7 alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

La FA Cup siempre nos deja historias especiales. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

El principio de una nueva rivalidad en los banquillos

Arsenal – Chelsea (sábado, 18:30)

Londres tendrá un derbi este fin de semana en la final de la FA Cup. Chelsea y Arsenal se verán las caras en Wembley después de derrotar a Manchester United y Manchester City, respectivamente, en las semifinales del torneo. El Arsenal es el equipo con más FA Cup de la historia, 13, aunque no levanta un título desde el año 2017, cuando precisamente ganó su última FA Cup ante el Chelsea. Mikel Arteta reconoció en la previa de la final que levantar este título sería “absolutamente genial. Pero no por él mismo -resaltó- sino por los futbolistas y el club, que han vivido momentos muy difíciles en las últimas temporadas. Todo el mundo ha trabajado muy duro desde que yo he llegado para conseguir que el club vuelva a ganar títulos, y si podemos conseguirlo, estaré encantado”. Frank Lampard, por su parte, aprovechó la conferencia ante los medios para revelar buenas noticias para su equipo: Kanté y Willian estarán disponibles ante el Arsenal, aunque quien posiblemente no llegue a la final es Loftus-Cheek. Los dos equipos llegan con dinámicas positivas muy duraderas en este torneo, puesto que el Arsenal no conoce la derrota en 28 de sus últimos 31 partidos en la FA Cup, mientras que el Chelsea ha ganado nueve de sus últimos 10 encuentros. Para el partido se espera que Arteta vuelva a apostar por el sistema 3-4-3, con Ceballos y Xhaka en el doble pivote y un ataque conformado por Aubameyang, Lacazette y Pepé, de izquierda a derecha. Lampard no arriesgará de inicio con Kanté y William, y podría dibujar un esquema parecido: tres centrales, dos carrileros, un doble pivote y dos mediapuntas por detrás de su ‘9’. A.B.

Contenido recomendado: El aprendizaje de Dani Ceballos

Un descenso no apto para cardiacos

Genoa – Hellas Verona + Lecce – Parma (domingo, 20:45)

Genoa y Lecce se juegan todo a una sola carta. El descenso en la Serie A aún no está completamente definido, puesto que estos dos equipos tienen opciones de salvarse y también de perder la categoría en la última jornada. El Genoa llega a la fecha 38 fuera de peligro pero con el agua al cuello. Las dos últimas derrotas ante Inter y Sassuolo han vuelto a apretar la soga, y la victoria del Lecce ante Udinese entre semana ha dejado todo muy abierto para esta última jornada. El Genoa recibe en su estadio a una de las grandes sensaciones de la Serie A, el Hellas Verona de Ivan Juric, y las matemáticas dicen que le vale la victoria o incluso el empate, siempre y cuando, eso sí, el Lecce no gane su partido (también como local) ante el Parma. Tanto Hellas Verona como Parma llegan sin nada en juego a este último partido, siendo 9º y 11º, respectivamente. Pero ni Genoa ni Lecce han conseguido ser fiables en casa esta temporada. Los dos, de hecho, han perdido en su estadio muchos más partidos de los que han ganado en esta Serie A, y esta situación es especialmente preocupante para ambos. El Genoa ha conseguido que su entrenador, Davide Nicola, pueda estar en su banquillo este fin de semana después de ser expulsado ante el Sassuolo, y la competición ha considerado oportuno sancionarle con solo una multa económica. El que no podrá estar seguro es Radovanovic, el centrocampista serbio rossoblù, mientras que hasta ocho futbolistas llegan al trascendental partido ante el Verona con molestias físicas. Fabio Liverani, el técnico del Lecce, llega al fin de semana con la ausencia de Nehuén Paz, sancionado, y las bajas por lesión de Rossettini, Deiola, Mancosu y Lapadula. Al Lecce solo le sirve una cosa: ganar y confiar en el tropiezo del Genoa. A.B.

El pastel europeo aún no tiene dueño

Atalanta – Inter (sábado, 20:45)

