De Bruyne, Gabriel Jesús y Guardiola

Kevin De Bruyne sirvió una magnífica asistencia a Gabriel Jesus. El belga ya suma 14 pases de gol, 6 más que el segundo máximo asistente (Trent Alexander-Arnold). Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

El Manchester City se clasificó merecidamente a la siguiente ronda. A los puntos, el equipo de Pep Guardiola ha sido muy superior al Real Madrid en los 120 minutos de la eliminatoria, táctica, mental y emocionalmente, especialmente en esto último, que es donde siempre se ha hecho más fuerte el Real Madrid en la Copa de Europa, y la victoria encumbra el gran trabajo del de Santpedor en todos los aspectos. La primera eliminación del Real Madrid de Zinedine Zidane en la Champions League coincide con la mejor eliminatoria de Pep Guardiola desde que saliese del FC Barcelona en 2012. Un hito que se le venía resistiendo al catalán en los últimos años y que llega en un momento crucial para el proyecto ‘sky blue’: después de que fuese retirada su sanción de cara a la próxima Champions, tras quedarse bastante lejos de competirle la Premier al Liverpool y en unas circunstancias y un formato que premia la determinación (en partidos de 90 minutos, sin mayor margen de maniobra ni partido de vuelta) más que en cualquier otra edición.

El Real Madrid no jugó bien en Manchester. Es una obviedad. Su actuación estuvo francamente lejos de la concentración y el nivel que demandan unos octavos de final de la UEFA Champions League, y eso es algo que la competición no perdona nunca, como bien sabe el Real Madrid mejor que nadie. El planteamiento inicial de Guardiola volvió a ser muy bueno. Manteniendo su 4-3-3 más habitual, con un pivote (Rodrigo) y dos interiores (De Bruyne y Gündogan) por delante, a diferentes alturas entre sí, el Manchester City arrancó el encuentro con otra novedad importante en su once, como ya hiciese en el encuentro de ida: esta vez Foden jugó en punta, haciendo de falso 9. Y el partido del inglés fue realmente bueno, con y sin balón, cerca y lejos del área rival. Moviéndose con muchísimo sentido.

Manchester City 2 (Sterling 9′, Gabriel Jesus 68′)
Real Madrid 1 (Benzema 28′)

RM vs City - Football tactics and formations

Guardiola ordenó defender a los suyos muy arriba. Emparejando a sus dos extremos (Gabriel Jesús por izquierda y Sterling en la derecha) con los dos centrales del Real Madrid, presionando siempre perfilados, obligando a Varane y Militao a jugar todo el tiempo hacia dentro, estrechando así la salida de balón del Real Madrid y exigiendo a todos sus futbolistas una precisión exquisita en cada control y/o giro, el Manchester City dominó la primera guerrilla sobre el tablero. Forzó muchos errores de los blancos en campo propio -aunque muchos otros fallos no fueron provocados directamente-, y obligó a Zidane a tener que mover ficha sobre la marcha. Especialmente tras el uno a cero a Sterling, una acción en la que Varane se entretuvo demasiado dentro de su área y en la que la presión del Manchester City resultó ser tan eficaz como eficiente. Bien leído por Pep Guardiola.

Zinedine Zidane modificó la posición de Casemiro en salida de balón ante lo mucho que le estaba costando a su equipo salir desde atrás con claridad. El paso de atrás de Modric, más abajo en fase de iniciación, muchas veces incluso en paralelo a Kroos, coincidió (no por casualidad) en el tiempo con el pase al frente de Casemiro, que empezó a posicionarse por detrás de Foden y entre los dos interiores del Manchester City (De Bruyne y Gündogan) ocupando así una zona difícilmente controlable para la defensa adelantada de los de Guardiola. El reajuste no le brindó al Real Madrid una mejoría demasiado grande ni inmediata, puesto que siguió fallando demasiados pases (aparentemente sencillos) en campo propio durante todo el encuentro, pero sí consiguió que el Manchester City no pudiese cerrar completamente el yugo cuando apretaba arriba con todo el bloque.

Pep Guardiola: “En esta competición [los errores] te penalizan mucho, pero quiero destacar a Gabriel Jesus por su intuición. Ha sido decisivo aquí y en Madrid. Lo importante es que nosotros no cometimos errores atrás más allá de una jugada de Laporte. Eso nos había penalizado antes y lo corregimos”.

Solo Benzema consiguió estirar con cierta continuidad al Real Madrid en campo contrario. Bajando hasta muy atrás, acudiendo a recibir cerca de la divisoria y otras tantas veces incluso en campo propio, el futbolista francés volvió a ser claramente el mejor de su equipo. Consiguió darle bastante continuidad al juego con balón al pie, interviniendo como un centrocampista más en las circulaciones del Real Madrid, y en ataque, por pura autosuficiencia, jerarquía y calidad técnica consiguió darse a sí mismo unas cuantas situaciones de remate que incomodaron a Ederson. El gol del empate llegó en el mejor momento posible, antes del descanso y cuando más estaba creciendo el equipo a través de la pelota, y se originó tras una buena acción individual de Rodrygo, muy inteligente a la hora de salir hacia fuera, con su pierna más hábil, anulando a Cancelo (que jugó a pie cambiado, como lateral izquierdo) al atacar su lado débil hacia la línea de fondo.

