5 alicientes de la repesca para la Eurocopa 2020

Alexsandar Kolarov of Serbia celebrates after scoring a goal during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584
05/09/2017

Viejos conocidos y algunos no deseados

Islandia – Rumanía (jueves, 20:45)

Islandia guarda muy buen recuerdo de su última Eurocopa. En 2016, en Francia, el cuadro nórdico llegó hasta cuartos de final, donde cayó derrotada por la anfitriona, después de apear a Inglaterra en octavos y superar la fase de grupos en segunda posición por detrás de Hungría. Islandia estuvo también en el Mundial de Rusia, en 2018, pero su participación fue muy breve: quedó última en el grupo D, con Croacia, Argentina y Nigeria por delante. Ahora, para asegurarse su billete para la Eurocopa del próximo verano, Islandia deberá superar a Rumania en la repesca a partido único, con Reykjavik como escenario, tras ser tercera de su grupo, solo por detrás de Francia y Turquía, y tras acabar tercera también en su grupo de la UEFA Nations League. En la fase de clasificación, Islandia ha ganado cuatro de sus cinco partidos como local; uno de ellos, precisamente ante Turquía, con una única derrota, de nuevo ante la vigente campeona del Mundo. “Estas repescas son finales. Es un único partido. El margen es mucho más pequeño que cuando uno tiene partido de ida y vuelta, y normalmente estas situaciones suelen estar 50%-50%. Pero, por supuesto, el equipo local tiene una ventaja, así que diremos que la cosa está 55%-45%”, decía Erik Hamrén, el actual seleccionador islandés en la previa. Hamrén sigue confiando en viejos conocidos como Ari Freyr Skúlason (33 años), Birkir Bjarnason (32), Gylfi Sigurdsson (31) o Kolbeinn Sigthórsson (30), pero también empieza a incluir savia nueva en la selección como Arnór Sigurdsson (21) o Mikael Anderson (22), el futbolista del FC Midtjylland, que apenas cuenta con seis partidos con la selección absoluta. Enfrente estará Rumania, que ha disputado cuatro de las seis últimas Eurocopas. La última, la de Francia en 2016; aunque aquella vez solo sumó un punto en la fase de grupos (ante Francia, Suiza y Albania). Rumanía fue una de las rivales de España en la fase de clasificación para esta EURO, y acabó en cuarta posición, por detrás de España, Suecia y Noruega; y segunda, en su grupo de la Nations League, solo por debajo de Serbia. La convocatoria de Rumania ha llegado con polémica en los últimos días. Mirel Radoi, el actual seleccionador, ha llamado a filas a Mario Camora, el futbolista del CFR Cluj, pero la noticia no ha sonado muy bien en el país. Camora no es rumano de nacimiento. Camora nació en Portugal y desde 2011 milita en el CFR Cluj, donde en aquel año entrenaba otro portugués, Jorge Costa, y el equipo rumano se reforzó con unos cuantos futbolistas de la Liga NOS (Beto, Rui Pedro, Weldon y el propio Camora, entre otros). En la primera convocatoria del lateral izquierdo con Rumania después de obtener la nacionalidad, y el propio Radoi ha querido calmar las aguas en los últimos días mostrando su resignación por lo ocurrido: “No tengo ningún mensaje para la afición que criticó la convocatoria de Camora. No tengo y no puedo, porque representan una gran parte de la afición rumana. Han estado, están y siempre estará en la grada. Podemos terminar nuestro mandato, podemos seguir adelante, pero ellos siempre estarán con el equipo. No tengo nada que transmitirles, ni puedo ganar si intento pelear con ellos”. En la convocatoria destacan otros futbolistas como Ianis Hagi, George Puscas, Nicolae Stanciu, Razvan Marin o el veterano Vlad Chiriches. A.B.

Contenido relacionado: Todos quieren ver a Dominik Szoboszlai

Sin la gran estrella y con muchas restricciones

Bulgaria – Hungría (jueves, 20:45)

