Roman Yaremchuk: de la sorpresa a la realidad

Darwin Núñez está siendo importante en el Benfica de Jorge Jesus. Foto: Focus Images Ltd.

Roman Yaremchuk fue una de las grandes revelaciones de la pasada Eurocopa 2020. El delantero ucraniano llegó al torneo siendo un desconocido para el espectador medio (salvo para los jugadores de la Copa Beyoglu de MarcadorInt), a pesar de sus 20 goles en 34 partidos con el Gent en el curso 2020/21, y este verano, tras llamar la atención de todo el mundo con su selección, ha recalado en el SL Benfica para convertirse en la nueva referencia del cuadro encarnado. Yaremchuk ha dado el salto tarde, después de haber estado las cuatro últimas temporadas en Bélgica, ya que en unos pocos meses cumplirá 26 años, y esta será realmente su primera gran experiencia en el fútbol europeo, cuando debutará en la fase final de la UEFA Champions League (tras superar el play-off ante el PSV); aunque el nuevo delantero del Benfica ya sabe lo que es hacer tantos en la Europa League: con el Gent firmó cuatro goles en 11 partidos entre sus dos últimas temporadas.

Contenido relacionado: La Ucrania de Yaremchuk, Yarmolenko y Malinovskyi – Así jugó en la Eurocopa

El ucraniano destaca por ser un delantero poderoso físicamente. Supera el 1,90 (m.) de estatura, y a ese tamaño se le suma una corpulencia bien desarrollada para imponerse en el choque. Yaremchuk es capaz de hacerse fuerte en los contactos, tanto en los laterales (hombro con hombro) como en los que amortigua con su espalda (ya sea en el apoyo o el salto de cabeza), y esa resistencia es clave para su fútbol, y evidentemente también para su equipo. Porque Yaremchuk es un delantero que sabe moverse bastante bien en solitario. A 20-25 metros del área rival y a 10-15 metros de su compañero más próximo. Así es como brilló en esta Eurocopa con Ucrania, ejerciendo como referencia más adelantada para pelear con los centrales rivales, ganar la posición y darle tiempo y espacio a su selección para estirarse en campo rival. Y así como deberá destacar entre semana con el Benfica, cuando Jorge Jesus opte por estrategias más reactivas, como ya se vio la temporada pasada en la Europa League, y en la vuelta (debido a las circunstancias) de la previa ante el PSV.

Radar de Roman Yaremchuk para reflejar su gran progresión en el Gent. Fuente: Driblab
Radar de Roman Yaremchuk para reflejar su gran progresión en el Gent belga. Fuente: Driblab

Apoyándonos nuevamente en los datos de los compañeros de Driblab, en el anterior radar se puede comprobar cómo la progresión de Roman Yaremchuk ha sido meteórica. El ucraniano consiguió mejorar en absolutamente todos sus registros con el Gent, salvo en el acierto de sus regates, puesto que no es un ‘9’ que destaque especialmente por su habilidad (con balón al pie) para sortear rivales en el espacio reducido, pero sí en todos los guarismos que dan forma a su fútbol: desde el porcentaje de acierto en el pase a la cantidad de veces que consigue tocar el balón en el área rival, pasando por su número de goles (sin contar penaltis), el volumen de sus disparos, el porcentaje de duelos aéreos ganados y sus expected goals. Atendiendo a estos registros, es evidente que la explosión de Roman Yaremchuk en la EURO20 no es casualidad, sino que es fruto de una evolución constante. El atacante ucraniano es tan buen ‘jugador’ (fuera del área) como ‘delantero’ (dentro).

A todo esto, tampoco es accidental que Yaremchuk esté pisando en el Benfica el perfil derecho del ataque. Un sector que también trabajó mucho con la selección, a fin de vivir cerca del extremo de ese lado (Andriy Yarmolenko), y que en el cuadro lisboeta le lleva a relacionarse de una forma muy directa con el sector fuerte del sistema de Jorge Jesus, siempre que Pizzi Fernandes está sobre el campo. En el día a día de la liga portuguesa, Yaremchuk deberá moverse en menos metros. Tendrá que ofrecerse en los apoyos, por delante de la línea del balón, especialmente en la frontal o el pico del área para juntar al equipo sobre esa zona (derecha), pero también atacar de manera muy continua desde la ruptura para estirar al equipo y cargar la zona de remate. Dos desmarques que Roman Yaremchuk tiene bien automatizados dentro de su juego. Y en el área es peligrosísimo.

Jorge Jesus sigue al frente del Benfica otra temporada más. Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd
Jorge Jesus sigue al frente del Benfica otra temporada más. Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd

El ucraniano se mueve de manera bastante inteligente para tratar de alejarse de la pelota, lo cual le lleva a estar siempre cerca del remate, y en los metros finales (dentro del área o en línea de fondo) destaca por una toma de decisiones bastante reflexiva para detectar y elegir la mejor opción antes de dar el pase o armar el disparo. Esa frescura con la que Roman Yaremchuk llega al último tercio, pese a ser un jugador muy sacrificado en los esfuerzos (por sus continuos ofrecimientos al pie o al espacio, o por la cantidad de veces que choca por partido), es oro, evidentemente, para un equipo que en su día a día seguirá atacando por abrasión, por una diferencia cualitativa muy evidente con la media de la Liga NOS, y que en las noches europeas tendrá que seleccionar y aprovechar muy bien todas sus opciones.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*