Una buena razón para ver al Saint-Étienne

Aouchiche es el máximo artillero del Europeo sub-17, con nueve tantos.

La llegada de Adil Aouchiche al Saint-Étienne representa uno de los movimientos más estimulantes del verano en el fútbol francés. No tanto por el destino en sí, porque el ASSE de Claude Puel es un equipo con ciertas limitaciones en diferentes aspectos, sino por ser la primera experiencia del jugador francés lejos de París. Aouchiche es otro más de los jóvenes franceses que, claramente condicionados por el roster del primer equipo, ha decidido salir del PSG en los últimos meses. Adil Aouchiche cuplió 18 años el pasado mes de julio, y antes de recalar en el Saint-Étienne tan solo había disputado 65 minutos en Ligue 1 con el PSG. Fue hace poco más de un año, en agosto de 2019, poco después de convertirse en el máximo goleador del Europeo sub-17 con Francia, con 9 goles anotados, igualando el récord de un tal Michel Platini en un torneo organizado por la UEFA, como analizamos en este texto.

Aouchiche es de los buenos. Y eso se nota a primera vista. En aquel Europeo, el joven futbolista francés se destapó como un llegador ultra venenoso. Apareciendo por sorpresa en zona de remate, aunque con el paso de los partidos todos le esperaban y nadie sabía muy bien cómo frenarle, el nuevo futbolista del Saint-Étienne tiró la puerta abajo con actuaciones técnicas, tácticas y sensoriales muy por encima del nivel medio de sus competidores. Una suerte de segundo punta dinámico, escurridizo y oportuno en los últimos metros que, a pesar de sus 18 dianas en las categorías inferiores de la selección francesa, se ha marchado este mismo verano del PSG al no tener hueco en los planes de Tuchel.

Adil Aouchiche ha arrancado la temporada como titular en el Saint-Étienne de Claude Puel. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)
Adil Aouchiche ha arrancado la temporada como titular en el Saint-Étienne de Claude Puel. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)

En el Saint-Étienne de Claude Puel ha arrancado la temporada 2020/21 jugando desde la banda izquierda. Ante Lorient y Estrasburgo, en las dos primeras jornadas del ASSE en esta Ligue 1, Aouchiche ha arrancando en ambos partidos a pie cambiado. Conviene resaltar que los ha empezado y no que los ha completado como tal, porque su propia naturaleza como futbolista le ha llevado a acabar soltándose de la cal tarde o temprano en los dos encuentros. Ante el Lorient, quizá por aquello de ser su primer partido con el Saint-Étienne, le costó un poco más hacerlo. Pero cuando lo hizo, rondando el tiempo de descanso, le sobraron argumentos para dejar claro que su sitio está en el carril central. Aouchiche es un futbolista bastante descarado. Tiene personalidad, a pesar de su corta edad. Y esa cualidad le lleva a ser un jugador muy intervencionista durante los partidos. El cuerpo le pide estar en contacto continúo con el esférico. Necesita sentirse importante de esta forma. Y esto, que en cualquier otro equipo podría ser un problema porque podría desorganizar el sistema y acortar en demasía las distancias de relación, para el ASSE, un equipo con bastantes lagunas de creatividad y desborde, es una bendición. Aouchiche quiere hacer suyo el sistema de Puel.

Contenido relacionado: Un Europeo de récord

Fuera del área, y por tanto lejos de la zona de remate, Adil Aouchiche es un jugador que debe vivir siempre cerca del balón. Aunque Puel, por ahora, lo esté situando en banda, el francés no es un extremo ni un volante al uso, sino un mediapunta que, dadas las circunstancias, debe adaptarse a jugar abierto. En cualquiera de los dos costados, ya sea el izquierdo, como ante el Lorient, o desde el derecho, donde jugó buena parte de la segunda mitad ante el Estrasburgo, el potencial de Aouchiche cae a niveles mínimos. Porque ni es un especialista en el regate ni tampoco destaca por ser un futbolista especialmente dominante desde la conducción a campo abierto. Lo que Adil Aouchiche necesita son los pasillos interiores. El carril central. Pues en esas zonas, ocupando intervalos, bajando hasta muy atrás a recibir (en ocasiones, de hecho, más de lo necesario, porque tiene acciones donde baja a la misma altura que los pivotes) y recibiendo entre líneas, en definitiva, que es donde más daño hace, tiene cualidades que, además de juntar al equipo, le dan al sistema la altura y posición necesarias para que a cambio, a través de centros laterales, este le ponga a rematar a él en el punto de penalti. Ahí es donde de verdad es peligroso, porque Adil entra con todo, y lo hace con el timing y la colocación necesaria para redondear la jugada.