Los últimos veinte años de la selección búlgara no han sido buenos. Bulgaria solo ha participado en una Eurocopa en el siglo XXI. Fue en Portugal 2004, y se marchó del torneo sin haber logrado ni un solo punto ante Suecia, Dinamarca e Italia. Solo hizo un gol, y fue de penalti, anotado por Martin Petrov ante la Squadra Azzurra. Pero antes y después de aquello, no ha vuelto a aparecer por ningún torneo grande de selecciones. Su último Mundial fue en 1998, y desde entonces no ha estado en ninguna de las tres Eurocopas que se han jugado (2008, 2012 y 2016). De hecho, su fase de clasificación para la presente es muy mejorable: solo consiguió una victoria en su grupo, ante la República Checa, y todo lo demás fueron empates (3) y derrotas (4) con un balance de 11 goles en contra; aunque en la anterior Nations League fue segunda en su grupo por detrás de Noruega. Desde 2016 hasta ahora Bulgaria ha tenido cuatro seleccionadores diferentes; ocho, en los últimos diez años, y trece, desde su última Eurocopa, sin incluir al propio Plamen Markov, que dejó el cargo tras más de dos años a los pocos días de caer ante Italia en aquella Eurocopa de 2004. Desde entonces, el seleccionador que más tiempo ha estado al mando de Bulgaria ha sido Luyboslav Penev (2011-2014), con algo más de tres años en el cargo, seguido de Hristo Stoichkov (2004-2007), que fue quien relevó a Markov en el banquillo. El actual técnico, Georgi Dermendhiev, lleva cerca de un año, tiempo para haber dirigido a Bulgaria en cinco encuentros, y el balance no es del todo positivo: una victoria, un empate y tres derrotas. La victoria, precisamente ante la República Checa, que es el único triunfo de Bulgaria en sus últimos 16 partidos. En la convocatoria de Dermendhiev destaca Filip Krastev, un joven futbolista (18 años) del Slavia Sofia, Kiril Despodov (23), actual jugador del Cagliari, o Bozhidar Kraev (23), que milita en el Midtjylland. En la lista hay otros futbolistas que no juegan actualmente en la liga del país, como es el caso de Strahil Popov (Hatayspor), Kristian Dimitrov (Hajduk Split) o Dimitar Velkovski (Cercle Brugge), pero el grueso gordo de la convocatoria se nutre de futbolistas del Ludogorets, el Levski Sofia o el Lokomotiv Plovdiv. Hasta el Natsionalen Stadion Vasil Levski de Sofia viajará la Hungría de Marco Rossi, que en el último parón de selecciones derrotó a Turquía con el joven Dominik Szoboszlai a la cabeza. Sin embargo, el joven futbolista del RB Salzburgo no podrá estar en este partido después de que su club haya informado de tres casos positivos por COVID en las últimas horas. “La pérdida de Szoboszlai ha sido inesperada, porque todos somos conscientes de lo que significa para la selección nacional, pero tenemos otros jugadores que tienen habilidades técnicas similares. Con la motivación y actitud adecuadas, espero que podamos compensar los problemas causados por la ausencia de ciertos jugadores”, ha reconocido el propio Rossi en la previa del encuentro. Porque además de Szoboszlai, hay que sumar la baja del portero Ádám Kovácsik, que se lesionó este mismo martes en el entrenamiento, y que ya ha sido reemplazado por Lajos Hegedüs, mientras que Roland Sallai (Friburgo) y Péter Gulácsi (RB Leipzig) viajan con restricciones por parte de sus equipos: podrán jugar ante Bulgaria en Sofía, pero no podrán quedarse para los posteriores partidos de la UEFA Nations League. La fase de clasificación de los húngaros fue algo mejor que la de Bulgaria: con cuatro victorias y cuatro derrotas en ocho encuentros disputados, pero no lo suficiente como para arrebatarle a Croacia o Gales alguna de las dos primeras plazas del grupo; siendo segunda en su grupo de la UEFA Nations League. A.B.

The Kosovo players during their National Anthem before the UEFA Euro 2020 Qualifiers match at Fadil Vokrri Stadium, Prishtina Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 17/11/2019
Kosovo y Macedonia del Norte quieren estar en la próxima Eurocopa. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

La repesca les coge en horas bajas

Bosnia – Irlanda del Norte (jueves, 20:45)