Es momento de repartirse la tarta en Italia. Atalanta e Inter ya han hecho sus deberes en la Serie A, una vez conseguida la plaza de Champions para la siguiente temporada, así que en este último partido se juegan algo más que el honor de ser segundo, tercero o cuarto (contando con la Lazio): los ingresos televisivos de la próxima campaña. Entre acabar segundo y cuarto hay más de cinco millones de diferencia, que no son pocos y menos en los tiempos que corren para los clubes, y eso es lo que habrán pensado los dirigentes de los tres equipos implicados durante estos días. Mientras que el segundo clasificado en Italia recibe 19,4 millones de euros y el tercero se lleva 16,8 millones, el cuarto y último equipo con acceso a la Champions League se embolsa una cantidad ligeramente superior a los 14 millones de euros. En esta última jornada, por tanto, en la lucha definitiva por los puestos que dan billete para la Liga de Campeones en la Serie A, podría decirse que hay 50 millones de euros en juego. En lo puramente futbolístico el Inter llega a este último fin de semana un punto (79) por encima de la Atalanta (78), así que para conservar su posición debe ganar en el Atleti Azzurri d’Italia o empatar y que la Lazio no gane al Nápoles en San Paolo. Ilicic y Palomino volverá a ser baja en el cuadro de Gian Piero Gasperini, mientras que Antonio Conte no podrá con Sensi ni Vecino, también lesionados, mientras que De Vrij y Valero serán duda hasta última hora. Además de una segunda plaza histórica, puesto que el mejor resultado de la Dea en la Serie A es de la temporada anterior (tercera clasificada), el cuadro bergamasco está a dos goles de entrar al selecto grupo de los 100 goles en una liga. A.B.

Atalanta e Inter pugnan por el segundo puesto con la vista en las competiciones europeas. Foto: Chesterton/Focus Images Ltd
Atalanta e Inter pugnan por el segundo puesto con la vista en las competiciones europeas. Foto: Chesterton/Focus Images Ltd

La Lazio aún puede ser incluso segunda

Napoli – Lazio (sábado, 20:45)

Existe la posibilidad de que el cuarto clasificado en Italia, en estos momentos la Lazio de Simone Inzaghi, se quede fuera de la próxima Champions a pesar de su puesto en la tabla. Si Nápoles o Roma acabasen ganando en este mes de agosto la Champions o la Europa League, la Serie A perdería una de las cuatro plazas que dan acceso a la Liga de Campeones. Y con eso también tiene que jugar este fin de semana la Lazio. El hecho de que Atalanta e Inter se enfrenten en esta última jornada puede ser una oportunidad para los romanos. Actualmente, como decíamos, son cuartos, empatados con la Dea (78) y solo un punto por debajo del Inter (79), así que un empate en el Atleti Azzurri d’Italia podría brindarle la oportunidad a la Lazio de acabar la liga segunda en la tabla. El Nápoles, 7º clasificado, llega a este último partido sin nada en juego, ya que después de ganar la Coppa Italia tiene asegurada su presencia en la próxima Europa League, aunque el partido puede servir como examen antes de medirse al FC Barcelona la próxima semana. Delante tendrá al ‘9’ que casi seguro será Bota de Oro en la actual temporada: Ciro Immobile aventaja en cuatro goles a Cristiano Ronaldo, y este domingo, con la oportunidad de colocar a su equipo en segunda o tercera posición, podría redondear unos datos que ya de por sí son bastante espectaculares (35 tantos y 9 asistencias en la Serie A 2019/20). Lulic, Leiva y Radu volverán a ser baja para Simone Inzahi, mientras que Acerbi, Bastos, Cataldi y Jony arrastran diversas molestias físicas. En el Nápoles, además de la ya conocida ausencia de Manolas, Gennaro Gattuso llega con la duda de Zielinski, que podría dejar su sitio en el once a Elmas o Allan. A.B.

Vuelve el fútbol a Bélgica y vuelve el Royal Antwerp a pelear por un título. Foto: www.rsca.be.
Vuelve el fútbol a Bélgica y vuelve el Royal Antwerp a pelear por un título. Foto: www.rsca.be.

Doblete o redención con Jorge Jesus a la espera

Benfica – Porto (sábado, 21:45)

Oporto y Benfica se enfrentan en la Final de la Taça de Portugal para cerrar la temporada con el mismo objetivo pero con significados distintos. Para Oporto, ganar la Copa implicaría alzar un título que se les viene resistiendo desde 2011 y lograr un doblete que les confirmaría como equipo dominante del país. El Benfica, por su parte, busca salvar la honra en un curso extraño, en el que tuvieron opciones de llevarse la liga casi hasta el final, pero acabaron colapsando y cambiando de entrenador. Nélson Veríssimo, hasta hace un mes técnico asistente de Bruno Lage, se ha hecho cargo del equipo hasta la llegada de Jorge Jesus, que será presentado la semana que viene, por lo que este será su último partido al cargo de las águilas. “No tuve la tentación de cambiar muchas cosas”, asegura Veríssimo, “el equipo tenía dominio en el juego y llegaba bien al área rival, era por detalles que las cosas no iban bien”. Esto mismo sugiere su rival Sergio Conceiçao: “Veríssimo era el asistente de Lage, las ideas están ahí, los principios están ahí, los jugadores son prácticamente iguales, la dinámica del juego puede haber cambiado un poco, pero la base de las ideas y las fortalezas del Benfica siguen siendo las mismas”. Veríssimo cerró la liga con mejores sensaciones de las que lo empezó, con una victoria en los últimos minutos en el derbi ante el Sporting. Un partido en el que perdió por lesión a Nuno Tavares en el lateral izquierdo por lo que, ya sin Alex Grimaldo, será Tomás Tavares el que ocupe esa posición en la final. Conceiçao, por su parte, parece que sólo tendrá que lamentar la baja de Marcano, pues Uribe, Luis Díaz y Mbemba, que eran duda, llegarán, en principio, a tiempo. También contara Oporto con el polémico apoyo de su afición en las calles, no en el estadio. Se espera el desplazamiento de cientos de aficionados de los dragones a Coimbra, donde se disputa la final, a pesar de que las autoridades hayan recomendado evitar las aglomeraciones. E.M.