Pero el Real Madrid se deshizo como un azucarillo una y mil veces antes de cruzar la divisoria. Los dos errores de Varane en los dos goles en contra fueron la puntilla en un partido muy mal competido por Zidane y sus chicos. Gabriel Jesús se comió a los dos centrales del Real Madrid con una superioridad tremenda. Bailó a Varane y Militao dentro y fuera del área, tanto de espaldas como de cara, como también hizo Benzema con Fernandinho y Laporte en la otra portería, exponiendo al máximo las limitaciones -físicas, técnicas y mentales- de los dos centrales, muy sobrepasados durante toda la noche, y Guardiola llegó incluso a catalogarlo como la gran individualidad de la eliminatoria, teniendo en cuenta lo sumamente determinante que fue en el encuentro de ida.

Pep Guardiola le ganó claramente la partida a Zinedine Zidane. Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd
Pep Guardiola le ganó claramente la partida a Zinedine Zidane. Foto: Romena Fogliati/Focus Images Ltd

Kevin de Bruyne fue otro que bordó su actuación. El futbolista belga es una de las individualidades más diferenciales en estos momentos en toda Europa, y anoche ante el Real Madrid volvió a dejar claro por qué es el mejor en su posición sobre la faz de la Tierra. Tan dinámico como ha sido siempre, moviéndose entre líneas, girando y acelerando todas las jugadas de su equipo, rematando varias veces -incluso desde los saques de esquina, pues estuvo a punto de colar dos goles olímpicos en la portería de Courtois-, el belga se exhibió nuevamente y la eliminatoria va de cabeza a su currículo. El Manchester City ha conseguido romper de una vez por todas con su maleficio en las noches importantes. Y ganar al Real Madrid de esta forma, en la misma noche que la competición despide hasta la temporada que viene a Cristiano Ronaldo y su equipo, es un subidón para cualquiera. Tanto para los que lo vivieron de primera mano como para aquellos que lo vieron desde casa o por la televisión del hotel. Esta edición, dadas las circunstancias, prometía emociones fuertes. Y lo mejor de todo es que esto no ha hecho más que comenzar.

Foto de Portada: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

12 comments

El Real Madrid se proclamó campeón de Liga hace más de 3 semanas. Sabíamos que gestionar este parón no era nada fácil, pero aún así el Real Madrid no lo ha hecho nada bien. Daba la sensación de que a los jugadores les faltaba piernas y cabeza para jugar un partido de esta magnitud. En algunos casos, como Casemiro, la situación fue especialmente preocupante. Nivel de pretemporada en unos octavos de Champions.

Más allá de eso, Zinedine Zidane. Su mérito en la conquista de la Liga es brutal; su record en eliminatorias de Champions League no tiene comparación. Por eso, no tengo dudas de que Zidane entiende más de esto que cualquiera de nosotros, y que atenderá a razones que no conocemos, pero es que lo de hoy ha sido un error tras otro. No ha funcionado el once, no ha funcionado la apuesta (el equipo no estaba para asumir tales riesgos), no ha hecho movimientos significativos hasta casi el final, y los cambios son difíciles de comprender (Vinicius?).

Vinícius, Isco y Marcelo. Eché muy en falta que al menos calentase en la banda.

Es más, yo era de los que me esperaba a Vinícius incluso como titular, y más con los problemas que ha tenido el City esta temporada tras pérdida. No hubiese mejorado el juego, vale, porque Vinícius no hubiese ayudado a que el Real Madrid se posicionase mejor, pero sí hubiese ayudado a inclinar el campo. Y más con la cantidad de duelos que Benzema le ganó a los dos centrales.

Varane ha quedado como el gran villano y sin duda lo es; pero lo cierto es que el Madrid necesitaba 2 goles y solo metio 1, asi que la eliminacion es mas por la incapacidad ofensiva que por los errores defensivos

El equipo juega bastante mal desde sus primeros pases. Demasiados errores, algunos no forzados, y muy poca continuidad en el juego. Ahí también se echó en falta a Sergio Ramos, por supuesto.

Gran análisis, Adrián. Donde más diferencia he visto entre los dos equipos ha sido en los cambios. Cuando Guardiola movía el equipo conseguía darle un plus de peligrosidad y/o control. No es que el banquillo blue fuera mejor que el blanco, pero sus variaciones no estaban tomadas bajo la presión de estar eliminados.
La entrada de Bernardo Silva, a pesar de que pareció no intervenir demasiado, la vi determinante.

