Memphis y De Jong con Louis van Gaal

dutch_football_supporters_20120609

Países Bajos estará en el Mundial 2022. La selección de Louis van Gaal selló su billete anoche en Róterdam tras derrotar a Noruega por dos goles a cero con dos tantos que llegaron en la recta final del encuentro. Primero Steven Bergwijn y después Memphis Depay lograron cerrar una fase de clasificación para Países Bajos que se ha saldado con una única derrota en diez partidos (ante Turquía, en Estambul, por 4-2, aún con Frank de Boer en el banquillo de la Oranje), y una diferencia positiva de 25 goles a su favor. Pero además de conseguir el pase, y de privar a Noruega de alcanzar al menos la repesca del próximo mes de marzo, el partido también sirvió para ir conociendo más cosas del plan de Louis van Gaal. Empezando por el sistema, un 4-3-3 inamovible en lo táctico (muy alejado del 3-5-2 de Frank de Boer en la Eurocopa 2020), y pasando por algunos roles individuales dentro del sistema.

Contenido relacionado: Virgil van Dijk es un abusón

Frenkie de Jong volvió a ser pivote único en medio campo. En la fase de salida de Países Bajos el futbolista del FC Barcelona se movió continuamente por delante de sus dos centrales (Virgil van Dijk y Matthijs de Ligt) para ofrecer líneas de pase que le permitieran progresar de manera vertical a su selección desde cada reinicio del juego, pero también bajó unas cuantas veces entre los dos defensores (algo tímidos en la construcción, dicho sea de paso) para recibir e intervenir en las circulaciones desde su origen. Por delante, Georginio Wijnaldum y Davy Klaassen, los interiores, trataron de situarse a diferentes alturas para habilitar opciones de pase a espaldas de los centrocampistas contrarios, y fuera esperaban (fijando en las bandas) muy abiertos los dos extremos, Arnaut Danjuma y Steven Bergwijn.

Aficionados neerlandeses en la grada. Foto: Дмитрий Неймырок/Dmitriy Neymyrok/Dmitrij Nejmyrok
Aficionados neerlandeses en la grada. Foto: Дмитрий Неймырок/Dmitriy Neymyrok/Dmitrij Nejmyrok bajo licencia Creative Commons 3.0.

En la última línea, flotando de cara al juego (y de espaldas a la portería contraria), un Memphis que es ‘9’ (y no falso ‘9’, detalle importante) en el esquema de la selección. El actual delantero del Barça se mostró muy participativo en los apoyos por delante de la línea del balón, y todas y cada una de sus recepciones iban orientadas a acelerar las posesiones de su selección en los últimos metros del campo. Memphis descargó varias veces el juego hacia los costados, donde esperaban pinchados a la cal los dos extremos, y acabó todas las jugadas de Países Bajos dentro del área, en el punto de penalti, en un gesto distintivo de alguien que actúa como punta (y no como falso delantero), aunque su actividad lejos del área sea continua y a veces se aleje del carril central. Memphis Depay arrancó y acabó todas las acciones como referencia más adelantada en el 4-3-3; tiene calidad y cuerpo para hacerlo.

Resulta obvio, pero Louis van Gaal todavía tiene un largo trabajo por delante. De hecho, pese a la victoria, el partido de la selección neerlandesa no fue el más convincente, pero aun así todo suena y encaja de un modo mucho más coherente que con Frank de Boer. Aún hay roles por acabar de definir y varias situaciones que deben ser testadas, tanto con la pelota como sin ella, sobre todo en escenarios de máxima exigencia, pero la nueva etapa de Van Gaal al frente de la selección Oranje ha empezado de una manera bastante prometedora.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Дмитрий Неймырок/Dmitriy Neymyrok/Dmitrij Nejmyrok bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*