¿Quién puede detener a Lukaku?

Toby Alderweireld of Belgium and Romelu Lukaku of Belgium sing the National Anthem before the 2018 FIFA World Cup Semi Final match at St Petersburg Stadium, St Petersburg
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
10/07/2018

Bélgica exhibió este sábado la actuación más imponente de todas las que se han visto hasta el momento en la Eurocopa 2020. La selección de Roberto Martínez arrolló a Rusia en San Petersburgo con una versión completísima en todos los sentidos. Con y sin balón. Atacando y defendiendo. Bélgica demostró que a pesar de las bajas (sin Kevin de Bruyne ni Axel Witsel, ambos lesionados) tiene argumentos y recursos para adaptarse de todas las formas posibles a las distintas situaciones de este encuentro. Solo así puede explicarse que atacase tan bien en la primera parte, consiguiendo llevar de lado a lado a Rusia en su propia mitad del campo, y que defendiese tan bien en la segunda, aprovechando su superioridad numérica en el área, para poner a la selección de Cherchesov frente al espejo. Bélgica fue muy superior.

Bélgica 3 (Lukaku 10′, 88′; Meunier 34′)
Rusia 0 

BEL-RUS vs Away team - Football tactics and formations

Bélgica atacó de una manera muy ancha durante los primeros 45’. Saliendo desde atrás con sus centrales, imponiendo así una primera ventaja numérica ante los dos puntas de Rusia, Artem Dzyuba y Aleksandr Golovin, la selección de Roberto Martínez encontró en el pie derecho de Toby Alderweireld, su central en este lado, un recurso valiosísimo para atraer primero la basculación defensiva del equipo rival y girar después el juego con una serie de desplazamientos en largo (derecha-izquierda) que tenían por objetivo activar en el sector opuesto la recepción del carrilero/mediapunta, ya fuese Thorgan Hazard o Yannick Carrasco. Y es importante resaltar que Alderweireld buscó indistintamente a ambos porque uno y otro mantuvieron una buena sintonía para intercambiar posiciones entre el que fijaba fuera (que a veces era Carrasco) y el que se metía por dentro (en su lugar, Hazard). Ese juego de un costado a otro desestabilizó claramente a una Rusia que defendía por más acumulación que otra cosa en su repliegue 4-4-2. Andrey Semenov se equivocó claramente en la acción del 0-1, al no conseguir despejar un balón que acabó en los pies de Romelu Lukaku, que definió perfecto, y ese gol reforzó el plan de los belgas en campo contrario.

Fue la gran noche de Romelu Lukaku, sin ninguna duda. El belga volvió a exhibirse una noche más, reafirmando la grandísima temporada 2020-21 que ha realizado, y Rusia no encontró el modo de desarticular alguna de sus múltiples virtudes cada vez que recibe. Romelu Lukaku es demoledor a campo abierto, donde tiene una zancada poderosísima al espacio para superar desde la conducción y anular la corrección de cualquier defensor, es inteligentísimo con el balón en los pies, capaz de decidir muy bien qué hacer en cada momento y demostrando que domina su imponente superioridad física, y muy bueno técnicamente, que no se nos puede olvidar, porque el belga tiene una sensibilidad en el contacto con el esférico de bastante calidad. Otro futbolista que destacó con muy buena nota en el partido fue Thomas Meunier. El jugador del Borussia Dortmund ingresó al campo desde al banquillo, sustituyendo a Timothy Castagne, que se llevó un fuerte golpe en el rostro en un choque con Daler Kuzyayev, que también se marchó sustituido, y firmó una actuación de sobresaliente como carrilero derecho de una Bélgica que se impuso por dentro y por fuera.

El partido de Toby Alderweireld fue muy completo, con y sin balón. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd
El partido de Toby Alderweireld fue muy completo, con y sin balón. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Meunier aprovechó mejor que nadie esos cambios de orientación de Alderweireld en el sector derecho para atacar por sorpresa en el área tras el recorte y/o centro de Hazard/Carrasco en izquierda y suyo fue el 2-0 justo antes del descanso. En la segunda parte, como no podía ser de otra forma, Rusia decidió dar un paso al frente, y arriesgo bastante en su planteamiento al dejar solo en el medio a Magomed Ozdoev, que debió apañárselas durante muchos minutos con la ayuda de Golovin y Zobnin en el retorno defensivo, y Bélgica aceptó ese escenario para replegar en su propio campo, ahorrar esfuerzos, salir a partir de Lukaku (autor del 3-0 tras asistencia de Meunier) y rentabilizar ese escenario con la entrada de un Eden Hazard bastante juguetón desde el banquillo. El propio Hazard, horas antes de este encuentro, había comentado públicamente en una entrevista que irá poco a poco en esta Eurocopa, y que, “afortunadamente”, no es el único en la selección que puede “decidir un partido”, pero sus 20’ ante Rusia invitan al optimismo. Bélgica ganó este sábado, y convenció, que siempre es lo más complicado a estas alturas; y ojo, aviso a navegantes, lo hizo sin Kevin De Bruyne y con un Eden Hazard aún muy lejos de su mejor nivel. El partido de Bélgica fue muy serio.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*