El Grbavica de Sarajevo acoge la semi de la repesca para la EURO entre Bosnia e Irlanda del Norte, en un duelo que ya es familiar para ambos países, toda vez que los balcánicos sumaron una doble victoria ante los británicos en 2018, en partidos de la Nations League. Los bosnios, que saben lo que es jugar un Mundial, no han disputado nunca una Eurocopa, así que pretenden estrenarse en 2021 sobrepasando en primer lugar a una Irlanda del Norte que sí ha conocido el máximo escenario europeo -lo hizo en 2016 e incluso alcanzó las eliminatorias-. Bosnia quiere sacarse no solamente la espina de la Eurocopa, sino también la de las repescas, que se le han dado históricamente mal: en 2009 y 2011 Portugal evitó que los bosnios pudieran alcanzar el Mundial de Sudáfrica y la Eurocopa de Polonia y Ucrania, mientras que en 2015 fue Suiza quien frustró el sueño balcánico de jugar un Campeonato de Europa. Para este gran desafío, Pjanić vuelve a estar con la selección tras perderse los partidos de septiembre por coronavirus, pero precisamente el COVID-19 ha provocado las ausencias del extremo Haris Duljević y del asistente técnico Rusmir Čviko, además de la baja de Toni Šunjić por cumplir con la cuarentena obligatoria en China -hace una semana se sumó a las filas del Henan Jianye-. Y no sólo eso, porque el central Ermin Bičakčić, cuyo liderazgo en defensa es indiscutible, se ha caído por lesión. Pjanić y Džeko siguen siendo la piedra angular de Bosnia, pero Irlanda del Norte no debe perder de vista a Amer Gojak, inspiradísimo en los últimos partidos con la selección -4 goles y 3 asistencias en sus últimas cuatro internacionalidades-. Bosnia no llega en gran dinámica de resultados y Dušan Bajević no se fía ni un pelo de Irlanda del Norte, pero también es cierto que estos han perdido la mayoría de sus últimos partidos y que se han mostrado mucho más débiles en defensa de lo que les caracteriza, toda vez que han recibido 12 goles en sus últimos tres partidos oficiales, incluyendo goleadas ante Alemania (6-1) y Noruega (1-5). Para que sirva de referencia, Irlanda del Norte encajó solamente 8 goles en 10 partidos en su ciclo de clasificación para la EURO 2016. La buena noticia en esta clave es que Jonny Evans, bastión de la zaga norirlandesa, estará para jugar tras algunos días de dudas debido a un golpe que recibió en su último partido con el Leicester. Independientemente del resultado, el partido ya será señalado para la selección norirlandesa, puesto que Steven Davis obtendrá el récord de internacionalidades con su país (120), superando al mítico guardameta Pat Jennings. Y ojo, porque si Irlanda del Norte pasa, podría jugar una brutal final ante la República de Irlanda por una plaza en la Eurocopa. Habrá público animando a Bosnia en el Grbavica, con unas 1.800 personas que, en esta época, valen casi por los 15.000 que históricamente han alentado al combinado bosnio en el Bilino Polje de Zenica. J.N.

Veinte años esperando esta oportunidad

Noruega – Serbia (jueves, 20:45)

La última vez que Noruega y Serbia disputaron una Eurocopa corría el año 2000. Por aquel entonces, Serbia y Montenegro aún formaban un solo país que seguía llamándose Yugoslavia, a pesar de que el resto de repúblicas que la formaron en el pasado ya habían emprendido su propio camino. Si miramos a Noruega, la generación de oro actual eran por aquel entonces niños que no levantaban un palmo del suelo: Ødegaard, Berge y Ajer tenían dos añitos, mientras que Erling Haaland, el más voraz y temido por los serbios -hasta el punto de que el seleccionador Tumbaković ha evocado a la ayuda divina para pararle-, nació 19 días después de que terminase el torneo. Para Noruega, que ahora ve con una ilusión desbordante no sólo esta repesca, sino también el futuro de su fútbol, estas dos décadas han supuesto una travesía por el desierto mucho mayor que para Serbia, que en este tiempo por lo menos ha sido capaz de clasificarse para tres Mundiales. Evidentemente, el coronavirus ha cambiado el escenario, porque en marzo -cuando debía jugarse este partido- había la sensación en Noruega de que si el Ullevaal tuviera capacidad para 80.000 o 100.000 espectadores también se hubiera llenado, pero esta noche sólo podrá haber 200 personas en el estadio del Vålerenga. Esa ausencia de público ya repercutió a los escandinavos, que tras 15 partidos invictos en casa, cayeron de forma clara ante Austria en el parón de septiembre, el mismo en que luego le clavaron un 1-5 a Irlanda del Norte con un partido catedralicio de Haaland y Sørloth. La esperanza de Noruega contrasta con el cierto pesimismo que existe en Serbia, donde últimamente tienen la sensación de que la selección les da más disgustos que alegrías. Mitrović y Tadić, que hablaron antes del partido, dejaron claro el peso de la camiseta, la responsabilidad que sienten y lo importante que será que todo el mundo trabaje duramente sobre el campo con el objetivo común de alcanzar la Eurocopa. Tumbaković pierde a Filip Kostić por lesión y a Nikola Maksimović por la cuarentena que están obligados a hacer los jugadores del Napoli tras los positivos por COVID-19 en su plantilla. La buena noticia es que vuelve Luka Milivojević, que le ganaría la partida a Gudelj para jugar al lado de Nemanja Maksimović en la sala de máquinas. En el carril izquierdo, Ristić y Mladenović se juegan la titularidad, mientras que Stefan Mitrović sería el reemplazante de Nikola Maksmović en la zaga. Sabiendo que esto puede irse a prórroga y penaltis, Lägerbäck ha ordenado practicar los lanzamientos desde los once metros, situación dramática en caso de producirse y que podría multiplicar las emociones derivadas del desenlace. Pero tal y como dijo Tumbaković en la previa del partido, acabe como acabe la cosa, el viernes volverá a salir el sol. J.N.

