retorno al 4-3-3, en el que Griezmann regresaría al once titular tras quedar fuera del mismo en un partido de máxima relevancia. La otra gran duda, más allá de si Piqué juega o no, es quién estará en el lateral derecho, con opciones para Mingueza, Dest e incluso Sergi Roberto, que volvió a la acción en Valdebebas tras dos meses de baja. Por el Athletic, además del estado físico de Muniain -cuya hipotética ausencia podría suponer la entrada de Villalibre en el once-, también interesa saber quién acompañará a Dani García en medio campo, con las opciones de Unai López, Vencedor o Vesga. La victoria en esta final de Copa tendrá impacto en las plazas europeas de cara a la próxima temporada: si gana el Athletic, se clasifica a la Europa League tras dos años de ausencia, mientras que la consecución del título por parte del Barça supone que el 7º clasificado de LaLiga tenga plaza de UEFA Europa Conference League de cara al curso 2021-22. Los precedentes históricos marcan que la mayoría de finales de Copa entre Barça y Athletic se han teñido de azulgrana, pues seis de las ocho que se han disputado hasta la fecha las ha ganado el FC Barcelona. J.N.

El Barça de Koeman vuelve a verse las caras con el Athletic de Marcelino. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd
El Barça de Koeman vuelve a verse las caras con el Athletic de Marcelino. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd

El Inter, cada vez más cerca del Scudetto

Nápoles – Inter de Milán (domingo, 20:45)

Antonio Conte podrá disponer nuevamente de su once de gala este domingo en su visita al Estadio Diego Armando Maradona de Nápoles. El técnico de Lecce configuró un equipo sólido en el mes de febrero que se saldó con esas dos victorias consecutivas ante Lazio y Milan, ya con Christian Eriksen en el puesto de Arturo Vidal y con Ivan Perisic y Achraf Hakimi como carrileros en los costados, y aquella fue la última vez en toda la temporada que el Inter de Milán ha podido repetir un mismo once titular. Este fin de semana, con gran parte de la enfermería ya vacía de lesionados y contagiados por la Covid-19, el líder de la competición podría recuperar el mejor equipo en su desplazamiento al sur de Italia; en un momento clave y decisivo de la temporada. A ocho jornadas del final, el Inter se ha hecho fuerte en la cabeza de la clasificación de la Serie A y todo hace indicar que esta campaña conseguirá romper con la hegemonía de la Juventus en el Calcio. De hecho, los más optimistas señalan que el alirón nerazzurro ya se ha convertido en una cuestión de días, ya que el Inter, con una ventaja de 11 puntos sobre el segundo (AC Milan), ha entrado en esta recta final sin otra preocupación que obtener el máximo número de puntos en estos ocho partidos (24 puntos) que aún faltan por disputarse. El Nápoles, por su parte, también se juega mucho en este encuentro: los de Gennaro Gattuso son quintos en estos momentos, con una ventaja de cuatro puntos sobre la Lazio, sexta, y este fin de semana tienen a tiro dar caza una Atalanta que recibe en su estadio a la Juventus. De hecho, cabe incluso la posibilidad de que los napolitanos puedan acabar la jornada en puestos de Champions, pero para eso necesitarán que la Dea tropiecen ante los bianconeri y que ellos derroten en casa al Inter; algo que por ahora solo han conseguido dos equipos en la Serie A: el Milan, con el Inter como local, y la Sampdoria, en el Luigi Ferraris de Génova. El Nápoles, eso sí, llega con una baja muy sensible al partido: Hirving Lozano, sancionado, se ha quedado fuera. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Gerald O’Rourke/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*