Claude Puel es el actual técnico del Saint-Étienne. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd
Claude Puel es el actual técnico del Saint-Étienne. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd

En pocos metros, cuando recibe al pie, Aouchiche tiene un primer cambio de ritmo que, sumado al control que hace del esférico, le posiciona siempre con ventaja para al menos provocar la falta. Cierto es que a medio-largo plazo aún tiene muchas cosas por pulir en su juego, especialmente lejos del área, porque del mismo modo que peca en ocasiones de una excesiva voluntariedad (sin balón) cuando el Saint-Étienne trata de salir jugando desde abajo, otras muchas veces cae en la precipitación (con balón) en algo que perfectamente podría ser atribuible a un exceso de confianza en su golpeo; nada alarmante para su edad.

Aouchiche remata muy bien. Eso es innegable. Utiliza el empeine interior de su pie derecho para ajustar los disparos, y ladea su cuerpo en la dirección opuesta al golpeo de tal forma que consigue envolver y acomodar el disparo para que este no coja más altura de la debida, razón que le convierte en un verdadero especialista en la segunda línea. Aunque con el balón en juego, cuando recibe a 30-35 metros del área, aún tiene una toma de decisiones bastante mejorable, ese golpeo con la zona interior de la bota es el mismo que utiliza en las acciones a balón parado, de las que ya se ha hecho dueño en tan poco tiempo. En córners, faltas laterales o ejecuciones próximas a la frontal del área, Aouchiche es el principal responsable de poner en práctica el libreto de Claude Puel.

Aouchiche está empezando todos sus partidos por izquierda en el ASSE. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)
Aouchiche está empezando todos sus partidos por izquierda en el ASSE. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)

El técnico francés marca posiciones de origen en su sistema, situando a Aouchiche en banda izquierda o a Bouanga en derecha, pero las distintas sinergias entre las piezas provocan que el dibujo esté constantemente cambiando de forma en fase ofensiva. Sin balón se están respetando bien. Es decir, cuando el Saint-Étienne pierde la pelota, los dos volantes se posicionan en su sitio y realizan continuas y prolongadas coberturas a sus laterales, mientras que el mediapunta, Arnaud Nordin, salta a la misma altura que el delantero, Romain Hamouma, para dar así forma al 4-4-2 desde el que defienden. En esta fase del juego, Aouchiche se está mostrando solidario con su lateral. Obviamente no tiene los conceptos ni su calidad defensiva en general es la más óptima, pero Adil está compensando con piernas (sin tampoco volverse loco en esos esfuerzos, todo sea dicho) donde no llega la cabeza.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El Saint-Étienne no es por plan ni por calidad individual un equipo que vaya a dominar sus encuentros de manera posicional. Es un equipo que necesita tiempo y espacio en algunas zonas muy concretas como los costados para las subidas de sus dos laterales, pero esa espontaneidad por la que apuesta Puel en el último tercio, a la espera de que las distintas interrelaciones entre las piezas acaben de explorar un patrón o un automatismo que identifique al Saint-Étienne potenciando sus virtudes y camuflando sus limitaciones, por el momento le está brindando a Adil Aouchiche un escenario que, entre las caídas a banda de Hamouma, las acciones fuera-dentro de Nordin o las individualidades de Bouanga desde el costado opuesto, no tendría por qué tenerle muy preocupado con la posición desde la que ha empezado. Antes o después, Aouchiche encuentra la forma y el momento para jugar por dentro. Y esta ya es una muy buena razón para ver esta temporada al Saint-Étienne.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Adil Aouchiche
Edad: 18 años
Equipo: Saint-Étienne
País de nacimiento: Francia
Posición: Mediapunta (volante izquierdo en el Saint-Étienne)

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados)

Related posts

4 comments

Una maravilla estos artículos. Ayuda mucho para volver a engancharse a ver fútbol de equipos que no son nivel top europeo. Gracias por estas aportaciones.

Deja un comentario

*