Bélgica reabre el fútbol con la final de Copa

Club Brujas – Royal Antwerp (sábado, 20:30)

El fútbol vuelve a Bélgica por todo lo alto, con la final de la Copa entre Club Brujas y Royal Antwerp. Y lo hace en un momento extraño, casi cinco meses después de que se suspendiera la liga 2019-20 y a una semana de que dé comienzo la 2020-21. Esto es, si los órganos administrativos se ponen de acuerdo, pues un tribunal ha impedido el descenso del Waasland-Beeveren esta misma semana, paralizando el reinicio de la competición, previsto para el 8 de agosto. Sea como sea, la Copa se finalizará el mismo fin de semana en que se inicia la de la temporada siguiente, con partidos de las rondas preliminares. La final, sin público aún en las gradas, tendrá como principal aliciente competitivo la posibilidad de que el Royal Antwerp vuelva a levantar un trofeo 28 años después. El club de Amberes, fundado en 1880 (hace 140 años), es el más longevo del país y viene de sufrir una larga travesía por el desierto de segunda división en los últimos años. En 2017, lograron regresar a la máxima competición del fútbol belga trece temporadas después y, ahora, vuelven a verse en la disposición de levantar un trofeo, aunque no puedan celebrarlo con una afición que lleva mucho tiempo esperando. La última final que disputaron, curiosamente, fue de la UEFA, durante sus mejores tiempos, en 1993. Enfrente tendrán al principal dominador del fútbol belga en los últimos años, el Club Brujas, que ha ganado tres de las últimas cinco ligas y que ha salido campeón de la 2019-20, pues se suspendió la temporada cuando le sacaban 15 puntos al Gent en la lucha por el liderato. A pesar de haber ganado 18 ligas menos que el Anderlecht, el club de Brujas sí es el rey de copas en Bélgica, y tendrá la oportunidad de sumar la 12ª copa a su palmarés. Los de Philippe Clement llegan optimistas después de dejar buenas sensaciones en los amistosos preparatorios pero con varias dudas en forma de lesión: las de Mata, Deli y Diatta. E.M.

Final a la sombra del  Dinamo

Rijeka – Lokomotiva (sábado, 20:30)

La sombra del Dinamo de Zagreb es alargada en Croacia. El cuadro capitalino ha ganado 21 de las 29 ligas y 15 de las 28 copas que se han disputado en el país hasta el momento. Esta temporada, no ha sido una excepción a su dominio liguero, habiendo alzado el campeonato de la regularidad con 15 puntos de margen sobre el segundo, pero en la Copa no lograron mantener su hegemonía. Cayeron en cuartos ante el Rijeka, que se enfrentará este sábado al Lokomotiva Zagreb en la final. Ambos equipos pugnan por ser, ahora mismo el “mejor de los mortales”, el principal contendiente del Dinamo, y así lo atestigua la lucha por el segundo puesto liguero esta temporada. En ella, el Lokomotiva se llevó el gato al agua para disputar Champions League el próximo curso por sólo un punto de diferencia. El Lokomotiva, además, quiere demostrar que el Dinamo no es el único equipo grande de Zagreb alzando el primer título de élite de su historia. En 2013 ya llegaron a la final y lograron también el subcampeonato liguero, pero nunca, en sus 106 años de historia, han levantado otro trofeo que la segunda división yugoslava en 1956. El Rijeka, por su parte, tiene otra lucha con la historia, pues si sale vencedor igualará al Hajduk Split como el segundo equipo con más copas del país. Para lograrlo, se aferrará a los goles de su delantero Antonio Colak. El germano-croata, después de un largo e infructuoso paso por el fútbol alemán, ha encontrado en Rijeka su remanso: la temporada pasada anotó 18 goles y está ya va por los 20. Ocho de ellos, en los cuatro últimos partidos de la temporada, así que llega en racha. Atendiendo a los precedentes de esta temporada, el partido no podría estar más igualado: de las cuatro veces que se han enfrentado este curso Rijeka y Lokomotiva, cada equipo ha logrado una victoria y los otros dos partidos acabaron en empate. E.M.

Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*