Muchas gracias, Víctor Manuel. 🙂

Guardiola ha dominado la eliminatoria y se le ha visto bastante cómodo haciéndolo, como comentas. Consiguió darle bastantes pluses al equipo desde el banquillo y a través de sus planteamientos. Lo de ayer de Foden como falso 9, volviendo a situar a Gabriel Jesus en banda, fue una decisión bastante inteligente.

Se comparte mucho el análisis de lo reforzado que sale Sergio Ramos de este partido desde su ausencia. Por su peso en salida de balón es cierto, pero creo, al igual que me ocurre con los dos errores que centran sus miradas en Varane, que el problema del Madrid en el Etihad no viene por individualidades, sino por colectivo. ¿Cuántas veces se buscó al alejado saliendo desde atrás? ¿Cuántos cambios de juego pudieron hacer? Algo que desde el perfil cambiado de ambos centrales (Varane en derecha y Militão en izquierda) podemos entender mejor que no se haya dado. Y ahí, en la insuficiencia en salida y los errores forzados por la presión skyblue pasó el tren de la eliminatoria en Mánchester.

Muy buen apunte, Dani.

Pero es que lo de Sergio Ramos es real. Tú mismo lo destacas: ¿cuántos cambios de orientación pudo realizar el Real Madrid desde abajo? Estuvo muy desnaturalizado en todas las fases del juego.

Más allá de errores individuales, cambios más o menos acertados. Era una eliminatoria entre un equipo al alza, con cerca de 1.000 millones de euros invertidos en los últimos años y un equipo a la baja (tocó techo con las 3 Champions seguidas) con poco más de 100 millones invertidos en los últimos años. Si le sumamos que el City lleva desde febrero preparando mentalmente sólo y exclusivamente este partido mientras el Madrid se desgastaba en cada partido de Liga. Añades que al Madrid le faltaba uno de los dos mejores jugadores de la plantilla. Y que además el que jugaba con el resultado en contra era el Madrid…es que no había color. El resultado es el esperado, me atrevería a decir que bastante hizo el Madrid con llegar al minuto 70 con que 1 gol le llevaba a la prórroga.

Vinicius, Rodrigo, Mendy, Hazard, Odriozola, Curtois, Mariano, Brahim, Reinier, Jovic, Militao, mas los Valverde, Reguilon, Kubo etc. Todos ellos de la 18/19 o 19/20. El fasto en dos años es de unos 400 millones por lo bajo.. Sinceramente el argumento económico lo veo absurdo, compites con la plantilla que has decidido, plantilla que te ha permitido ser campeón de liga por cierto.
El argumento de que te falta Ramos.. lo mismo. Su recambio costó 50 millones, y por cierto al City le faltaba Agüero también.
Y ya por último no se de donde sacas que desde Febrero el City solo estaba preparando este partido cuando el Liverpool se alzó con el título en Junio…
Si el Madrid ha perdido esta eliminatoria es por haber leído mal determinados momentos del partido, errores propios fruto del buen trabajo en la presion del City, y por apostar por un renqueante Hazard en lugar de cualquier otra alternativa.

Claves de la derrota del Madrid:

1. Venir lastrado por un resultado desfavorable de la ida obtenido cuando el equipo aun no carburaba al maximo. Esto hizo que Guardiola pudiese especular hasta el limite de lo vergonzante demorando la salida del balon y dando pases atras para atraer al rival arriba, hacerle correr y saltar lineas.

2. La falta de fisico del Madrid. No es un secreto que al Madrid le cuesta presionar arriba. Benzema es muy bueno, pero tiene la edad que tiene. Igual que Modric, y Hazard tampoco es un chaval. De la mitad para arriba (de Casemiro, sin incluir a este para arriba) el equipo fisicamente es mucho mas flojo que abajo.

3. Al Madrid le falta gol. Y esto no es nuevo. Esto viene de 2018. Solo cuando Cristiano, Benzema y Bale han estado bien y se ha tenido suplentes que han cumplido (Morata, Asensio…) el Madrid realmente ha sido temible en las areas. Actualmente el unico jugador con gol (sin ser un goleador excepcional para ser delantero) es Benzema. Jovic no se ha apostado por el. Hazard, molestias y lesiones aparte tampoco es especialmente goleador. Asensio tampoco es especialmente goleador. Y no hablemos de Vinicius. Hace falta mas polvora.

4. La mas importante de todas, la clave del partido. El Madrid fue INCAPAZ de sacar el balon jugado durante todo el partido. Cuando esta Ramos, el se encarga. Pero esta vez, esa responsabilidad le quedo enorme a Varane y Militao. Varane sera muy bueno fisicamente, pero con los pies es desastroso. Indudablemente el Madrid necesita a alguien con un minimo de capacidad tecnica a su lado. Otra solucion habria sido retrasar a Kroos/Modric para ayudar en la salida. Cosa que Zidane increiblemente no hizo.

Deja un comentario

*