El hambre de Lewandowski y el rol de Marc Roca

Robert Lewandowski será la gran amenaza para la Lazio. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

El Bayern Múnich jugará la final del Mundial de Clubes 2020 ante Tigres UANL (el próximo jueves, 19:00h, horario peninsular español). El cuadro de Hans-Dieter Flick se impuso a Al Ahly en la segunda semifinal de esta edición, derrotando al campeón africano por dos goles a cero, en un duelo de ritmo bajo y pocas ocasiones, donde el equipo egipcio compitió con sus armas hasta el último suspiro. De hecho, Al Ahly consiguió algo difícilmente imaginable en cualquier pronóstico previo a este partido, y es que el choque llegó abierto (con un resultado muy corto: 0-1) casi al tiempo de descuento de la segunda mitad. Cierto es que Al Ahly no intimidó apenas a Manuel Neuer, que tuvo una tarde bastante descargada de trabajo, pero la realidad es que al Bayern le costó cerrar completamente el duelo ante un rival que peleó dentro de sus posibilidades. El Bayern Múnich, que ganó su primer Mundial de Clubes en 2013, en un año en el que levantó cinco títulos distintos, vuelve siete ediciones después a la final de este torneo que se está jugando en 2021 aunque en realidad pertenece a 2020, que es exactamente el tiempo que llevan conquistándolo los europeos: Real Madrid (2014, 2016, 2017, 2018), FC Barcelona (2015) y Liverpool (2019).

Al Ahly 0
Bayern Múnich 2 (Lewandowski 17′, 86′)

BAYERN vs Away team - Football tactics and formations

Hans-Dieter Flick reservó pocas cosas de inicio. El Bayern Múnich salió en su habitual 4-2-3-1 con un once bastante reconocible. Futbolistas como Neuer, Alaba, Boateng, Kimmich, Gnabry, Müller y Lewandowski fueron titulares, y, de hecho, la principal y única novedad de los alemanes en su once fue la presencia de Marc Roca en medio campo. El exfutbolista del RCD Espanyol no está teniendo demasiado protagonismo esta temporada, pues apenas ha disputado tres jornadas en la Bundesliga 2020-21, y esta fue su quinta titularidad desde que juega en Alemania. Pero aun así, el propio Roca fue uno de los nombres propios de la primera parte entre Al Ahly y Bayern. El jugador catalán acompañó a Joshua Kimmich en el centro del campo de su equipo, y su rol, en cierto modo, fue parecido al de Leon Goretzka cuando este ha estado sano. Como ordena el plan de Flick, Marc Roca formó parte del sistema de contrapesos que orquesta el centro del campo del Bayern. Con un Robert Lewandowski bastante suelto y participativo en tres cuartos de campo, interviniendo mucho y muy bien de espaldas en el juego de su equipo, además de los movimientos habituales de Thomas Müller, flotando como siempre entre líneas, y de las posiciones de los dos extremos, Serge Gnabry y Kingsley Coman, que atacaron muchas veces desde dentro, el Bayern Múnich volvió a necesitar que (al menos) uno de sus dos centrocampistas se soltarse para cargar la zona de remate, pues esto, además de pegada, le garantiza profundidad y una mayor eficacia a la presión tras pérdida, y en esas apareció el propio Marc Roca. Un rol llamativo, por novedoso, pero muy interesante.

Contenido relacionado: Así son los seis participantes del Mundial de Clubes 2020 – La previa de MarcadorInt

El futbolista de Villafranca del Penedés se asomó un par de veces a la zona de finalización en la primera media hora de encuentro, y una de ellas fue una ocasión bastante clara que se marchó rozando el palo izquierdo de la portería de Al Ahly. Es evidente que el actual Marc Roca se sigue encontrando mucho más cómodo sobre el campo cerca de la base, viendo el juego de cara y organizando los pases de su equipo en campo contrario, como hizo en el último tramo de la primera mitad y hasta que fue sustituido en la segunda, pero para que este rol (menos llegador y más posicional) tenga una cabida útil en la actual estructura del Bayern es importante que Marc Roca consiga acompañar los ataques de su equipo para apretar tras pérdida cerca de la frontal rival, como hacía, por ejemplo, Sergio Busquets en sus mejores años, y no que se quede en una zona intermedia que no proteja al equipo de la transición ofensiva rival y que encima le obligue a realizar un sobreesfuerzo en la recuperación, como lleva tiempo ocurriéndole al actual Sergio Busquets. Además del rol de Marc Roca en esa primera media hora, ya decimos, más enfocado a la finalización que de costumbre, debe destacarse que el Bayern se encontró con un Al Ahly peleón desde el inicio. El equipo compitió con sus armas y completó un partido muy respetable.

Marc Roca, durante un partido con el Espanyol. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)
Marc Roca, durante un partido con el RCD Espanyol. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados)

El cuadro egipcio compitió a pesar de la gran diferencia de nivel (técnico, táctico y físico) que existe entre los dos equipos. Pitso Mosimane organizó a su equipo en un 4-4-2 a media altura como Kahraba y Magdi Kafsha como futbolistas más adelantados. En las bandas, Taher (izquierda) y El Shahat (derecha) cerraban a los dos pivotes desde fuera, y el bloque iba regulando su altura en función del ritmo y la dirección de balón que adoptase el Bayern. Defender tanto tiempo tan abajo, puesto que el Bayern, aun sin pisar a fondo el acelerador, consiguió dominar territorialmente durante toda la primera parte, privó lógicamente a Al Ahly de amenazar al contragolpe, puesto que consiguió acercarse varias veces al área de Neuer, pero le faltó claridad (y calidad) para resolver en condiciones en los metros finales. El escenario en la segunda parte fue muy diferente. Al Ahly, consciente de la situación (pues el resultado era demasiado corto como para no intentarlo), quiso morder algo más arriba y adoptó tras el descanso una actitud más proactiva en el campo con balón.

Contenido relacionado: Análisis del Palmeiras 0-1 Tigres UANL – Semifinal del Mundial de Clubes 2020

En este tramo del encuentro, viendo que aun así el equipo africano siguió quedándose algo lejos de intimidar la portería de Manuel Neuer, es posible que el cuadro alemán rebajase considerablemente sus revoluciones y esto llevó al partido a un remanso de ritmo bajo y pocas ocasiones. Fue entonces cuando Flick aprovechó ese escenario para introducir a Sané (en la banda derecha) y Tolisso (en medio campo), y después a Musiala y Süle, mientras que Pitso Mosimane buscó la reacción con un triple cambio en el que Walter Bwalya, uno de los mejores futbolistas del partido ante Al-Duhail, volvió a ocupar la punta de ataque. En una acción por banda, con un centro de Sané al segundo palo, Robert Lewandowski se encargó de cerrar el choque con un tanto que selló su doblete particular en el partido (ya suma 29 goles en 27 partidos esta temporada; 31 en 31, si se cuentan los partidos con Polonia). Una victoria que elimina a Al Ahly, que ha sido un digno competidor en esta edición del Mundial de Clubes, y que devuelve al Bayern a segunda final de este torneo. El jueves se verá las caras ante Tigres UANL, que, como analizamos en este texto, jamás había llegado tan lejos en la competición. Un duelo entre Gignac y el todopoderoso campeón de Europa.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Yannis Halas/Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Me parece que Al-Ahly compitió mucho mejor que Palmeiras contras Tigres (teniendo en cuenta lo que son uno y otro equipo y contra quién se enfrentaba cada uno). Se augura un competido duelo por el tercer puesto.
Muchas ganas también de ver como compite Tigres ante este ‘invencible’ Bayern.

Deja un comentario

*