Un partido para la historia de dos países

Macedonia del Norte – Kosovo (jueves, 20:45)

El partido de esta noche será el más importante de la historia para Macedonia del Norte y Kosovo. Ninguna de las dos selecciones ha estado nunca en un gran torneo, y este jueves, a partido único en el National Arena Todor Proeski de Skopjie, tienen la oportunidad de dar un pequeño gran paso hacia su objetivo. Solo una de las dos podrá estar en la Eurocopa 2021, siempre y cuando, además de esta eliminatoria, supere en la final de las repescas (que se disputará en noviembre) al ganador del otro cruce entre Georgia y Bielorrusia. Igor Angelovski, el actual seleccionador de Macedonia del Norte, es muy consciente de la importancia que tiene este partido para la selección y para el país: “Macedonia del Norte lleva esperando 30 años para este partido. Estoy seguro de que veremos la mejor versión del equipo. Es un partido histórico para el fútbol de Macedonia del Norte porque nunca antes habíamos llegado a las repescas. En lo deportivo, tenemos respeto por Kosovo. Demostraron mucha calidad en las eliminatorias, pero creemos en nosotros mismos y también en el apoyo de nuestros hinchas. Espero que lleguemos a la final. Es una oportunidad de oro. Sólo puedo asegurar a nuestros aficionados que daremos hasta el último gramo de energía para llegar a la final de las repescas”. Un mensaje muy parecido al del eterno capitán de la selección, Goran Pandev: “Los detalles decidirán este partido. Tenemos experiencia y estamos preparados para todo lo que nos espera. Esta es mi última oportunidad de jugar en una gran competición, así que mis ganas por ganar son enormes”. El veterano delantero consiguió viajar finalmente para disputar este partido, con ayuda del propio embajador del país en Italia, como el mismo Pandev reconoció en la rueda de prensa previa a este encuentro, después de que en el Genoa, su actual equipo, se detectase un brote de coronavirus que ha afectado a más de veinte miembros de la primera plantilla. Además del propio Pandev, debe destacarse la presencia de otros futbolistas cada vez más conocidos en buena parte del continente: Stole Dimitrievski (Rayo Vallecano), Ezgjan Alioski (Leeds United), Ennis Bardhi (Levante) o Ilija Nestorovski (Udinese). Macedonia del Norte acabó en tercera posición de su grupo de clasificación por detrás de Polonia y Austria, pero durante la misma derrotó en Skopjie a Eslovenia e Israel. Angelovski hace bien en no confiarse. Kosovo obviamente tiene mucha menos experiencia internacional, pero si por algo ha destacado estos años es por ser una selección bastante atractiva, y al igual que Macedonia del Norte también acabó primero en su grupo de la UEFA Nations League. La Lazio le ha dado permiso a Vedat Muriqi para viajar con su selección, pero el delantero acaba de salir de una lesión y su presencia en el partido, al menos como titular, no está confirmada. Sin embargo, quien no ha viajado con la selección es Milot Rashica, el futbolista del Werder Bremen, a causa de unos problemas físicos. Bernard Challandes, el actual seleccionador de Kosovo, sí ha incluido en la lista a otros futbolistas con experiencia en alguna de las grandes ligas europeas, como es el caso de Valon Berisha (Stade Reims), Amir Rrahmani (Nápoles) o Bersant Celina (Dijon). A.B.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Lorraine O’Sullivan/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Y con el partido entre Macedonia del Norte y Kosovo prosigue la macroporra que empezó hace unos dos años. Algunos estarémos muy pendientes esta tarde para ver que selección se pa posicionando para ser la que tenga más encantó de toda el Eurocopa.

Tengo muchas ganas de estos play-off!! De los partidos que analizáis me gustaría que pasaran Rumanía, Bulgaria, Irlanda del Norte, Noruega y Macedonia. ¿A vosotros?

Por cierto, el Macedonia del Norte-Kosovo es a las 20.45, no a las 18.00.

Deja un comentario

*